Mostrando entradas con la etiqueta resistencia civil. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta resistencia civil. Mostrar todas las entradas

martes, 29 de agosto de 2017

Guerra del Pacífico: Restos de casas de la guerra

Brigada Naval Combatientes del Pacífico

Identifica casas sobrevivientes a la destrucción de Chorrillos en 1881 por el Ejército chileno. Casas tendrían más de 120 años.

brigadanaval@mail.com

Chorrillos 7 de abril del 2001, Lima Perú

Casa identificadaLa Brigada Naval Combatientes del Pacífico, grupo de entusiastas de los temas históricos militares, nos brinda otra primicia para WAR BOOK. Nos cuenta Reynaldo Pizarro que tratando de ubicar la posición de la antigua glorieta del malecón de Chorrillos, usando fotografías de la época y con la colaboración del pueblo chorrillano; no sólo encontraron la posible ubicación de la Glorieta, si no la existencia de 2 casas que aparecen en las fotos de 1881. Estas casas sobrevivieron a la destrucción del pueblo de Chorrillos y una de ellas todavía está en uso y mantenida con mucho esmero por sus habitantes.



Foto original tomada por Couret, 1881  Choriilos Lima Perú


Clara Garcia, Angela Garcia, Carola Rivas, nos muestran una foto de Chorrilos que tiene mas de 100 añosLos pobladores de los alrededores de estas casas y sus moradores, participaron entusiastamente con los de la Brigada Naval, mostrándole fotos de fines del siglo XIX y contándoles anécdotas de la ocupación chilena en esa zona.


Fachada en peligro



Fachada a punto de desplomarse

Fachada de casa que habría presenciado la destrucción de Chorrillos, está a punto de desprenderse de su precario soporte.
La propiedad está deshabitada y pasa desavertida por las autoridades.

Cabe resaltar que la Brigada Naval es una de dos agrupaciones que se dedica seriamente a la investigación sobre temas histórico-militares.

Entre las anteriores actividades de la Brigada Naval, está la restauración de dos cañones Voruz de la Corbeta Unión, un Cañón de bronce perteneciente al Navío San Martín hundido en aguas chorrillanas y recolección y restauración de material de artillería de diferentes embarcaciones y fortificaciones.

War book 2000 (C)

lunes, 28 de agosto de 2017

Guerra del Pacífico: Homenaje a Miraflores

Exposición, por la tragedia y gloria de Miraflores 
Conmemoración de la batalla de Miraflores enero 15 de 1881. 

Después de una simple ceremonia castrense con todos los regimientos históricos peruanos (Legión peruana de la guardia, Húsares de Junín, y Regimiento Fannig) como pequeños destacamentos de todas las fuerzas militares, policiales y un agrupamiento de Bomberos. Emplazados en el Reducto Nº2 de Miraflores, ciudad de Lima - Perú. 
Pudimos apreciar en el museo, una exposición extremadamente simple pero con un aporte a la historia de primer orden aportando en cada vitrina material recientemente encontrado. 


Entrevistamos al investigador histórico Rómulo Rubato Suárez; descendiente del General Suárez, héroe de la Guerra del Pacífico. 

 

Acompañado del Señor Rubato recorrimos todas las salas de la exposición, el cual nos dio una breve reseña histórica de la infantería de marina peruana. Para esta exposición se quiso exponer la mayor cantidad de Material fotográfico, dándonos una visión mucho más exacta de lo acontecido hace 120 años por la toma de Lima. 

 

Se puede notar que los peruanos no olvidan los resultados catastróficos de esa guerra y se esmeraron en mostrarnos los destrozos resultado del saqueo de Chorrillos, Barranco y Miraflores por las tropas chilenas. Es irónico que todos los textos de la exposición fueron sacados de fuentes chilenas, que cuentan exactamente lo que se ve en los cuadros y fotos. 

Una colección de uniformes peruanos usados en la guerra, que denotan lo precario de sus equipos de campaña, y lo mal preparados que estaban para la guerra que los tomó por sorpresa. 

 

En la sala Cáceres, existe una maqueta del campo de batalla de Miraflores y parte del de Chorrillos, que es muy ilustrativa, pero lo que es inigualable es un cuadro de la batalla de Miraflores. 

Hablando con el señor Pedro Olaechea, dueño de muchas de los uniformes expuestos, nos da un dato interesante, "los peruanos no usaron gorras blancas hasta la capitulación de Lima" como se cree en Chile, " se comenzaron a usar en la campaña de la Breña" (desde fines de 1881 hasta 1884) "Las gorras peruanas son azules al estilo francés". 

 

Nos mostró además cual era el armamento usado por los marinos peruanos en la defensa de Lima: el fusil remington rolling block cal 43 como pueden ver en la foto. 

 

A las afueras del museo está un cañón recientemente rescatado que participó en la defensa de Lima. Es un cañón Federal Bureau tipo Dahlgrin de 8 " ánima lisa de avancarga que lanzaba balas esféricas. Este tipo de cañón fue desarrollador por los Norteamericanos durante la Guerra de Secesión de 1862. 

 

El cañón está desbocado. Según documentos expuestos en el museo los artilleros peruanos, recibieron órdenes de destruir todas las piezas de artillería para que no caigan en manos chilenas. 

Este cañón fue recuperado por la "Brigada Naval Combatientes del Pacífico" grupo muy entusiasta que en los últimos dos años ha recuperado y restaurado varios cañones como valioso material fotográfico y documentario sobre el pasado peruano y sobre todo de la "Guerra del Pacífico". Entre algunos de sus logros, puede mencionar la restauración de los cañones Voruz de la corbeta peruana "Unión", la restauración de una hermoso cañón de bronce del Navío "San Martín" primer buque insignia Chileno. Es más, podemos decir que si Ud. estimado lector, quiere hacer algún estudio sobre la "Guerra del Pacífico" tiene obligadamente que contactarse con la "Brigada Naval Combatientes del Pacífico" al mail brigadanaval@mail.com

viernes, 11 de agosto de 2017

SGM: El autobús de Shetland, vía de escape de la resistencia noruega

El autobús de Shetland - escape, supervivencia y aventura para mantener la resistencia noruega en la lucha
Sarah Cooper | War History Online


Modelo de uno de los perseguidores del submarino del autobús de Shetland en una misión. 

Europa durante la Segunda Guerra Mundial fue un lugar sombrío; Las fuerzas alemanas invadieron Noruega el 9 de abril de 1940, y como el país no estaba preparado para este ataque, cayó rápidamente. La familia real noruega y el gobierno fueron enviados a Londres al exilio, mientras miles de personas lucharon en casa para tratar de mantener a Noruega un país libre.

El Servicio Secreto de Inteligencia y el Ejecutivo de Operaciones Especiales Unidad Naval Independiente de Noruega decidió utilizar el enlace a las Shetland. Shetland es la parte más septentrional de Escocia, un archipiélago extenso, barrido por el viento, situado en el mar del norte a medio camino entre Noruega y Escocia. El plan era establecer una base en Lerwick, la principal ciudad portuaria de Shetland. Esto pronto se convirtió en un vínculo vital entre Noruega y el Reino Unido y una ruta importante para la evacuación de los refugiados que huían de la ocupación.

Esta operación encubierta se conoció como el autobús de Shetland, una serie de barcos de pesca que navegaron de ida y vuelta entre los diferentes puntos de Noruega y Shetland entregar armas y suministros a los partidarios noruegos y rescatar a los refugiados de la ocupación nazi.



Lunna House, una de varias bases donde los miembros voluntarios de la tripulación permanecieron en Shetland. 

La flota estaba formada inicialmente por catorce buques pesqueros normales que viajaban a Noruega armados con armas, municiones y aparatos de radio, y regresaron a Shetland con refugiados que huían de la ocupación nazi. El primer barco fue capitaneado por el capitán August Nærøy y dejó Shetland para la principal ciudad portuaria noruega de Bergen, el 30 de agosto de 1941.

Los barcos estaban formados por tripulaciones voluntarias, la mayoría en su adolescencia y 20 años. Estos pescadores noruegos arriesgaron sus vidas día tras día para garantizar el paso seguro a través del despiadado Mar del Norte. Hicieron viajes largos y peligrosos a través de los oscuros meses de invierno y muchos barcos y vidas se perdieron durante este tiempo.


HNoMS Hitra entrando en el puerto de Scalloway, 20 de junio de 2003.

El invierno temprano de 1941 vio la casa de Flemington en Shetland que se utiliza para entrenar agentes y para acomodar a los refugiados noruegos que hacen el viaje peligroso a través del mar del norte a la seguridad. En los años futuros, los refugiados se encontraron instalados en un campamento en una vieja fábrica de arenques.

La primera base, en un pueblo llamado Lunna Ness, era un buen lugar para comenzar. Estaba fuera de la línea principal de navegación y protegido, pero carecía de amplias instalaciones de reparación para los barcos. Así que en 1942, a medida que el proyecto crecía, el Shetland Bus fue trasladado a la antigua capital de Shetland, Scalloway, donde había un puerto más grande. Aquí, ingenieros y carpinteros locales pudieron trabajar con los noruegos para aumentar la eficacia de la operación.

Incluso con el cambio a Scalloway, sin embargo, los barcos continuaron siendo perdidos, capturados o hundidos por ataques alemanes, o perdidos en mal tiempo. Las pérdidas fueron tan pesadas que se sugirió que la base podría tener que cerrar y el autobús Shetland podría tener que ser cerrado. Pero los miembros involucrados declararon que todo lo que necesitaban eran barcos mejores para continuar.


El puerto de Scalloway, la base de la operación de la guerra.

En octubre de 1943, la Marina de los Estados Unidos donó tres cazadores submarinos llamados Hitra, Vigra y Hessa a la operación. Era evidente que los buques más rápidos eran necesarios para la continuación segura de la operación. Estos eran de 110 pies de largo y capaz de ir 22 nudos (25 mph), con una velocidad de crucero normal de 17 nudos. Estos barcos fueron capaces de hacer más de 100 viajes entre Shetland y Noruega sin pérdida de vidas o barcos.

A veces el autobús tomaba parte en los ataques contra las fuerzas alemanas. Ellos estuvieron involucrados en una incursión en Måløy, una ciudad noruega en poder de los alemanes. El ataque, conocido como Operation Archery, fue para recuperar la ciudad y eliminar los puntos fuertes enemigos en Måløy Island y Holvik. Fueron exitosos, y la incursión incitó a Hitler a reorientar 30.000 de sus fuerzas a Noruega y mejorar sus defensas costeras e interiores, ya que temía que los británicos pudieran invadir Europa a través de Noruega.

También contribuyeron a la operación Claymore, una incursión británica del comando en las islas de Lofoten de Noruega. Una vez más, Hitler envió más tropas a Noruega y en 1944 había 370.000 soldados alemanes estacionados en todo el país. Se planeó un ataque que vio a un barco pesquero de 19 metros contra el insuperable acorazado alemán Tirpitz, pesando unas 42.000 toneladas intimidatorias. El Tirpitz, que fue anclado hasta Trondheimsfjorden fue la mayor amenaza para las fuerzas aliadas

Un ataque fue planeado que vio un barco de pesca de 19 metros que va contra el insuperable acorazado alemán Tirpitz, pesando en un intimidante 42.000 toneladas. El Tirpitz, que estaba anclado en el fiordo de Trondheim, era la mayor amenaza para las fuerzas aliadas en el Mar del Norte y estaba atando a la Armada Británica en Scapa Flow, su fondeadero en Orkney.


Tirpitz, el acorazado alemán que un barco pesquero de 19 metros trató de asumir.

El barco estaba armado con dos torpedos de dos hombres llamados carros. Cada carro estaba impulsado por motores eléctricos y tenía unos 6 metros de largo. La nariz tenía una ojiva desmontable en él, y el equipo (que usa sólo trajes de buceo) estaba protegido por un parabrisas compuesto de paneles de control.

El Arthur llevaba turba en su cubierta para actuar como camuflaje y tenía un falso mamparo provisto de una puerta secreta. Las tripulaciones de los carros se esconden en un espacio de 60cm de ancho entre la sala de máquinas y la bodega. Su misión era dirigir el carro debajo del Tirpitz, desenroscar la ojiva y establecer un fusible de tiempo, adjuntarlo al fondo del Tripitz usando imanes y luego escapar.

A medida que se acercaban, una enorme tormenta explotó. El Arthur estaba a pocas millas de distancia y los carros se soltaron, por lo que la misión tuvo que ser terminada. La tripulación trató de escapar de las fuerzas alemanas cruzando la frontera a Suecia, pero durante este tiempo el marinero Abeja Robert Evans fue hecho prisionero y fusilado.

Cuando la Segunda Guerra Mundial llegó a su fin, y al final de la ocupación alemana de Noruega, Vigra y Hitra entraron en Bergen como parte del Shetland Bus por última vez.

Al final todos los barcos y cazadores submarinos en la operación habían completado un total de 198 viajes, y Leif Larsen, uno de los líderes de la operación, había realizado 52 de ellos.


Lief Larson, un líder del autobús que realizó 52 viajes.

Durante su vida, el Shetland Bus fue capaz de transportar 383 toneladas de armas y suministros a Noruega. Transportaba a más de 190 agentes militares. También había evacuado a un total de 373 refugiados y 73 agentes militares a seguridad en Shetland.

Un total de 44 hombres perdieron la vida durante el Shetland Bus, algunos de los cuales están enterrados en Shetland en Lunna Kirk en Lunna Ness. El vínculo creado por el Shetland Bus ha durado, con toda la vida amistades que se están creando. En Shetland, el recuerdo de una valiosa operación que fue vital para el esfuerzo de los Aliados durante la Segunda Guerra Mundial continúa.

martes, 9 de mayo de 2017

GCE: ¿Cómo empezó el conflicto civil?

¿Cómo empezó la Guerra Civil Española?

Javier Flores | Muy Interesante


El mismo año 1936 se celebraron elecciones generales en España, exactamente el 16 de febrero de 1936. A estas elecciones se presentaron muchos partidos políticos tanto de izquierdas como de derechas. El Frente Popular, la coalición de izquierdas que englobaba tanto al Partido Socialista Obrero Español como al Partido Comunista, Izquierda Republicana y otros tantos, consiguió la mayoría absoluta. Pero, ¿cómo comenzó exactamente la Guerra Civil Española?

Tras la victoria del bando de izquierda continuaron una serie de acciones terroristas que pretendían movilizar a la masa contra el gobierno, en el caso de los atentados de los falangistas y grupos de derecha, y para responder a los primeros en el caso de los grupos de izquierdas. Solo en el mes de febrero ya se contabilizaban por centenares los fallecidos en este tipo de acciones contra la situación política, social y económica del país.

En los meses sucesivos el panorama social y militar de España fue, de todo, menos tranquilo. Varios altos mandos militares planearon durante meses una posible sublevación frente al gobierno republicano que se haría efectiva el 17 de julio de 1936 y los días sucesivos. Pero, ¿qué hizo que los militares se alzaran justo ese día?

El 16 de abril de 1936 uno de los hombres de José Castillo, un instructor de las milicias de la juventud socialista, asesinó a Andrés Sáenz de Heredia, primo del mismísimo José Antonio Primo de Rivera. Como represalia el 12 de julio fue asesinado el propio José Castillo. Este hecho desencadenó la venganza de la izquierda que terminó con la vida del diputado de Renovación Española, José Calvo Sotelo, al mismo día siguiente. Este asesinato del líder de la derecha terminó por decantar la balanza de los indecisos al golpe de estado (entre los que, según Paul Preston, se encontraba el propio Franco) a llevar a cabo una acción que conllevaría un conflicto bélico en nuestro país.

Así comenzaría la Guerra Civil Española que duraría hasta el 1 de abril de 1939 con la victoria del bando nacional con el general Francisco Franco a la cabeza. Él mismo tomaría las riendas de España bajo un régimen dictatorial hasta su muerte el 20 de noviembre de 1975.

sábado, 14 de enero de 2017

SGM: 10 aspectos del patán Reinhard Heydrich

10 cosas que no sabía sobre el patán nazi Reinhard Heydrich

David Herold - War History Online




A menos que seas un aficionado de la Segunda Guerra Mundial, es probable que no tengas todos los datos sobre cada funcionario nazi memorizado. Sin embargo, cada individuo que desempeñó un papel importante en el régimen nazi tiene una historia que contar. Aquí están algunos hechos que usted no puede saber sobre el alto funcionario nazi Reinhard Heydrich, una figura oscura en un período aún más oscuro de la historia de la guerra.

1. Tuvo varios trabajos a lo largo de su vida.


Heydrich era conocido por ser uno de los principales arquitectos del Holocausto. Nombrado por Hitler mismo, que lo llamó "el hombre con el corazón de hierro", Heydrich era un líder de grupo de alto nivel en las SS, así como el jefe de policía. Él también se desempeñó como el diputado o protector del Reich en funciones de Moravia y Bohemia (ahora la República Checa).

En un momento dado, fue el presidente actual de la Comisión Internacional de Policía Criminal, también conocida como Interpol. Durante la Conferencia de Wannsee en enero de 1942, supervisó los planes finales para deportar y promover el genocidio de la población judía en Europa.


2. Él ayudó a coordinar Kristallnacht.



- Bundesarchiv CC BY-SA 3.0

Los días 9 y 10 de noviembre de 1938, una unidad militar de la SA y civiles alemanes se unieron para llevar a cabo lo que se llama la "Noche de Cristal Roto", un ataque contra judíos en Alemania dirigida por los nazis, así como por partes de Austria. Las tiendas, los escaparates y las sinagogas tenían sus ventanas destrozadas, haciendo que las calles estuvieran llenas de cristales rotos que le dan a este día su nombre.

Este fue el comienzo de la deportación masiva de los judíos y llevó al inicio del Holocausto. Cientos de judíos perecieron en los ataques, mientras que más de 30.000 fueron detenidos y enviados a campos de concentración. Heydrich fue el principal ejecutor de esta operación y los acontecimientos precedentes a partir de entonces.

3. Creció en una casa de grandes medios financieros y de apreciación musical.


El padre de Heydrich era Richard Bruno Heydrich, un talentoso compositor y cantante de ópera. Su madre, una pianista misma, enseñaría a los estudiantes en el Conservatorio de Música, Teatro y Enseñanza de Halle, que fue fundado por el padre de Heydrich. Debido a esta educación artística, se introdujo a la música a una edad temprana y se interesó en tocar el violín. Su talento y amor por la música impresionó a muchos de la élite de la sociedad en la que su familia creció, lo que parece sorprendente para un hombre con tal odio y oscuras ideas sobre el mundo que le rodea en su carrera militar posterior.

4. Tuvo una infancia preocupada.


Mientras que un amor por la música y el arte, aparentemente, crear un ambiente feliz en una casa de la familia, Heydrich creció bajo estrictas reglas de su padre. Su hermano Heinz y él practicarían la esgrima inventando duelos simulados para aprender estrategia y deportividad.

Su padre, un nacionalista alemán, tenía la intención de inculcar valores patrióticos en sus hijos también. Mientras que Heydrich era un estudiante inteligente y dedicado, fue intimidado por otros niños, haciéndolo tímido e inseguro. Estaba especialmente descontento con su voz aguda, y otros estudiantes lo burlaban de su supuesta ascendencia judía, un factor que pudo haber engendrado su odio hacia los de ascendencia judía.


5. Fue despedido de la Armada alemana por sus asuntos románticos.



Heydrich como cadete del Reichsmarine en 1922 - Bundesarchiv CC BY-SA 3.0

Heydrich sirvió casi diez años en la Marina, moviéndose rápidamente en las filas y ganando admiración de sus compañeros oficiales. Sin embargo, eventualmente terminó siendo despedido por mala conducta debido a su inclinación por los dalliances femeninos. En 1930, conoció a una mujer llamada Lina von Osten, un miembro del Partido Nazi con el que rápidamente se enamoró, y pronto se involucraron abruptamente.

Sin embargo, aparentemente Heydrich ya estaba involucrado en un compromiso anterior con otra mujer, y había roto su unión por su nuevo novio en su lugar. Este acto fue considerado como algo más que un simple mal comportamiento, y fue acusado en 1931 de "conducta impropia de un oficial y caballero" por parte de la administración de la Marina. Fue liberado en abril del mismo año, lo que fue un golpe devastador para su carrera de otra manera vertical.

6. Heinrich Himmler quedó impresionado por él inmediatamente.



Heydrich y Lina von Osten - Archivos Federales CC BY-SA 3.0

Mientras Himmler lo que la planificación de una división de contrainteligencia para la unidad de las SS, que lo persuadido por un amigo de von Osten de entrevistar a Heydrich para el trabajo de la gestión de este proyecto. Inicialmente, Himmler canceló la cita, pero a partir de este ignorado esta noticia y envió Heydrich embalaje para reunirse con funcionarios nazis de todos modos.

Himmler Convino en la entrevista y lo Independientemente de inmediato llevado por sus planes para la nueva operación. Heydrich lo contrató en un abrir y cerrar de ojos, y una vez hecho su camino a través de la clasificación de manera rápida y eficiente. Himmler incluso lo ascendió a Mayor de las SS como regalo de bodas.

7. Oye lo asignado para ayudar a organizar los Juegos Olímpicos de Berlín en verano 1936a


El partido nazi decide utilizando los juegos como una herramienta para la propaganda nazi sería una gran manera de promover su plan, Y le enviaron embajadores de buena voluntad para tratar de promover su causa a aquellos países que se opusieron a las políticas nazis ,: tales como el antisemitismo. SIN EMBARGO, el sentimiento anti-judío permaneció prohibido a partir de los juegos. A pesar de esto, Heydrich, que recompensado por su trabajo en la organización, y recibió un alemán Juegos Olímpicos de la decoración como un regalo para sus esfuerzos.


8. Engañó a los checos en el pensamiento de que estaba de su lado.



Reinhard Heydrich en un castillo en Praga (Federal Archivo / CC-BY-SA 3.0)

Una vez Heydrich wurde el interino Protector del Reich en Praga, trabajó lentamente su camino en las mentes de la población. Él organizó eventos para la fuerza de trabajo, que aparece como si lo que les ayuda a encontrar trabajo. Que produzca el alimento y por lo tanto libres de los zapatos, que se distribuyeron a los que estaban empobrecidos.

Aumentó de pensiones e incluso promulgó "sábados libres" de la mano de obra que tomar tiempo para descansar y relajarse con sus familias. A pesar de tesis muchos signos de buena voluntad hacia los checos, Heydrich lo bajo mano buscando a ellos erradicar Durante todo el tiempo. Oye lo que la esperanza de tener toda la zona a ser "Germanized" lo más rápidamente posible.


9. Fue asesinado en un Mercedes Benz.



Mercedes 320 B convertible; después del intento de asesinato de 1942 en Praga. - Bundesarchiv CC BY-SA 3.0

El gobierno de Checoslovaquia, exiliado en Londres lo que la intención de tomar abajo Heydrich. Por lo que el Ejecutivo de Operaciones Especiales británica (SOE) capacitó a un grupo de asesinos para llevar a cabo este plan de ejecución. El equipo que llevó por Jan Kubis y Jozef Gabčík. El 27 de mayo de 1942, Heydrich lo que en su camino para reunirse con Hitler.

Como él lo doblar una curva del enrollamiento en el camino, y Kubis Gabcik llevado a cabo su operación. el arma de Gabcik no disparó a Heydrich, pero habían sido manchado, y Heydrich ordenó a su conductor que se detuviera para poder enfrentarlos. Mientras que el vehículo que se detuvo, Kubis arrojó una bomba golpeó la parte trasera del vehículo, la explosión en el impacto. Heydrich lo hirió gravemente en su lado izquierdo y llevado a un hospital, donde más tarde cayó en coma y murió.

10. Heinrich Himmler lo elogió en su funeral, y asistió Hitler.



Funeral Heydrich Estado Praga Castillo 07/06/1942. Bundesarchiv CC BY-SA 3.0

Dos funerales se llevaron a cabo por la muerte de Reinhard Heydrich, una en Praga y un después en Berlín. Heydrich tenía un decorado fue disco ya, pero bueno lo que el sombrero bei der Buchmesse grado más alto de la Orden Alemana, la medalla de la Orden de la sangre, por Hitler, que lo dejó con sus otros sobre su almohada funeral.

martes, 10 de enero de 2017

Literatura militar: Excelente reseña de la Operación Antropoide por Vargas Llosa

La vida de Reinhard Heydrich, jefe de la Gestapo, en una magnifica novela premiada
El Carnicero de Praga

Por Mario Vargas Llosa | Para LA NACION

 
Hace por lo menos tres décadas que no leía un Premio Goncourt. En los años 60, cuando trabajaba en la Radio Televisión Francesa, lo hacía de manera obligatoria, pues debíamos dedicarle el programa La literatura en debate, en el que, con Jorge Edwards, Carlos Semprún y Jean Supervielle pasábamos revista semanal a la actualidad literaria francesa. O mi memoria es injusta, o aquellos premios eran bastante flojos, pues no recuerdo uno solo de los siete que en aquellos años comenté.

Pero estoy seguro, en cambio, de que este Goncourt que acabo de leer, HHhH, de Laurent Binet -tiene 39 años, es profesor y ésta es su primera novela- lo recordaré con nitidez lo que me queda de vida. No diría que es una gran obra de ficción, pero sí que es un magnífico libro. Su misterioso título son las siglas de una frase que, al parecer, se decía en Alemania en tiempos de Hitler: "Himmlers Hirn heisst Heydrich" (El cerebro de Himmler se llama Heydrich).

La recreación histórica de la vida y la época del jefe de la Gestapo, Reinhard Heydrich, de la creación y funciones de las SS, así como de la preparación y ejecución del atentado de la resistencia checoslovaca que puso fin a la vida del Carnicero de Praga (se le apodaba también "La bestia rubia") es inmejorable. Se advierte que hay detrás de ella una investigación exhaustiva y un rigor extremo que lleva al autor a prevenir al lector cada vez que se siente tentado -y no puede resistir la tentación- de exagerar o colorear algún hecho, de rellenar algún vacío con fantasías o alterar alguna circunstancia para dar mayor eficacia al relato. Esta es la parte más novelesca del libro, los comentarios en los que el narrador se detiene para referir cómo nació su fascinación por el personaje, los estados emocionales que experimenta a lo largo de los años que le toma el trabajo, las pequeñas anécdotas que vivió mientras se documentaba y escribía. Todo esto está contado con gracia y elegancia, pero es, a fin de cuentas, adjetivo comparado con la formidable reconstrucción de las atroces hazañas perpetradas por Heydrich, que fue, en efecto, el brazo derecho de Himmler y uno de los jerarcas nazis más estimados por el propio Führer.

"Carnicero", "bestia" y otros apodos igual de feroces no bastan, sin embargo, para describir cabalmente la vertiginosa crueldad de esa encarnación del mal en que se convirtió Reinhard Heydrich a medida que escalaba posiciones en las fuerzas de choque del nazismo hasta llegar a ser nombrado por Hitler el protector de las provincias anexadas al Reich de Bohemia y Moravia. Era hijo de un pasable compositor y recibió una buena educación, en un colegio de niños bien donde sus compañeros lo atormentaban acusándolo de ser judío, acusación que estropeó luego su carrera en la Marina de Guerra. Tal vez su precoz incorporación a las SS, cuando este cuerpo de elite del nazismo estaba apenas constituyéndose, fue la manera que utilizó para poner fin a esa sospecha que ponía en duda su pureza aria y que hubiera podido arruinar su futuro político. Fue gracias a su talento organizador y su absoluta falta de escrúpulos que las SS pasaron a ser la maquinaria más efectiva para la implantación del régimen nazi en toda la sociedad alemana, la fuerza de choque que destrozaba los comercios judíos, asesinaba disidentes y críticos, sembraba el terror en sindicatos independientes o fuerzas políticas insumisas y, comenzada la guerra, la punta de lanza de la estrategia de sujeción y exterminación de las razas inferiores.

En la célebre conferencia de Wannsee, del 20 de enero de 1942, fue Heydrich, secundado por Eichmann, quien presentó, con lujo de detalles, el proyecto de "Solución Final", es decir, de industrializar el genocidio judío -la liquidación de once millones de personas- utilizando técnicas modernas como las cámaras de gas, en vez de continuar con la liquidación a balazos y por pequeños grupos, lo que, según explicó, extenuaba física y psicológicamente a sus Einsatzgruppen. Cuentan que cuando Himmler asistió por primera vez a las operaciones de exterminio masivo de hombres, mujeres y niños, la impresión fue tan grande que se desmayó. Heydrich estaba vacunado contra esas debilidades: él asistía a los asesinatos colectivos con papel y lápiz a la mano, tomando nota de aquello que podía ser perfeccionado en número de víctimas, rapidez en la matanza o en la pulverización de los restos. Era frío, elegante, buen marido y buen padre, ávido de honores y de bienes materiales, y, a los pocos meses de asumir su protectorado, se jactaba de haber limpiado Checoslovaquia de saboteadores y resistentes y de haber empezado ya la germanización acelerada de checos y eslovacos. Hitler, feliz, lo llamaba a Berlín con frecuencia para coloquios privados.

En esos precisos momentos, el gobierno checo en el exilio de Londres, presidido por Benes, decide montar la "Operación Antropoide", para ajusticiar al Carnicero de Praga, a fin de levantar la moral de la diezmada resistencia interna y mostrar al mundo que Checoslovaquia no se ha rendido del todo al ocupante. Entre todos los voluntarios que se ofrecen, se elige a dos muchachos humildes, provincianos y sencillos, el eslovaco Jozef Gabcík y el checo Jan Kubis. Ambos son adiestrados en la campiña inglesa por los jefes militares del exilio y lanzados en paracaídas. Durante varios meses, malvivirán en escondrijos transeúntes, ayudados por los pequeños grupos de resistentes, mientras hacen las averiguaciones que les permitan montar un atentado exitoso en el que, tanto Gabcík como Kubis lo saben, tienen muy pocas posibilidades de salir con vida.



Las páginas que Binet dedica a narrar el atentado, lo que ocurre después, la cacería enloquecida de los autores por una jauría que asesina, tortura y deporta a miles de inocentes, son de una gran maestría literaria. El lenguaje limpio, transparente, que evita toda truculencia, que parece desaparecer detrás de lo que narra, ejerce una impresión hipnótica sobre el lector, quien se siente trasladado en el espacio y en el tiempo al lugar de los hechos narrados, deslizado literalmente en la intimidad incandescente de los dos jóvenes que esperan la llegada del coche descapotable de su víctima, los imprevistos de último minuto que alteran sus planes, el revólver que se encasquilla, la bomba que hace saltar sólo parte del coche, la persecución por el chofer. Todos los pormenores tienen tanta fuerza persuasiva que quedan grabados de manera indeleble en la memoria del lector.

Parece mentira que, luego de este cráter, el libro de Laurent Binet sea capaz todavía de hacer vivir una nueva experiencia convulsiva a sus lectores, con el relato de los días que siguen al atentado que acabó con la vida de Heydrich. Hay algo de tragedia griega y de espléndido thriller en esas páginas en que un grupo de checos patriotas se multiplica para esconder a los ajusticiadores, sabiendo muy bien que por esa acción deberán morir también ellos, hasta el epónimo final en que, vendidos por un Judas llamado Karel Curda, Gabcík, Kubis y cinco compañeros de la resistencia se enfrentan a balazos a 800 SS durante cinco horas, en la cripta de una iglesia, antes de suicidarse para no caer prisioneros.

La muerte de Heydrich desencadenó represalias indescriptibles, como el exterminio de toda la población de Lídice, y torturas y matanzas de centenares de familias eslovacas y checas. Pero, también, mostró al mundo lo que, todavía en 1942, muchos se negaban a admitir: la verdadera naturaleza sanguinaria y la inhumanidad esencial del nazismo. En Checoslovaquia mismo, pese al horror que se vivió en las semanas y meses siguientes a la "Operación Antropoide", la muerte de Heydrich mantuvo viva la convicción de que, pese a todo su poderío, el Tercer Reich no era invencible.

Un buen libro, como éste, perdura en la conciencia, y es un gusanito que no nos da sosiego con esas preguntas inquietantes: ¿cómo fue posible que existiera una inmundicia humana de la catadura de un Reinhard Heydrich? ¿Cómo fue posible el régimen en que individuos como él podían prosperar, alcanzar las más altas posiciones, convertirse en amos absolutos de millones de personas? ¿Qué debemos hacer para que una ignominia semejante no vuelva a repetirse?

© La Nacion

jueves, 29 de diciembre de 2016

Guerra del Pacífico: La resistencia peruana a la ocupación de Lima

El Paredón de la Resistencia,
Una Cruz para no olvidar
 
Por Rómulo Rubatto Suárez 

Cuando por culposo olvido o aparente ignorancia se pretende sepultar los testimonios de nuestra historia, quienes lo intentan cometen un delito de lesa Patria. Por que atentar contra la tradición y la identidad nacional es únicamente eso, delinquir contra la Patria misma. 

Nosotros, los que por suerte vivimos con el pasado presente en la memoria, nos rebelamos cuando esto sucede, por que aun sentimos en los oídos el estruendo de los cañones de la COVADONGA bombardeando ciudades inermes... 

-el traqueteo de la fusilería de esa misma nave masacrando a los náufragos de la INDEPENDENCIA... 
el silencio impotente del soldado herido, rematado por los autores del inhumano "Repase" en Tacna y Arica... 
-el quejido angustioso de mujeres violadas mientras crepitaban sus casas incendiadas en Chorrillos... 
-el rechazo de los defensores de Lima al contubernio ruin, del alcalde y sus "hermanos" con el invasor, para entregar Lima, concertado en la tenida de Lurín.. 


-la injuria de los cincuenta años de cautiverio de Tacna que se inicia después del primer "repase"... 
-o el significado de una Cruz de madera que cruje aún ante el ruido de las descargas de los fusiles invasores ejecutando patriotas en la Plazuela de "La Salud", cerca, a tan sólo quinientos metros de la Universidad de San Marcos, convertida por Pedro Lagos en Cuartel de su División, según se acota en un epígrafe a la "Narración Histórica de la Guerra de Chile contra el Perú y Bolivia" de Mariano Felipe Paz Soldán Tercer Tomo página 103, Editorial Milla Batres 1979. 


La Plazuela de la Salud era y es, un triángulo rectángulo de tierra descuidada, situado en la novena cuadra de la avenida Wilson, intersección de las calles "Callejón Largo de la Recoleta" con "La Salud", que desembocan en la "La Colmena", arterias que hoy responden, en el catastro ciudadano, a nombres que me resisto a mencionar con respeto. 

El arrinconado y venido a menos parquesito a que nos referimos no se resigna a desaparecer, se debate en una injusta agonía, sirviendo al lumpem urbano como letrina de ebrios madrugadores, mercado de drogas al menudeo, cuartel de pirañas y prostíbulo vespertino, sin que las autoridades municipales hagan algo por impedirlo. Seguramente nuestras autoridades ediles ignoran o quieren ignorar lo que la tradición oral había hecho conocer a los vecinos de Lima. 

Contaban nuestros mayores que donde se levanta el edificio de la "Fenix Peruana" frente a la Plazuela de "La Salud", hoy "Plaza Elguera", existía una enorme pared medianera con las casas de la calle "Mono pinta", última cuadra del jirón "Cailloma", pared que fue convertida en cadalso regular por Patricio Lynch Zaldívar, desde los primeros días de la ocupación. 

Coherente con esta información, otro epígrafe a la obra de Mariano Felipe Paz Soldán antes citada, dice en la página 108 del mismo Tomo: "...Lynch impuso un Tribunal Militar de Justicia, que llegó al escarnio de condenar a muerte a inocentes peruanos que defendían su honra o por que reclamaban por los robos chilenos de sus pertenencias..." , el mismo autor califica a los miembros de estos Tribunales como " ...un conjunto de tigres, disfrazados de jueces...". 

Durante años escuchamos diferentes versiones de estos hechos, coincidentes todas de una u otra forma: don Carlos Suárez Rodríguez contaba estos episodios tal como los hemos descrito añadiendo que, durante muchos años acompañó a su padre el General Belisario Suárez Vargas a rendir homenaje a los peruanos asesinados en ese lugar, signado por una pequeña Cruz de madera, colocada allí por las viudas de esos mártires. Nosotros acompañamos alguna vez a don Carlos en esta Romería. 



La señorita limeña, Margarita Callirgos Merino de 84 años de edad a la fecha, recuerda haber escuchado decir a su padre, Sergio Elicer Callirgos Rendón, pequeño vecino de Lima en los años de la ocupación, que cuando niño vio, en una plazuela a las afueras de Lima, sin duda la de La Salud, una multitud expectante; se acercó al grupo y aprovechando su corta estatura, se deslizó entre las piernas del gentío hasta llegar a la primera fila, desde allí observó como un hombre, parado frente a un pelotón de soldados, gritaba "...muero por mi Patria y por no delatar a un amigo...", cayendo después herido de muerte. 

En la recopilación de "Curiosidades Limeñas" publicado en 1974, don Ernesto Ascher F. rescata el caso que nos ocupa y es, hasta donde tenemos conocimiento, el primero en hacerlo público; don Ernesto, acucioso investigador, muestra la fotografía que reproducimos y sitúa la Plaza de La Salud a las afueras de Lima, basado de seguro en los escritos de don José Gálvez editados en 1945 bajo el título de "Calles de Lima y meses de año" , afirma además que en ese lugar existía una "casa de citas" convertida en centro de operaciones de los peruanos que se resistían a la ocupación enemiga. 
 

Desgraciadamente todas estas informaciones adolecían de fuente documental, vale decir que este capítulo de nuestra historia estaba, hasta hoy, en la categoría de "tradición oral". Por lo tanto, para los historiadores académicos, el episodio no pasaba de ser una anécdota poco probable. Lo cierto es que, pese a ello, la pequeña Cruz de madera que hasta hoy existe, fue colocada en el paredón de fusilamiento poco después de 1884, que los limeños rendían en ese lugar homenaje a sus mártires y por último, que cuando el progreso arquitectónico de "esta Lima que se va", ordenó derrumbar el inopinado patíbulo y construir en esa área un moderno edificio, los constructores respetaron la burda y conmovedora Cruz, símbolo de la Resistencia de nuestro pueblo, anatema a la crueldad del invasor, que permanece en su lugar, no con igual entorno pero incólume, enorme en su pequeñez, haciendo las veces de emblema de un Santo Oficio Patriótico que no olvida, que no puede ni debe olvidar. 

Buscamos incansablemente la comprobación de estos testimonios producto de la tradición oral y un texto apropiado para retratar con exactitud aquellos sucesos, difícil tarea, Patricio Lynch Zaldívar, ejecutor de estas acciones, nos dio la solución para ambos problemas; el cobrador de los "cupos de guerra" en el Norte del Perú, el director de los saqueos e incendio de los pueblos y haciendas ribereñas de la costa peruana, dice así en sus "Primeras Memorias", publicadas en Lima en 1882, Tomo I página 251: 


"... En la mañana del veinte de Julio fueron asaltados en la plazuela de la "Salud" dos soldados del Regimiento de Artillería, resultando uno de ellos muerto i el otro herido. Puesto el hecho en conocimiento de varios chilenos que se encontraban próximos al lugar indicado, fueron aprehendidos muchos vecinos y transeúntes que podían dar noticias del crimen. Después de tomadas las declaraciones, resultaron complicados cinco individuos, de los cuales los de mayor grado de culpabilidad no pudieron ser habidos. De los tres restantes se sorteó uno i fué pasado por las armas el día veinticinco en la misma plazuela de la <>... " (sic.) 

Probado está que allí se fusiló a un patriota. Probado está que se le condenó en base a testimonios obviamente parciales. Es evidente que las características del lugar y su cercanía al Cuartel de las tropas de ocupación, hacían de él un ámbito apropiado para cadalso, Todo esto queda claramente establecido por el mismo Lynch que en sus "Memorias", reclama la autoría del hecho y lo hace de oficial y público conocimiento. 

Pero no es del caso filosofar sobre la validez de las fuentes de la historia; reclamamos el homenaje del recuerdo, para aquellos escogidos a los que la Patria les otorgó la gracia de morir por Ella. rrs. 

 

Nota WAR BOOK:

Actualmente, la Cruz fue retirada cuando se instaló en ese edificio Aero Continente, que esperemos tome cartas en el asunto ahora que tanto apela al Nacionalismo.
 

Warbook (c) 18/03/2003

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Revolución Americana: La incertidumbre y accidentalidad del patriotismo

Los Patriotas Accidentales
Muchos estadounidenses podrían haber ido en cualquier sentido durante la Revolución.



Una historieta 1774, publicada en Londres, muestra las figuras británicas que forzaban el té en una figura femenina que representaba América. Biblioteca del congreso

CAITLIN FITZ - The Atlantic


Es la vida o la muerte para América, la gente te lo dice. Los debates enojados sobre los impuestos, la religión y las relaciones raciales inflaman a los periódicos. Todo el mundo está hablando de política: su cónyuge, su hija adolescente, su jefe, su tendero. Los vecinos te miran sospechosamente, presionándote para comprar local. Las muchedumbres enojadas se reúnen, olor a alcohol y violencia amenazante; Sus líderes guiñan el ojo, seguros de que los fines justifican los medios. Las tiendas se han vendido de armas.

Es 1775 en las colonias americanas de Gran Bretaña. ¿De qué lado está usted?

Lea dos nuevos libros sobre la revolución: La revolución en color: el mundo de John Singleton Copley y las revoluciones americanas de Alan Taylor: una historia continental, 1750-1804, de Jane Kamensky, y usted se sorprenderá al descubrir que no sabe a quién Para el enraizamiento. Es decir, se sentirá como un típico colonizador en la era revolucionaria, lleno de dudas y sospechas de ambos lados. En las familias que dirigen la historia de Kamensky, ya lo largo de las lejanas fronteras que Taylor tensa en su síntesis, el empoderamiento y la alegría se rivalizan con el horror y la vacilación frente a una causa incierta.

El pintor John Singleton Copley era "un hombre puntiagudo, ansioso, criado pobre en un lugar puntiagudo, ansioso": Boston colonial, donde el teatro era un tabú y el baile polémico. Hijo tartamudo de un tabacalero viudo y con poca fortuna, creció para pintar patriotas americanos preeminentes y reyes británicos; Su renombre, como sus simpatías, cabalgaban el Nuevo Mundo y el Viejo. Incluso conoció a George III después de hacer su camino en 1774 a Gran Bretaña, donde se hizo conocido como un alpinista social auto-promotora que trató demasiado duro. Pero la habilidad de Copley era indiscutible, al menos hasta que el plomo de una vida de pigmentos pareció acelerar su declive. En su apogeo, pintó agua que azotó, vestidos que brillaban, y ojos que emotaron. Con lienzo y pintura, capturó la vida y la pasión.

Kamensky, un historiador de Harvard, maneja una hazaña similar en su cuarto libro sobre Boston y sus alrededores, un relato que merece ser llamado, como lo hace la mejor obra de Copley, "un tour de force sensorial". Dormido con el sonido de las drizas y se despertó con los gritos de los marineros y los vendedores ambulantes y las prostitutas que caminaban de regreso a casa de las tabernas para dormir. "Como un adolescente, trabajó en la larga luz del verano en la que los pintores entonces, como ahora, Progresó con una velocidad asombrosa. Las manos que parecían cera de velas en 1753 (cuando tenía 15 años) se convirtieron en manos de carne y sangre y movimiento en 1754.

Un colono típico en la era revolucionaria estaba lleno de dudas y sospechas de ambos lados.
Emprendedor, metódico, e inclinado al perfeccionismo, Copley parece primeramente un ejemplo temprano del hombre hecho a sí mismo, forjando su propia manera con el trabajo duro y la sobriedad calculada. En una época en que los pintores coloniales más prometedores se apresuraron a estudiar con los maestros en las capitales artísticas de Europa, Copley permaneció en la provincia de Boston. Pintó retratos de hombres y mujeres que no estaban lo suficientemente cultos como para apreciar las más augustas pinturas históricas y alegóricas que convirtieron cabezas en Londres y Roma. Los grandes artistas Benjamin West y Joshua Reynolds le imploraron que viniera a aprender lo que "no se puede comunicar con palabras", como dijo West. Pero Inglaterra era cara y Copley era una persona casera, así que durante años rechazó la invitación. En cambio, West, Reynolds y otros conocidos epistolares le enviaron consejos fortuitos ya menudo de segunda mano a través de un correo transatlántico. Estaba tan ocupado lanzando su carrera - "Debo trabajar como un castor", escribió más tarde - que no se casó hasta que cumplió 31 años, seis años más que la mayoría de los hombres de Boston cuando se casaron.

Pero si Copley era en gran parte autodidacta, no era auto-hecho. Para Kamensky, su historia expone los límites de la autonomía individual en un momento en que la mayoría de los colonos echan su suerte con parientes y vecinos. En una época en que los esposos controlaban legalmente a sus esposas, la trayectoria de vida de Copley fue profundamente moldeada por su esposa -y especialmente por sus suegros- para bien y para mal, hasta que la muerte les separó.

Copley se casó con Susanna "Sukey" Clarke en noviembre de 1769, una unión de verdadero amor y lógica financiera. La política no figuraba en el partido. Aunque Copley había marchado con los Hijos de la Libertad varios meses antes, parecía preocuparse menos por los nuevos impuestos del Parlamento que por si a los críticos europeos les gustaba su arte. Instintivamente cauteloso y obsesivamente organizado, no podía empezar a pintar hasta que cada último trapo y trozo de pastel se escondía, todos los colores se combinaban perfectamente en su paleta. Como muchos de sus contemporáneos, anhelaba libertad y orden. El rugido lleno de humo de la revolución no tenía atractivo.

Pero los matrimonios toman sus propias vidas, escribe Kamensky, y los recién casados ​​políticamente agnósticos pronto encontraron su unión definida por una crisis imperial que habían anhelado evitar. El padre de Sukey, uno de los comerciantes más ricos de Boston, había contratado para vender parte del envío de té que estaba a punto de llegar a fines de 1773. No quería devolverlo a Inglaterra. Una multitud atacó su almacén y otro atacó su casa. En el momento en que otra multitud dejó el té en el puerto de Boston un mes después y se lanzó como un virtuoso defensor de "El Pueblo", el padre de Sukey había huido a una guarnición británica para su protección.

¿Qué tiene que hacer un yerno-y un tibio Hijo de la Libertad? Copley finalmente navegó por Europa, en parte para perfeccionar su arte, y en parte porque Boston se estaba convirtiendo en demasiado peligroso para los cautelosos y la cabeza fría, especialmente cuando el coolheaded parecía culpable por asociación. Nunca volvió a América. En cambio, murió en Inglaterra entre realistas y leales. Su ambivalencia con respecto a la guerra persistió, pero después de casarse con la hija de un comerciante de té, Copley -que había luchado para mantener a su madre y medio hermano desde la adolescencia- no sentía otra opción que conformarse con sus buenos suegros.

Nótese esas palabras: Copley sintió poca elección. Como Kamensky enfatiza, Copley no eligió a los lados tanto como los lados, él creyó, "lo eligieron." En el siglo XVIII, las nociones de la agencia individual - de la auténtica autonomía y de los arrancadores rápidamente arrancados - estaban empezando a arraigar. (La autobiografía de Benjamin Franklin, una guía para el móvil ascendente, no fue publicada hasta la década de 1790.) Si Copley se hubiera casado con otro, podría haber pasado los años de la posguerra pintando a los revolucionarios norteamericanos, no a las princesas británicas.

Lejos de ser un partidario nacido, Copley podría haber ido en cualquier dirección. El gran logro de Kamensky es dejar a los lectores atraídos por diferentes audiencias, demandas y alianzas políticas junto con él. Es probable que comparta el suspense del joven pintor colonial en 1766 mientras espera el veredicto de los cosmopolitas londinenses en su primer trabajo importante, Un niño con una ardilla voladora, un retrato dulcemente sensible de su medio hermano que captura la esperanza y el anhelo de un Jóvenes en la cúspide de la edad adulta. Su exaltación cuando las críticas elogiosas caen es contagiosa, pero ¿cómo se atreve un crítico a llamar la pintura demasiado "lineal"? Con la política como con la pintura: cuando Copley se dirige a la multitud rechazando el té como el intermediario de su suegro en 1773, no te sorprendas si te sientes aterrorizado de que Sam Adams y su furiosa multitud puedan triunfar.

Más allá de la extraordinaria trayectoria de copley, desde la ripia de Boston hasta la georgiana de Londres, la Revolución se desarrolló, por supuesto, sobre un lienzo geográfico más amplio. Se originó no sólo entre los urbanos de la costa este que detestó los nuevos impuestos del Parlamento británico, sino también entre los colonos de backcountry que odiaron nuevas restricciones en el asentamiento trans-Apalache. Sus ramificaciones se extendieron profundamente en América del Norte. En todas partes, como lo demuestra el relato autoritario de Alan Taylor, la guerra parecía tan nudosa como en Boston.

O incluso más nudoso. En vísperas de la Revolución, alrededor del 11 por ciento de los contribuyentes varones de Boston poseían esclavos; Los Copleys tenían varios. Más al sur, los números sólo crecieron, y Taylor -un historiador de la Universidad de Virginia- enfatiza que muchos maestros estaban luchando por la libertad de esclavizar. En 1772, el más alto tribunal de Inglaterra implicaba que los esclavos coloniales que llegaban a Inglaterra se liberaran. La decisión no se refería a las personas esclavizadas en las colonias, pero sugería que Inglaterra era el verdadero bastión de la libertad, y hacía que el poder imperial amenazara aún más a los colonos que ya estaban alarmados por los impuestos sin representación. Después de todo, un parlamento que podría cobrar impuestos a los colonos también podría liberar a sus esclavos. Durante la guerra, los oficiales reales -en un movimiento significaron más para marcar un punto que para avanzar en una agenda antiesclavista- ayudaron a liberar a miles de esclavos del sur que habían huido de sus amos patriotas por las líneas británicas. A cambio, Taylor observa, "los patriotas reunieron el apoyo popular al asociar a los británicos con esclavos, bandidos e indios".


Norton
La Revolución estaba tan racialmente cargada en Occidente, y tan violenta. En 1763, financiera y territorialmente sobrecargada después de la Guerra de los Siete Años, Gran Bretaña había tratado de frenar el derramamiento de sangre de la frontera al prohibir el asentamiento colonial al oeste de los Apalaches, donde gobernaban los nativos. Los colonos protestaron que Gran Bretaña estaba favoreciendo a los indios sobre sus propios blancos sujetos, y cuando la revolución estalló, escribe Taylor, la confusión de la frontera se volvió "anárquica" mientras que algunos americanos crecieron "genocidas." Las ciudades coloniales y indias fueron quemadas a cenizas, Pelados, cráneos destrozados. Entre los iroqueses en lo que ahora es Nueva York, George Washington ganó el nombre de Hanodagonyes, o "Town Destroyer"; El padre de un país había ordenado la devastación de otro. La Paz de París de 1783 sólo trajo caos continuo, mientras los estadounidenses comenzaban a ocupar su recién ganado territorio occidental y los nativos confederados en respuesta.


Los indios americanos no eran los únicos vecinos que amenazaban a los jóvenes Estados Unidos. Canadá británico y Luisiana hispana cortejaron la lealtad de los estadounidenses ofreciendo de diversas maneras tierras más baratas, mejor comercio y, sorprendentemente, impuestos más bajos. La atención de Taylor a las lealtades conflictivas de la frontera hace eco a la perspectiva noreste de Kamensky: El nacionalismo americano temprano era una obra en progreso, no algo que los revolucionarios y los fundadores osaron tomar para concedido.

A mediados de la década de 1780, la confederación de estados de Estados Unidos estaba peligrosamente cerca de desmembrarse, mientras que la confederación india estaba creciendo. Para muchos espectadores en toda América del Norte y Europa, Estados Unidos parecía destinado a la derrota, incluso después de que la Constitución impulsó el poder federal. El poderoso imperio británico no había sido capaz de controlar el país interior, así que ¿cómo se supone que una república no probada y pobre en efectivo debería manejar el desafío?

La solución fue tan brutal como la guerra misma, pero funcionó. En vez de tratar de obligar a la obediencia en Occidente, como los británicos habían intentado con la Proclamación de 1763, el gobierno de los Estados Unidos finalmente trató de ganar la lealtad de los occidentales ayudándoles a desposeer a los nativos. Integrando décadas de becas, Taylor concluye su ambiciosa historia continental con la presidencia de Thomas Jefferson, que ayudó a transformar el tempestuoso Oeste de una maldición nacional en una bendición nacional, una fuente de ingresos y votos y poder geopolítico (al menos hasta 1861, cuando el destino de La esclavitud en Occidente provocó otra guerra más grande).

En la época de las revoluciones de Taylor, abundan las manos sucias (y no sólo figuradamente: los patriotas mancharon los hogares de los leales y las bocas con heces). Ni Taylor ni Kamensky dedican mucho espacio a la historia intelectual de alto nivel que solía dominar la erudición sobre la Revolución. Si bien reconocen el conflicto ideológico abstracto, se centran sobre todo en conflictos de intereses transversales -entre importadores y boycotters; Especuladores y ocupantes ilegales; Acreedores y deudores; Evangélicos y estacionarios; Amos y esclavos; Americanos y pueblos nativos; Los que querían la estabilidad y las armas que estaban dispuestos a arriesgar la familia, el hogar y la vida en una guerra incierta contra una superpotencia global. Taylor se une a Kamensky al notar que la mayoría de los colonos simplemente seguían a amigos y familiares, incómodos con la noción de agencia individual. Muchos trataron de mantenerse vivos manteniéndose flexibles y cambiando de lado "con las circunstancias de cada día", como lamenta Thomas Paine.

Copley e innumerables de sus contemporáneos llamaban a la Revolución una "guerra civil", agonizantemente consciente de las divisiones y destrucción que sembró. Mucho de bueno tendría que resultar si el calvario nunca iba a ser justificado. Los patriotas utilizaban precisamente esa lógica utilitaria, argumentando que a veces hay que sacrificar unos pocos para salvar a los muchos. "No se nos permite vacilar un momento", dijo un patriota en defensa de la turba que había destruido la casa del suegro de Copley. "De dos males menos el menor." O evitar la elección por completo; Para muchos colonos, bajo la presión de las circunstancias, que parecía el plan más seguro.

El bien surgió del mal, enfatiza Taylor, como sucede a veces en el curso de los acontecimientos humanos. En el aparentemente más meritocrático orden de posguerra, los blancos comunes podían reivindicar más respeto y derechos políticos de los que antes gozaban. Taylor concluye que "establecieron ideales por los que luchar". La lucha para acabar con la esclavitud y la misión de asegurar los derechos de las mujeres invocó directamente el lenguaje altanero de la Declaración de Independencia. Pero esos movimientos polémicos no estaban predestinados, y como señala Taylor, las fuerzas pro esclavistas también convocaron el legado revolucionario.

La historia, dicen, pertenece a los vencedores. El pensamiento estadounidense contemporáneo acerca de la Revolución tiende a celebrar lo que se ganó: la independencia política, el gobierno republicano, una agitada retórica de la igualdad y, quizás de manera indirecta pero visceral, nosotros. Pero al resucitar la ambigüedad ética del conflicto, Taylor y Kamensky invitan a los estadounidenses a identificarse con los perdedores, y eso es un triunfo.