Mostrando entradas con la etiqueta OLP. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta OLP. Mostrar todas las entradas

martes, 23 de mayo de 2017

G6D: 50 años de la victoria israelí

Seis días de guerra, 50 años de ocupación
Israel sigue ocupando tierras palestinas 50 años después de su guerra de seis días
Israel se ha vuelto poderoso y rico, pero no ha encontrado la paz con los palestinos-ni con sí mismo, dice Anton La Guardia

The Economist



EN EL PRINCIPIO destruyeron la fuerza aérea de Egipto en el suelo y derribaron los aviones de Jordania, Irak y Siria. Eso fue el lunes. Luego rompieron las masivas defensas de Egipto en el Sinaí. Eso fue el martes. Luego, tomaron la antigua ciudad de Jerusalén y oraron. Eso fue miércoles. Luego llegaron al Canal de Suez. Eso fue jueves. Ascendieron los Altos del Golán. Eso fue viernes. Luego tomaron los picos que daban a la llanura de Damasco. Por la noche, el mundo declaró un alto el fuego. Eso fue sábado. Y el séptimo día descansaron los soldados de Israel.

En sólo seis días de lucha en junio de 1967, Israel creó un nuevo Oriente Medio. Tan rápida y repentina fue su victoria sobre los ejércitos árabes circundantes que algunos vieron la mano de Dios. Muchos habían temido otro Holocausto. En cambio, Israel se convirtió en el mayor poder de la región. El himno de Naomi Shemer, "Jerusalén de Oro", adquirió nuevas líneas después de la guerra: "Hemos regresado a las cisternas / Al mercado y al mercado / Un shofar llama al Monte del Templo en el Viejo Ciudad."
Este es un año de grandes aniversarios en Israel: 120 años desde el Primer Congreso Sionista en Basilea; 100 años desde que la Declaración Balfour prometió a los judíos un hogar nacional; Y 70 años desde que la ONU propuso dividir Palestina en un estado judío y un estado árabe. Pero la conmemoración del medio siglo desde la guerra de seis días será la más intensa.

Este informe especial examinará el legado de ese conflicto. Los territorios que Israel capturó son el tema definitorio de su política y sus relaciones con el mundo; También están en el corazón de los sueños palestinos de la independencia. La guerra de seis días fue la última victoria militar absoluta para Israel y el inicio de una transición de las guerras existenciales contra los Estados árabes, que siempre ganó, para enervar las campañas contra las milicias no estatales que nunca podría borrar. La amenaza de invasión a través de sus fronteras ha desaparecido, pero la violencia dentro de ellos es incesante.

En 1967 las armas occidentales golpearon decisivamente a los soviéticos. Mientras Estados Unidos se alía firmemente con Israel, las divisiones de la guerra fría superaron el conflicto árabe-israelí. Y cuando Charles de Gaulle cambió de lado para alinear a Francia con los árabes en 1968, prohibiendo las ventas de armas a Israel (especialmente de los jets Mirage), sin querer sentó las bases para la floreciente industria de alta tecnología de Israel. Hoy en día es Francia quien compra aviones no tripulados desde Israel.

El asediado refugio de los judíos se convirtió en un mini-imperio, gobernando a millones de palestinos. Fue, en muchos aspectos, una conquista improvisada, "El Imperio Accidental" (el título de un libro de Gershom Gorenberg), pero que ha sufrido. La guerra despertó el irredentismo palestino y el fanatismo israelí, y añadió el intratable poder de la religión a las fuerzas del nacionalismo. El muro que dividió Jerusalén se ha ido, pero Israel ha erigido muchas más barreras que atomizan a la sociedad palestina. Los israelíes se han enriquecido, lo que hace que la miseria de los palestinos sea aún más inquietante. Al unir la antigua tierra de Israel, la victoria ha dividido al pueblo de Israel y ha dilapidado su democracia.




Casamiento a la fuerza

Ese embriagador día de junio de 1967, cuando Levi Eshkol, entonces primer ministro de Israel, escuchó noticias de la captura de Jerusalén, dijo a los colegas del partido: "Nos han dado una buena dote, pero viene con una novia que no nos gusta. Sus palabras resultaron más prescientes de lo que él imaginaba.

Los viejos soldados israelíes todavía cuentan sus historias de la guerra día a día, colina por cuesta. Reuven Gal era comandante de pelotón en la Brigada de Jerusalén, una unidad de reservistas de la ciudad que lucharon al alcance de sus hogares. Después de una batalla para controlar la sede de la ONU el día anterior, el Sr. Gal recuerda avanzar al amanecer del 7 de junio hacia las trincheras jordanas en la colina de Jebel Abu Ghneim. Para su alivio la posición había sido abandonada. Mientras sus hombres descansaban, oyó la señal de radio de Motta Gur, comandante de los paracaidistas que habían entrado en la ciudad amurallada: "Har habayit beyadeinu" (el Monte del Templo está en nuestras manos). A su alrededor, soldados endurecidos lloraban ante la noticia.
Después de la guerra, los israelíes amaban caminar en las antiguas colinas, redescubriendo Hebrón, Elí, Shiloh y más; Para el Sr. Gal, los judíos "se emborracharon" con euforia al tomar las tierras de su ascendencia bíblica. Y él pensó que después de tal derrota los árabes tendrían que demandar para la paz. Se rompe en una canción de la época: "Mañana, cuando el ejército quitarse sus uniformes / Todo esto vendrá mañana, si no hoy / Y si no mañana, entonces al día siguiente."

Pero la paz no llegó. Cada generación de israelíes debe todavía ponerse el uniforme y prepararse para luchar. El Sr. Gal se convirtió en el principal psicólogo del ejército y más tarde en un alto funcionario de seguridad nacional. "Poco sabemos lo que esta victoria militar traería", reflexiona. "Las celebraciones fueron el comienzo de la tragedia de la ocupación. Ha tenido un tremendo impacto en nuestra moralidad, democracia, las almas de nuestros hijos y la pureza de las armas [la moralidad del uso de la fuerza] ".

Los palestinos, por su parte, hablan de su consternación de cómo las tropas jordanas abandonaron la Ciudad Vieja de Jerusalén con apenas una pelea y de su sorpresa al descubrir que los vehículos blindados que rumbo a la ciudad no eran refuerzos iraquíes sino israelíes. En el borde del barrio judío de la ciudad amurallada, Abu Munir al-Mughrabi vive en un pequeño apartamento de un dormitorio que es un museo provisional a la pérdida de la Jerusalén árabe. En su pared de fotos de la ciudad, uno lo muestra como un joven de 25 años con un traje, de pie en medio de los escombros de su barrio, el Barrio de Mughrabi. Fue demolido por Israel inmediatamente después de la captura de la Ciudad Vieja, convirtiendo el callejón frente al Muro Occidental, el lugar más importante de la oración judía, en la amplia plaza que es hoy. Él levanta su mapa dibujado a mano de los edificios desaparecidos y una lista de las 138 familias que fueron despejadas.




Abu Munir había estado en Ammán cuando estalló la guerra. Se deslizó de nuevo a través de la frontera para llegar a Jerusalén justo cuando su casa estaba siendo derribada. Durante un tiempo contrabandeó gente de y hacia Jordania. También contrabandeó armas para Fatah, luego un movimiento militante ascendente, y pasó tiempo en la cárcel.

Su historia ilustra un cambio de mentalidad por parte de los palestinos. En la guerra de 1947-48, cuando Israel fue establecido, los palestinos huyeron o fueron expulsados ​​en masa. Cientos de pueblos fueron destruidos. Por el contrario, en 1967 la mayoría se quedó. "Tuvimos suerte de que fuimos derrotados tan rápido y tan masivamente", dice Ali Jarbawi, ahora profesor de ciencias políticas en Birzeit, una universidad palestina en Cisjordania. "Israel no tuvo tiempo de echarnos."

También hubo algunos beneficios inesperados: los palestinos de la Ribera Occidental, que habían sido anexados por Jordania, renovaron los lazos con los palestinos de Haifa y Jaffa, que habían formado parte de Israel después de 1948; Y de Gaza, que había sido ocupada por Egipto. "El sentimiento nacional palestino resurgió debido a la ocupación", dice Jarbawi.

Ese sentimiento estalló con la primera intifada palestina en 1987. Hasta entonces los palestinos bajo el dominio israelí habían permanecido en su mayoría plácidos, mientras que la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), dedicada a la expulsión de Israel por la fuerza, llevó a cabo Ataques transfronterizos desde el extranjero. La lucha armada fue, en su mayor parte, un fracaso. La OLP perdió una guerra civil contra el rey Hussein de Jordania en 1970; Emprendió una campaña de terrorismo internacional, incluida la masacre de atletas israelíes en los Juegos Olímpicos de Munich de 1972; Ayudó a precipitar la guerra civil en el Líbano en 1975; Y fue desalojado a Túnez después de la invasión de Israel de 1982.

Por el contrario, la intifada estuvo marcada principalmente por enfrentamientos de lanzamiento de piedras. Desechó la ilusión de que Israel podría mantener los territorios ocupados a un costo pequeño. Los acuerdos de Oslo de 1993 establecieron una Autoridad Palestina autónoma bajo la dirección de Yasser Arafat, el líder de la OLP, que regresó triunfalmente en julio de 1994. Los extremistas de ambos bandos se propusieron destruir el trato con una violencia sin precedentes. Un colono judío mató a 29 palestinos en oración en Hebrón en 1994. Hamas y la Yihad Islámica, ambas facciones islamistas, se embarcaron en una campaña de atentados suicidas. En 1995 un judío de la derecha asesinó al primer ministro, Yitzhak Rabin.

La segunda intifada, precipitada por el fracaso de las conversaciones de paz en Camp David en 2000, involucró armas y bombas. Arafat a menudo parecía tolerar, o incluso alentar, a los militantes. Los israelíes retiraron unilateralmente del Líbano en 2000 y de Gaza en 2005 (después de la muerte de Arafat), y tampoco trajeron paz: Israel luchó contra Hamas y Hizbullah (una milicia libanesa chiíta), que dispararon numerosos cohetes contra Israel.
Las décadas del "proceso de paz" trajeron mucho proceso y poca paz. Para los israelíes, tierra para la paz se convirtió en tierra para los suicidas-bombas y cohetes
Las décadas del "proceso de paz" trajeron mucho proceso y poca paz. Para los israelíes, la tierra para la paz se convirtió en tierra para los suicidas-bombas y cohetes. "La mayoría de la gente siente que la ocupación ya no es nuestra culpa", dice Yossi Klein Halevi del Shalom Hartman Institute, un grupo de expertos. "Salí de la primera intifada como votante laborista. Pero la segunda intifada me movió hacia la derecha ".
Para la mayoría de los palestinos, el acuerdo de Oslo trajo una ocupación peor: más derramamiento de sangre, división interna, pérdida de tierras para los colonos y fragmentación territorial. Los palestinos en estos días viven como refugiados en el mundo árabe; En una prisión abierta en la Franja de Gaza dirigida por Hamas; En un mosaico de enclaves autónomos aislados en Cisjordania dirigidos por la facción nacionalista Fatah; Como "residentes" descuidados de Israel en Jerusalén; Y como ciudadanos de segunda clase que luchan por la igualdad en las fronteras de Israel antes de 1967.

El caos en Oriente Medio desde los levantamientos árabes de 2011 ha endurecido la convicción de Israel de que es demasiado arriesgado abandonar más tierras: ¿qué pasa si Hamas o el Estado Islámico (IS) se apoderan de las colinas de Cisjordania con vistas a las zonas más pobladas de Israel? Israel estuvo cerca de regresar los Altos del Golán en conversaciones de paz con Siria. Ahora que las milicias como Hizbullah, al-Qaeda e IS se han implantado en la frontera, muchos israelíes están agradecidos porque las negociaciones fracasaron. Por su parte, los palestinos sienten que su causa ha sido abandonada por los árabes que en otro tiempo lo tuvieron.

Los encuestadores dicen que la oposición a la idea de paz basada en la creación de un estado palestino junto a Israel es más fuerte entre los jóvenes de ambos lados, los de 18 a 24 años. Sus padres pudieron haber conocido una época sin barreras internas y relaciones cordiales, aunque desiguales, entre árabes y judíos. Hoy en día la mayoría de los jóvenes israelíes y palestinos tienen poco contacto.

La vida en Israel, segura detrás de la pared de seguridad y la mental que dice que "no hay socio para la paz", es más cómoda de lo que ha sido durante la mayor parte de la corta vida del país. La seguridad ha mejorado, por ahora. La economía está en auge. Y a medida que su política se vuelve más chauvinista, su sociedad se abre de otras maneras. Los ciudadanos árabes de Israel, que vivieron bajo la ley marcial hasta 1966, se están integrando cada vez más económicamente. En Jerusalén, algunos judíos y árabes se desafían en el backgammon y bailan el dabke palestino. La música israelí está redescubriendo los ritmos y tonos del Oriente. El ejército da la bienvenida a mujeres y gays, a pesar de las objeciones de algunos rabinos. Los viejos conflictos sobre la observancia del sábado son, en su mayor parte, cosa del pasado. Incluso en Jerusalén, han surgido islas de secularismo.
Visita las playas o los pulsantes bares de Tel Aviv, comiendo gambas tailandesas no kosher, discutiendo el último algoritmo y viendo la hermosa juventud a la deriva, y te imaginas en California. Cincuenta años después de 1967, se ha vuelto demasiado fácil para Israel olvidar que, a un corto trayecto en coche, la ocupación de los palestinos se ha vuelto casi permanente.

sábado, 2 de marzo de 2013

Medio Oriente: Operación Primavera de Juventud

Operación Primavera de Juventud
La incursión israelí en el Líbano de 1973 

Coordenadas: 33.9° N 35.53° E  


Operación Primavera de Juventud: Parte de la Operación Ira de Dios 
Fecha 9 al 10 abril, 1973 
Ubicación Beirut y Sidón, Líbano 
Resultados: Las fuerzas especiales de las FDI lograron su objetivo 

Tte. Gral. Ehud Barak
Los beligerantes 
Israel 
- Sayeret Matkal 
- Shayetet 13 
- Sayeret Tzanhanim 
OLP 
Muertes y pérdidas 
Israel: 2 muertos 
OLP: 
-12 a 100 muertos 
-Tres víctimas civiles 

Operación Ira de Dios 
La incursión israelí en el Líbano 1973 (conocida como la Operación Primavera de la Juventud, que formaba parte de la Operación Cólera de Dios) se llevó a cabo en la noche del 9 de abril y la madrugada del 10 de abril de 1973, cuando unidades de las Fuerzas de Defensa de Israel de las fuerzas especiales atacaron varios objetivos de la Organización de Liberación Palestina (OLP) en Beirut y Sidón, Líbano. [1] 

La operación es generalmente considerado como parte de la represalia por la masacre de Munich en los Juegos Olímpicos de Verano en 1972 [2]. 

Las fuerzas israelíes Sayeret Matkal llegaron a las playas libanesas en botes Zodiac lanzados desde buques lanzamisiles en alta mar. Agentes del Mossad esperaban a las fuerzas en las playas con coches alquilados el día anterior, y luego se dirigieron a sus objetivos y luego de nuevo a las playas para la extracción. 

Durante la operación, tres de los líderes de la OLP de más alto nivel, sorprendidos en su casa, fueron asesinados, junto con otros militantes de la OLP (informes del número real de muertos alcance de hasta 100) [no confirmada]. Varios agentes de seguridad libaneses y vecinos civiles también murieron. Dos soldados israelíes fueron muertos. 



Objetivo principal 
El objetivo principal era un par de edificios de siete pisos en el barrio de moda de Verdun, en Beirut occidental. Estos edificios eran viviendas para las familias británicas e italianas, entre otras familias árabes. El edificio albergaba a Muhammad Youssef Al-Najjar (Abu Youssef). El segundo edificio de siete pisos, estaba en el lado opuesto de la carretera y era residencial. Había dos objetivos en este edificio, Kamal Adwan y Kamal Nasser. 

El equipo que ataca el objetivo se basó principalmente en comandos Sayeret Matkal, dirigido por el entonces comandante de la unidad de Ehud Barak. (Barak más tarde se convirtió en jefe del Estado Mayor de las FDI y, posteriormente, en primer ministro). El equipo atacante también incluía a Yonatan Netanyahu, quien se convirtió en comandante de la unidad dos años más tarde y se hizo conocido por dirigir la operación de rescate de rehenes en Entebbe en el que fue asesinado. El equipo se acercó a los edificios disfrazados de civiles y las parejas. (Barak iba disfrazado de mujer morena) [3] En el edificio, el equipo mató a tres líderes de la OLP y el Septiembre Negro: 

-Muhammad Youssef Al-Najjar (Abu Youssef) - un líder de operaciones en el grupo terrorista Septiembre Negro, el grupo responsable de la masacre de Munich en 1972. También fue un veterano de la OLP, que antes la cabeza de las ramas de Fatah libanés, director de la organización Fatah de inteligencia interna. Su último derechos se jefe del departamento político de la OLP y uno de los diputados de Yasser Arafat (tercero en la línea del liderazgo de Fatah). 
-Kamal Adwan - un jefe de las operaciones de la OLP, responsables de actividades terroristas armados contra Israel en la Ribera Occidental y la Franja de Gaza. 
-Kamal Nasser - Poeta, portavoz de la OLP y miembro del Comité Ejecutivo de la OLP [4]. 

Durante la operación, otras cuatro personas murieron: una mujer italiana que vivía en el edificio, la esposa de Abu Youssef, y dos agentes de la policía libanesa. 

Los objetivos secundarios 
Un objetivo cercano separado era un edificio de varios pisos que albergaba a los militantes del Frente Popular para la Liberación de Palestina. El equipo israelí con 14 comandos, principalmente comandos paracaidistas Sayeret Tzanhanim liderado por Amnon Lipkin-Shahak, quien más tarde sucedió Barak como jefe del Estado Mayor de las FDI. El equipo israelí se reunió una fuerte resistencia desde el principio, y dos de sus soldados murieron. A pesar de esta resistencia, la fuerza fue capaz de bombardear el edificio. Lipkin-Shahak también fue condecorado por su valentía por su conducta en esta operación. 

Cultura popular 
La Operación Primavera de Juventud fue representada en la película Munich de Steven Spielberg (2005). Debajo se reproduce la película completa. La escena en cuestión se inicia a la 1h 9m 53s y concluye a la 1h 16m 27s.



Referencias 
1. J. Bowyer Bell, Irving Louis Horowitz (2005) Assassin: Theory and Practice of Political Violence, pp137, Transaction Publishers, ISBN 1-4128-0509-0 Retrieved 2010 May 4 
2. Maslin, Janet (2005-12-15). "A Massacre in Munich, and What Came After". The New York Times. Retrieved 2010-04-20. 
3. Jean Genet, Prisoner of Love. London: Pan Books, 1989. ISBN 0330 29962 X. pp. 157-161. Describe a los atacantes que mataron a Kamal Adwan como: 'dos hippies que hablaban inglés con pelo muy enrulado ...sus brazos alrededor de sus cuellos, riéndose e intercambiando besos... Los guardias gritaron insultos hacia estos dos maricas deshinibidos... etc'. 
4. Alan Hart, Arafat, terrorist or peacemaker?. London: Sidgwick & Jackson, 1984. ISBN 978-0-283-99008-3. pp. 361-363. Citando a Abu Iyad sobre el asesinato de Kamal Nasser: 'Dado que Kamal era nuestro portavoz lo liquidaron rociándole balas alrededor de la boca. Y antes de irse los israelíes le dejaron en la cama como si estuviese colgando de una cruz.' [Nasser era cristiano]. 


Enlaces externos 
-Bregman, Ahron (2002). Israel's Wars: A History Since 1947. London: Routledge. ISBN 0-415-28716-2 
-"Jewish Virtual Library": Detalla el punto de vista israelí y relatos de testigos 
-"Journal of Counterterrorism & Security International": Incluye material de antecedentes de la Masacre de las Olimpíadas de 1972 en Munich y la caza de Israel de sus perpetradores. 
-Simon, Bob. "An Eye For An Eye: Should The U.S. Use This As A Model?", CBS News, 21 November 2001. Incluye breves testimonios de Barak y la hija de Adwan. 
-"Encyclopedia of the Palestine Problem": Historia de las operaciones de las FDI vs. Palestinos desde una perspectiva palestina, incluyendo esta operación.


Wikipedia