Mostrando entradas con la etiqueta tanque. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta tanque. Mostrar todas las entradas

lunes, 9 de octubre de 2017

PGM: El Mark IV británico




Los subsiguientes tanques ingleses Mark IV (modelo 4) 

El 19 de setiembre de 1916 –cuatro días después que los primeros tanques hayan entrado en acción- el comandante en jefe británico, Mariscal Sir Douglas Haig, emitió una orden de 1.000 tanques adicionales a ser fabricados inmediatamente. (Esta orden fue rescindida 3 semanas después por el Consejo del Ejército, pero inmediatamente vuelta a poner en vigencia por el Sr. Lloyd George, Ministro de Estado para la Guerra, que tenía más visión de futuro). Se habían revelado numerosas fallas en los tanques Mark 1 y se deseaba que haya mejoras de diseño para eliminar dichas fallas antes de entrar en la producción en masa de los 1.000 nuevos tanques. Mientras tanto se fabricarían unos 100 tanques con el mismo diseño a ser empleados solo como vehículos de entrenamiento.

Estos modelos “intermedios” fueron denominados Mark II y III respectivamente.



Los primeros de los tanques de nuevo diseño, el Mark IV (de nuevo principalmente fruto del trabajo del Mayor W.G. Wilson en equipo con Tritton de William Foster & Co) fueron entregados al ejército hacia finales de abril de 1917. Aunque superficialmente eran bastante parecidos al Mark 1 y se empleaba el mismo motor y la misma transmisión, incorporaban, sin embargo numerosas modificaciones sugeridas por la experiencia en batalla. El blindaje de protección fue mejorado –aunque el espesor de blindaje máximo de 12 mm permaneció igual, el empleo de chapas de este espesor fue extendido. El armamento fue cambiado del cañón largo de 6 libras (57 mm -40 calibres) que era propenso a dañarse cuando el tanque se empantanaba, a un cañón corto de 6 libras (57 mm -23 calibres de longitud). Fueron montados en troneras modificadas que podían girarse hacia adentro para ser transportados por ferrocarril –en el Mark 1 las troneras tenían que desmontarse, una tarea lenta y pesada-.

Las condiciones de la tripulación fueron mejoradas con la adición de mejores escotillas de salida, mejor configuración de visores y un mejorado sistema de ventilación y enfriamiento. El sistema de alimentación de combustible era ahora por un sistema de vacío, que eliminó la desventaja del sistema de gravedad anterior, que frecuentemente dejaba de operar cuando el tanque se empantanaba. La gasolina se llevaba en un depósito blindado en la parte trasera fuera del casco principal del Mark IV donde había menos riesgo de que se incendie.

El sistema de escape contaba con un silenciador –que no había en los diseños anteriores. Las ruedas de dirección de cola no fueron ya empleadas en el Mark IV.

Se siguió empleando el motor Daimler de 105 hp aunque se sabía que tenía insuficiente potencia, pero se lo mantuvo para simplificar la producción.

Otra modificación en el armamento, que aunque solicitada por el ejército, al final fue un retroceso, fue la introducción de las ametralladoras (en realidad fusiles ametralladoras) Lewis. Esta arma estaba prestando un servicio bueno y fiable con la infantería pero no tuvo éxito en los tanques debido a que su camisa de enfriamiento no podía ser protegida y era muy vulnerable al fuego de las armas portátiles y livianas, además el sistema de enfriamiento de la Lewis absorbía polvo en los ojos del tirador. La ventana de disparo de la Lewis era más fácil de penetrar por proyectiles que la original de la ametralladora Hotchkiss, por lo que en modelos posteriores se reemplazó las Lewis por las probada Hotchkiss.

La orden de producción de los Mark IV –se hicieron un poco mas de los 1.000 solicitados- fue de 1.015 unidades.

Fueron por primera vez empleados en acción en junio de 1917 y para noviembre formaban el grueso del Cuerpo de Tanques durante la batalla de Cambrai –recordada como la primera batalla realmente exitosa para los tanques. Algunos continuaron siendo empleados hasta el final de la guerra, aunque para entonces ya habían sido producidos modelos posteriores con mejor rendimiento mecánico y mayor capacidad de cruce de trincheras.

publico algunas imagens del modelo IV, un esquema de sus partes y fotografias del mismo en accion. La última es de un Mark IV destruído y capturado por los alemanes.




miércoles, 27 de septiembre de 2017

PGM: Cascos y protección de tripulaciones de tanques

Museo del tanque: La máscara facial y el casco de la tripulación del tanque de la Primera Guerra Mundial
War History Online




Se trata de una mascarilla de tripulación del tanque, que se habría emitido a cada miembro de la tripulación de un tanque para proteger su cara y, en particular, sus ojos de los efectos de "splash".

El chapoteo


"Splash" o chapoteo era un aspecto más desagradable e inevitable de la guerra de tanques, provocada cuando las balas de las ametralladoras enemigas golpearon la placa de armadura del tanque. Algunos de los plomos de la bala, salpicados por el exterior de la armadura, penetraron a través de las brechas más pequeñas como gotitas microscópicas de metal fundido, diminutas hendiduras de metal también salían del interior de la armadura del impacto de las balas en el fuera de.


En la carne expuesta era bastante malo, se abría paso bajo la piel y emergía como diminutas manchas negras, pero si alguna de ellas entraba en tus ojos, podría causar un daño incalculable, incluso hasta el punto de dejarte ciego.




Protección

Se supone que la máscara facial te protegería. Estaba hecha de metal cubierto con una delgada capa de cuero en cada lado y se mantuvo en su lugar por cintas, que le ató en la parte posterior de la cabeza.

La máscara se colocó sobre la nariz, los ojos y la boca, y los ojos estaban protegidos por finas placas de metal con ranuras cortadas en ellos para que usted pueda ver a través, mientras que la boca estaba cubierta por una capa de correo de cadena, colgando de la parte inferior del escudo Y diseñado de modo que usted podría tomar una bebida rápida de su recipiente del agua sin tener que quitar la máscara entera.

En la práctica, estas máscaras no eran populares. Hacía calor dentro de un tanque y como su cara sudaba era difícil mantener la máscara en su lugar. Además de lo que era bastante difícil de respirar de todos modos, dentro de un tanque, sin algo apretando en la nariz tantos miembros de la tripulación optó por no usarlos y se arriesgó el daño de 'splash' en su paso.




Casco de cuero


Cuando los tanques aparecieron por primera vez, los hombres recibieron estos cascos de cuero especiales.


Significaba que usted podría golpear su cabeza dentro del tanque y no dolió - demasiado. Sin embargo, hubo un problema al salir. Se decía que el casco parecía más bien un casco de infantería alemana y había casos de hombres de tanques disparados por su propio lado - así que pronto dejaron de usarlos también.

lunes, 14 de agosto de 2017

Historia militar: Un Mark V ruso vuelve a la vida

Tanques reacondicionados



El militarismo puede ser un hobby agradable para unir gente después del trabajo en un lugar como una fábrica de reparación del ferrocarril. Ahora, en vez de entregarse a algo después del trabajo ha hecho que puede ir en su lugar y trabajar en la renovación de unos pocos tanques Mark-V de cien años de viejos.

Los tanques del ejército de Rusia durante la Primera Guerra Mundial y después de que el ejército ruso se ha dividido en dos partes como resultado de la toma de posesión de los Comunistas en 1917 algunos de los tanques quedaron con las unidades que se oponían al régimen comunista, pero no por mucho tiempo - el Ejército Rojo capturó de nuevo a estos monstruos en movimiento y los utilizó durante un tiempo.


Luego, después de la Segunda Guerra Mundial se quedaron oxidándose en algunos pueblos, mientras que algunos entusiastas le prestaron atención en aquellas piezas maravillosas del genio de la de ingeniería del principios del siglo 20 y se decidieron a reparar e instalar como una atracción en la calle de la ciudad para la vista del público en general.





























Fuente



miércoles, 26 de abril de 2017

Arqueología militar: Un T-34 alemán en Estonia



Un T-34 con marcas alemanas en Estonia

Т-34
Las últimas noticias acerca de T-34.
Ha iniciado con éxito el motor diesel no sustituye a ninguna pieza de repuesto.
Han sustituido los rodamientos sólo por rollos de patinaje.
El ensamble del tanque pronto llegará a su final y que estará listo para corridas de prueba.
Está previsto en la temporada siguiente para llevar a los turistas y lo muestran como una exposición de trabajo de nuestro museo.

La información detallada sobre el T-34
Los alemanes han impulsado este tanque en el lago, cuando el combustible se terminó a finales de 1944. Lo ha puesto a una profundidad de 12 metros. Por encima de él había seis metros de turba y sedimentos. Durante dos semanas, los buceadores del club sacaron sedimentos arrastrados de encima del tanque. Cualquier rastro de aceite o aceite sobre el agua se ha ido. Se ha encontrado el tanque de Igor Sedunov en las memorias de los residentes locales. Un estado técnico de los ideales del tanque. El combustible en los tanques esta ausente, y no había aceite en el motor.

Para ver un mapa de un lugar donde se encuentra el tanque.

Mirar en el mapa donde se ha encontrado este tanque 










Fuente

miércoles, 11 de mayo de 2016

SGM: La ciudad factoría de Chelyabinsk/Tankograd

 

Tankograd

A pesar de la bajas colosales en mano de obra, equipo y territorio en el primer año de la guerra, la Unión Soviética se las arregló para movilizar suficientes fuerzas para evacuar cerca de 10 millones de personas desde y hacia una parte más grande empresas industriales al este del país. Durante un corto período de tiempo personal evacuado tuvo que recomenzar la producción militar y la carga general fue hacia la región de Ural. Abundante en minerales, recursos de combustible y de substancias químicas, los Urales, en palabras del académico Komarov, eran una canto meridional que se estiraba paralelo al frente pero separado de él por uno o dos mil kilómetros lo que formaba un cinturón de protección de gran alcance. 

Durante el período temprano de la Segunda Guerra Mundial, la invasión de Alemania a la industrializada Rusia europea amenazó la fuente de materiales de guerra y las instalaciones fabriles. El comité de defensa de la Unión Soviética decidió el traslado de las fábricas necesarias a Siberia. En la ciudad de Chelyabinsk se fusionaron la fábrica de tractores local con la de motores diesel, llegada desde Jarkov y la de tanques Kirov evacuada desde Leningrado; las enormes instalaciones para la producción de armamento le valieron el calificativo de "Tankograd" (ciudad de los tanques). 

  

Tankograd" llegó a producir más de 40 tanques por día de diferentes modelos entre los que destacaba el T-34 que se muestra en este diorama. La historia de cómo cinco millones de personas y miles de industrias pudieron ser trasladadas a Siberia es una asombrosa aventura de la Segunda Guerra Mundial y demuestra hasta qué punto puede llegar la resistencia y moral del ser humano. 
Una de las instalaciones más grandes de defensa de los Urales era la planta de tanques en Chelyabinsk. La ciudad, conocida comúnmente como Tankograd, fue establecida en 1941 por ingenieros y los trabajadores de las instalaciones de Leningrad, de Kharkov y de Chelyabinsk. En primer lugar, Tankograd suministró al frente tanques pesados "KV", que participaron en el machacamiento de fuerzas alemanas en la batalla de Moscú en 1941-42. En el segundo año de la guerra la instalación dominó la producción de tanques medios "T-34" en apenas 33 días y los tanques, altamente maniobrables y muy rápidos, fueron producidos a una escala total. La solución de ingeniería rusa hizo el blindaje del tanque prácticamente impenetrable. La fuerza del blindaje fue registrada en el archivo clasificado de Wehrmacht, que dijo que el disparo de un tanque "T-34" con granadas antitanques era mayormente un fracaso. Cuando eran disparadas desde el flanco, el trabajo decía, las granadas rebotaron del blindaje incluso en una distancia de cientos de metros y la granada antitanques de 37 milímetros era absolutamente inútiles en el alcance cercano. El general alemán Heinz Guderian admitió en los años de guerra que la fuerza soviética de tanques estaba en crecimiento, debido a la producción en masa ininterrumpida del tanque ruso de primera clase "T-34". Los trenes con tanques dejaban Tankograd todo el tiempo, pintados de blanco en invierno, y verde - en verano. Observar los trenes de tanques limitaban a la alegría y la esperanza evocadas en el Oeste del país en los corazones de la gente soviética. Pocos sabían en esos días del esfuerzo deslomador que estaba detrás de la reputación del tanque como monstruo que causaba muertes. Los trabajadores de las instalaciones militares de Ural no salieron de los talleres para el trabajo por días en condiciones que estaban a menudo más allá de la resistencia humana. Y los lugares de los hombres que se habían ido para el frente fueron tomados por las mujeres, ancianos y adolescentes. 

 


En la esperanza de sobrepasar los tanques soviéticos el enemigo diseñó tanques pesados estupendos, que eran conocidos como "Tigres", "Panteras" y "Ferdinands". Para demostrar las capacidades espantosas del nuevo equipo de los alemanes hicieron decir en documentales sobre la invulnerabilidad de sus tanques al fuego soviético de tanque y de artillería.

La inteligencia soviética calculó rápidamente el propósito del "ataque psicológico" y los constructores del tanque de Ural fueron dados instrucciones para probar la falsedad de la propaganda nazi. Poco tiempo después Tankograd suministró una arma autopropulsada de artillería pesada y un nuevo tanque pesado de capacidad desconocida. El arma y el tanque demostraron un funcionamiento notable en la batalla de Kursk en 1943. Su maniobrabilidad y velocidad dieron vuelta a los "Tigres", a las "Panteras" y a los "Ferdinands" alemanes y los convirtieron en montones de chatarra.

De los 6250 tanques que participaron en la captura de Berlín en 1945 la mayoría había venido de Tankograd.

En tributo a la memoria de la gente que forjó la victoria en la frente interno hay un mojón de tanque en Chelyabinsk que sirva un recordatorio omnipresente del heroísmo de la gente que lo hizo y de su potencial machacante en batalla. 





 Historia
La fortaleza Chelyaba, de la cual la ciudad toma su nombre, fue construida en el sitio en 1736, la ciudad fue incorporada a Rusia en 1781. Alrededor de 1900, sirvió como centro para la construcción del Ferrocarril Transiberiano. De acuerdo con estadísticas oficiales la población el 1 de enero de 1913 era de 45.000 habitantes. En las décadas posteriores a la guerra civil finlandesa en 1918, unos 15.000 finlandeses "Rojos" desertaron a la Unión Soviética. La mayoría de ellos fueron trasladados a Chelyabinsk a través de ferrocarril. En 1938, durante las grandes purgas, la mayoría de ellos fueron ejecutados. Su fosa común se encuentra cerca de la mina de oro de la antigua Gora Zolonyi, y hoy tiene un pequeño monumento.
Durante la industrialización soviética de la década de 1930, Chelyabinsk experimentó un rápido crecimiento. Varios establecimientos industriales, incluyendo la Planta de Tractores de Chelyabinsk y la Planta Metalúrgica de Chelyabinsk, se construyeron en este momento. Durante la Segunda Guerra Mundial, Joseph Stalin decidió trasladar gran parte de la producción de las fábricas soviéticas a lugares fuera del camino del avance de los ejércitos alemanes a finales de 1941. Esto trajo nuevas industrias y miles de trabajadores a Chelyabinsk que siguía siendo esencialmente una ciudad pequeña. Varias instalaciones enormes para la producción de tanques T-34 y lanzadores de cohetes Katyusha existieron en Chelyabinsk, que se conoció como "Tankograd" (Ciudad de Tanques). Chelyabinsk fue construido esencialmente a desde cero durante este tiempo. Un pequeño pueblo existía antes de esta, signos del mismo que se puede encontrar en el centro de la ciudad. El S.M. Fábrica de Kirov no. 185 se trasladó aquí desde Leningrado para producir tanques pesados ​​- que fue trasladado a Omsk a partir de 1962.
Chelyabinsk ha tenido una larga asociación (desde 1940) con el máximo secreto la investigación nuclear, aunque esto es más bien aplicable a Óblast de Cheliábinsk en su conjunto, como las instalaciones nucleares como Chelyabinsk-70 (Snezhinsk) son, o fueron, que se encuentra muy lejos de la ciudad. Un accidente nuclear grave se produjo en 1957 en la planta de reprocesamiento de combustible nuclear de Mayak, 150 km al noroeste de la ciudad, lo que causó las muertes en región de Cheliábinsk, pero no en la ciudad. La provincia estaba cerrada a los extranjeros hasta 1992.
La ciudad está situada en la parte norte-occidental de Óblast, 210 km al sur de la ciudad de Ekaterinburgo.

Chelyabinsk actualmente es uno de los mayores centros industriales de Rusia. Predomina la industria pesada, especialmente la metalurgia y la maquinaria militar, en particular el Metalúrgica Combinada Chelyabinsk (CMK, ChMK), Planta de Tractores Chelyabinsk (CTZ, Chtz), Planta de electrodos Chelyabinsk (CHEZ), Planta de tubos rodantes Chelyabinsk (ChTPZ) y la Forja Chelyabinsk y Planta de Prensa (ChKPZ).
Chelyabinsk también cuenta con varias plantas de la electrónica, incluyendo Metran, Polet y Electromashina Zavod, que sirven tanto a las necesidades militares y civiles. 



Por Javier Ordoñez y Lyubov Tsarevskaya 
Enlace al original
Wikipedia

sábado, 23 de enero de 2016

Reconstruyen un legendario T-35 soviético

Rusia recrea un símbolo del poder militar de la URSS: el tanque T-35



Rusia recrea un símbolo del poder militar de la URSS: el tanque T-35

El monstruo blindado del imperio de Stalin y orgullo de las tropas acorazadas de la URSS en los años 30, el tanque T-35, con cinco torretas y 55 toneladas de peso, ha sido recreado por ingenieros de los Urales para ser instalado en un museo de equipo militar perteneciente a la Compañía Minera y Metalúrgica de los Urales (UMMC, según sus siglas en ruso).

“Los trabajos de recreación del T-35 duraron cinco meses. Más de mil piezas fueron recreadas en las empresas de UMMC siguiendo planos soviéticos. El tanque coincide plenamente con el original: pesa 55 toneladas, tiene casi 10 metros de largo y 3,5 metros de alto”, asegura el jefe del división de transporte del consorcio, Farid Hafízov, citado por la agencia TASS.

“Lo único que le falta es el motor, por lo que el tanque no puede moverse”, dijo.

“El carro de combate que hemos recreado es el segundo tanque de este tipo existente en el mundo y fue un símbolo del poder de la industria militar de la URSS, ya que en los años 30 ningún país fabricaba en serie un tanque pesado de cinco torretas”, explicó. El único tanque original, provisto de motor y completamente reparado, se encuentra en el museo de tanques de Kúbinka, cerca de Moscú.

El T-35 como símbolo

La famosa silueta de este tanque aparece en la medalla al coraje, la medalla militar más respetada de la época.

Sin embargo, los T-35 curiosamente no participaron en combates hasta el comienzo de la Segunda Guerra Mundial. Su principal ‘campo de batalla’ fueron las plazas de Moscú y Kiev, donde se exhibieron en desfiles militares desde 1933 hasta el comienzo de la Gran Guerra Patria.

La historia del T-35

El tanque soviético T-35 fue desarrollado en la ciudad de Járkov en los años 30 del siglo XX. En total se fabricaron 59 unidades de serie, más dos prototipos.

Pensado como un tanque de apoyo de infantería para romper la línea de frente del enemigo, el monstruo albergaba en sus cinco torretas cañones, obuses y ametralladoras con el fin de poder disparar en todas direcciones y contra todo tipo de blancos.

Sin embargo, el monstruo resultó ser bastante lento (unos 10 kilómetros por hora) y poco fiable técnicamente, además de no estar suficientemente bien blindado (de 20 a 30 milímetros de grosor según las partes).

La mayoría de estos carros de combate no fueron destruidos por fuego enemigo, sino que se averiaron o fueron abandonados en los caminos de retirada al inicio de la guerra debido a sus fallos técnicos.

La Tribuna (Honduras)