Mostrando entradas con la etiqueta Italia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Italia. Mostrar todas las entradas

lunes, 5 de septiembre de 2016

Italia Fascista: Mensaje al futuro de Mussolini

El mensaje de Mussolini para el futuro revelado bajo un obelisco de Roma
Por Becky Branford
BBC


El líder fascista italiano, Benito Mussolini, en 1934

Un pergamino escondido en la base del obelisco de Roma de Mussolini es un canto al dictador fascista - y trata de preservar el legado del fascismo para el futuro
Un texto oculto debajo de un obelisco en Roma arroja nueva luz sobre el régimen fascista de Benito Mussolini y la forma en que desea ser visto por las generaciones futuras.
Escrita en latín sobre pergamino, el texto está enterrado junto con las monedas de oro en la base del obelisco Mussolini en el complejo deportivo Foro Itálico de Roma.
Es una cuenta de laudatoria del ascenso del fascismo y hazañas de Mussolini.
Su existencia fue descubierta por dos eruditos clásicos.
Bettina Reitz-Joosse y Han Lamers son los primeros en traducir y estudiar en detalle el Codex Fori Mussolini, que, a pesar de ser enterrado en la base del monumento 300 toneladas al poder del fascismo cuando fue erigida en 1932, ha sido en gran parte olvidado en las décadas siguientes.
Ellos monté lo que ellos creen que es una versión exacta del texto - que permanece fuera del alcance de la base del obelisco - a partir de tres fuentes oscuras que se encuentran en las bibliotecas y los archivos de Roma.


El texto está fuera de su alcance en la base de la 300 toneladas Mussolini obelisco en Roma

"El texto no estaba destinado para los contemporáneos de la época," Dr. Reitz-Joosse, que trabaja en la Universidad de Groningen, a la BBC. "El obelisco fue un gran espectáculo, pero la existencia del texto no se informó en absoluto. Estaba destinado para un público en un futuro remoto."
En ese momento, los fascistas habían hecho una serie de descubrimientos arqueológicos del imperio romano, explicó.
"A medida que los fascistas estaban excavando ruinas, se pensó en crear su propia cuenta autorizada de sus obras para las generaciones futuras."

¿Qué hay en el texto?

La palabra de 1,200 elogio fue escrito por un estudioso de los clásicos, Aurelio Giuseppe Amatucci, y consta de tres partes.
La primera es una historia general de los logros del fascismo y el ascenso de Mussolini. En él se describe como Italia al borde de la catástrofe tras la Primera Guerra Mundial sólo para ser rescatado por Mussolini, "regenerar el país a través de su visión sobrehumana y resolución", dijo el Dr. Lamers, que trabaja en la Universidad Humboldt de Berlín y la Universidad Católica de Lovaina.
"El texto presenta Mussolini como una especie de nuevo emperador romano, sino también, mediante el uso de lenguaje bíblico, como el salvador del pueblo italiano".
La segunda sección se refiere a la organización de la juventud fascista (el obelisco se estaba construyendo en su sede) y programas para la juventud.
La tercera parte se ocupa de la construcción del Foro Itálico - entonces conocido como el Foro Mussolini - y la erección del obelisco.
Acompañando el texto es literalmente una medalla lionizing Mussolini - lo que representa que lleva una piel de león sobre su cabeza.
La construcción del obelisco Mussolini en Roma en aproximadamente 1.932


Al igual que en Egipto, la construcción de obeliscos que pesan cientos de toneladas fue una demostración del poder y la riqueza del régimen de Mussolini


El obelisco se encuentra en lo que entonces era conocido como el Foro Mussolini - un complejo deportivo construido para reforzar la candidatura de Roma para los Juegos Olímpicos de 1944


El pergamino elogia las obras de Benito Mussolini, que para entonces se había establecido total autoridad en Italia

No era raro en el Renacimiento por las medallas que se colocan bajo obeliscos, explican los investigadores. Pero el descubrimiento de un texto largo detallado que ellos llaman "sin precedentes".

¿Por qué en latín?

El Dr. Reitz-Joosse sugiere el autor optó por utilizar un lenguaje del pasado para establecer un vínculo entre el imperio romano y el ascenso del fascismo.
Además, se dice que los fascistas también estaban tratando de restablecer el latín como lengua internacional del fascismo: "parte de un intento de establecer una similar a la Internacional Comunista Internacional Fascista" organización, que defendía el comunismo mundial.
"Estos planes no tuvieron éxito", explica.
La ironía de este texto es que su descubrimiento se basa en la caída del obelisco, y por lo tanto la caída del fascismo. Los fascistas estaban imaginando su propia decadencia y caída, dice el Dr. Reitz-Joosse.
Sin embargo, el documento no servir a su propósito original de envío de la voz del fascismo en el futuro, argumenta.
". El texto está todavía allí y no podemos llegar a ella Todo lo que podemos hacer es estudiar el texto y analizar sus estrategias de manipulación - problematizar el texto en lugar de permitir que se comunique su mensaje sin trabas."
El Códice del foro Mussolini: un texto latino del fascismo italiano por Han Lamers y Bettina Reitz-Joosse es publicado por Bloomsbury

domingo, 14 de agosto de 2016

SGM: La caída de Roma (1/2)

Tomando Roma, la primera capital del enemiga - Atrevida, no convencional y brillante o tan estúpido como lo fue insubordinada?
Elly Farelly - War History Online
Parte 1


El tanque alemán en las calles de Roma (Wikipedia)


Las celebraciones en las calles de Roma

El 5 de junio de 1944, el pueblo de Roma inundaron las calles para recibir a la llegada de las tropas aliadas. Los hombres habían marcharon desde el sur, después de su éxito en la batalla de Monte Cassino. Ahora, las multitudes estaban celebrando la liberación de Roma de la ocupación alemana.

Tiendas y lugares de trabajo fueron cerrados por el día y el actual Papa - Pío XII - aparecieron en el balcón del Vaticano para hacer frente a las multitudes jubilosas en la Plaza de San Pedro. Dio gracias a esta victoria, sobre todo porque la antigua ciudad había sufrido daños muy poco en el curso de la batalla.

El Papa alabó la "buena voluntad de ambas partes", ya que la ciudad había sobrevivido a su ocupación y liberación en gran parte intacto.

Monte Cassino y más allá

La historia comienza con la batalla de Monte Cassino, no lejos de la costa mediterránea. Este compromiso se abrió el camino para que las fuerzas aliadas para empujar poco a poco más al norte en Italia ocupada por los alemanes. A principios de ese año las tropas aliadas, impulsado por la llegada de nuevos refuerzos de soldados indios y Nueva Zelanda, se habían logrado avances significativos. Como resultado, las tropas alemanas se retiraban progresivamente más y más al norte.

triunfo de los aliados en el Sur abrió el camino para la siguiente etapa importante en la batalla por Italia - Roma para liberar de la ocupación alemana. la liberación de la ciudad sería el punto culminante de una serie larga y prolongada de las batallas, que con el tiempo ver el conjunto de Italia liberada.

La estratégica y significado simbólico de Roma



Soldados estadounidenses desfilan el histórico Coliseo Romano y siguen a su enemigo en retirada en Roma, Italia, el 5 de junio, 1944.

Mientras que bajo la dictadura de Benito Mussolini, Italia había puesto del lado de objetivos y con el apoyo de Hitler. Sin embargo, Mussolini fue depuesto en julio de 1943 y el nuevo Gobierno italiano, dirigido por el mariscal Pietro Badoglio entró secretamente en las negociaciones de rendición con los aliados. Italia se rindió formalmente a los aliados el 13 de octubre de 1943. Posteriormente, declaró la guerra a Alemania y se convirtió en un miembro de las fuerzas aliadas

La ciudad de Roma fue de gran importancia estratégica, sobre todo debido a sus campos de aviación y extensas redes de carreteras y ferrocarriles. Tanto Eisenhower y Churchill vio la liberación de Roma por ser muy significativo en la recuperación de esta fortaleza en Europa; sería la primera capital enemiga para ser capturado.

Además de esto, el estado de Roma como una antigua y gran ciudad de la cultura y la historia era simbólicamente importante. Los líderes sabían que la posible destrucción de la ciudad podría haber tenido un impacto muy negativo en la moral de los aliados.

Roma había estado bajo ocupación alemana durante nueve meses desde septiembre de 1943. Se había sufrido anteriormente el daño de los bombarderos aliados cuando aún estaba en alianza con Alemania y, en menor medida, de sus antiguos aliados después de su rendición. Mientras que bajo la ocupación, Roma había sido declarada una ciudad abierta. Esto señaló a los ejércitos invasores que no iba a ofrecer resistencia, asegurando así que la fuerza mínima sería utilizado para tomar el control de la ciudad.

Las condiciones en Roma no eran tan malas como en algunas partes de Europa. suministro de agua de la ciudad no se vio afectada, y no había electricidad de trabajo, aunque ha habido algunos apagones. Estos, sin embargo, se informó de que han sido causados ​​no por un daño en el sistema, pero por la reticencia de los ingenieros para restaurar la energía, por temor a que ayudaría a los ocupantes.

Sin embargo, los suministros de alimentos eran ahora muy bajo, ya que la mayoría de los ciudadanos se quedaron en Roma durante la ocupación. Además de esto, la población había aumentado debido a un gran número de refugiados que ahora estaban viviendo en la ciudad

lunes, 11 de julio de 2016

SGM: Italianos inventan una enfermedad para salvar a judíos

Un médico italiano explica "Síndrome K", la enfermedad falsa inventó para salvar Judios de los nazis


"K" para el comandante alemán Kesselring, a continuación, la supervisión de la ocupación de Roma. (AP)


Escrito por Caitlin Hu

En el otoño de 1943, los soldados alemanes en Italia comenzaron a reunir a Judios italianos y deportarlos-10.000 personas fueron enviadas a campos de concentración durante la ocupación de casi dos años nazi. La mayoría nunca regresó. Pero en Roma, un grupo de médicos guardados por lo menos 20 Judios de un destino similar por diagnosticarlos con el Síndrome K, una, desfigurando, y la enfermedad contagiosissima mortal.
Los 450 años de edad, el Hospital Fatebenefratelli está situado en una pequeña isla en medio del río Tíber de Roma, justo al otro lado del barrio judío. Cuando los nazis invadieron la zona, el 16 de octubre de 1943 un puñado de Judios huyó al hospital católico, donde se les dio rápidamente los archivos de casos de lectura "Síndrome K."
La enfermedad no existe en ningún libro de texto médico o un gráfico de médico. De hecho, no existe en absoluto. Era un nombre en clave inventada por el médico y activista antifascista Adriano Ossicini, para ayudar a distinguir entre los pacientes reales y rincones saludables. (Los disidentes políticos y una estación de radio subterránea revolucionaria también fueron albergados allí del régimen fascista de Italia).
La enfermedad falsa fue vívidamente imaginada: Los locales de los enfermos "Síndrome K" fueron designados como peligrosamente infeccioso-disuadir a los inspectores nazis entren y niños judíos fueron instruidos a toser, a imitación de la tuberculosis, cuando los soldados pasaron por el hospital.

"Los nazis pensaban que era cáncer o la tuberculosis, los cuales huyeron como conejos", Vittorio Sacerdoti, un médico judío que trabaja en el hospital con un nombre falso, dijo a la BBC en 2004. Otro médico orquestar el que salva vidas mentira era cirujano Giovani Borromeo , posteriormente reconocida por la organización de la memoria del Holocausto Yad Vashem de Israel como "justo entre las naciones".
El 21 de junio, Fatebenefratelli fue honrado como "Casa de la Vida", de la Fundación Raoul Wallenberg, una organización estadounidense dedicada a honrar a los actos heroicos durante el Holocausto. Para la ocasión, de 96 años de edad Ossicini concedió una entrevista al diario italiano La Stampa (video en italiano) sobre la invención de la enfermedad:
"Síndrome K se puso en papeles de pacientes para indicar que la persona enferma no estaba enfermo en absoluto, sino judía. Hemos creado esos papeles para los judíos como si fueran pacientes ordinarios, y en el momento en que tuvimos que decir lo que sufrieron la enfermedad? Fue Síndrome K, que significa "yo estoy admitiendo un Judio," como si él o ella estuviera enferma, pero estaban todos sanos.
La idea de llamarlo Síndrome K, como Kesserling o Kappler, era el mío ".
Albert Kesserling era el comandante alemán que supervisa la ocupación de Roma. jefe de las SS Herbert Kappler había sido instalado como jefe de la policía de la ciudad, y más tarde autor intelectual de la matanza Ardeatine, un asesinato en masa de Judios italianos y los presos políticos en 1944.
"La lección de mi experiencia fue que tenemos que actuar no por el bien de su propio interés, sino por principios", dijo Ossicini. "Todo lo demás es una vergüenza."
Las cuentas de cuántos italiano Judios fueron guardados por el Hospital Fatebenefratelli varían desde decenas hasta cientos, sino testimonios de sobrevivientes reunidos por Yad Vashem confirman que al menos unas cuantas vidas se salvaron después de 16 de octubre varias familias con niños pequeños protegidos allí durante el invierno, hasta que las fuerzas alemanas se extendió por el hospital de nuevo en mayo de 1944. un asistente a la ceremonia de Wallenberg, de 83 años de edad Luciana Tedesco, se oculta de forma segura en el hospital como un niño pequeño durante la última incursión.
La comunidad judía de Italia es una de las más antiguas de Europa, y el Síndrome K es una de las muchas anécdotas Segunda Guerra Mundial-era de italianos ordinarios toman medidas extraordinarias para salvar la vida de los conciudadanos, hecho aún más sorprendente en el contexto histórico de las propias leyes antisemitas de Italia . Cerca de 9.000 Judios romana, de una comunidad de 10.000, en última instancia, lograron evadir el arresto, una hazaña tristemente empequeñecido por la manía genocida del Tercer Reich en los últimos años de la guerra.

Quartz

sábado, 4 de junio de 2016

Guerra ítalo-abisinia: El desastre de Adua (1896)

Batalla de Adua

Trasfondo histórico 

África había sido dividida entre las potencias europeas en el siglo XIX, con las únicas excepciones de la república de Liberia y el Imperio de Abisinia. Italia, que acababa de incorporarse a la carrera colonial, poseía colonias en Eritrea y Somalia, y deseaba aumentar su presencia en el Cuerno de África conquistando Abisinia y uniendo así sus dos territorios costeros por tierra. Firmó entonces el tratado de Wuchale con el emperador abisinio Menelik II, quien desconocía que la versión en italiano del tratado convertía su país en protectorado italiano. Cuando lo supo, rompió el tratado, obligando entonces a Italia a invadir Abisinia si quería cumplir sus propósitos.
Se inició así una invasión italiana en toda regla, compuesta de alrededor de 20.000 hombres. El general italiano Oreste Baratieri, propuso hacer el primer movimiento la noche del 29 de febrero de 1896, esperando sorprender a los abisinios mientras dormían.


Prolegómenos de la batalla



1896-03-01 


El ejército italiano estaba compuesto de cuatro brigadas que sumaban aproximadamente 20.000 hombres, con cincuenta y seis piezas de artillería. Una de ellas era una brigada de askaris (infantería nativa reclutada en Eritrea, con oficialidad italiana) bajo el mando del general Matteo Albertone. Las tres brigadas restantes eran unidades italianas bajo los generales Vittorio Dabormida, Giuseppe Ellena y el propio Baratieri. Las cuatro brigadas italianas avanzaron por separado hacia ciudad de Adua por diversos pasos de montaña. El trayecto las separó mucho, de forma que al amanecer del 1 de marzo se encontraban separadas por varios kilómetros de terreno difícil.
Menelik II y su ejército (que sobrepasaba ampliamente en número a los italianos, calculándose sus efectivos en alrededor de 120.000 hombres) se habían levantado temprano para asistir a los servicios religiosos. Al conocer la noticia del avance italiano, el emperador reunió los ejércitos separados de sus nobles (Ras Makonnen, Ras Mikael, y el Negus Tekle Haymanot de Gojjam) y avanzó hacia los italianos. 





La batalla 
La batalla de Adua comenzó durante la noche del 29 de Febrero de 1896, cuando cuatro brigadas italianas, que sumaban unos 17.700 hombres (de los que 10.600 eran infantería italiana y el resto tropas indígenas) avanzaron para atacar el campamento etíope cercano a la ciudad de Adua. El plan italiano consistía en ocupar las alturas que dominaban la llanura del campamento enemigo, para obligar a los etiopes a un ataque frontal (lo cual era perfecto para los italianos) o a retirarse. E1 1 de marzo, el comandante italiano, general Baratieri, mandó que cada una de sus brigadas avanzara hacia el norte, sur y centro para ocupar posiciones, quedando la brigada restante en reserva.

Los planes de Baratieri salieron mal casi desde el principio, ya que las tropas italianas avanzaron muy lentamente debido a la oscuridad del atardecer, al terreno difícil, y a que la zona era desconocida para los oficiales, que tampoco disponían de mapas detallados. La brigada del general Albertone, que formaba el ala izquierda italiana, perdió el rumbo y las restantes formaciones tuvieron que detenerse durante horas hasta localizar nuevamente a la unidad de Albertone. En esas circunstancias, la caballería etiope del Emperador Menelik II no tardó en detectar el avance del ejército italiano.

Cuando Albertone reemprendió el avance alcanzó una altura que tomó por la colina de Kidane Meret, el objetivo de su avance, pero cuando estaba estableciendo a sus hombres, un guia etíope le comunicó que aun estaban a unos seis kilómetros de la colina, lo cual alarmó a Albertone ya que ello significaba que había dejado descubierto el flanco de la brigada italiana que avanzaba junto a la suya por el centro. Sin perder un segundo, Albertone dio órdenes de seguir avanzando. Al tener noticias del desorden de en su flanco izquierdo, Baratieri dio ordenes a la brigada de reserva del general Dabormida de reforzar el centro y acudir en ayuda de Albertone si fuera necesario, pero por una extraña confusión en la transmisión italiana, la brigada se desplazó al flanco derecho en vez de al izquierdo. Este error sería fatal, ya que justo en ese momento 80.000 guerreros etíopes se lanzaron al ataque contra las aisladas brigadas italianas.

La superior potencia de fuego italiana mantuvo a los guerreros etiopes a raya durante los primeros ataques, por lo que el emperador Menelik, viendo que estaba perdiendo muchos hombres y que decaia el ímpetu de sus ataques, estaba a punto de ordenar la retirada, cuando la emperatriz Taitu y su general Ras Maneasha lo persuadieron para enviar los 25.000 hombres de su guardia imperial, que formaban la reserva, en un asalto final contra Kidane Meret. Esas últimas reservas de Menlik resultaron decisivas para decidir la batalla del lado etiope.

La brigada de Albertone, tras dos horas de duros combates, comenzó a desintegrarse, ya que la mayoria de oficiales habian caido, y las tropas indígenas, viendose superadas por todos lados, huyeron a la desbandada. Casi al mismo tiempo, los artilleros y los soldados de infantería de la brigada italiana del general Arimondi que ocupaba el centro pronto se vieron rodeados por los etiopes, que habia flanquado su posición, pese a lo cual resistieron en sus posiciones hasta que fueron aniquilados.

Intuyendo que algo marchaba mal, Baratieri marchó hacia delante con la brigada bajo su mando para comprobar la situación él mismo. Desconocía que Dabormida no había interpretado bien sus órdenes de reforzar el centro de la linea. Cuando Baratieri comprobó que su linea estaba rota en mil pedazos y que su propia posición, con miles de guerreros etiopes cargando, era tremendamente peligrosa ordenó la retirada inmediata de los supervivientes.

La retirada italiana degnero en desbandada, los soldados huyeron hacia a la retaguardia abandonando los heridos, la artillería y su equipo. Al terminar la jornada, dos brigadas italianas habia sido completamente aniquiladas, ascendiendo las bajas italianas a un total de 6000. Tras esta humillante derrota, los italianos se vieron obligados a reconocer la frontera de Etiopia como estado soberano.

Cabe señalar que el general Oreste Baratieri, gobernador general de Eritrea, que había luchado en la juventud en las tropas de Giuseppe Garibaldi,pasó un año de la guerra italo-abisinia, en 1895, sin trabar combate considerando que las fuerzas del emperador Menelik lo superaban ampliamente en número y tenían bastantes armas modernas vendidas por Francia. Pero las circunstancias políticas de Italia y la orden del Presidente del Gobierno Francesco Crispi de entablar batalla con el ejército abisinio forzaron la mano de Baratieri. Luego del desastre fue sometido a una corte marcial y salió absuelto, pero debió renunciar a sus cargos y se retiro a la vida privada.

No deja de ser triste que Mussolini considerase aceptable como casus belli pata atacar Etipopía en los años 30 esa derrota en Adua medio siglo antes. Etiopía es invadida por una nación Europea con ganas de hacerse con un imperio colonial, se defienden, vencen, y resulta que a ojos europeos los malos son ellos (porque si Inglaterra y Francia se opusieron a la intervención italiana de Mussolini fue por miedo al expansionismo italiano, no por que pensaran que los etíopes tenían derecho a gobernarse a sí mismos).

Por no hablar que el descrédito que suponía que unos viles africanos hubieran vencido a un ejércio de europeos era una afrenta ignimoniosa. Claro que los ingleses también habían sido vencidos por los Zulues y los sudaneses, pero parece que cuando son los ingleses los apaleados siempre son heroicas derrotas, y además los ingleses tomaron cumplida venganza de ambas afrentas, mientras Italia no pudo sino capitular.
Y hablando de todo un poco ¿Qué beneficios esperaba obtener Italia de esas tierras?

Bueno, en la carrera colonial por Africa era una cuestión de prestigio tener dependencias en ese continente. Como Italia recien nace el año 1861 llega tarde al reparto y ocupa Eritrea y luego pretende Abisinia sufriendo la derrota de Adua. En 1911 Italia ataca a Turquia y le arrebata libia. Muchas de estas colonias eran una fuente inmensa de riqueza, como el Congo para Bélgica. Pero otras no eran más que páramos carentes de utilidad económica.

Ejército Italiano

Fusil, carabinas y mosquetones Vetterli-Vitali modelo 1870/87 de 10.4 mm, arma de repetición obtenida mediante la adición de un cargador de petaca de cuatro tiros (conforme al diseño de Giuseppe Vitali) al viejo fusil de cerrojoVetterli modelo 1870 de un solo tiro.

En el libro “Le Guerre Coloniali Italiane 1885-1900” de R. Ruggeri, cuyas láminas se pueden ver en http://www.warflag.com/shadow/uniforms/ituniform.htm , se muestra a las fuerzas italianas de origen metropolitano con elVetterli-Vitali modelo 1870/87 de repetición, pero las tropas indígenas llevan el viejo Vetterli modelo 1870 de un solo tiro.

Revólveres modelo 1874, sistema Chamelot Delvigne.

Tras la derrota hubo cierta polémica en Italia porque parte de las tropas del “Regio Esercito” (los alpini bersaglieri) habían sido dotados ya con fusiles modelo 1891 (Mannlicher-Carcano), pero por algún motivo las unidades que participaron la batalla de Adua no lo portaban.

Ejército Abisinio:

El armamento era muy heterogéneo. Abisinia era un país feudal, donde el rey era poco más que un “primus inter pares” y esto se reflejaba en la organización del ejército, con mesnadas del rey y de otros señores feudales, armadas y equipadas por éstos.

El libro “Le Guerre Coloniali Italiane 1885-1900” muestra a los abisinios armados básicamente con Gras franceses, Remington Martini Henry. Los Remington Martini habían sido suministrados por el propio gobierno italiano, que llegó a establecer un protectorado sobre Abisinia y los Gras serían excedentes del ejército francés.

También indica que en 1887 la inteligencia italiana había estimado que las fuerzas abisinias contaban 130.000 guerreros armados con 13.000 fusiles de avancarga de mecha, 28.000 de avancarga de otros tipos (percusión y chispa), 30.000 de retrocarga y el resto con armas tradicionales. Es cierto que a partir de esa fecha los abisinios adquirieron bastantes armas modernas, entre otras fuentes de los propios italianos, quienes a fines de ese año suministraron 5.000 fusiles Remington, fabricados en Lieja por la firma belga Nagant para el ejército pontificio (las de vueltas que da la vida), y, conforme al tratado de Uccialli de 1889, continuaron suministrándoles fusilesRemington Martini hasta prácticamente 1896.

En el libro “Battle in Africa 1879-1914” de Howard Whitehouse se dice al respecto:


“Menelik adquirió 25,000 rifles entre 1882 y 1887, y muchos más de agentes rusos y franceses en la década de 1890: antes de Adua tenía más de 80,000 fusiles modernos - modelos Martini, Gras, Lebel y Remington - algunos de ellos suministrados por los mismos italianos”.

Se menciona al Lebel, pero yo tengo mis dudas de que los franceses les hubieran facilitado esta arma recién adoptada por su ejército. Tal vez fuesen fusiles de repetición Kropatchek M1878 o M1885, armas similares pero de 11 mm y pólvora negra. La capacidad económica del emperador era limitada y los modernos fusiles repetidores eran armas muy caras. Posiblemente si había unos pocos repetidores de pólvora sin humo estarían en manos de la élite de la mesnada de Menelik.

En un libro italiano sobre el Carcano (“Il 91”) se dice que la mitad de los ciento veinte mil hombres estaban armados con Gras Remington y la otra con Vetterli-Vitali Mauser belgas.

A mi no me cuadra mucho tal número de fusiles de repetición. Me extraña que los italianos les suministraran en grandes cantidades los Vetterli-Vitali de repetición, con el que aun estaban armadas sus tropas, en vez de los más antiguos Vetterli modelo 1870 de un solo tiro. Respecto de los Mauser Belgas, parece que se habrían comprado a la FN que los fabricaba desde 1889, los belgas siempre han hecho buenos negocios con las armas.

Los franceses les habían vendido bastantes armas para tratar de contrarrestar la influencia italiana, pero muchas de ellas eran fusiles Gras modelo 1874 de 11 mm que estaban siendo retirados de servicio con la adopción delLebel modelo 1886 de 8 mm.

En esa zona de África donde las grandes potencias llevaban a cabo el “gran juego” y donde los Derviches del Mahdi habían llevado la inestabilidad, el reino abisinio trataba de mantener su independencia modernizándose. Los franceses aun suspiraban por la pérdida de Egipto, los ingleses necesitaban controlar la cabecera del Nilo, los italianos soñaban con ser también una potencia colonial y deseaban controlar el cuerno de África. Ingleses y franceses chocarían finalmente en Fachoda, aunque la sangre no llegó al río. Así la cosa, los italianos tenían prisa por controlar Etiopía antes de que los ingleses derrotaran a los derviches, pero los franceses les hacían la contra armando a los abisinios. Los traficantes de armas se hicieron de oro (entre ellos el escritor Gustave Flobert) revendiendo excedentes militares europeos a Menelik y sus nobles.

Buscando por Internet he encontrado respecto del suministro de armas por las potencias a Abisinia:


"El 18 Agosto de 1895 una delegación etíope que regresaba de Rusia, había salido del puerto de Odessa, al parecer, con 135 cajas de fusiles y numerosas cajas de munición. Posteriormente el 31 enero 1896 el embajador italiano en San Petersburgo informó de que no menos de 40,000 fusiles Berdan estaban siendo enviados a Etiopía, y había noticias de que 5.500 fusiles rusos y varios cañones pequeños habían sido recientemente descargados para Menelik en el puerto francés de Obok en el golfo de Adén.
Las armas rusas, con otras de Francia y Bélgica, tuvieron gran importancia, posiblemente decisiva, en la victoria de Menelik sobre los italianos en la histórica batalla de Adua el 1 marzo 1896".

Parece que había mucha gente interesada en que los italianos no dominaran la zona.

Las armas del Ejército Italiano:

El fusil modelo 1870-87 era usado por las fuerzas provenientes de la metrópoli y el modelo 1870 por las indígenas o al menos parte de ellas. Las carabinas usadas eran normalmente del modelo 1870-87.



Fucile Carcano ('Il 91')

  • En Adua no se pierde la batalla por accidente.
  • El error fundamental de subestimar a su oponente, unido a decisiones equivocadas tomadas en el curso de los acontecimientos.
  • Pero en lugar de hacer una revisión de los errores, trato de explicar el curso de la batalla, como veremos más adelante, ya es una tarea bastante difícil.


Portada de una revista francesa publicada el 1 de abril de 1904 mostrando a los soldados de Menelik II de Abisinia desfilando en celebración del aniversario de su victoria sobre los italianos.

Baste este mapa, donde el único nombre simple es también la única familia en absoluto, al menos los recuerdos de la escuela: Adowa.

Sólo este mapa, justo para dar una sensación de confusión. Pero sería sólo un poco de que el 01 de marzo 1896 se habían apoderado, para quedarse, las mentes de los generales italianos.

Mapa pero también había otra, muy diferente.

Este fue el mapa que ver al comandante en jefe y gobernador de Eritrea Baratieri había entregado a sus subordinados en la preparación para la batalla. De hecho, no es "otro mapa", sino que es un "mapa" de la tierra que dirigió los movimientos de nuestras tropas.

Y «resumen y lleno de errores, pero un mapa un poco" más preciso que podríamos llamar, porque había visitado la zona desde hace meses.


El "mapa" de Baratieri

Baratieri El plan estipula que las cuatro brigadas de la fuerza expedicionaria estaba compuesto formado una banda derecha (brigada Dabormida), un centro (brigada Arimondi), un ala izquierda (indígenas brigada Albertone) y reserva (brigada de Elena) , e hizo dos tipos de despliegue, una primaria y secundaria una.

A partir de los campos respectivos, las brigadas con una marcha nocturna se reunieron para formar un frente unido entre el monte al norte Esciasciò Semaías y hacia el sur:

Dabormida en la colina Rabí Arienni
Arimondi y Ellen en la misma colina Rabí Arienni
Albertone en la colina Chidane Meret

Los dos paquetes no están marcados en el mapa con los contornos clásicos, pero indicó con dos escritura vertical: un paralelo superior, a la Esciasciò montaña, y una parte central de la montaña Raio.


El plan de batalla

El despliegue fue que la secundaria y Albertone Dabormida abierta las dos colinas que flanquean las brigadas, mientras que Arimondi y Ellen se han desplegado en la segunda línea.

Un mecanismo simple, que fue diseñado para publicitar el ejército de Menelik, o al menos su parte trasera hacia la inevitable derrota.

Según las estimaciones de Italia, antes de ellos había más de 30.000 etíopes, desmoralizados y cortos de suministros: una tarea fácil para los 14.000 soldados italianos y sus armas modernas.

Los hechos son muy diferentes, a partir de la diferencia entre el mapa de Baratieri y la realidad de la tierra y terminando con los abisinios que estaban mucho mejor armados de lo que pensábamos, y de lo que piensa el día de hoy: entre otras vevano 46 Hotchkiss de tiro rápido modernas armas de fuego, pistolas Hotchkiss y Maxim máquina, fusiles y 120.000 como moderno, comprado a los comerciantes de armas privados (incluyendo a Arthur Rimbaud, que se conoce como un poeta, pero también incursionó en los años de la trata de esclavos ) o los gobiernos, como Rusia, otros donados por razones diplomáticas como el Vetterli-Vitali proporcionan sólo nosotros, los italianos.


El plan de batalla: de la teoría a la práctica

Aunque la brigada de compatriotas Albertone eran menos ágiles que los Ascari en esas montañas, su marcha fue aún más rápidamente otras brigadas, y pronto se encontró que las precedía.

Esto en sí mismo habría tenido graves consecuencias si las rutas del centro y sur que llevó a los objetivos fijados, de forma inesperada, sin un final a reincorporarse.

La imprecisión del papel o incierta de una marcha nocturna, y luego obligó a la columna de Arimondi, y por consiguiente la de Elena que siguieron, para detener a dejar que se deslizan a Albertone arranque a control remoto. Albertone entre la brigada y el resto de la fuerza expedicionaria abrió una brecha que ya no se llena

La brigada de la India, de hecho, comenzó otro salto más grave.

Como sabemos, la brigada fue desplegada en la colina Albertone Chidane Meret Este hecho no está donde le gustaría que la tarjeta de Baratieri, pero a muchos kilómetros hacia el suroeste.

Impulsado quizás por la ansiedad de la lucha o solicitados por los guías, Albertone, sin solicitar nuevas instrucciones o información Baratieri, decidió llegar a la posición que ocupan era nominalmente y no permanecer en lo que lógicamente competir: Hacienda Monte.

La distancia entre las brigadas llegaron a ser tan abismal: la brigada de la India ha llegado ya a 6 a los "verdaderos" Chidane Meret, revestimiento exterior en el triángulo entre Chidane Meret, Col Adi Antiguo y laderas de Semaías, mientras que al mismo tiempo que las otras tres brigadas facevanmo fila Rabí Arienni la colina.

Albertone escribió en sus memorias que en ese momento de espera para contactar con Dabormida, de acuerdo con el plan de operaciones secundarias.

Cualesquiera sean las razones que su condena estaba destinado a ser decepcionado.


La situación entre el 6 y 9

Los abisinios fueron informados de los movimientos y los italianos no tomaron por sorpresa, de hecho.

Casi inmediatamente invertido Albertone, abrumadora su vanguardia y obligado a retirarse en la tercera línea de segundo, mientras empezaba a infiltrarse en los caminos interiores de la vista y le disparó de nosotros.

Poco antes de las 7, Albertone, preocupado por el giro de los acontecimientos, redactó un mensaje para pedirle que interviniera Baratieri.

Al mismo tiempo, sin embargo, el gobernador había sido capaz de evaluar la situación y adoptar contramedidas. Lo que no está claro. Pronto, sin embargo, ya no podía siquiera salir de apuros.

De lo que dice en sus memorias, destinadas a implementar las brigadas y Dabormida Arimondi uno al lado del otro entre la entrada y aguas arriba Bellah Raio, Elena, con la reserva de la brigada. espera para cubrir el flanco izquierdo con sobrevivientes Arimondi indígenas de la brigada.

Dabormida ha traído consigo la tumba para Baratieri, porque ni siquiera reveló a su personal. Tres versiones: certificados (como afirma Baratieri) Monte Bellah formando una L con tropas Arimondi; tomar partido atacando la Diriam abisinios, o aliviar la presión sobre Albertone movimiento contra el campamento en el valle de Abisinia Sciauitù Mariam.

En realidad, la brigada de Dabormida realiza una operación de cuarto. Se metió en el valle Mariam Sciauitù tratando también de "llegar a Albertone" trasladando a un batallón en el Monte Diriam.

Pero, llegó como a las 9, Dabormida pasó media hora todavía que esperar: lo que no se conoce, sin embargo, los abisinios fueron a su encuentro y las diez y media su brigada fue prácticamente desconectados de que tanto Albertone Elena. Los abisinios, de hecho, había llegado incluso en la misma montaña que Bellah Dabormida debe ocupar al menos la intención de Baratieri.

Las órdenes dadas a Arimondi, sin embargo, se conocen, pero nadie puede decir que es más fácil entender la lógica: en torno al 7 Baratieri Arimondi pidió que tomara el lugar de Rabí Arienni Dabormida en la colina, lo cual es imposible hasta que el Dabormida brigada no había dejado vacante.

Sólo en el 8 Baratieri realidad se ordenó ocupar la montaña Arimondi Raio, el sector en el proyecto. Arimondi Pero si lo tomé con calma y no estaba en condiciones después de las 9, cuando los abisinios, filitrati las montañas estaban en frente del macizo.


La situación entre el 10 y 12

Las brigadas central en el combate ya ha entrado antes de las 10, cuando la brigada Albertone ahora estaba disparando el último cartucho.

Nuestros soldados esperaban la llegada de los abisinios, ampliamente anunciada por los fugitivos de la columna: oscuro podía ver grandes columnas de cruzar el enemigo de las colinas, desaparecer y aparecer más cerca de él y así no huir askaris ser objeto de bombardeos.

Arimondi Brigada, desplegados a toda prisa por su maestro, fue ahorcado en el Monte Raio: un punto de apoyo inseguro, ya que se había descubierto a la derecha y la izquierda nadie nunca protegidas.

La mayor parte de la brigada de etíopes afectados por todos los lados, abrumadora la línea de pequeños dentro de un par de horas alrededor del mediodía Arimondi estaba muerto y lo que queda de su brigada estaba tratando de escapar de un desastre.

brigada de Elena se vio ocupada casi simultáneamente con la de los abisinios Arimondi porque había hecho maniobras de derivación extensiva, de pasar al norte y al sur de la zona montañosa e incluso desfilar debajo del Monte Raio y ocupando el piso Gundapta.

Fue el partido más fuerte de los cuatro, pero había separado las unidades y los refuerzos no pudieron detener el avance enemigo, pero él ni siquiera había tiempo.


La situación entre el 13 y 15

La confusión inicial y falta de cohesión entre los servicios se ampliaron en una reacción en cadena imparable.

Temprano en la tarde toda resistencia había cesado consistente: numerosos pequeños grupos de tropas siguen luchando sin esperanza completamente rodeado o encaramadas en cimas de las montañas, mientras que el resto de la fuerza expedicionaria se retiró seguido de jinetes Galla.

La retirada no puede ser ordenada y no fue, sobre todo porque Baratieri había dado órdenes para las líneas de plegado. Todo el mundo salió corriendo donde él podría facilitar la labor de los seguidores. En mayo, cuando nuestras tropas llegaron a la escena de la batalla para enterrar a los cadáveres, 1.500 de los 3.025 cadáveres encontrados, se encuentran fuera del ámbito de la batalla, murieron durante la retirada.

Murieron alrededor de 5.900 italianos y Ascari. Abisinios mayor sea el número de muertos (estimado entre 7.000 y 12.000), pero fueron alrededor de 120.000 y 17.500, todos.




Resultado

Los italianos contabilizaron 5.900 bajas, mientras que los abisinios perdieron en torno a 10.000 hombres. Los prisioneros italianos fueron tan bien tratados como fue posible, pero los 800 askaris que capturaron fueron considerados traidores, y su castigo fue la amputación de sus manos derechas y sus pies izquierdos.
Como resultado directo de la batalla, Italia firmó el tratado de Addis Abeba, reconociendo a Abisinia como un estado independiente. La responsabilidad del fracaso cayó en Baratieri, a quién relevaron de su cargo, acusado de deserción. La humillación de Italia fue sentida durante casi cuarenta años, hasta 1935, cuando la Segunda Guerra Italo-Abisinia dio a la Italia de Mussolini el dominio de Abisinia hasta la liberación en 1941.

Referencias

Wikipedia
Warfare.it

martes, 31 de mayo de 2016

Guerra ítalo-abisinia: El error de interpretación de un tratado

La interpretación del texto de un tratado de paz ocasionó una guerra
   
Javier Sanz — Historias de la Historia


En 1889 Menelik II se coronaba como emperador de Etiopía después de haber conquistado las regiones de Tigray y Amhara con el apoyo del Reino de Italia. Como reconocimiento al apoyo recibido, Menelik cedió a Italia la franja costera del Mar Rojo -la Eritrea italiana, la primera colonia italiana en el continente africano- y, además, firmó con el conde Pietro Antonelli, en representación del rey Umberto I de Italia, un tratado de amistad y libre comercio. Aquel tratado de paz sería el responsable de la primera guerra ítalo-etíope.



El tratado firmado en la ciudad etíope de Wuchale el 2 de mayo de 1889 constaba de 20 artículos que comenzaban con palabras de amor eterno…

Artículo 1. Habrá paz y amistad entre Su Majestad el Rey de Italia y de Su Majestad el Rey de Reyes de Etiopía y entre sus respectivos herederos, sucesores y todos sus súbditos.
Pero las cosas se torcieron en el artículo 17…

Artículo 17. Su Majestad el Rey de Reyes de Etiopía debe/puede utilizar el Gobierno de Su Majestad el Rey de Italia para las relaciones con otros poderes o gobiernos.
Y no por el propio texto, sino por la traducción del propio texto, concretamente de un verbo: en la versión de los etíopes (en amharic) se interpreta como “puede” indicando voluntariedad -si el emperador quería y permaneciendo Etiopía totalmente independiente- y en la de los italianos se interpretaba como “debe” indicando obligatoriedad -convirtiendo a Etiopía en un protectorado italiano-. Cuando Menelik se enteró de la interpretación italiana denunció el caso ante el rey de Italia pero éste hizo caso omiso e incluso comenzó a movilizar sus tropas en la frontera con Etiopía… en 1894 estalló el conflicto bélico. La superioridad de sus tropas permitió a Italia llevar la iniciativa pero no consiguió el apoyo de los pueblos de la zona de Trigray -recientemente conquistada por Menelik-. Con el apoyo de éstos, el emperador consiguió recuperar la iniciativa y derrotar a los italianos en la batalla de Adua (1896). Aún así, los italianos siguieron manteniendo el territorio de Eritrea. En 1935, y ya con Benito Mussolini manejando los hilos, los italianos ocuparon Etiopía hasta 1941.



Y ya que hablamos del emperador Menelik os contaré su historia con un trono muy particular. Recién subido al trono, se enteró de que en EEUU se había utilizado por primera vez un revolucionario método de ejecución… la silla eléctrica. El primer ejecutado en la silla eléctrica fue William Kemmler en la prisión de Auburn (Nueva York) el 6 de agosto de 1890. No sabemos si por ser un fanático tecnológico o por querer tener lo último en el sistema de ejecuciones, el caso es que encargó tres de estos artilugios. Cuando llegaron quiso utilizarlas rápidamente y trató de ejecutar a alguno de los prisioneros capturados en sus disputas territoriales, pero no funcionó… nadie le había dicho que para su funcionamiento necesitaba de corriente eléctrica y Etiopía en aquel momento no contaba con el suministro necesaria para hacerla funcionar. Así que, demostró que era partidario del reciclaje y utilizó una de ellas como trono.

miércoles, 6 de enero de 2016

SGM: La ejecución de Anton Dostler

General nazi Anton Dostler está atado a una estaca antes de ser ejecutado por matar a 15 hombres del OSS


The Vintage News

El 22 de marzo de 1944, quince soldados del Ejército de Estados Unidos, entre ellos dos oficiales, desembarcaron en la costa italiana a unos 15 kilómetros al norte de La Spezia, a 400 km (250 millas) detrás del frente y luego establecido, como parte de la Operación Ginny II. Todos estaban adecuadamente vestidos con el uniforme de campo del ejército de Estados Unidos y no llevaban ropa civil. Su objetivo fue demoler un túnel en Framura en la línea de ferrocarril importante entre La Spezia y Génova. Dos días más tarde, el grupo fue capturado por un grupo de soldados y miembros de la Heer alemán fascistas italianos. Fueron llevados a La Spezia, donde fueron confinados cerca de la sede de la 135ª Brigada de la fortaleza, que estaba bajo el mando del coronel alemán Almers. El mando inmediato, superior fue el de la 75a Cuerpo de Ejército, comandado por Dostler.

Los soldados estadounidenses capturados fueron interrogados y uno de los oficiales estadounidenses revelaron la historia de la misión. La información, incluyendo que se trataba de una incursión de un comando, fue enviado a Dostler en el Cuerpo de Ejército 75a. Al día siguiente (25 de marzo), Dostler informó a su superior, el mariscal de campo Albert Kesselring, comandante general de las fuerzas alemanas en Italia, acerca de los comandos estadounidenses capturados y le preguntó qué hacer con ellos. De acuerdo con el oficial ayudante de Dostler, Kesselring respondió ordenando la ejecución. Más tarde ese día, Dostler envió un telegrama a la 135a Brigada Fortaleza ordenando que se ejecutarán los soldados capturados. Esta orden fue una implementación del secreto Comando Orden de 1942 de Hitler que exigía la inmediata ejecución sin juicio de comandos y saboteadores. Oficiales alemanes en la 135a Brigada Fortaleza contacto Dostler en un intento de lograr un retraso de su ejecución. Dostler entonces envió otro telegrama ordenando Almers para llevar a cabo la ejecución. Dos últimos intentos fueron hechos por los oficiales en la 135a para detener la ejecución, incluyendo algunos por teléfono, porque sabían que la ejecución de prisioneros uniformados de guerra era una violación directa de la Convención de Ginebra de 1929 sobre prisioneros de guerra. Estos esfuerzos no tuvieron éxito y los quince estadounidenses fueron ejecutados en la mañana del 26 de marzo de 1944, en Punta Bianca sur de La Spezia, en el municipio de Ameglia. Sus cuerpos fueron enterrados en una fosa común que luego fue camuflado. Alexander zu Dohna-Schlobitten, un miembro del personal de Dostler que no tenía conocimiento del Comando Orden secreta y que se había negado a firmar la orden de ejecución, fue despedido de la Wehrmacht por insubordinación.
Trial, ejecución y notoriedad
Dostler convirtió en un prisionero de los americanos el 8 de mayo 1945 y fue puesto ante un tribunal militar en la sede del Comandante Supremo Aliado, el Palacio Real de Caserta, el 8 de octubre de 1945. [4] En el primer ensayo de guerra aliado, fue acusado de llevar a cabo una orden ilegal. En su defensa, sostuvo que él no había dado la orden, pero sólo había pasado a lo largo de un fin de Coronel Almers del mando supremo, y que la ejecución de los hombres OSS fue una represalia legal. La súplica de Dostler del Orden Superior falló debido a ordenar la ejecución, que había actuado por su cuenta fuera de la orden del Führer. La comisión militar también rechazó su petición, declarando que la ejecución de Dostler de soldados estadounidenses estaba en violación del artículo 2 de la Convención de Ginebra de 1929 sobre prisioneros de guerra, que prohíbe los actos de represalias contra los prisioneros de guerra. La comisión señaló que "Ningún soldado, y menos aún un comandante general, se puede escuchar decir que él consideraba el tiroteo resumen de los prisioneros de guerra legítima, incluso como represalia."


Anton Dostler a juicio en 1945 - en el Palacio de Caserta, en Italia. Su intérprete es Albert O. Hirschmann.

Bajo la Convención de La Haya de 1907 sobre la guerra terrestre, que era legal para ejecutar espías y saboteadores disfrazados de civil o uniformes enemigos, pero excluye los que fueron capturados en adecuadas soldados uniforms.Since de quince estadounidenses estaban vestidos adecuadamente con uniformes estadounidenses tras las líneas enemigas y no disfrazados en la ropa o uniformes enemigos civil, fueron no ser tratadas como espías, pero los prisioneros de guerra, que Dostler violó.

El ensayo encontró general Dostler culpable de crímenes de guerra, rechazando la defensa de las órdenes superiores. Fue condenado a muerte y ejecutado por un pelotón de fusilamiento el 12 hombre en 0800 horas el 1 de diciembre de 1945 en Aversa. La ejecución fue fotografiado en fijas y películas cámaras en blanco y negro. Inmediatamente después de la ejecución del cuerpo del Dostler fue levantada en una camilla, envuelto dentro de una funda de colchón de algodón blanco y expulsados ​​en un camión del ejército. Sus restos fueron enterrados posteriormente en Grave 93/95 de la Sección H en cementerio de la guerra Pomezia alemán.

Muchas personas que participan en los pelotones de fusilamiento pierda intencionalmente su objetivo, ya que no quieren ser el responsable de la muerte individuos. Muchas veces, ellos ni siquiera aspirar a zonas no vitales del cuerpo por las mismas razones, a sabiendas de que la persona que iba a morir sin tener en cuenta, y no querían matar-shot en su consciente. Otra razón es que una gran cantidad de soldados sienten que es inmoral para ejecutar a un prisionero indefenso o capturado, a pesar de los crímenes de la persona ha cometido. Esto es por qué hay tanta gente utilizados en un pelotón de fusilamiento. Para asegurar una muerte rápida. El menor número de participantes, más probable es que cause trauma mental de los hombres armados. Hay algo sobre el alivio de saber que otros están allí para compartir la carga de tener que acaba de tomar una vida. Está relacionado con la difusión de la responsabilidad.

Un método usado para aliviar esa carga es tener algunas de las armas cargadas con balas de fogueo, por lo que ninguno de los participantes son absolutamente seguro de que son responsables de la matanza. Aunque la carga de un arma con una ronda en blanco no alivia los tiradores de un sentido de responsabilidad. La persona que tiene el espacio en blanco sabe quién disparó el espacio en blanco, debido a la diferencia noche y día en el retroceso sentido. Blanks no crean retroceso ya que no hay masa en frente de la carga propulsora. El propósito de la carga de un espacio en blanco es para que ninguno de los otros soldados en el pelotón de saber que uno de ellos tenía el espacio en blanco en su rifle. Esto crea un sentido común de saber que al menos uno de los tiradores no tenían parte en la ejecución, pero no se sabe quién, excepto para el hombre con el espacio en blanco cargado en su rifle, lo que permite cualquiera de ellos para aliviar psicológicamente a sí mismos de toda culpa que puedan tener, ya que por lo que saben que sus compañeros; que no dispararon un tiro letal.

jueves, 19 de noviembre de 2015

PGM: Deshielo deja al descubierto cadáveres

El deshielo en los Alpes reveló cadáveres de soldados de la I Guerra Mundial




Un curioso fenómeno producto del cambio climático puede observarse en algunas de las zonas más frías del mundo: en los últimos años, el deshielo acelerado de los glaciares ha dejado al descubierto cuerpos momificados y objetos de distintos momentos de la historia. Entre los responsables de estos hallazgos se encuentra el guía de montaña Maurizio Vincenzi, habitante de Peio, Italia.
Hace un siglo, el pequeño pueblo ubicado al pie de los Alpes fue uno de los lugares donde se llevó a cabo la Guerra Blanca, en la que austríacos e italianos combatieron a temperaturas inferiores a los 30 grados bajos cero.



Las expediciones de Vincenzi le permitieron acuñar una vasta colección de objetos pertenecientes a soldados que formaron parte de aquel crudo enfrentamiento, ocultos durante décadas bajo el hielo. Ametralladoras, espadas, bombas, gorros, botas y toda clase de curiosos artefactos forman parte ahora de un museo montado por él mismo en el ayuntamiento de Peio.
En una ocasión, el guía de montaña se enfrentó al escalofriante encuentro de 3 cuerpos de jóvenes combatientes. Y éstos no fueron los únicos: el derretimiento de los Alpes, desde 1990 hasta la actualidad, ha provocado la “reaparición” de más de 80 soldados fallecidos durante la Primera Guerra Mundial, además de diversos materiales de aquella época. Los numerosos y cada vez más frecuentes descubrimientos de este tipo (cadáveres, fósiles de decenas de miles de años, restos de aviones, joyas) plantean la necesidad de crear una nueva disciplina científica: la arqueología glaciar.



History Channel

sábado, 6 de junio de 2015

Medioevo: Asesinato de Cangrande determinado por la mierda momificada

Heces momificadas desvelan un asesinato histórico



Por Jorge Alvarez  - La Brújula Verde

Heces momificadas desvelan asesinato histórico


Las heces momificadas desvelan un asesinato histórico. Heces de la víctima, por supuesto, que no es que se hayan conservado en plan reliquia sino que aún estaban en sus intestinos cuando se descubrió y analizó científicamente su cuerpo, momificado por causas naturales.

Seamos sistemáticos, que algo habremos sacado de tanto ver CSI. Antes de nada, identifiquemos el cuerpo: se trata de Canfrancesco della Scala, popularmente conocido como Cangrande, mecenas de Dante Allighieri y gobernante de Verona entre 1308 y 1329. Fue uno de esos señores de la guerra que caracterizaron la Baja Edad Media italiana, un período bastante turbulento en el que las ciudades estaban envueltas en continuos enfrentamientos bélicos.

En ese contexto, Cangrande era un guerrero especialmente fornido y experto que no se conformó con gobernar su Verona natal sino que extendió su dominio a las localidades vecinas de Vicenza, Padua y Treviso. Pero la conquista de esta última en 1329 supuso también su final. No porque cayera en combate sino porque apenas cinco días después de adueñarse de ella sufrió un brusco deterioro de su salud y murió.

Un óbito tan repentino siempre resulta extraño pero entonces lo achacaron a haber bebido agua en mal estado antes de iniciar la campaña -era pleno verano-, según parecían indicar los vómitos y diarreas que se manifestaron durante el breve proceso. Sin embargo, ya entonces empezaron a circular rumores de envenenamiento. En cualquier caso, Cangrande fue enterrado en la iglesia de Santa Maria Antica, en Verona, y con el tiempo se le fue olvidando.

Hasta que en 2004 un equipo de expertos abrió el elegante sepulcro de mármol y exhumó su cadáver. Lo encontraron en bastante buen estado, fruto de una momificación natural. Aparte de indicios de tubercolisis y artritis, los análisis de rayos X y tomografías computerizadas revelaron que sus órganos se hallaban en condiciones sorprendentes, hasta el punto de que aún había restos de alimento regurgitado en el esófago. Pero fueron las exploraciones abdominales las que resultaron más provechosas.

Se han hecho públicas este mismo mes de enero en un artículo de la revista Science. En efecto, el recto aún conservaba materia fecal suficiente como para extraer muestras y analizar su composición, determinando si el agua contaminada era o no la responsable del fallecimiento. Lo que revelaron en realidad fue la existencia de granos de manzanilla usados como sedante y morera negra, que se utilizó como astringente. Pero lo que llamó la atención fue la presencia de digitoxina que se saca de la planta dedalera. Un estudio del hígado lo confirmó.

Gino Fornaciari, profesor de Historia de la Medicina y Paleopatología de la Universidad de Pisa, explica que no es totalmente descartable una ingestión accidental pero que la hipótesis más probable es una administración deliberada de digitalis, el veneno que se elaboraba con la citada toxina. Al fin y al cabo, a alguien con el poder de Cangrande no le faltaban enemigos, entre ellos la República de Venecia o el Ducado de Milán pero también otros más cercanos, caso de sus sobrinos (no tenía hijos legítimos), que aspiraban a hacerse con sus tierras y títulos. De hecho, poco después uno de ellos, Mastino, mandó ahorcar al médico que le atendió.

viernes, 20 de marzo de 2015

Colonialismo: Una reflexión moderna de la batalla de Adwa (1896)

Si queremos entender la historia de África, tenemos que entender la batalla de Adwa

Quarz



Hannah Giorgis
Escritor
OBSESIÓN

La ciudad del norte de Etiopía de Adwa es el lugar de mi abuelo llamaba hogar. Es una pequeña ciudad en la región de Tigray, hogar de varias iglesias donde los cristianos etíopes de múltiples sectas congregan. Mi abuelo hablaba de Adwa con orgullo y reverencia, a veces caer en Tigrigna (una de las lenguas que se hablan en Tigray) al recordar recuerdos. El nombre "Adwa" siempre sonaba tan real que viene de su boca, a la vez fuerte y reconfortante.

Durante gran parte de Etiopía y su diáspora, la importancia de Adwa es tan como político es personal. En el paisaje manchado de sangre que es la historia de Etiopía, Adwa es conocido principalmente por ser el lugar en el que se libró la última batalla decisiva en la primera guerra ítalo-etíope. La Batalla de Adua, luchó 01 de marzo 1896, fue un choque violento entre las fuerzas imperiales italianos y el ejército de Etiopía (entonces conocida como Abisinia), integrada por los ciudadanos que se reunieron de todo el país para defender la soberanía de la nación. Las fuerzas abisinios derrotaron las tropas de Italia, poniendo fin a la primera guerra ítalo-etíope y las posibilidades de Italia en la colonización formalmente lo que más tarde dado en llamar Etiopía.

Mucho antes de la batalla en sí, ambas naciones comenzó a sentar las bases para un conflicto ítalo-etíope. Siete años antes de los acontecimientos en Adwa, el rey Menelik II de Etiopía firmó el Tratado de Wichale (a veces escrito "Wuchale" en amárico transcrito, o "Ucciale" o "Ucciali" en italiano) con el rey Humberto I de Italia, esencialmente ceder el territorios del norte de Hamasen, Bogos y Akale-Guzai (actual Eritrea día y el norte de Tigray).

La polémica 1.889 tratado disponía militar de Etiopía con armamento europeo avanzado (es decir, mosquetes y cañones), así como los recursos financieros, a cambio del control de los territorios mencionados. El tratado, firmado antes del inicio formal del proyecto colonial europea conocida como la "lucha por África", tenía la intención de alinear Etiopía con Europa, al tiempo que protege el poder de la nación sacrificando sólo un puñado de regiones bajo su control.

Un artículo impugnado frecuencia del tratado declaró, en función de si se leyó en italiano o en amárico, que el gobierno sea imprescindible de Etiopía o simplemente podrían informar a Italia cuando se trata de otras potencias extranjeras. Cada país actuó de acuerdo con su respectiva traducción, lo que favoreció de forma natural sus propios intereses.

En 1890, Menelik había cansado de la expectativa que informe a las autoridades italianas; y denunció formalmente el tratado en 1893. Su esposa, la emperatriz Taitu Betel, se dice que ha jugado un papel muy importante en su negativa a ceder soberanía. Intento resultante de Italia para extender un protectorado formal sobre Etiopía, por medio de la fuerza, culminó tres años más tarde en este ahora famoso derrota en Adwa de 1896.

La victoria fue, a todas luces, un deslizamiento de tierra. El 2 de marzo de 1896, The New York Times publicó un artículo titulado, "abisinios derrota italianos:. Ambas alas del ejército de Baratieri envueltos en el ataque enérgico" Al día siguiente, el Times siguió con "terrible derrota de Italia: 3.000 hombres muertos, 60 armas de fuego, y todas las disposiciones perdieron. "La batalla fue ampliamente difundido en los medios de comunicación internacionales, revolviendo reacciones en Occidente, que van desde golpes a la indignación.

La victoria de Etiopía tuvo dos consecuencias históricas y políticas fundamentalmente transformadoras: la preservación de la soberanía formal de la nación, y la cementación del control de Italia sobre la región que se conoce como Eritrea.

El ex consecuencia ha resonado en toda la historia moderna. Que una nación africana podría repeler con éxito un colonizador europeo intento no era simplemente de interés periodístico. Para los europeos, era aterrador-causa para reevaluar los planes militares y estrategias coloniales. La supuesta incapacidad de los pueblos africanos a responder con un sofisticado, la defensa de la máquina de propulsión a la invasión imperial europea era a menudo en sí misma una justificación para la violencia del colonialismo; "la carga del hombre blanco" era civilizar a las personas que supuestamente eran incapaces de civilizar a sí mismos.



Para Italia, ser humillado en el escenario mundial de los pueblos "inferiores" constituyeron un duro golpe para la reputación y el rango medio de sus pares occidentales. Los conflictos resultantes entre Italia y Etiopía se derivan principalmente en necesidad patológica de Italia para vengar su orgullo nacional: de Mussolini 1935 la invasión y posterior ocupación de Etiopía se habilitó en gran parte por la continua presencia de Italia en el norte, pero impulsado casi exclusivamente por enconada, vergüenza xenófoba.

Lo que Italia no logró, sin embargo, fue la colonización de Etiopía, lo que se define por el nivel estatal, la dominación totalitaria, la explotación y la conquista de un partido por otro. De hecho, en ningún momento tiene la nación de Etiopía ha considerado un "protectorado" o "mandato" de Italia, a pesar de las interpretaciones erróneas de la historia de Occidente. Por el contrario, la ocupación italiana de Etiopía refleja una serie de invasiones violentas que ocurrieron dentro de la propia Europa en el transcurso de la Guerra-mayormente Segunda Mundial llevado a cabo por los alemanes, sino también a los italianos en Albania, el sur de Francia, y partes de Grecia. Generalmente, estas expansiones no se consideran colonialista en la naturaleza.

Si bien la situación de Etiopía como una entidad sin colonizar permanece en disputa, la persistente y complicados efectos de las invasiones de Italia continúan manifestándose tanto dentro como fuera de las fronteras del país. La victoria de Etiopía en Adwa era, como la mayoría de (anti) se esfuerza imperiales, tensa. A cargo sobre las espaldas de los más desfavorecidos y marginados, que marcó el comienzo de nuevos actos de violencia contra las minorías étnicas en todo el este de África. Y, sin embargo, la batalla, y la mayor narrativa de la independencia de Etiopía, son poderosos símbolos de la resistencia africana a personas de varios grupos étnicos, culturales y nacionales tanto en el continente y fuera de él.

Lealtad simultánea de Etiopía con y resistencia a Europa crearon una compleja tensión, paradójica de sentimiento anti-africano dentro de la nación. De hecho, a lo largo de diversos momentos de la historia, los etíopes han visto a sí mismos como tanto no africana (o no negro) y un ejemplo fundamental, característicamente africana de rebelión.

Esta tensión aparece en el imaginario post-colonial en otra parte: "Ethiopianism" a menudo ha servido de base para las visiones de otros pueblos negros y africanos de liberación política y espiritual de las fuerzas coloniales, tanto formales como informales. Rastafarianismo centra su enfoque religioso en Emperador Haile Selassie I, el gobernante de post-Mussolini Etiopía y por lo tanto un faro de esperanza en todo el mundo-negro africano por la libertad de la persecución blanco.
Eso Haile Selassie también anexionó Eritrea es raramente mencionado. El conflicto entre las naciones, ahora separados suele atribuirse directamente a Etiopía a Eritrea a ceder el control de Italia, la segunda de las principales consecuencias del conflicto ítalo-etíope. Las relaciones entre Etiopía y Eritrea continúan siendo abismal, que se caracteriza por una profunda desconfianza, la guerra frecuente, y el sabotaje económico. El Cuerno de África, también el hogar del estado asediado de Somalia (la porción sur de la que una vez fue otra colonia italiana), es un caldo de cultivo de la violencia política, que no se puede separar de las divisiones que se produjeron ya sea bajo el gobierno de Italia, o como resultado de evadirlo.

Pero casi 120 años después, la victoria de Etiopía en Adwa sigue inspirando un sentido único de orgullo nacional en el país y su diáspora generalizada. Primer hotel de la nación, el nombre de la emperatriz Taitu, sigue siendo uno de los más importantes sitios históricos de Etiopía. 01 de marzo, fecha de la batalla, se celebra a nivel internacional por los etíopes y los invirtió en la historia de Etiopía. Arte, fotografía y película sobre la batalla continúa documentando esta poderosa historia.
Para no lidiar con complejas relaciones de Etiopía al colonialismo hace un flaco favor a la etíope (y de hecho, de África) de la historia, así como la más amplia del mundo-historia que lo rodea. Lucha sostenida de la nación por la independencia es una fuente de profundo orgullo, vergüenza y confusión para la gente en todos los lados de las líneas de demarcación. Es, al igual que la historia de las relaciones fronterizas propios en constante evolución de Europa, digno de atento estudio y análisis crítico. Hay un sinnúmero de lecciones que aprender de Adwa y las historias de su suelo puede decir; la medida de nuestro conocimiento colectivo será nuestra voluntad de escuchar.

sábado, 17 de enero de 2015

Noble tano envenenado según autopsia

Autopsia detecta veneno en restos de noble italiano



 VERONA, se detectaron ITALIA-huellas de veneno en los restos de Cangrande della Scala de Verona, que gobernó Verona y había conquistado Vicenza, Padua y Treviso en el momento de su muerte en 1329. las fuentes históricas indican que Cangrande se enfermó después de beber de un manantial contaminado, aunque hubo rumores en el momento que lo habían asesinado. Gino Fornaciari de la Universidad de Pisa y su equipo encontró que, además de signos de artritis y una forma leve de pulmón negro y el enfisema, Cangrande tenía polen dedalera en el recto, y las concentraciones de tóxicos de la digoxina y digitoxina, moléculas de plantas dedalera, en sus muestras de hígado y heces. "Se convirtió en enfermos con vómito y diarrea sólo unos días después de ganar el control de la ciudad de Treviso," Fornaciari dijo a Discovery News. Manzanilla y negro de morera también se encontraron en el sistema de Cangrande, que puede haber sido administrado con la planta mortal. Y aunque es posible que la muerte de Cangrande fue accidental, Fornaciari y sus colegas escribieron en la revista Journal of Archaeological Science que él pudo haber sido asesinado por sus rivales de la República de Venecia o la Ducate de Milán, o tal vez incluso por su sobrino y sucesor . Para leer más sobre el trabajo de Fornaciari, consulte "Misterio Medici."

Arqueology

sábado, 3 de enero de 2015

Medioevo: Un sitio exitoso ayudado por gorriones

¿Cómo tomar una ciudad aparentemente inexpugnable con unos cuantos pájaros?

Javier Sanz - Historias de la Historia

En 1029, el rey Olaf II de Noruega volvió del exilio para recuperar el trono perdido frente a los daneses. Al año siguiente, en la batalla de Stiklestad, fue herido de muerte. Junto a Olaf, luchaba su hermano Harald Hardrada que pudo huir con un grupo de fieles. Se contrataron como mercenarios al servicio de Yaroslav I el Sabio, monarca del estado Rus de Kiev (territorio del actual Ucrania, Bielorrusia, Polonia, las Repúblicas Bálticas y parte de Rusia), donde ganaron un gran prestigio que, poco más tarde, les sirvió para formar parte de la Guardia Varega del Imperio Bizantino.


Guardia Varega

Al servicio del imperio luchó en las campañas de Sicilia, donde, gracias a su ingenio, consiguieron tomar una ciudad que parecía inexpugnable. Al grosor y la altura de las fortificaciones había que añadir que disponían de pozos naturales y, además, que disponían de suministros para pasar varios meses de asedio. Harald permaneció durante varios días buscando alguna brecha, punto débil o resquicio por el que poder atacar… nada de nada. De lo que sí se dio cuenta es de que, durante todos los días que estuvo estudiando aquella fortaleza, cientos de gorriones volaban hacia el bosque para buscar alimento para sus crías y luego regresaban a sus nidos en el interior de la ciudad. Ordenó a sus soldados que capturasen el mayor número de pájaros que pudiesen pero solamente los que salían de la ciudad. Ataron a sus patas pequeños trozos de madera, que previamente habían impregnado con brea y azufre, y les prendieron fuego. Los pájaros, asustados, volaron rápidamente hacia sus nidos. Como la mayoría de estos nidos estaban situados en las cornisas de las casas construidas de madera, paja y otros elementos altamente inflamables, cientos de pequeños fuegos comenzaron a devorar la ciudad. Los habitantes de la ciudad salieron huyendo del fuego y pidiendo clemencia. Harald tomó la ciudad y les perdonó la vida.


Muerte de Harald por una flecha en Stamford Bridge

Estos triunfos le supusieron el reconocimiento del emperador bizantino Romano III, pero Harald creía que había llegado el momento de volver a Noruega y reclamar su trono. El emperador no le permitió partir y Harald, con parte de la Guardia Varega, huyó hacía tierras nórdicas. En 1047, fue coronado Harald III de Noruega. Falleció en la batalla de Stamford Bridge (1066) cuando trataba de invadir Inglaterra.

Extraído del libro “Nunca me aprendí la lista de los reyes godos“

martes, 23 de diciembre de 2014

La eterna búsqueda del entusiasmo del Fascismo

El fascismo: condenados al entusiasmo
La pasión por la velocidad de los futuristas sirvió para engrasar una manera de ver la política que pretende llenar de sentido la vida cotidiana
JOSÉ ANDRÉS ROJO - El País


Motociclista, sólido con velocidad (1927), de Fortunato Depero.

En cuanto se entra en la exposición que la Fundación March dedica a Fortunado Depero queda uno enseguida atrapado por la velocidad. Urge hacer algo, acabar con la antigua civilización, proyectarse al futuro. Las cosas se van quedando viejas, así que conviene inventarse el rostro del porvenir. Lo primero son los manifiestos: "El futurismo es la expresión violenta de nuestra raza, agresiva y revolucionaria; es la expresión de una juventud incontenible y frenética. El futurismo es vibración, impulso, pasión, audacia apacible y festividad orquestal" (Depero futurista, 1913-1927). Marinetti ya había establecido las pautas y calentado los motores en 1909: "No hay belleza sino en la lucha. Ninguna obra que no tenga un carácter agresivo puede ser una obra maestra. La poesía tiene que ser concebida como un violento asalto contra las fuerzas desconocidas, para reducirlas a postrarse ante el hombre". Nada de concesiones a una sociedad muerta, levantemos el vuelo.

Fortunato Depero llegó al futurismo un poco más tarde. Corría ya el año 1916, pero entró a fondo y apretó el acelerador. Los futuristas habían celebrado la guerra. Hay en la exposición un cartel de combate (Síntesis futurista de la guerra). En un frente, los nuestros; en el otro, el passatismo (el tradicionalismo). Al lado de los futuristas, Italia ("todas las fuerzas y debilidades del genio") y sus aliados: Serbia ("...temeridad"), Bélgica ("energía..."), Francia ("inteligencia..."), Rusia ("potencia..."), Inglaterra ("espíritu práctico..."), Montenegro ("independencia...") y Japón ("agilidad..."). Al otro lado, lo peor: Alemania ("cobardía...") y Austria ("estupidez..."). Propaganda y retórica de guerra en estado puro. Y se trataba de un grupo de artistas e intelectuales.

Hacia 1921, Marinetti escribió en sus diarios: "La humanidad necesita hoy una nueva religión que sintetice y organice todas las supersticiones, todas las pequeñas religiones íntimas, todos los cultos secretos...". Hacía falta un poco de fe, unas cuantas ideas que amueblaran el paisaje del futuro y el ímpetu necesario para seguir adelante con confianza. Mussolini defendía con ardor esa hipótesis: "Nosotros deseamos creerlo, nosotros debemos creerlo, la humanidad no necesita un credo. La fe mueve montañas porque da la ilusión de que las montañas se mueven. La ilusión es, quizá, la única realidad de la vida". El futurismo se ocupó de engrasar esa ilusión. Y fueron muchos los que creyeron en ese futuro radiante que prometía el fascismo.

Italia fue uno de los países vencedores de la Primera Guerra Mundial, ésa que consagraron los futuristas como camino de purificación y perfección, y que había sido al final un infierno de proporciones monumentales, así que, por mucho que se hubiera ganado, la sensación general —la atmósfera, el clima— era de derrota. Ese ambiente facilitó el surgimiento del fascismo, que el historiador Emilio Gentile definió en su libro Fascismo. Historia e interpretación como "un movimiento político y social nuevo, nacionalista y modernista, revolucionario y totalitario, místico y palingenésico, organizado en un nuevo tipo de régimen fundado en el partido único, en un aparato policial represivo, en el culto al líder y su organización, en el control y la movilización permanente de la sociedad en función del Estado".


'Risa cínica': Depero en Roma, 1915.

El artífice de la novedad, Benito Mussolini, tuvo que abandonar el Partido Socialista precisamente por defender ardientemente la guerra, y apoyó entonces a los Fasci di Azioni Rivoluzionaria. El 23 de marzo de 1919 fundó el fascismo propiamente dicho. Poco después surgió el Fascio di Combattimento que, en noviembre de 1921, se convertiría en el Partito Nazionale Fascista. La influencia de los futuristas era en esos días tan innegable como la violencia de los camisas negras. El triunfo definitivo se produjo tras la marcha fascista sobre Roma, entre el 27 y el 29 de octubre de 1922, una vez que Víctor Manuel III se negara a facilitarle al Gobierno los instrumentos para detener el fulminante avance del nuevo partido. Mussolini se convirtió poco después, tras la dimisión del Gobierno, en el primer ministro más joven de Italia. En abril de 1924 hubo elecciones y las ganaron los fascistas con el 66% de los votos. El 3 de enero de 1925 empieza la dictadura: plenos poderes para Mussolini, fin de la libertad de prensa, creación de la policía secreta e inicio del voluptuoso idilio entre el Duce (una figura “infalible, sagrada e inviolable”) con unas masas que se rinden fascinadas a su autoridad y que aceptan a ciegas la consigna: “credere, obbedire, combattere”.

Los fascistas supieron captar las pulsiones escondidas en una Italia traumatizada. "La política no debía volver a maniobrar en la banalidad del orden tradicional, sino perpetuar el ímpetu heroico de la guerra y el sentido místico de la comunidad nacional, para hacer realidad la ‘revolución italiana", escribe sobre aquellos momentos Emilio Gentile en El culto del littorio. La sacralización de la política en la Italia fascista. La guerra había dejado un enorme sufrimiento detrás: "más de medio millón de muertos, seiscientos mil soldados capturados y un millón de heridos, de los cuales casi la mitad quedaron inválidos para siempre", calcula Julián Casanova en Europa contra Europa 1914-1945. Era necesario salvar de las ruinas de la destrucción la gloria de los muertos. Los fascistas los colocaron en un lugar de honor. Y, en ese afán de darle la vuelta a la humillación, recuperaron también el emblema del littorio, "símbolo de unidad, fuerza, disciplina y justicia", para aprocechar así su "significado religioso como símbolo de la tradición sacra de la romanidad, considerado en estrecha relación con el culto al fuego sacro", escribe Gentile. "Las varillas y el hacha son los elementos necesarios y suficientes para alimentar un hogar (focolare) y, llegado el caso, defenderlo".

También en la exposición de Depero puede palparse esa atmósfera de euforia. Era necesario curar las heridas de la guerra y la modernidad del futurismo ofrecía la pértiga para dar ese inmenso salto hacia adelante. El humor, una audacia creativa que disuelve la amargura y que celebra el coraje, la explosión de colores, el propio vértigo de unas figuras que parecen metidas en una licuadora para que tomen velocidad y estallen hacia las alturas, la fascinación por las nuevas máquinas que marcan el compás del mundo: todo eso está ahí. Depero ya había postulado en 1914 una "nueva estética de la realidad" en varios puntos: "abstracta, transparentísima, coloreadísima, ligerísima, continuamente en movimiento, suspendida en el espacio, volátil, ruidosa y milagrosamente estremecedora". Y se aplicó a ello de manera apasionada. Convirtió el juego en la medida de la praxis artística, defendió el motorruidismo y la mismimagia, llevó al teatro el intrépido brillo de sus invenciones, creó el baile plástico, puso sus figuras mecánicas al servicio de los soldados de la vieja Roma destinados a gobernar el mundo, levantó un museo del futurismo. Depero aparece subido a un avión: una metáfora que resumía el anhelo de esa Italia rota que pretendía levantar vuelo y abandonar sus miserias.


Benito Mussolini y el entusiasmo de las masas.

Al lado de la explosión artística del futurismo estaba sin embargo la sombra alargada del fascismo con su férrea voluntad de conducir a las masas, de formarlas y moldearlas, de inocularles el orgullo del nacionalismo y la venenosa promesa de fundar un imperio. La invasión de Etiopía en 1935, la participación en la Guerra Civil española a partir de 1936, la anexión de Albania en 1939 forman parte de ese plan. La fórmula que Mussolini utilizó para contagiar a los suyos sus delirios de grandeza fue la de sacralizar la política: debía llegar hasta el más minúsculo rincón, empapar la vida cotidiana de cada italiano. Mussolini dijo, según un testimonio que recoge Gentile en su libro, que las sedes de las agrupaciones fascistas debían “ser templos, no sólo casas, deben tener líneas vigorosas y armoniosas. Cuando el fascista entra en la sede de su círculo, debe entrar en una casa bella, para que se aviven en él emociones de fuerza, poderío, hermosura y amor”.

Ése fue su gran proyecto y lo expresó, con la ayuda de Giovanni Gentile, uno de sus colaboradores más próximos, de esta manera: "Todo es en el Estado, y nada humano o espiritual existe ni, mucho menos, tiene valor fuera del Estado. En ese sentido, el fascismo es totalitario, y el estado fascista, síntesis y unidad de todos los valores, interpreta, desarrolla y potencia la vida entera del pueblo". Así que procuró penetrar en la conciencia de cada italiano para gobernarla. La máquina de poder funcionaba como una orden religiosa armada y la subordinación al jefe era indiscutible. El latiguillo que rezaba "creer, obedecer, combatir" era incesante, pero también servían otros clichés: "creer en la patria como se cree en Dios" o "solo una fe puede crear realidades nuevas". El uso del fascis lictorum se impuso y las "camisas negras" mancharon por todas partes el paisaje de Italia.

Gentile explica que el estilo fascista procedía de la idea de que el político es "un artista que modela la materia humana". Y para hacerlo, el fascismo entró en las escuelas, llenó el calendario de celebraciones, organizó imponentes exposiciones para dar lustre y esplendor al Duce, levantó monumentos, inundó el país con el símbolo del littorio. Los fascistas supieron ver claramente que para exaltar las emociones de los italianos servían menos las ideas que la coreografía externa, el ceremonial, el rito. Las gestas deportivas. Ese afán de conquistar el futuro, que tan bien queda atrapado en la exposición de Fortunato Depero a través del bombardeo de más y más invenciones, tuvo su correspondencia en el desafío de los fascistas por modelar a las masas y de hacer de cada italiano un ciudadano-soldado. Había que combatir sobre todo la indiferencia y el repliegue a la vida privada. En El culto del littorio, Gentile recoge unas observaciones de Giaime Pintor, un periodista que cuestionó el proyecto totalitario de Mussolini, apuntó en sus diarios: "Pero, por sobre todo, ingresamos en la intimidad del espectacular aparato de los regímenes totalitarios: aprendimos a desaparecer entre las decenas de miles de hombres que participaban en los desfiles, a caminar al son de melodías tradicionales y a gozar de la impersonalidad que agencia el uniforme".


'Sí, año XII de la Era Fascista', de Xanti Schawinsky.

"Tras la caída del régimen", escribe Gentile, "un decepcionado creyente en la 'mística fascista' escribió que el fascismo condenaba a los italianos al entusiasmo". Fue ese entusiasmo el que facilitó que los italianos dieran botes cada vez que Mussolini movía una ceja y que se creyeran que el futuro les pertenecía. El fascismo les tocó bien adentro exaltando su supuesta singularidad y construyendo una monumental épica que les borraba los complejos y los empujaba a la calle para encontrar en la liturgia de masas el calor imprescindible para atravesar la crisis de posguerra. Ahí, en la exposición de Depero, está el cartel que hizo Xanti Schawinsky que resume una época: el imponente rostro de Mussolini y un enorme "SÍ".

No es que fascismo y futurismo fueran ni remotamente lo mismo. Pero se empaparon en la misma atmósfera y sus caminos coincidieron. Compartían la idea de borrar el pasado y el entusiasmo por el futuro. En un texto, Viva la máquina y el estilo de acero, publicado en 1927, Depero escribió: "nuestro arte será hijo de las máquinas: nuevo flamante esplendoroso y preciso mortalmente eléctrico [...] ADORO LOS MOTORES, ADORO LAS LOCOMOTORAS, me inspiran optimismo inquebrantable (...)". También el fascismo quería conquistar el porvenir: las masas fueron una pieza esencial del engranaje. Luego, tras la Segunda Guerra Mundial, las cosas se torcieron. "En el caso de Depero, efectivamente, el vínculo con el fascismo no era un problema irrelevante: había colaborado y apoyado plenamente al régimen con cuadros, proyectos y obras publicitarias", apunta Fabio Belloni en uno de los ensayos del magnífico catálogo de la exposición de la Fundación March. Así que pasó una larga época en las sombras y es, de hecho, uno de los artistas menos conocidos del movimiento.

"En momentos de crisis o de extraordinaria tensión, la colectividad aspira a recobrar un sentido total de la vida, como cimiento de una nueva estabilidad, adhiriendo(se) a los movimientos políticos que prometen superar el caos en una dimensión más alta de orden comunitario", apunta Gentile, y se acuerda de paso del Gran Inquisidor de Dostoievski cuando decía: "Para el hombre no hay preocupación más constante y atormentadora que la de buscar cuanto antes, siendo libre, ante quién inclinarse". Y ése es seguramente uno de los problemas más serios y más dramáticos del presente que habitamos. El de buscar calor, en medio de tanta orfandad, en algunas de esas liturgias que tanto consuelo prometen. Gentile sobre el fascismo: "La función de la liturgia de masas iba más allá del aspecto lúdico o demagógico, que también estaba presente: apuntaba a conquistar y modelar la conciencia moral, la mentalidad, los hábitos de la gente y hasta sus más íntimos sentimientos acerca de la vida y la muerte". Vaya, que el gran riesgo sigue siendo el de siempre, que "junto con el artificio, mezclados con éste, obran la espontaneidad y el entusiasmo del creyente convencido de poseer la verdad".



Exposición de la Revolución Fascista, inaugurada en Roma el 28 de octubre de 1932.
Depero futurista 1913-1950. Catálogo de la exposición. Varios autores. Fundación Juan March. Madrid, 2014. 457 páginas. 39,90 euros.

El culto del littorio. La sacralización de la política en la Italia fascista. Emilio Gentile. Traducción de Luciano Padilla López. Siglo Veintiuno Editores. Buenos Aires, 1993. 299 páginas. 19 euros.

Fascismo. Historia e interpretación. Emilio Gentile. Traducción de Carmen Domínguez. Alianza. Madrid, 2004. 328 páginas. 28 euros.

Europa contra Europa 1914-1945. Julián Casanova. Crítica. Barcelona, 2011. 258 páginas. 15,90 euros.