Mostrando entradas con la etiqueta tanque. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta tanque. Mostrar todas las entradas

miércoles, 26 de abril de 2017

Arqueología militar: Un T-34 alemán en Estonia



Un T-34 con marcas alemanas en Estonia

Т-34
Las últimas noticias acerca de T-34.
Ha iniciado con éxito el motor diesel no sustituye a ninguna pieza de repuesto.
Han sustituido los rodamientos sólo por rollos de patinaje.
El ensamble del tanque pronto llegará a su final y que estará listo para corridas de prueba.
Está previsto en la temporada siguiente para llevar a los turistas y lo muestran como una exposición de trabajo de nuestro museo.

La información detallada sobre el T-34
Los alemanes han impulsado este tanque en el lago, cuando el combustible se terminó a finales de 1944. Lo ha puesto a una profundidad de 12 metros. Por encima de él había seis metros de turba y sedimentos. Durante dos semanas, los buceadores del club sacaron sedimentos arrastrados de encima del tanque. Cualquier rastro de aceite o aceite sobre el agua se ha ido. Se ha encontrado el tanque de Igor Sedunov en las memorias de los residentes locales. Un estado técnico de los ideales del tanque. El combustible en los tanques esta ausente, y no había aceite en el motor.

Para ver un mapa de un lugar donde se encuentra el tanque.

Mirar en el mapa donde se ha encontrado este tanque 










Fuente

miércoles, 11 de mayo de 2016

SGM: La ciudad factoría de Chelyabinsk/Tankograd

 

Tankograd

A pesar de la bajas colosales en mano de obra, equipo y territorio en el primer año de la guerra, la Unión Soviética se las arregló para movilizar suficientes fuerzas para evacuar cerca de 10 millones de personas desde y hacia una parte más grande empresas industriales al este del país. Durante un corto período de tiempo personal evacuado tuvo que recomenzar la producción militar y la carga general fue hacia la región de Ural. Abundante en minerales, recursos de combustible y de substancias químicas, los Urales, en palabras del académico Komarov, eran una canto meridional que se estiraba paralelo al frente pero separado de él por uno o dos mil kilómetros lo que formaba un cinturón de protección de gran alcance. 

Durante el período temprano de la Segunda Guerra Mundial, la invasión de Alemania a la industrializada Rusia europea amenazó la fuente de materiales de guerra y las instalaciones fabriles. El comité de defensa de la Unión Soviética decidió el traslado de las fábricas necesarias a Siberia. En la ciudad de Chelyabinsk se fusionaron la fábrica de tractores local con la de motores diesel, llegada desde Jarkov y la de tanques Kirov evacuada desde Leningrado; las enormes instalaciones para la producción de armamento le valieron el calificativo de "Tankograd" (ciudad de los tanques). 

  

Tankograd" llegó a producir más de 40 tanques por día de diferentes modelos entre los que destacaba el T-34 que se muestra en este diorama. La historia de cómo cinco millones de personas y miles de industrias pudieron ser trasladadas a Siberia es una asombrosa aventura de la Segunda Guerra Mundial y demuestra hasta qué punto puede llegar la resistencia y moral del ser humano. 
Una de las instalaciones más grandes de defensa de los Urales era la planta de tanques en Chelyabinsk. La ciudad, conocida comúnmente como Tankograd, fue establecida en 1941 por ingenieros y los trabajadores de las instalaciones de Leningrad, de Kharkov y de Chelyabinsk. En primer lugar, Tankograd suministró al frente tanques pesados "KV", que participaron en el machacamiento de fuerzas alemanas en la batalla de Moscú en 1941-42. En el segundo año de la guerra la instalación dominó la producción de tanques medios "T-34" en apenas 33 días y los tanques, altamente maniobrables y muy rápidos, fueron producidos a una escala total. La solución de ingeniería rusa hizo el blindaje del tanque prácticamente impenetrable. La fuerza del blindaje fue registrada en el archivo clasificado de Wehrmacht, que dijo que el disparo de un tanque "T-34" con granadas antitanques era mayormente un fracaso. Cuando eran disparadas desde el flanco, el trabajo decía, las granadas rebotaron del blindaje incluso en una distancia de cientos de metros y la granada antitanques de 37 milímetros era absolutamente inútiles en el alcance cercano. El general alemán Heinz Guderian admitió en los años de guerra que la fuerza soviética de tanques estaba en crecimiento, debido a la producción en masa ininterrumpida del tanque ruso de primera clase "T-34". Los trenes con tanques dejaban Tankograd todo el tiempo, pintados de blanco en invierno, y verde - en verano. Observar los trenes de tanques limitaban a la alegría y la esperanza evocadas en el Oeste del país en los corazones de la gente soviética. Pocos sabían en esos días del esfuerzo deslomador que estaba detrás de la reputación del tanque como monstruo que causaba muertes. Los trabajadores de las instalaciones militares de Ural no salieron de los talleres para el trabajo por días en condiciones que estaban a menudo más allá de la resistencia humana. Y los lugares de los hombres que se habían ido para el frente fueron tomados por las mujeres, ancianos y adolescentes. 

 


En la esperanza de sobrepasar los tanques soviéticos el enemigo diseñó tanques pesados estupendos, que eran conocidos como "Tigres", "Panteras" y "Ferdinands". Para demostrar las capacidades espantosas del nuevo equipo de los alemanes hicieron decir en documentales sobre la invulnerabilidad de sus tanques al fuego soviético de tanque y de artillería.

La inteligencia soviética calculó rápidamente el propósito del "ataque psicológico" y los constructores del tanque de Ural fueron dados instrucciones para probar la falsedad de la propaganda nazi. Poco tiempo después Tankograd suministró una arma autopropulsada de artillería pesada y un nuevo tanque pesado de capacidad desconocida. El arma y el tanque demostraron un funcionamiento notable en la batalla de Kursk en 1943. Su maniobrabilidad y velocidad dieron vuelta a los "Tigres", a las "Panteras" y a los "Ferdinands" alemanes y los convirtieron en montones de chatarra.

De los 6250 tanques que participaron en la captura de Berlín en 1945 la mayoría había venido de Tankograd.

En tributo a la memoria de la gente que forjó la victoria en la frente interno hay un mojón de tanque en Chelyabinsk que sirva un recordatorio omnipresente del heroísmo de la gente que lo hizo y de su potencial machacante en batalla. 





 Historia
La fortaleza Chelyaba, de la cual la ciudad toma su nombre, fue construida en el sitio en 1736, la ciudad fue incorporada a Rusia en 1781. Alrededor de 1900, sirvió como centro para la construcción del Ferrocarril Transiberiano. De acuerdo con estadísticas oficiales la población el 1 de enero de 1913 era de 45.000 habitantes. En las décadas posteriores a la guerra civil finlandesa en 1918, unos 15.000 finlandeses "Rojos" desertaron a la Unión Soviética. La mayoría de ellos fueron trasladados a Chelyabinsk a través de ferrocarril. En 1938, durante las grandes purgas, la mayoría de ellos fueron ejecutados. Su fosa común se encuentra cerca de la mina de oro de la antigua Gora Zolonyi, y hoy tiene un pequeño monumento.
Durante la industrialización soviética de la década de 1930, Chelyabinsk experimentó un rápido crecimiento. Varios establecimientos industriales, incluyendo la Planta de Tractores de Chelyabinsk y la Planta Metalúrgica de Chelyabinsk, se construyeron en este momento. Durante la Segunda Guerra Mundial, Joseph Stalin decidió trasladar gran parte de la producción de las fábricas soviéticas a lugares fuera del camino del avance de los ejércitos alemanes a finales de 1941. Esto trajo nuevas industrias y miles de trabajadores a Chelyabinsk que siguía siendo esencialmente una ciudad pequeña. Varias instalaciones enormes para la producción de tanques T-34 y lanzadores de cohetes Katyusha existieron en Chelyabinsk, que se conoció como "Tankograd" (Ciudad de Tanques). Chelyabinsk fue construido esencialmente a desde cero durante este tiempo. Un pequeño pueblo existía antes de esta, signos del mismo que se puede encontrar en el centro de la ciudad. El S.M. Fábrica de Kirov no. 185 se trasladó aquí desde Leningrado para producir tanques pesados ​​- que fue trasladado a Omsk a partir de 1962.
Chelyabinsk ha tenido una larga asociación (desde 1940) con el máximo secreto la investigación nuclear, aunque esto es más bien aplicable a Óblast de Cheliábinsk en su conjunto, como las instalaciones nucleares como Chelyabinsk-70 (Snezhinsk) son, o fueron, que se encuentra muy lejos de la ciudad. Un accidente nuclear grave se produjo en 1957 en la planta de reprocesamiento de combustible nuclear de Mayak, 150 km al noroeste de la ciudad, lo que causó las muertes en región de Cheliábinsk, pero no en la ciudad. La provincia estaba cerrada a los extranjeros hasta 1992.
La ciudad está situada en la parte norte-occidental de Óblast, 210 km al sur de la ciudad de Ekaterinburgo.

Chelyabinsk actualmente es uno de los mayores centros industriales de Rusia. Predomina la industria pesada, especialmente la metalurgia y la maquinaria militar, en particular el Metalúrgica Combinada Chelyabinsk (CMK, ChMK), Planta de Tractores Chelyabinsk (CTZ, Chtz), Planta de electrodos Chelyabinsk (CHEZ), Planta de tubos rodantes Chelyabinsk (ChTPZ) y la Forja Chelyabinsk y Planta de Prensa (ChKPZ).
Chelyabinsk también cuenta con varias plantas de la electrónica, incluyendo Metran, Polet y Electromashina Zavod, que sirven tanto a las necesidades militares y civiles. 



Por Javier Ordoñez y Lyubov Tsarevskaya 
Enlace al original
Wikipedia

sábado, 23 de enero de 2016

Reconstruyen un legendario T-35 soviético

Rusia recrea un símbolo del poder militar de la URSS: el tanque T-35



Rusia recrea un símbolo del poder militar de la URSS: el tanque T-35

El monstruo blindado del imperio de Stalin y orgullo de las tropas acorazadas de la URSS en los años 30, el tanque T-35, con cinco torretas y 55 toneladas de peso, ha sido recreado por ingenieros de los Urales para ser instalado en un museo de equipo militar perteneciente a la Compañía Minera y Metalúrgica de los Urales (UMMC, según sus siglas en ruso).

“Los trabajos de recreación del T-35 duraron cinco meses. Más de mil piezas fueron recreadas en las empresas de UMMC siguiendo planos soviéticos. El tanque coincide plenamente con el original: pesa 55 toneladas, tiene casi 10 metros de largo y 3,5 metros de alto”, asegura el jefe del división de transporte del consorcio, Farid Hafízov, citado por la agencia TASS.

“Lo único que le falta es el motor, por lo que el tanque no puede moverse”, dijo.

“El carro de combate que hemos recreado es el segundo tanque de este tipo existente en el mundo y fue un símbolo del poder de la industria militar de la URSS, ya que en los años 30 ningún país fabricaba en serie un tanque pesado de cinco torretas”, explicó. El único tanque original, provisto de motor y completamente reparado, se encuentra en el museo de tanques de Kúbinka, cerca de Moscú.

El T-35 como símbolo

La famosa silueta de este tanque aparece en la medalla al coraje, la medalla militar más respetada de la época.

Sin embargo, los T-35 curiosamente no participaron en combates hasta el comienzo de la Segunda Guerra Mundial. Su principal ‘campo de batalla’ fueron las plazas de Moscú y Kiev, donde se exhibieron en desfiles militares desde 1933 hasta el comienzo de la Gran Guerra Patria.

La historia del T-35

El tanque soviético T-35 fue desarrollado en la ciudad de Járkov en los años 30 del siglo XX. En total se fabricaron 59 unidades de serie, más dos prototipos.

Pensado como un tanque de apoyo de infantería para romper la línea de frente del enemigo, el monstruo albergaba en sus cinco torretas cañones, obuses y ametralladoras con el fin de poder disparar en todas direcciones y contra todo tipo de blancos.

Sin embargo, el monstruo resultó ser bastante lento (unos 10 kilómetros por hora) y poco fiable técnicamente, además de no estar suficientemente bien blindado (de 20 a 30 milímetros de grosor según las partes).

La mayoría de estos carros de combate no fueron destruidos por fuego enemigo, sino que se averiaron o fueron abandonados en los caminos de retirada al inicio de la guerra debido a sus fallos técnicos.

La Tribuna (Honduras)

viernes, 27 de marzo de 2015

SGM: Las casas de tungsteno de Galicia

Aliados y alemanes se pegaban por las “piedras gallegas”
 
Javier Sanz - Historias de la Historia


Cuenta Juan Eslava Galán, en su libro “Los años del miedo“, una anécdota de un paisano gallego que se encontraba preparando los aperos para salir a segar el heno, cuando un lujoso coche llegó hasta la puerta de su casa. Se apearon de él dos tratantes de la comarca y un señor trajeado con un elegante abrigo y un sombrero de ala.

Los tratantes, conocidos del paisano, se acercan y le dicen que el caballero -para más datos alemán- le quiere comprar su casa. Antes de que el paisano los mande “al carallo”, le dicen:

Pero sólo las paredes. Se lleva las piedras y a ti te queda el solar para hacer otra casa. Te paga 20.000 reales. Con este dinero te puedes hacer otra casa más grande y te sobra la mitad.
El labriego no lo ve claro, no puede ser que alguien me ofrezca tanto dinero por unas piedras. Vale que tienen un brillo especial cuando les da el sol, pero las hay a patadas. Al final los tratantes logran convencerlo. Al cabo de unos días, llega el alemán con el dinero y la cuadrilla que le acompaña derriban la casa y cargan las piedras en camiones.



La particularidad de las piedras con las que el paisano había construido su casa era que tenían un alto contenido en wolframio, también llamado tungsteno. Los alemanes lo utilizaron para blindar la punta de los proyectiles anti-tanque y la coraza de los panzers. Así pues, los alemanes comenzaron a comprar el escaso y preciado mineral de Galicia.


Cuando los aliados entraron en el mercado, los precios del wolframio se dispararon y se llegaron a pagar 243 ptas el kilogramo. Todo lo que pudieran adquirir los aliados no llegaría a los alemanes. A fecha de hoy, la mina de wolframio más importante del país y la tercera de Europa en cuanto a producción está en Los Santos (Salamanca).

jueves, 19 de febrero de 2015

Guerra Fría: Los búlgaros confiaron en los tanques Tiger para su defensa

Reliquias de Panzers alemanes de la SGM en Bulgaria (Video)
War History Online




En los oscuros días de la Guerra Fría, la Bulgaria comunista fortificó su frontera con Turquía, que era un miembro de la alianza rival de la OTAN, mediante la incorporación de decenas de tanques soviéticos y nazis en una red de búnkeres de hormigón. Los bunkers han sido abandonados por años. En 2004, Bulgaria se unió a la OTAN. Los viejos panzers alemanes quedaron en oxidación y casi olvidados.

Muchos de ellos cayeron presa de los cazadores de chatarra de metal, que, en muchos casos, han dejado poco pero el chasis de un tanque intacto.


martes, 27 de enero de 2015

SGM: Tanques hundidos en las costas de Irlanda

Fotos de los tanques y los naufragios del ejército de Estados Unidos frente a la costa de Irlanda
Dara Kelly
Irish Central



Tanques hundidos estadounidenses frente a la costa de Donegal. Foto por: YouTube

A raíz de un estudio de 12 años de las aguas costeras y mares costeros alrededor de Irlanda llevada a cabo por el estudio geológico de Irlanda (GSI) y el Instituto de la Marina, el gobierno irlandés lanzó un libro ilustrado titulado "Los buques de guerra, submarinos y Liners - Una guía para naufragios asignada en aguas irlandesas ".



El libro de mesa cuenta con magníficas fotografías de restos de naufragios en los fondos marinos incluyendo el Lusitania frente a la costa del corcho y los tanques del ejército de Estados Unidos en el lecho marino 17 millas fuera de Donegal. Muchos de los 300 naufragios que aparecen en el libro en el que no sabe de antes de esta encuesta.

El libro incluye detalles sobre los antecedentes de los barcos junto a la fotografía y las imágenes de sonar.

La publicación fue lanzada en 2012 por el Ministro de Artes, Patrimonio y el Gaeltacht, Jimmy Deenihan TD, junto con Fergus O'Dowd TD, Ministro de Estado del Ministerio de Comunicaciones, Energía y Recursos Naturales.

El libro es el resultado de la colaboración entre el Servicio Geológico de Irlanda (GSI) y el Instituto de la Marina y el Departamento de Artes, Patrimonio y Unidad del Gaeltacht Arqueología Subacuática (UAU), que forma parte del Servicio Nacional de Monumentos.

El GSI y el proyecto de Instituto de la Marina INFOMAR, y su predecesora, la Encuesta Nacional de los Fondos Marinos irlandesa, conforman el programa de cartografía marina civil más grande en todo el mundo.

Según el ministro de O'Dowd, la colaboración ha "hecho verdaderamente Irlanda un líder en este campo de actividad."

Durante los mismos 12 años, la UAU han construido una extensa base de datos de naufragios, informó a flote Magazine.

Ministro Deenihan dijo: "La base de datos actual tiene más de 13.000 restos de naufragios y es una herramienta de gestión esencial para la preservación, protección y promoción del rico patrimonio arqueológico marítimo de Irlanda."

O'Dowd entonces comentó: "como una nación insular que instintivamente sabemos que nuestros mares son importantes, pero tal vez no somos plenamente conscientes de la magnitud de este recurso natural y el patrimonio que poseen."

Agregó que "más del 80% del territorio nacional se encuentra debajo de nuestros mares, y que muchos de los beneficios que pudieran obtener para el país de este recurso son aún por descubrir."

Los ministros felicitaron a los autores, Karl Brady (UAU), Charisse McKeon (GSI), James Lyttleton (UCC) y Ian Lawlor (BIM) para esta publicación y destacaron el libro como un excelente ejemplo de dos departamentos gubernamentales diferentes que trabajan juntos en sociedad, que reúne a expertos en la cartografía de la arqueología y la marina para resaltar el papel líder de Irlanda en la cartografía de los fondos marinos y la protección, así como la promoción del patrimonio cultural marítimo.

* Publicado originalmente en noviembre de 2012.

domingo, 28 de diciembre de 2014

Crisis del Beagle: Imágenes argentinas

Fotos de la Operación Soberanía

Agrupamiento blindado-motorizado que debía cruzar por los pasos a la altura de Bariloche en dirección a Temuco. Partiendo a Chile en dos.
Consistía en unos 7800 hombres con unos 200 vehículos de combate Sherman, Mowag, M-3 Diamond y M-113.
El elemento que encabezaba la formación era el RI Mte 28 (Rodillas Negras), de gran reputación ganada en Tucumán durante 1975. Algunas de sus fracciones ya habían cruzado la frontera durante la noche para cuando llegó la contraorden de detener todo.




Lanchas torpederas “Towwora” (P-82) y ARA “Alakush” (P-84)
Al comenzar su vida operativa por las aguas australes las torpederas LT-3/P-82 y LT-5/P-84 recibieron nombres de bautizo de origen Yagán o Yámana (aborígenes que habitaron la zona del Canal de Beagle), siendo denominadas ARA “Towwora” (“Viento que pasa”) y ARA “Alakush” (Pato Vapor en lengua Yámana) respectivamente.
Previo a su despliegue a Ushuaia estas dos unidades fueron modernizadas y reequipadas, con el agregado de una carroza de aluminio (para proteger sus cascos de madera) y una potencia de fuego considerable para su poca eslora que consistía en:
- 2 montajes simples de cañones Bofors de 40mm
- 2 montajes dobles de ametralladoras Browning M2 de 12,7mm
- 2 coheteras óctuples Mk50 para cohetes Mk7/Mk10 de 5” (127mm)
- 2 cunas para cargas de profundidad Mk6
- 4 cunas para torpedos Mk13 de 22,4” (569mm)
Durante su estadía en el sur fue reemplazado su esquema de color “gris horizonte” estándar de las unidades de superficie por diversos esquemas de camuflaje que fueron variando a lo largo del tiempo. Tenían su asiento en la Base Naval de Ushuaia (BNUS)

 ARA Towwara(P-82) con su armamento alistado navegando por el canal

ARA Alakush (P-84), detrás un lancha tipo Dabur


ZM

jueves, 10 de abril de 2014

SGM: La ciudad factoría de Chelyabinsk/Tankograd

 

Tankograd

A pesar de la bajas colosales en mano de obra, equipo y territorio en el primer año de la guerra, la Unión Soviética se las arregló para movilizar suficientes fuerzas para evacuar cerca de 10 millones de personas desde y hacia una parte más grande empresas industriales al este del país. Durante un corto período de tiempo personal evacuado tuvo que recomenzar la producción militar y la carga general fue hacia la región de Ural. Abundante en minerales, recursos de combustible y de substancias químicas, los Urales, en palabras del académico Komarov, eran una canto meridional que se estiraba paralelo al frente pero separado de él por uno o dos mil kilómetros lo que formaba un cinturón de protección de gran alcance. 

Durante el período temprano de la Segunda Guerra Mundial, la invasión de Alemania a la industrializada Rusia europea amenazó la fuente de materiales de guerra y las instalaciones fabriles. El comité de defensa de la Unión Soviética decidió el traslado de las fábricas necesarias a Siberia. En la ciudad de Chelyabinsk se fusionaron la fábrica de tractores local con la de motores diesel, llegada desde Jarkov y la de tanques Kirov evacuada desde Leningrado; las enormes instalaciones para la producción de armamento le valieron el calificativo de "Tankograd" (ciudad de los tanques). 

  

Tankograd" llegó a producir más de 40 tanques por día de diferentes modelos entre los que destacaba el T-34 que se muestra en este diorama. La historia de cómo cinco millones de personas y miles de industrias pudieron ser trasladadas a Siberia es una asombrosa aventura de la Segunda Guerra Mundial y demuestra hasta qué punto puede llegar la resistencia y moral del ser humano. 
Una de las instalaciones más grandes de defensa de los Urales era la planta de tanques en Chelyabinsk. La ciudad, conocida comúnmente como Tankograd, fue establecida en 1941 por ingenieros y los trabajadores de las instalaciones de Leningrad, de Kharkov y de Chelyabinsk. En primer lugar, Tankograd suministró al frente tanques pesados "KV", que participaron en el machacamiento de fuerzas alemanas en la batalla de Moscú en 1941-42. En el segundo año de la guerra la instalación dominó la producción de tanques medios "T-34" en apenas 33 días y los tanques, altamente maniobrables y muy rápidos, fueron producidos a una escala total. La solución de ingeniería rusa hizo el blindaje del tanque prácticamente impenetrable. La fuerza del blindaje fue registrada en el archivo clasificado de Wehrmacht, que dijo que el disparo de un tanque "T-34" con granadas antitanques era mayormente un fracaso. Cuando eran disparadas desde el flanco, el trabajo decía, las granadas rebotaron del blindaje incluso en una distancia de cientos de metros y la granada antitanques de 37 milímetros era absolutamente inútiles en el alcance cercano. El general alemán Heinz Guderian admitió en los años de guerra que la fuerza soviética de tanques estaba en crecimiento, debido a la producción en masa ininterrumpida del tanque ruso de primera clase "T-34". Los trenes con tanques dejaban Tankograd todo el tiempo, pintados de blanco en invierno, y verde - en verano. Observar los trenes de tanques limitaban a la alegría y la esperanza evocadas en el Oeste del país en los corazones de la gente soviética. Pocos sabían en esos días del esfuerzo deslomador que estaba detrás de la reputación del tanque como monstruo que causaba muertes. Los trabajadores de las instalaciones militares de Ural no salieron de los talleres para el trabajo por días en condiciones que estaban a menudo más allá de la resistencia humana. Y los lugares de los hombres que se habían ido para el frente fueron tomados por las mujeres, ancianos y adolescentes. 

 


En la esperanza de sobrepasar los tanques soviéticos el enemigo diseñó tanques pesados estupendos, que eran conocidos como "Tigres", "Panteras" y "Ferdinands". Para demostrar las capacidades espantosas del nuevo equipo de los alemanes hicieron decir en documentales sobre la invulnerabilidad de sus tanques al fuego soviético de tanque y de artillería.

La inteligencia soviética calculó rápidamente el propósito del "ataque psicológico" y los constructores del tanque de Ural fueron dados instrucciones para probar la falsedad de la propaganda nazi. Poco tiempo después Tankograd suministró una arma autopropulsada de artillería pesada y un nuevo tanque pesado de capacidad desconocida. El arma y el tanque demostraron un funcionamiento notable en la batalla de Kursk en 1943. Su maniobrabilidad y velocidad dieron vuelta a los "Tigres", a las "Panteras" y a los "Ferdinands" alemanes y los convirtieron en montones de chatarra.

De los 6250 tanques que participaron en la captura de Berlín en 1945 la mayoría había venido de Tankograd.

En tributo a la memoria de la gente que forjó la victoria en la frente interno hay un mojón de tanque en Chelyabinsk que sirva un recordatorio omnipresente del heroísmo de la gente que lo hizo y de su potencial machacante en batalla. 





 Historia
La fortaleza Chelyaba, de la cual la ciudad toma su nombre, fue construida en el sitio en 1736, la ciudad fue incorporada a Rusia en 1781. Alrededor de 1900, sirvió como centro para la construcción del Ferrocarril Transiberiano. De acuerdo con estadísticas oficiales la población el 1 de enero de 1913 era de 45.000 habitantes. En las décadas posteriores a la guerra civil finlandesa en 1918, unos 15.000 finlandeses "Rojos" desertaron a la Unión Soviética. La mayoría de ellos fueron trasladados a Chelyabinsk a través de ferrocarril. En 1938, durante las grandes purgas, la mayoría de ellos fueron ejecutados. Su fosa común se encuentra cerca de la mina de oro de la antigua Gora Zolonyi, y hoy tiene un pequeño monumento.
Durante la industrialización soviética de la década de 1930, Chelyabinsk experimentó un rápido crecimiento. Varios establecimientos industriales, incluyendo la Planta de Tractores de Chelyabinsk y la Planta Metalúrgica de Chelyabinsk, se construyeron en este momento. Durante la Segunda Guerra Mundial, Joseph Stalin decidió trasladar gran parte de la producción de las fábricas soviéticas a lugares fuera del camino del avance de los ejércitos alemanes a finales de 1941. Esto trajo nuevas industrias y miles de trabajadores a Chelyabinsk que siguía siendo esencialmente una ciudad pequeña. Varias instalaciones enormes para la producción de tanques T-34 y lanzadores de cohetes Katyusha existieron en Chelyabinsk, que se conoció como "Tankograd" (Ciudad de Tanques). Chelyabinsk fue construido esencialmente a desde cero durante este tiempo. Un pequeño pueblo existía antes de esta, signos del mismo que se puede encontrar en el centro de la ciudad. El S.M. Fábrica de Kirov no. 185 se trasladó aquí desde Leningrado para producir tanques pesados ​​- que fue trasladado a Omsk a partir de 1962.
Chelyabinsk ha tenido una larga asociación (desde 1940) con el máximo secreto la investigación nuclear, aunque esto es más bien aplicable a Óblast de Cheliábinsk en su conjunto, como las instalaciones nucleares como Chelyabinsk-70 (Snezhinsk) son, o fueron, que se encuentra muy lejos de la ciudad. Un accidente nuclear grave se produjo en 1957 en la planta de reprocesamiento de combustible nuclear de Mayak, 150 km al noroeste de la ciudad, lo que causó las muertes en región de Cheliábinsk, pero no en la ciudad. La provincia estaba cerrada a los extranjeros hasta 1992.
La ciudad está situada en la parte norte-occidental de Óblast, 210 km al sur de la ciudad de Ekaterinburgo.

Chelyabinsk actualmente es uno de los mayores centros industriales de Rusia. Predomina la industria pesada, especialmente la metalurgia y la maquinaria militar, en particular el Metalúrgica Combinada Chelyabinsk (CMK, ChMK), Planta de Tractores Chelyabinsk (CTZ, Chtz), Planta de electrodos Chelyabinsk (CHEZ), Planta de tubos rodantes Chelyabinsk (ChTPZ) y la Forja Chelyabinsk y Planta de Prensa (ChKPZ).
Chelyabinsk también cuenta con varias plantas de la electrónica, incluyendo Metran, Polet y Electromashina Zavod, que sirven tanto a las necesidades militares y civiles. 



Por Javier Ordoñez y Lyubov Tsarevskaya 
Enlace al original
Wikipedia

miércoles, 9 de abril de 2014

La reserva de los cuerpos de tanques israelíes en la GYK

Cuerpos de tanque de las FDI
El rol de la reserva


 
 
 

 
 

Los Altos del Golán 06 de octubre 1973

En los Altos del Golán , los sirios atacaron las defensas israelíes de dos brigadas y once baterías de artillería con cinco divisiones y 188 baterías. En el inicio de la batalla, 180 tanques israelíes y 60 piezas de artillería israelíes se enfrentaron a 1.200 tanques sirios y 600 pieces.Each artillería de tanques israelíes desplegados en los Altos del Golán fue contratado durante los ataques iniciales. Comandos sirios se redujo en helicóptero también tomaron el bastión más importante de Israel en el Monte Hermón , que tenía una variedad de equipo de vigilancia .

Los combates en los Altos del Golán se dio prioridad por el Alto Mando israelí. Los combates en la península del Sinaí estaba muy lejos de que los centros de población israelíes no estaban amenazados de inmediato ; debe la caída Altos del Golán, los sirios podría avanzar fácilmente hacia Tiberias, Safed , Haifa, Netanya y Tel Aviv. Los reservistas fueron dirigidos al Golán lo más rápido posible . Se les asignó a los tanques y enviados al frente tan pronto como llegaron a depósitos del ejército , sin esperar a que las tripulaciones se entrenaron con llegar , sin esperar a que las ametralladoras que se instalen en sus tanques , y sin tomarse el tiempo para calibrar su armas del tanque .

Los sirios habían esperado que llevaría al menos 24 horas para las reservas israelíes para llegar a la línea del frente ; de hecho, las unidades de reserva israelíes comenzaron a llegar a las líneas de batalla sólo quince horas después de que comenzó la guerra.

Para el final del primer día de la batalla , los sirios (que al principio superaban en número a los israelíes en el Golán 5 a 1, y en algunos casos , de 11 a 1 . Tanques sirios fuera numeradas tanques israelíes 10-1 ) había logrado un éxito moderado . Los israelíes ofrecieron una resistencia feroz, como tanques y la infantería trataron desesperadamente de defenderse de los sirios.

Las tripulaciones de reserva del tanque de las FDI utilizan los caminos para subir al Golán desde el río Jordan utilizando el número de caminos , ya que no había camiones disponibles .

Aquí hay algunas fotos raras tomadas en 1973 por el Sr. Edward Okun en el momento de una volentir en un kibutz cerca del Golán .













IDF Armor

sábado, 5 de abril de 2014

Un valiente tanquista español rechaza un ataque estando ciego

García Esteban, el tanquista español que siguió luchando pese a quedar ciego
Manuel P. Villatoro - ABC

En 1923, este heroico sargento detuvo, con su carro de combate, un ataque enemigo en Marruecos a pesar de haber perdido la vista



En el comienzo del SXX, hablar sobre la contienda que España mantenía en el Norte de África contra los cabileños era como hacer referencia a una mala pesadilla. Y es que, decenas de soldados de nuestro país fallecían casi a diario en aquel paraje al verse superados por las tropas rifeñas. Sin embargo, esta guerra pronto se convirtió también en sinónimo de heroicidad y valentía, dos características que, precisamente, pueden atribuirse al sargento de infantería Mariano García Esteban, un valeroso carrista de nuestro país que, embutido en su blindado «Renault», siguió combatiendo contra los marroquíes el 5 de junio de 1923 tras quedarse ciego debido a un disparo enemigo. A la postre, este acto le valió ser galardonado con la Cruz Laureada de San Fernando, lo que le convirtió en el primer tripulante de un carro de combate español en recibir tan alto honor.
Corría por entonces 1921, una época en la que España se encontraba combatiendo, fusilazo para arriba y sablazo para abajo, contra varias tribus del Norte de África. Y es que, en aquellos años nuestro país buscaba afianzar el Protectorado que, décadas atrás, le había sido concedido por decreto internacional en Marruecos. De esta forma, miles de soldados partían continuamente desde la Península hasta las calurosas tierras del Rif con el único objetivo de lograr poner paz en un territorio que, levantado en armas contra la ocupación, dio más quebraderos de cabeza que alegrías a los hispanos.
Sin embargo, y a pesar de lo fácil que parecía en principio acabar con unas fuerzas que carecían de carros de combate y aviación, los rifeños se convirtieron en una constante molestia para las tropas de nuestro país. A su vez, tampoco benefició a los españoles la aparición de líderes como Abd el-Krim, un cabileño que se rebeló contra las autoridades peninsulares y logró poner en jaque a los oficiales hispanos gracias a su extenso conocimiento del terreno.
Finalmente, la situación terminó de recrudecerse cuando, a finales de julio de 1921, los rifeños cercaron el campamento español de Annual (a 60 Km. de Melilla) y, tras varios días, acabaron con la vida de entre 8.000 y 10.000 soldados españoles cuando éstos se retiraban. Tal fue la masacre, que aquel suceso quedó grabado con letras de sangre en los libros de historia peninsulares como el «Desastre de Annual».

El convoy a Tizzi Azza

En los meses siguientes a esta matanza, las tropas de Abd el-Krim continuaron tomando, a base de espada y lanza, los diferentes pueblos y fuertes en los que ondeaba la rojigualda. Al parecer, esto fue demasiado para los oficiales hispanos quienes -hasta el chambergo de cosechar derrotas en sus historiales- decidieron calzarse las botas e iniciar, en 1923, una operación militar para detener el avance enemigo. Ansiosos de cobrarse venganza, los españoles pusieron los ojos sobre el que sería uno de sus primeros objetivos: Tizzi Azza, una posición ubicada a menos de 100 km de Melilla y que necesitaba ayuda por encontrarse asediada por los cabileños.
Así pues, el calendario marcaba el mes de junio cuando los españoles iniciaron los preparativos para socorrer a sus compatriotas cercados. Concretamente, se estableció que un convoy escoltado por varias columnas de infantería atravesaría el Norte de África e introduciría suministros en la desesperada posición de Tizzi Azza. Esta era, por descontado, una tarea difícil, pues los rifeños sabían que la única forma de desalojar a los hispanos de aquel lugar sin perder una gran cantidad de hombres era esperar a que los defensores murieran de hambre y sed o se quedaran sin munición.
«En tan molesta situación (…) se hacía indispensable batir al osado provocador y darle la verdadera sensación de nuestra fuerza y poder. El día 1 (…) se trazó un plan para aprovisionar las posiciones del sector de Tizzi Azza y ocupar y fortificar algunos puntos que asegurasen con toda garantía el camino que, en lo sucesivo, habría de seguir el convoy, batir la harca echándola de los alrededores y evacuar los heridos y enfermos de aquellas posiciones», destaca el Servicio Histórico Militar como autor conjunto de la obra «Historias de las campañas de Marruecos» (ubicada en el Instituto de Historia y Cultura Militar).
Con todo, fue necesario aguardar unas jornadas más de lo esperado para realizar la misión. «Hasta el 5 no fue posible llevar a cabo el referido plan, ya que con el desgaste sufrido en los anteriores combates se habían disminuido los efectivos de las fuerzas de choque, además de que era preciso concentrar un gran número de ellos que nos diera superioridad sobre el enemigo y reunir los elementos de municionamiento, enlaces y ganado para el convoy que había de llevarse tanto a las posiciones ocupadas como a aquellas que se pretendían establecer», se añade en el texto.

Un plan minucioso

Una vez dispuesto el convoy, se estableció que siete columnas abrirían paso y asegurarían el avance a través de las múltiples colinas que rodeaban la posición de Tizzi Azza. Para ello, las fuerzas se dividieron en tres grupos. El primero, al mando del coronel Fernández Pérez, estaría formado por cuatro unidades y se encargaría de proteger el flanco izquierdo. El segundo, a las órdenes del coronel Salcedo, lo compondrían dos subgrupos con la tarea de asegurar las posiciones del ala derecha. Finalmente, un último grupo, dirigido por el general Echagüe, se situaría en reserva.
A pesar de la aparente simplicidad del objetivo, la misión era sumamente peligrosa, pues, cuando los rifeños descubrieran las intenciones de los españoles, podrían usar su mayor conocimiento del terreno para atrincherarse encima de los montículos y, desde una ventajosa posición elevada, soltar una mortal lluvia de fuego sobre los soldados hispanos.
No obstante, los tropas de nuestro país contaban con una novedosa arma que, hacía pocos meses, había llegado de la Península para batir a los rifeños: una compañía de carros de combate «Renault FT-17» -armados principalmente con ametralladoras- y contra los que los moros poco podían hacer. Concretamente, la unidad formaba parte de una de las cuatro columnas del flanco izquierdo y se dividía, a su vez, en dos compañías (cada una de cuatro blindados) dispuestas a dar más de un dolor de cabeza a los rifeños. Su objetivo estaba claro: cubrir el avance de sus compañeros a pie.

Comienza la batalla

La operación comenzó con los primeros despuntes del alba del 5 de junio. Sin embargo, y para sorpresa de los oficiales peninsulares, los rifeños se adelantaron a los movimientos de las tropas españolas y, tras un breve avance hispano, abrieron fuego sobre ellas desde varios barrancos cercanos. Esta acometida fue especialmente violenta en el flanco izquierdo, donde se hallaban las dos compañías de carros «Renault». Bajo un fuego constante, el capitán de los blindados no dudó y ordenó a sus ocho carros dirigirse a toda cadena hacia los hombres de Abd el-Krim para contener el ataque. Inmediatamente, los ingenios acorazados españoles (aunque de fabricación francesa) giraron sus torretas y, ruedas en movimiento, iniciaron el camino atravesando una intensa lluvia de balas.
Fue aproximadamente a las siete y media de la mañana cuando los «Renault» abrieron un fuego ametrallador intenso sobre los rifeños, quienes, lejos de retirarse, se parapetaron tras todo tipo de trincheras y pedruscos y continuaron lanzando balas contra aquellos extraños artilugios. La situación era, cuanto menos, tensa, pues los carristas sabían que debían resistir en aquella posición para evitar que la infantería española fuera hostigada y flanqueada. Una buena parte del peso de la batalla se encontraba, en definitiva, sobre las anchas espaldas metálicas de estos blindados y sobre los hombros de los militares que, desde su interior, disparaban contra los cabileños.

García Esteban, al asalto

Durante los siguientes minutos, el fuego se recrudeció sobre los blindados, los cuales, aunque podían resistir los disparos enemigos, tenían también aberturas y mirillas a través de las que podían entrar las balas enemigas. Para su desgracia, la sección que más balas tuvo que resistir fue la segunda. De hecho, la violencia del ataque cabileño fue tal que el alférez que se encontraba al mando de este grupo fue herido de gravedad y tuvo que retirarse hasta las líneas hispanas para ser atendido.
García Esteban, el carrista español que siguió luchando contra los rifeños tras quedarse ciego
INSTITUTO DE HISTORIA Y CULTURA MILITAR
Mariano García Esteban a los 29 años
Con su superior herido, el mando de la sección de blindados quedó a cargo del sargento de infantería Mariano García Esteban, el encargado del carro de combate número 9. Este militar, lejos de verse superado por el miedo, preparó su arma desde las tripas del «Renault» y, ametralladora en mano, ordenó a su conductor avanzar sobre las posiciones enemigas a toda velocidad. «Esteban avanzó en virtud de órdenes recibidas sobre las trincheras enemigas, siendo recibido con nutridísimo fuego, consiguiendo no obstante desalojarlas y causar numerosas bajas», determina un informe realizado años después en la Península sobre los sucesos y que ha sido cedido a ABC por elInstituto de Historia y Cultura Militar.

El héroe ciego

«Una vez alcanzado el objetivo propuesto, y ya rebasada la línea de trincheras, (Esteban) ordenó al conductor que hiciese un alto con el doble objetivo de evitar el consumo y hacer fuego con mayor precisión sobre un grupo de moros que descubrió parapetados en un morabito a su izquierda, pero apenas iniciado el fuego, un proyectil disparado a muy corta distancia penetró por la mirilla de la torre desde la que observaba al enemigo, produciéndole heridas que le causaron instantáneamente la pérdida del ojo derecho y grave lesión en el izquierdo con pérdida (severa) de la vista», destaca el documento.
Herido de gravedad y sin apenas visión, lo lógico hubiera sido que García Esteban se retirara hacia la retaguardia española para ser atendido con urgencia. En cambio, el sargento sabía que, si abandonaba su puesto, los cabileños penetrarían por el hueco dejado por su «Renault». Por ello, desoyendo los consejos de su conductor, decidió mantener la posición y seguir disparando sobre los enemigos. «Sobreponiéndose al intenso dolor producido por las heridas, conservando la imagen y situación del enemigo y demostrando una fortaleza de espíritu y una abnegación difícilmente igualada continuó haciendo fuego por ráfagas, (…) con objeto de evitar el efecto moral que hubiera producido en el enemigo si no se continuaba disparando desde el carro», completa el texto cedido pro Instituto de Historia y Cultura Militar.
El sargento continuó disparando durante varios minutos y únicamente consintió ser evacuado cuando hubo disparado cada uno de los proyectiles que quedaban en la ametralladora de su «Renault». Una vez en el campamento hispano, y según varios testigos, García Esteban dirigió la siguiente frase al oficial de la compañía de carros: «¡Todo por la Patria, mi capitán. Qué le vamos a hacer!». Mientras, en el resto del campo de batalla, la contienda se detenía debido al ingente número de enemigos.
Un año después García Esteban se quedó totalmente ciego tras una larga y dolorosa convalecencia. Esta desgracia hizo que fuera derivado al Cuerpo de Inválidos, donde, con el paso del tiempo, llegó a ascender a general de brigada. Por su parte, España reconoció sus méritos y su valentía otorgándole la Medalla Militar Individual en 1923 y, cinco años después, la Cruz Laureada de San Fernando –lo que le convirtió en el primer carrista español en lograr tal distinción-.

viernes, 28 de febrero de 2014

Encuentran la tumba del máximo as de tanques



Descubrimiento de la tumba de Kurt Knispel


Los arqueólogos del Museo de Moravia en Vrbovec han descubierto la tumba de varios soldados alemanes que cayeron en Znojemsku, entre los que se encuentran los restos de Kurt Knispel, el mejor tirador de carro de combate de la II Guerra Mundial. Entre sus restos se encontró su chapa de identificación que ha sobrevivido al saqueo que sufre este tipo de identificaciones. Knispel combatió con el Sch.Pz.Abt.503 en Moravia, no muy lejos de su lugar de nacimiento, Salisov (Checoslovaquia), logrando destruir 168 carros de combate enemigos confirmados (42 de ellos como comandante de carro y 126 como artillero). Según los registros podía hacer blanco sobre un carro de combate enemigo a una distancia de 3.000 metros.

Al igual que muchos alemanes no formaba parte del partido y tuvo problemas personales con el equipo y la disciplina, lucía pelo largo y barba. Combatió en Normandia, en Budapest fue herido de gravedad en el abdomen en Vlasatice o cerca de Nová Ves (Stronsdorf). Fue trasladado al hospital de campaña en Vrbovecké que se localizaba en un colegio y allí fue donde murió al día siguiente. Knispel fue muerto el 28 de abril de 1945 y enterrado con otros soldados alemanes junto a la tapia del cementerio que hoy día es un huerto con manzanos. Otros soldados alemanes están enterrados en el cementerio de Brno.



El lugar se comenzó a explorar el otoño pasado (2012) ya que según los historiadores alemanes Knispel estaba enterrado en la zona. Con la ayuda de detectores de metales el primer cuerpo se localizó a una profundidad de 1´5 metros. En la fosa, según los registros alemanes, debía contener unos 12 o 14 soldados aunque el equipo de arqueólogos ha logrado exhumar a tan solo 7 de ellos. Junto a algunos se ha localizado su chapa de identificación que ha ayudado a ponerle nombre y a qué unidad pertenecían. Estos hombres venían del hospital porque no se ha encontrado casi nada con ellos, algunos botones, una cuchara y un par de objetos personales en sus bolsillos. Todos los cuerpos exhumados serán enterrados en el cementerio alemán de Brno.

Guerra Abierta

sábado, 7 de diciembre de 2013

Historia militar: Un Mark V ruso vuelve a la vida

Tanques reacondicionados



El militarismo puede ser un hobby agradable para unir gente después del trabajo en un lugar como una fábrica de reparación del ferrocarril. Ahora, en vez de entregarse a algo después del trabajo ha hecho que puede ir en su lugar y trabajar en la renovación de unos pocos tanques Mark-V de cien años de viejos.

Los tanques del ejército de Rusia durante la Primera Guerra Mundial y después de que el ejército ruso se ha dividido en dos partes como resultado de la toma de posesión de los Comunistas en 1917 algunos de los tanques quedaron con las unidades que se oponían al régimen comunista, pero no por mucho tiempo - el Ejército Rojo capturó de nuevo a estos monstruos en movimiento y los utilizó durante un tiempo.


Luego, después de la Segunda Guerra Mundial se quedaron oxidándose en algunos pueblos, mientras que algunos entusiastas le prestaron atención en aquellas piezas maravillosas del genio de la de ingeniería del principios del siglo 20 y se decidieron a reparar e instalar como una atracción en la calle de la ciudad para la vista del público en general.





























Fuente