Mostrando entradas con la etiqueta bajas civiles. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta bajas civiles. Mostrar todas las entradas

domingo, 22 de abril de 2018

Guerra de Vietnam: La masacre de My Lai

Las fotos que llevaron a los estadounidenses a preguntar '¿Qué estamos haciendo en Vietnam?'

Un fotógrafo de combate reflexiona sobre sus apasionantes fotos de la Masacre de My Lai 50 años después.


RONALD L. HAEBERLE / THE LIFE IMAGES COLLECTION / GETTY IMAGES

Por Evelyn Theiss | The Huffington Post

Fotografías de My Lai por Ron Haeberle

Esta historia apareció originalmente en FOTO.

Ron Haeberle fue un fotógrafo de combate en Vietnam cuando él y la unidad del ejército con la que viajaba - Compañía Charlie, 1er Batallón, 20º Regimiento de Infantería - aterrizaron cerca de la aldea de My Lai en la mañana del 16 de marzo de 1968. Los aldeanos no se alarmaron ; Los soldados estadounidenses habían visitado la región cerca de la costa vietnamita central anteriormente, sin incidentes. Pero en cuestión de minutos, las tropas abrieron fuego. En el transcurso de las próximas horas, mataron a ancianos, mujeres y niños. Violaron y torturaron. Arrasaron la aldea. Y cuando se publicaron las impactantes fotografías de Haeberle de sus atrocidades, más de un año después, las imágenes mostraban una verdad espantosa: los "muchachos" estadounidenses eran tan capaces de un salvajismo desenfrenado como cualquier soldado en cualquier lugar.

Para conmemorar el 50 aniversario de la masacre, hablé con Haeberle, en una entrevista exclusiva, en su casa en Ohio, sobre esa mañana de marzo; la operación rutinaria del Ejército que se convirtió en una pesadilla de vigilia; y cómo sus fotos cambiaron el curso de la guerra en Vietnam.


ARCHIVO BETTMANN

Conocí a Ron Haeberle por primera vez en 2009 cuando era periodista en Cleveland Plain Dealer, el periódico que, en noviembre de 1969, publicó por primera vez sus fotos de My Lai. Fui asignado a escribir una historia en el 40 aniversario de esa histórica exposición, y aunque mucho había sido escrito anteriormente sobre el reportero de Plain Dealer que escribió el artículo que corría junto a las fotos de Haeberle - Joe Eszterhas, más tarde el guionista de "Basic Instinct" y otras películas controvertidas: no encontré casi nada sobre el hombre que tomó las imágenes espeluznantes e icónicas de My Lai. ¿Estaba todavía vivo? ¿Todavía vive en Ohio?

Encontré un nombre, dirección y número de teléfono, pero no estaba seguro de si era Ron Haeberle. Sabiendo que un Haeberle reticente podía colgar si llamaba, manejé a la dirección, llamé a la puerta y me presenté. Era Ron, está bien, y gentilmente me pidió que entrara. Me quedé en su casa dos horas, ya que me habló de My Lai y de su propia vida desde 1968. Fue su primera gran entrevista desde que la historia se rompió cuatro décadas antes. . (Dijo a la BBC un par de citas en 1989, dijo, y ese fue el alcance de su contacto con la prensa).

Recientemente, FOTO me pidió que me acercara a Haeberle y le preguntara si volvería a visitar la historia para el 50 ° aniversario de la masacre. Él estuvo de acuerdo, y él y yo volvimos a uno de los capítulos más oscuros de la historia de los Estados Unidos, y su papel para sacarlo a la luz.


RONALD L. HAEBERLE / THE LIFE IMAGES COLLECTION / GETTY IMAGES

Ron Haeberle fue reclutado en 1966, después de asistir a la Universidad de Ohio, donde fue fotógrafo para el periódico escolar. Terminó en Hawaii con la Oficina de Información Pública del Ejército. A fines de 1967, comenzaba a parecer que su "gira" terminaría allí: una perspectiva decepcionante. "Como fotógrafo, quería ver lo que estaba sucediendo en Vietnam para mí", me dijo. Él solicitó una transferencia y fue enviado a Vietnam. A los 26 años, era más viejo que la mayoría de los miembros de Charlie Company, donde la edad promedio era solo 20.

La Compañía Charlie había estado juntos durante aproximadamente un año antes de que Haeberle se uniera a ella en marzo de 1968. La unidad no había participado en tiroteos, pero había perdido hombres por trampas explosivas y minas terrestres. Cuando aterrizaron en My Lai, estaban preparados para la acción; Se informó que las tropas del Viet Cong se escondían en la aldea. Esa información fue incorrecta. Pero al final, no importó: My Lai estaba condenado. Cuatro horas después de la llegada de Charlie Company, las cabañas del pueblo fueron quemadas y cientos de civiles murieron. (El número exacto de los asesinados se disputa hasta el día de hoy, con el cálculo oficial de los Estados Unidos de alrededor de 350, los vietnamitas dicen que más de 500 fueron asesinados).



Haeberle me dijo que acababa de conocer a los hombres en su unidad esa mañana. Casi tan pronto como aterrizaron, dijo: "Escuché un montón de disparos y pensé: 'Demonios, debemos estar en una zona caliente'. Pero después de un par de minutos no estábamos recibiendo ningún fuego, así que comenzamos a caminar hacia el pueblo. Vi lo que parecían ser civiles. Entonces vi a un soldado disparándoles. No pude entender lo que estaba pasando. No pude comprenderlo ".

La foto de los aldeanos asesinados en My Lai apareció, en blanco y negro, no en su color original, en la portada del Cleveland Plain Dealer el 20 de noviembre de 1969. (Haeberle tomó las fotos no con su cámara Leica emitida por el Ejército, pero con su propia cámara, una Nikon.) La mayoría de las víctimas en My Lai recibieron disparos; algunos fueron bayonetados. Mujeres y niñas fueron violadas y luego asesinadas. Al menos un soldado más tarde confesó haber cortado las lenguas de los aldeanos y haber despellejado a otros. Por supuesto, My Lai no fue el único caso de violación, tortura y asesinato por parte de las tropas de los EE. UU. En Vietnam. Pero en términos de intensidad y escala, y debido a las memorables fotografías de Haeberle, sigue siendo la masacre emblemática de la guerra.

Hoy, Ron Haeberle vive a unos 40 kilómetros del centro de Cleveland, en una atractiva casa en una tranquila calle sin salida. Su hogar está amueblado de forma sencilla, limpio y ordenado. Obras de arte originales de artistas vietnamitas, en su mayoría resúmenes, adornan las paredes. Uno de ellos es un delicado retrato de una mujer, que estira con gracia un brazo hacia el cielo.

Lo repentino de la violencia en My Lai fue especialmente aterrador. Haeberle me dijo que vio a un anciano con dos niños pequeños caminando hacia las tropas estadounidenses, con sus pertenencias en una canasta. "El anciano estaba gritando, '¡No VC! ¡No VC! 'Para hacerles saber a los soldados que él no era Viet Cong ", recordó Haeberle. Para su horror, el hombre y los niños fueron cortados frente a él. "Un soldado disparó a los tres", dijo.

Pasó más de un año de la masacre antes de que Haeberle se acercara a Plain Dealer con sus fotos, pero había comenzado a compartir sus imágenes de My Lai, en presentaciones de diapositivas ante grupos cívicos e incluso escuelas secundarias locales, luego de regresar al norte de Ohio en el la primavera de 1968. Las primeras diapositivas que mostró eran inofensivas: tropas con sonrientes niños vietnamitas; médicos ayudando a los aldeanos. Luego, imágenes de mujeres y niños muertos y mutilados llenaron la pantalla. "Simplemente hubo incredulidad", dijo Haeberle sobre la reacción. "La gente dijo: 'No, no, no. Esto no puede haber pasado '".


RONALD L. HAEBERLE / THE LIFE IMAGES COLLECTION / GETTY IMAGES

En un momento de la matanza, Haeberle y el reportero del Ejército Jay Roberts se encontraron con un grupo de aldeanos acurrucados por el miedo después de que las tropas atacaron a varias mujeres jóvenes. Haeberle tomó esta foto - una madre llorosa y llena de lágrimas llenando el centro del marco - y mientras Roberts y él salían de la escena, el fuego de los rifles explotó detrás de ellos. "Pensé que los soldados los estaban interrogando", me dijo Haeberle. "Entonces escuché el disparo. No pude volverme a mirar. Pero por el rabillo del ojo, los vi caer ".



 La imagen de Haeberle de terror y angustia en estos rostros, jóvenes y viejos, en medio de la matanza sigue siendo una de las fotografías más poderosas del siglo XX. Cuando el Plain Dealer (y más tarde, la revista LIFE) lo publicó, junto con media docena más, las imágenes recortaban gráficamente gran parte de lo que los EE. UU. Habían estado reclamando durante años sobre la conducta y los objetivos del conflicto. Los manifestantes anti-guerra no necesitaban persuadir, pero los estadounidenses "promedio" de repente se preguntaban: ¿Qué estamos haciendo en Vietnam?



A veces, el descubrimiento de un solo cuerpo era tan discordante como la aparición de docenas de cadáveres. Caminando hacia un camino de tierra conocido como Ruta 521, Haeberle y Jay Roberts notaron a una mujer en la distancia. "Ella estaba escondida detrás de una roca". La vi ponerse de pie y luego escuchó disparos ", me dijo Haeberle, la escena obviamente aguda en su mente 50 años después. "Sabía que había sido golpeada porque cayó detrás de la roca. Más tarde, la encontré allí tumbada y tomé esta foto ".



Imágenes horribles, no todas capturadas en cámara, permanecen con Haeberle hasta el día de hoy: un soldado que dispara despreocupadamente a un niño; otro montando un búfalo de agua, apuñalándolo repetidamente con su bayoneta.

La masacre fue reportada por primera vez por el periodista Seymour Hersh y distribuida por una pequeña agencia de cable, Dispatch News Service, en la segunda semana de noviembre de 1969. (Hersh ganó el Premio Pulitzer de 1970 por International Reporting por su trabajo). Una semana después apareció el artículo de Hersh en docenas de periódicos en los EE. UU., el distribuidor llano publicó su propia historia, junto con las fotos de Haeberle para reforzar los informes de una masacre.


RONALD L. HAEBERLE / THE LIFE IMAGES COLLECTION / GETTY IMAGES

Haeberle dijo que era una respuesta automática para continuar tomando fotos, incluso cuando la brutalidad se intensificó. "Como fotógrafo, mi función era capturar lo que sucedía durante la operación", me dijo. "Sentí que lo que estaba disparando era histórico, especialmente la carnicería. Seguí pensando, 'Esto no está bien.' Era alucinante. "(Arriba: El reflejo de Haeberle, con cámara, se puede ver en la parte superior de esta imagen, mientras fotografía un cadáver en un pozo. Un soldado había disparado un anciano y arrojó su cuerpo. "Me dijeron que lo arrojaron allí para envenenar el suministro de agua", dijo Haeberle.

Hoy, tratando de dar sentido a lo insondable, Haeberle recuerda el mensaje impartido a tantos soldados antes de su llegada a Vietnam. "Nos dijeron, 'La vida no tiene sentido para esta gente'", dijo, dejando sin hablar el resto de ese sentimiento: el enemigo no es como nosotros. No son del todo humanos.


RONALD L. HAEBERLE / THE LIFE IMAGES COLLECTION / GETTY IMAGES

En la foto de arriba, las tropas estadounidenses ayudan a un compañero herido en My Lai. Según Haeberle, el soldado se disparó en el pie con su propia arma. Haeberle no puede decir si la lesión fue un accidente real o autoinfligido, tal vez una forma de evitar "honorablemente" participar en la carnicería.


RONALD L. HAEBERLE / THE LIFE IMAGES COLLECTION / GETTY IMAGES

A última hora de la mañana del 16 de marzo, los cuerpos fueron esparcidos por todas partes en My Lai: algunos, como los anteriores, fueron cubiertos con paja y prendieron fuego. En otra parte, los soldados habían conducido a docenas de aldeanos a una zanja al borde de la carretera y les habían disparado. Algunos niños sobrevivieron escondiéndose debajo de los cadáveres. "Desde el principio, después de que mataron al anciano y a esos dos niños, Jay Roberts y yo enfrentamos (al capitán de la compañía Charlie, Ernest) Medina", dijo Haeberle, "y le dijimos lo que habíamos visto". Pero Medina no pudo, o no lo haría, ayuda. Haeberle dijo que él y Roberts volvieron a ver a Medina más tarde, en la aldea, pero el capitán estaba en una radio de campo y no les habló.

Medina se enfrentó a un consejo de guerra en 1971 y fue absuelto. (El piloto estadounidense de helicóptero Hugh Thompson, el artillero Lawrence Colburn y el jefe de equipo Glenn Andreotta, que llegaron en medio de la masacre, recibieron cada uno la Medalla del soldado por heroísmo en el 30 aniversario de My Lai, en reconocimiento a sus intentos de intervenir y salvar la vida de los aldeanos, mientras arriesgan la suya).



Las fotos abrasadoras de Haeberle, junto con las historias en el distribuidor llano y otras salidas en el otoño de 1969, desató la indignación y el examen de conciencia en gran parte de América. El ejército, mientras tanto, sabía de la masacre desde el principio y se había involucrado en un largo encubrimiento (y en última instancia infructuoso). De la docena de oficiales y otros de la Compañía Charlie que eventualmente enfrentaron un consejo de guerra, solo el teniente William Calley (en la foto, centro) fue condenado. En la primavera de 1971 fue declarado culpable de asesinato y condenado a cadena perpetua. El presidente Richard Nixon redujo la sentencia a arresto domiciliario; Calley sirvió tres años y medio en su cuartel en Fort Benning, Georgia. Él es la única persona declarada culpable en un tribunal militar o penal por las atrocidades cometidas en My Lai.

Ron Haeberle nunca buscó el centro de atención. Pero se consuela sabiendo que sus fotos son importantes. "La fotografía puede ser un medio poderoso", dijo. "Sirve como evidencia, como documentación. Sin esas fotos, My Lai se habría quedado escondido. Calley no habría sido acusado. Después de ver las imágenes, la gente tuvo que volver a pensar en la guerra ".




RONALD L. HAEBERLE / THE LIFE IMAGES COLLECTION / GETTY IMAGES

Haeberle me dijo que regresó a My Lai en 2011, donde conoció a Duc Tran Van, un sobreviviente de la masacre. Duc tenía ocho años en marzo de 1968, y cuando Haeberle habló con él, a través de un intérprete, se dio cuenta con sorpresa de que la mujer que había fotografiado muerta detrás de una roca 43 años antes era la madre de Duc, Nguyen Thi Tau.

Duc le dijo a Haeberle que su madre lo instó a correr, con su hermana de 20 meses, a la casa de su abuela. Cuando escuchó un helicóptero sobre ellos, Duc se arrojó al suelo para proteger a su hermana, que ya estaba herida. Haeberle había capturado ese momento, también.

Duc y Haeberle se hicieron amigos (arriba: Haeberle y Duc en Vietnam en 2011), y el veterano del ejército visitó a Duc en Alemania, donde ahora vive. "Duc tiene un pequeño santuario para su familia en su casa", dijo Haeberle. "Tomé la última foto de su madre. Así que le di mi cámara, la Nikon que utilicé en My Lai, para el santuario ".

Haeberle es un hombre pensativo y de mente llana. Cuando le pregunté si la publicación de sus imágenes de My Lai cambió el curso de su propia vida, su respuesta fue característicamente silenciada. "¿Cómo podemos saber ese tipo de cosas?", Me preguntó. "¿Qué podemos saber realmente cuando estamos mirando hacia el futuro? Las fotos me hicieron más conocido de lo que podría haber sido. Pero simplemente seguí avanzando ".


HOANG DINH NAM / AFP / GETTY IMAGES

Cuando Haeberle dejó Vietnam en 1968, voló a la casa de su hermano en Seattle, con vista a Puget Sound. "Me senté sin moverme, durante seis horas", me dijo. "El cielo y el agua eran tan azules, miré por la ventana y traté de dejar que todo sucediera". Muchos otros en Charlie Company recurrieron al alcohol y las drogas. Un número más tarde habló de la culpa que sentían. Al menos se sabe que uno se suicidó.

Haeberle tiene 76 años, se retiró después de años en la industria manufacturera, se divorció y tiene una hija adulta. Esquía en invierno y kayaks en verano. Un ávido ciclista, a menudo se dirige al oeste en la primavera - Utah, California - para largos viajes en bicicleta. Le gusta "sentirse como una hormiga en medio de las montañas", dijo.

Ha regresado a Vietnam (arriba) y a My Lai varias veces, y estará allí nuevamente en el 50 aniversario de la masacre. "La gente de My Lai dice que nos perdonan", me dijo. "Son personas muy indulgentes". Haeberle nunca se ha arrepentido de haber compartido sus fotos con el mundo. Pero ese acto, dijo, no define su vida. En su sala de estar, a 8,000 millas de My Lai, dijo que está orgulloso de que todavía tenga "un espíritu aventurero", conectando, por ejemplo, con Duc y otros sobrevivientes en Vietnam.

Mientras hablaba, la luz de la tarde en Ohio se estaba desvaneciendo. "Todavía estoy aprendiendo", dijo Haeberle, "acerca de lo que el mundo tiene para ofrecer".

viernes, 10 de noviembre de 2017

Vikingos: El gran ejército asola Europa

"El gran ejército" - Los vikingos en su auge


Andrew Knighton | War History Online





La serie más poderosa y devastadora de las incursiones de los vikingos para golpear Europa occidental vino entre 865 y 896 ANUNCIO. Durante estas décadas, una fuerza combinada masiva de invasores escandinavos golpeó a Inglaterra y Frankia, causando tal destrucción que se hizo conocido en ambos lados del Canal Inglés como el Gran Ejército.



Una nueva táctica de Vikingos

865 no sólo marca el comienzo de un intenso período de incursiones vikingas. También vio la introducción de nuevas tácticas.

Las incursiones vikingas anteriores habían utilizado generalmente tácticas de golpe y de funcionamiento. Ya anduvieran por las costas en sus lanchas, navegando por los grandes ríos o marchando hacia el interior, seguían moviéndose. Fue una estrategia que les permitió tomar el botín más rico de un territorio mientras era difícil de luchar.


El Gran Ejército encontró otra forma de minimizar el riesgo y maximizar los beneficios. Marchando al interior, tomarían el control de una ciudad importante y harían de ésta su base. Los lugares que eligieron generalmente tenían fortificaciones detrás de las cuales los vikingos podían refugiarse, ya fueran las paredes de barro de la época o las antiguas defensas romanas. Cuando no lo hicieron, como en Reading, el Gran Ejército improvisó defensas usando el terreno circundante.

A partir de estas bases, el Gran Ejército salió a caballo para atacar el área circundante. La llegada periódica de tropas frescas los mantuvo bien abastecidos de soldados.

A veces, el Gran Ejército se hizo aún más ambicioso, instalando gobernantes títeres en East Anglia, Mercia y Northumbria.


La estatua de Alfred el grande en Winchester. Foto de Neil Howard / Flikr / CC BY-ND 2.0


El gran ejército contra Alfredo el grande

El mayor ejército vikingo se topó con el más famoso defensor británico de la época: el rey Alfredo el Grande, gobernante de Wessex.

Mientras que otros reyes ingleses no pudieron defenderse de los invasores, Alfred trajo una combinación de agudeza táctica y persistencia implacable a la lucha. Incluso en el peor de los casos, se aferró a esto. Contuvo a los asaltantes en sus bases en Wareham (875-6), Exeter (876-7), y Chippenham (878), minimizando su capacidad de recoger los despojos de los asentamientos circundantes y el campo. En Edington en 878, derrotó al gran ejército en batalla.


El éxito de Alfred no fue todo militar. Como otros gobernantes, estaba dispuesto a hacer las paces con los invasores cuando era necesario, y probablemente a rendir tributo como otros. Su consistencia de propósito se veía a largo plazo, ya que volvía a los vikingos de vuelta por cualquier medio que pudiera.

Al igual que el Gran Ejército había confiado en las ciudades fortificadas para sus incursiones, Alfred los utilizó para detener las incursiones. Estableció un sistema de burgueses, ciudades fortificadas donde la gente local era responsable de construir, mantener y manejar las defensas. Estos burgueses hicieron más difícil para los vikingos ganar un punto de apoyo en Wessex.

En 878, las salidas de los hombres a casa con su botín debilitaban al Gran Ejército. Muchos reemplazos habían llegado tarde o se habían perdido en el mar. Con Alfred en el ascendente, era hora de seguir adelante.


Un andamiaje de Vikingos ataca un pueblo en esta exhibición en el parque temático histórico de Puy du Fou en Vendée, Francia. Foto de DncnH / Flikr / CC BY 2.0

Oportunismo en Frankia

A través del canal de Wessex suroriental, Frankia había sido raramente el blanco de incursiones vikingas en las décadas antes del gran ejército formado. Los monasterios prósperos y las ciudades allí estaban casi sin defensa, nunca habiendo tenido que fortificar contra los Raiders. Todavía eran ricos en botín. Después de la muerte de dos gobernantes experimentados en la forma de Louis el alemán (murió 876) y Charles el calvo (murió 877), una serie de reyes de breve duración e inexpertos tomó los reinos separados de Frankia del oeste y de Frankia del este.

Frankia estaba madura para la cosecha.En 879, el Gran Ejército llegó en el centro de Frankia y los vikingos comenzaron sistemáticamente allanando todo lo que podían, tal como lo habían hecho en Inglaterra. Un esfuerzo combinado de los francos de Oriente y Occidente al año siguiente fracasó en atrapar a los vikingos, y los dos reinos se dispusieron a tratar con ellos por separado.

Una vez más, el Gran Ejército vio victorias y derrotas, pero nada decisivo para apartarlas de su propósito. En 885 lanzaron una campaña por el río Sena, sitiando París cuando la ciudad los detuvo en sus pistas. El cerco terminó en un tratado, en el cual los vikingos fueron pagados tributo y permitieron continuar río arriba. Pasaron tres años saqueando la cuenca del Sena, devastando ciudades seguras como Toul, Troyes y Verdun.

A pesar de años de campañas contra ellos, no fue una acción militar la que expulsó a los vikingos de Frankia. Hambre golpeada en 892. Dado una opción entre luchar encendido en una región pobre, hambrienta o navegando a las tierras más prósperas, el gran ejército abordó sus barcos y zarpó.


Vikingos en batalla, por Hans Splinter / Flickr / CC BY-ND 2.0

Volver a Gran Bretaña

Cientos de lanchas navegaron a través del Canal en dos flotas separadas, llegando a Kent, el extremo sureste del territorio del rey Alfred. Establecieron dos bases y luego se combinaron con los daneses establecidos en el este de Inglaterra para atacar Wessex y el reino aliado de Mercia.

Esta vez, Alfred estaba listo. Su red de burghs estaba en su lugar. Había creado deberes feudales para que sus súbditos prestaran servicio militar, algunos en defensa de los burgueses y otros en su ejército. Las ciudades fortificadas siempre serían defendidas, incluso cuando Wessex marchara.

Los vikingos, acostumbrados a sostener la iniciativa, se encontraron repetidamente contenidos y perseguidos. En 893 fueron derrotados en la batalla en Farnham y sitiados en una isla en el río Támesis. Su asedio de Exeter fue roto por Alfred, su base en Benfleet asaltado por su hijo, su incursión encima del Támesis y Severn perseguido y derrotado por un ejército combinado de Mercian, galés y tropas sajonas del oeste.

En 895, Alfred bloqueó el acceso del Gran Ejército a la cosecha, forzándolos a abandonar sus barcos y alejarse más de Wessex. Al año siguiente, el ejército rompió. Decenas de incursiones rentables habían llegado finalmente a su fin. Algunos hombres regresaron a casa, mientras que otros se establecieron en Inglaterra.

Durante 30 años, el Gran Ejército había traído beneficios a los Vikingos y el terror a sus vecinos. Ya era hora de descansar.

miércoles, 25 de octubre de 2017

SGM: Stalin, no USA, hace pedir la paz a Japón

La bomba nuclear no venció a Japón - Stalin fue


Ward Wilson, Política Exterior
Business Insider


Bombardeo de Hiroshima

Vista aérea del bombardeo de Hiroshima el 6 de agosto de 1945. US Department of Energy
El uso estadounidense de armas nucleares contra Japón durante la Segunda Guerra Mundial ha sido durante mucho tiempo un tema de debate emocional.

Inicialmente, pocos cuestionaron la decisión del presidente Truman de lanzar dos bombas atómicas, sobre Hiroshima y Nagasaki. Pero en 1965, el historiador Gar Alperovitz argumentó que, aunque las bombas obligaron a poner fin inmediatamente a la guerra, los líderes japoneses habían querido rendirse de todos modos y probablemente lo hubieran hecho antes de la invasión estadounidense planeada para el 1 de noviembre.

Por lo tanto, su uso era innecesario.

Obviamente, si los bombardeos no eran necesarios para ganar la guerra, entonces el bombardeo de Hiroshima y Nagasaki estaba equivocado. En los 48 años transcurridos desde entonces, muchos otros se han sumado a la contienda: algunos hacen eco de Alperovitz y denuncian los bombardeos, otros reafirman que los bombardeos eran morales, necesarios y salvavidas.

Ambas escuelas de pensamiento, sin embargo, suponen que el bombardeo de Hiroshima y Nagasaki con armas nuevas y más poderosas forzó a Japón a rendirse el 9 de agosto. No cuestionan la utilidad del bombardeo en primer lugar - preguntar, en esencia , ¿funcionó? La visión ortodoxa es que, sí, por supuesto, funcionó. Los Estados Unidos bombardearon Hiroshima el 6 de agosto y Nagasaki el 9 de agosto, cuando los japoneses finalmente sucumbieron ante la amenaza de nuevos bombardeos nucleares y se rindieron. El apoyo a esta narración es profundo. Pero hay tres problemas importantes con él, y, en conjunto, socavan de manera significativa la interpretación tradicional de la rendición japonesa.

Sincronización

El primer problema con la interpretación tradicional es el tiempo. Y es un problema serio. La interpretación tradicional tiene una línea de tiempo simple: La Fuerza Aérea del Ejército de Estados Unidos bombardea a Hiroshima con un arma nuclear el 6 de agosto, tres días después bombardean Nagasaki con otra, y al día siguiente los japoneses señalan su intención de rendirse. Culpar a los periódicos estadounidenses por los titulares como: "La paz en el Pacífico: ¡Nuestra bomba lo hizo!"



La Prefectura de Hiroshima sala de promoción destripado Industrial (R), actualmente conocido como la Cúpula de la Bomba Atómica, o una bomba-Dome, se observa después del bombardeo atómico de Hiroshima, Japón, el 6 de agosto de 1945, en esta foto folleto tomada por el Ejército de Estados Unidos en Noviembre de 1945, y distribuido por el Museo de la Paz de Hiroshima. REUTERS / U.S. Ejército / Museo conmemorativo de la paz de Hiroshima / Folleto vía Reuters

Cuando la historia de Hiroshima es contada en la mayoría de las historias americanas, el día del bombardeo - el 6 de agosto - sirve como clímax narrativo. Todos los elementos de la historia apuntan hacia ese momento: la decisión de construir una bomba, la investigación secreta en Los Álamos, la primera prueba impresionante, y la culminación final en Hiroshima. Se dice, en otras palabras, como una historia sobre la bomba. Pero no se puede analizar la decisión de Japón de entregarse objetivamente en el contexto de la historia de la bomba. La interpretación como "la historia de la bomba" ya presupone que el papel de la bomba es central.

Desde el punto de vista japonés, el día más importante de esa segunda semana de agosto no fue el 6 de agosto sino el 9 de agosto. Ese fue el día en que el Consejo Supremo se reunió -por primera vez en la guerra- para discutir la rendición incondicional. El Consejo Supremo era un grupo de seis miembros de alto rango del gobierno -una especie de gabinete interno- que gobernó efectivamente a Japón en 1945. Los líderes de Japón no habían considerado seriamente renunciar antes de ese día. La rendición incondicional (lo que los Aliados exigían) era una píldora amarga para tragar.

Estados Unidos y Gran Bretaña ya estaban convocando juicios de crímenes de guerra en Europa. ¿Y si decidieran poner a prueba al emperador -que se creía divino? ¿Y si se deshacían del emperador y cambiaban la forma de gobierno por completo? A pesar de que la situación era mala en el verano de 1945, los líderes de Japón no estaban dispuestos a considerar renunciar a sus tradiciones, sus creencias o su forma de vida. Hasta el 9 de agosto. ¿Qué podría haber ocurrido que les hizo cambiar repentina y decisivamente sus mentes? ¿Qué los hizo sentarse a discutir seriamente la entrega por primera vez después de 14 años de guerra?

No podía haber sido Nagasaki. El bombardeo de Nagasaki se produjo a última hora de la mañana del 9 de agosto, después de que el Consejo Supremo ya había comenzado a reunirse para discutir la rendición, y la noticia de los bombardeos sólo llegó a los líderes de Japón en la tarde - después de la reunión del Consejo Supremo había aplazado En un punto muerto y se había convocado al pleno del gabinete para que retomara la discusión. Basado en el tiempo solo, Nagasaki no puede haber sido lo que los motivó.

Hiroshima tampoco es un candidato muy bueno. Llegó 74 horas - más de tres días - antes. ¿Qué tipo de crisis tarda tres días en desarrollarse? El sello de una crisis es una sensación de desastre inminente y el abrumador deseo de actuar ahora. ¿Cómo podrían los líderes de Japón haber sentido que Hiroshima provocó una crisis y aún no se reunió para hablar del problema durante tres días?

El presidente John F. Kennedy estaba sentado en la cama leyendo los periódicos de la mañana a las 8:45 am del 16 de octubre de 1962, cuando McGeorge Bundy, su asesor de seguridad nacional, entró para informarle que la Unión Soviética estaba secretamente poniendo misiles nucleares En Cuba. En dos horas y cuarenta y cinco minutos se creó un comité especial, sus miembros fueron seleccionados, contactados, llevados a la Casa Blanca, y se sentaron alrededor de la mesa del gabinete para discutir lo que debía hacerse.

El presidente Harry Truman estaba de vacaciones en Independence, Missouri, el 25 de junio de 1950, cuando Corea del Norte envió sus tropas a través del paralelo 38, invadiendo Corea del Sur. El secretario de Estado Acheson llamó a Truman el sábado por la mañana para darle la noticia. En menos de 24 horas, Truman había viajado a mitad de camino a través de los Estados Unidos y estaba sentado en Blair House (la Casa Blanca estaba siendo renovada) con sus principales asesores militares y políticos hablando de qué hacer.


Una enorme extensión de ruinas de la explosión de la bomba atómica el 6 de agosto de 1945 en Hiroshima - 140.000 personas murieron a causa de la desastrosa explosión. AP

Incluso el general George Brinton McClellan - el comandante de la Unión del ejército del Potomac en 1863 durante la guerra civil americana, de quien el presidente Lincoln dijo tristemente, "él tiene los retarda" - perdido solamente 12 horas en que le dieron una copia capturada de Órdenes del general Robert E. Lee para la invasión de Maryland.

Estos líderes respondieron - como líderes en cualquier país - a la llamada imperativa que crea una crisis. Cada uno tomó pasos decisivos en un corto período de tiempo. ¿Cómo podemos cuadrar este tipo de comportamiento con las acciones de los líderes de Japón? Si Hiroshima realmente provocó una crisis que finalmente obligó a los japoneses a rendirse después de 14 años de pelea, ¿por qué les llevó tres días sentarse a discutirlo?

Se podría argumentar que el retraso es perfectamente lógico. Tal vez sólo llegaron a darse cuenta de la importancia del bombardeo lentamente. Tal vez no sabían que era un arma nuclear y cuando se dieron cuenta y comprendieron los terribles efectos que tal arma podía tener, naturalmente concluyeron que tenían que rendirse. Desafortunadamente, esta explicación no cuadra con la evidencia.

En primer lugar, el gobernador de Hiroshima informó a Tokio el mismo día en que Hiroshima fue bombardeada, que aproximadamente un tercio de la población había muerto en el ataque y que dos tercios de la ciudad habían sido destruidos. Esta información no cambió en los próximos días. Así que el resultado - el resultado final del bombardeo - estaba claro desde el principio. Los líderes de Japón sabían aproximadamente el resultado del ataque en el primer día, pero todavía no actuaron.

En segundo lugar, el informe preliminar preparado por el equipo del Ejército que investigó el bombardeo de Hiroshima, el que dio detalles sobre lo que había sucedido allí, no fue entregado hasta el 10 de agosto. No llegó a Tokio, es decir, hasta después de la decisión Ya había sido tomada. Aunque su informe verbal fue entregado (a los militares) el 8 de agosto, los detalles del bombardeo no estaban disponibles hasta dos días después. La decisión de rendirse, por lo tanto, no se basó en una apreciación profunda del horror en Hiroshima.

Tercero, el ejército japonés entendió, al menos de manera aproximada, qué eran las armas nucleares. Japón tenía un programa de armas nucleares. Varios de los militares mencionan el hecho de que era un arma nuclear que destruyó Hiroshima en sus diarios. El general Anami Korechika, ministro de la guerra, llegó incluso a consultar con el jefe del programa japonés de armas nucleares la noche del 7 de agosto. La idea de que los líderes japoneses no conocían las armas nucleares no se mantiene.

Fin de la devastación después de la hiroshima mundo Wikimedia / Chino Navy

Por último, otro hecho sobre el tiempo crea un problema llamativo. El 8 de agosto, el ministro de Relaciones Exteriores, Togo Shigenori, fue al primer ministro Suzuki Kantaro y pidió que el Consejo Supremo se convocara para discutir el bombardeo de Hiroshima, pero sus miembros declinaron. Así que la crisis no creció día a día hasta que finalmente estalló en plena floración el 9 de agosto. Cualquier explicación de las acciones de los líderes de Japón que se basa en el "shock" del bombardeo de Hiroshima tiene que explicar el hecho de que Considerado una reunión para discutir el atentado el 8 de agosto, hizo un juicio que era demasiado poco importante, y de repente decidió reunirse para discutir la rendición al día siguiente. O bien sucumbieron a algún tipo de esquizofrenia grupal, o algún otro evento fue la verdadera motivación para discutir la rendición.

Escala

Históricamente, el uso de la bomba puede parecer el evento discreto más importante de la guerra. Sin embargo, desde la perspectiva japonesa contemporánea, no habría sido tan fácil distinguir la Bomba de otros eventos. Después de todo, es difícil distinguir una sola gota de lluvia en medio de un huracán.

En el verano de 1945, la Fuerza Aérea del Ejército de Estados Unidos llevó a cabo una de las más intensas campañas de destrucción de ciudades en la historia del mundo. Sesenta y ocho ciudades de Japón fueron atacadas y todas fueron destruidas parcial o totalmente. Se calcula que 1,7 millones de personas quedaron sin hogar, 300.000 fueron asesinadas y 750.000 resultaron heridas. Sesenta y seis de estas incursiones se llevaron a cabo con bombas convencionales, dos con bombas atómicas. La destrucción causada por los ataques convencionales fue enorme. Noche tras noche, durante todo el verano, las ciudades se elevaban en humo. En medio de esta cascada de destrucción, no sería sorprendente que este o aquel ataque individual no tuviera mucha impresión, aunque fuera llevado a cabo con un nuevo tipo de arma.

Un bombardero B-29 volando desde las Islas Marianas podría transportar - dependiendo de la ubicación del objetivo y la altitud del ataque - entre 16.000 y 20.000 libras de bombas. Un ataque típico consistió en 500 bombarderos. Esto significa que la incursión convencional típica estaba cayendo de 4 a 5 kilotones de bombas en cada ciudad. (Un kiloton es de mil toneladas y es la medida estándar del poder explosivo de un arma nuclear.La bomba de Hiroshima midió 16,5 kilotones, la bomba de Nagasaki de 20 kilotones.) Dado que muchas bombas propagan la destrucción uniformemente (y por lo tanto más efectivamente) Mientras que una sola bomba más poderosa destruye gran parte de su poder en el centro de la explosión -rebotando los escombros, por así decirlo- se podría argumentar que algunos de los ataques convencionales se acercaron a la destrucción de los dos atentados atómicos.

La primera de las incursiones convencionales, un ataque nocturno contra Tokio del 9 al 10 de marzo de 1945, sigue siendo el ataque más destructivo contra una ciudad en la historia de la guerra. Algo así como 16 millas cuadradas de la ciudad se quemaron. Un estimado de 120.000 japoneses perdieron la vida - el más alto número de muertes de cualquier ataque con bombas a una ciudad.



A menudo imaginamos, por la forma en que se cuenta la historia, que el bombardeo de Hiroshima fue mucho peor. Imaginamos que el número de muertos fuera de las listas. Pero si se grafica el número de personas muertas en las 68 ciudades bombardeadas en el verano de 1945, se encuentra que Hiroshima fue el segundo en términos de muertes civiles. Si calcula el número de kilómetros cuadrados destruidos, encontrará que Hiroshima fue cuarto. Si muestra el porcentaje de la ciudad destruida, Hiroshima fue 17º. Hiroshima estaba claramente dentro de los parámetros de los ataques convencionales llevados a cabo ese verano.

Desde nuestra perspectiva, Hiroshima parece singular, extraordinaria. Pero si usted se pone en la piel de los líderes de Japón en las tres semanas que preceden al ataque a Hiroshima, la imagen es considerablemente diferente. Si usted fuera uno de los miembros clave del gobierno de Japón a finales de julio y principios de agosto, su experiencia del bombardeo de la ciudad habría sido algo así: En la mañana del 17 de julio, habría sido saludado por informes de que durante la noche cuatro ciudades Habían sido atacados: Oita, Hiratsuka, Numazu, y Kuwana. De éstos, Oita e Hiratsuka fueron más del 50 por ciento destruidos. Kuwana fue más del 75 por ciento destruido y Numazu fue golpeado aún más severamente, con algo así como el 90 por ciento de la ciudad quemada en el suelo.

Tres días después te has despertado al descubrir que tres ciudades más habían sido atacadas. Fukui fue más del 80 por ciento destruido. Una semana más tarde y tres ciudades más han sido atacadas durante la noche. Dos días más tarde y seis ciudades más fueron atacadas en una noche, incluyendo Ichinomiya, que fue destruido en un 75 por ciento. El 2 de agosto, usted habría llegado a la oficina a informes de que cuatro ciudades más han sido atacadas. Y los informes habrían incluido la información de que Toyama (aproximadamente el tamaño de Chattanooga, Tennessee en 1945), había sido destruido en un 99,5 por ciento. Prácticamente toda la ciudad había sido nivelada. Cuatro días más tarde y cuatro ciudades más han sido atacadas. El 6 de agosto, sólo una ciudad, Hiroshima, fue atacada, pero los informes dicen que el daño fue grande y una bomba tipo nuevo se utilizó. ¿Cuánto habría sufrido este nuevo ataque en el contexto de la destrucción de la ciudad que había estado sucediendo durante semanas?


El humo sube más de 60.000 pies sobre el aire sobre Nagasaki de una bomba atómica, la segunda usada en la guerra, cayó de un bombardero Superfortress B-29 en esta foto de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos fechada el 9 de agosto de 1945. Reuters

En las tres semanas anteriores a Hiroshima, 26 ciudades fueron atacadas por la Fuerza Aérea del Ejército de los Estados Unidos. De éstos, ocho - o casi un tercio - fueron destruidos completamente o más completamente que Hiroshima (en términos del porcentaje de la ciudad destruida). El hecho de que Japón tuviera 68 ciudades destruidas en el verano de 1945 plantea un serio desafío para las personas que quieren hacer que el bombardeo de Hiroshima sea la causa de la rendición de Japón. La pregunta es: si se rindieron porque una ciudad fue destruida, ¿por qué no se entregaron cuando esas otras 66 ciudades fueron destruidas?

Si los líderes japoneses iban a rendirse debido a Hiroshima y Nagasaki, se esperaría encontrar que les importaba el bombardeo de las ciudades en general, que los ataques de la ciudad les presionaran para que se rindieran. Pero esto no parece ser así. Dos días después del bombardeo de Tokio, el ministro retirado de Relaciones Exteriores, Shidehara Kijuro, expresó un sentimiento que aparentemente era muy extendido entre los altos funcionarios japoneses de la época. Shidehara opinó que "la gente gradualmente se acostumbraba a ser bombardeada diariamente. En una carta a un amigo, dijo que era importante para los ciudadanos soportar el sufrimiento porque "aunque cientos de miles de no combatientes sean asesinados, heridos o muertos de hambre, aunque millones de edificios Son destruidos o quemados ", se necesitaba más tiempo para la diplomacia. Vale la pena recordar que Shidehara fue un moderado.

En los niveles más altos del gobierno -en el Consejo Supremo- las actitudes eran al parecer las mismas. Aunque el Consejo Supremo discutió la importancia de que la Unión Soviética permaneciera neutral, no tuvieron una discusión completa sobre el impacto del bombardeo de la ciudad. En los registros que se han conservado, los bombardeos de la ciudad ni siquiera se mencionan durante las discusiones del Consejo Supremo, salvo en dos ocasiones: una vez en mayo de 1945 y una vez durante la amplia discusión de la noche del 9 de agosto. , Es difícil afirmar que los dirigentes japoneses pensaron que el bombardeo de la ciudad -en comparación con los otros asuntos urgentes relacionados con la ejecución de una guerra- tenía mucha importancia.

El general Anami señaló el 13 de agosto que los atentados atómicos no eran más amenazantes que los bombardeos que Japón había soportado durante meses. Si Hiroshima y Nagasaki no eran peores que los bombardeos de fuego, y si los líderes de Japón no los consideraban lo suficientemente importantes como para discutir en profundidad, ¿cómo pueden Hiroshima y Nagasaki los han obligado a rendirse?

Importancia estratégica

Si los japoneses no estaban preocupados por el bombardeo de la ciudad en general o por el bombardeo atómico de Hiroshima en particular, ¿de qué se trataba? La respuesta es simple: la Unión Soviética.

Los japoneses se encontraban en una situación estratégica relativamente difícil. Se estaban acercando al final de una guerra que estaban perdiendo. Las condiciones eran malas. El Ejército, sin embargo, seguía siendo fuerte y bien provisto. Casi 4 millones de hombres estaban bajo las armas y 1,2 millones de ellos estaban custodiando las islas de Japón.


El primer ministro británico Winston Churchill, el presidente Franklin Roosevelt y el líder soviético Joseph Stalin se reúnen en Yalta en febrero de 1945 después de la Segunda Guerra Mundial para discutir sus planes para la Europa de la posguerra. Wikimedia Commons

Incluso los líderes más duros del gobierno de Japón sabían que la guerra no podía continuar. La cuestión no era si continuar, sino cómo poner fin a la guerra en los mejores términos posibles. Los aliados (los Estados Unidos, Gran Bretaña y otros, la Unión Soviética, recordaban, seguían siendo neutrales) exigían "rendición incondicional". Los líderes japoneses esperaban que pudieran encontrar una forma de evitar los juicios por crímenes de guerra, Su forma de gobierno y mantener algunos de los territorios que habían conquistado: Corea, Vietnam, Birmania, partes de Malasia e Indonesia, una gran parte del este de China y numerosas islas en el Pacífico.

Tenían dos planes para obtener mejores términos de entrega; Tenían, en otras palabras, dos opciones estratégicas. La primera fue diplomática. Japón había firmado un pacto de neutralidad de cinco años con los soviéticos en abril de 1941, que expiraría en 1946. Un grupo formado principalmente por líderes civiles y encabezado por el canciller Togo Shigenori esperaba que Stalin pudiera convencerse de mediar un acuerdo entre los Estados Unidos Estados Unidos y sus aliados, por una parte, y Japón, por otra. Aunque este plan era un tiro largo, reflejaba el pensamiento estratégico sano. Después de todo, sería del interés de la Unión Soviética asegurarse de que los términos del acuerdo no fueran demasiado favorables para los Estados Unidos: cualquier aumento de la influencia y el poder de los Estados Unidos en Asia significaría una disminución del poder y la influencia rusos.

El segundo plan era militar, y la mayoría de sus defensores, dirigidos por el Ministro del Ejército Anami Korechika, eran hombres militares. Esperaban utilizar tropas terrestres del Ejército Imperial para infligir altas bajas en las fuerzas estadounidenses cuando invadieron. Si tuvieran éxito, pensaban, podrían conseguir que los Estados Unidos ofrecieran mejores condiciones. Esta estrategia también fue un tiro largo. Los Estados Unidos parecían profundamente comprometidos con la rendición incondicional. Pero como en los círculos militares de los Estados Unidos había preocupación de que las bajas en una invasión fueran prohibitivas, la estrategia del alto mando japonés no estaba completamente fuera de lugar.

Una forma de evaluar si fue el bombardeo de Hiroshima o la invasión y declaración de guerra por la Unión Soviética que causó la rendición de Japón es comparar la forma en que estos dos eventos afectaron la situación estratégica. Después de que Hiroshima fue bombardeada el 6 de agosto, ambas opciones aún estaban vivas. Todavía habría sido posible pedirle a Stalin que mediara (y las entradas del diario de Takagi del 8 de agosto muestran que al menos algunos de los líderes japoneses seguían pensando en el esfuerzo para involucrar a Stalin). También habría sido posible intentar pelear una última batalla decisiva e infligir fuertes bajas. La destrucción de Hiroshima no había hecho nada para reducir la preparación de las tropas cavadas en las playas de las islas de Japón. Había ahora una ciudad menos detrás de ellos, pero todavía estaban excavados, todavía tenían munición, y su fuerza militar no había disminuido de manera importante. Bombardear Hiroshima no impidió ninguna de las opciones estratégicas de Japón.


Hiroshima y Nagasaki fueron las únicas dos ciudades que sufrieron un atentado atómico en aviones estadounidenses en agosto de 1945 © AFP / Archivo -

Sin embargo, el impacto de la declaración soviética de guerra e invasión de Manchuria y la isla de Sakhalin fue bastante diferente. Una vez que la Unión Soviética declaró la guerra, Stalin ya no podía actuar como mediador, ahora era un beligerante. Así que la opción diplomática fue borrada por el movimiento soviético. El efecto sobre la situación militar fue igualmente dramático. La mayoría de las mejores tropas de Japón habían sido desplazadas a la parte sur de las islas de origen. Los militares de Japón habían adivinado correctamente que el probable primer objetivo de una invasión estadounidense sería la isla más meridional de Kyushu. El ejército de Kwangtung, una vez orgulloso en Manchuria, por ejemplo, era una cáscara de su uno mismo anterior porque sus mejores unidades habían sido cambiadas lejos para defender Japón sí mismo. Cuando los rusos invadieron Manchuria, cortaron a través de lo que una vez había sido un ejército de élite y muchas unidades rusas sólo se detuvieron cuando se quedaron sin gas. El 16o ejército soviético - 100.000 fuertes - lanzó una invasión de la mitad meridional de la isla de Sakhalin. Sus órdenes eran limpiar la resistencia japonesa allí, y luego - en 10 a 14 días - estar preparados para invadir Hokkaido, la isla más septentrional de Japón. La fuerza japonesa encargada de defender a Hokkaido, el V Ejército de la zona, estaba bajo fuerza en dos divisiones y dos brigadas, y estaba en posiciones fortificadas en el lado este de la isla. El plan de ataque soviético exigía una invasión de Hokkaido desde el oeste.

No se necesitó un genio militar para ver que, si bien sería posible luchar una batalla decisiva contra una gran potencia que invade una dirección, no sería posible luchar contra dos grandes potencias atacando desde dos direcciones diferentes. La invasión soviética invalidó la estrategia de batalla decisiva de los militares, así como invalidó la estrategia diplomática. De un solo golpe, todas las opciones de Japón se evaporaron. La invasión soviética resultó estratégicamente decisiva, pues excluyó ambas opciones de Japón, mientras que el bombardeo de Hiroshima (que no excluyó a ninguno de los dos) no lo fue.

La declaración de guerra soviética también cambió el cálculo de cuánto tiempo se dejó para maniobrar. La inteligencia japonesa estaba prediciendo que las fuerzas estadounidenses podrían no invadir durante meses. Las fuerzas soviéticas, por otra parte, podrían estar en Japón en tan sólo 10 días. La invasión soviética tomó la decisión de poner fin a la guerra extremadamente sensible al tiempo.


Prisioneros de guerra japoneses en Guam inclinan la cabeza después de escuchar al emperador Hirohito hacer el anuncio de la rendición incondicional de Japón, poniendo fin a la Segunda Guerra Mundial. © LOS ARCHIVOS NACIONALES / AFP / Archivo HO

Y los líderes de Japón habían llegado a esta conclusión unos meses antes. En una reunión del Consejo Supremo en junio de 1945, dijeron que la entrada soviética en la guerra "determinaría el destino del Imperio". El Jefe del Estado Mayor del Ejército Kawabe dijo en esa misma reunión: "El mantenimiento absoluto de la paz en nuestro país" Las relaciones con la Unión Soviética son imprescindibles para la continuación de la guerra ".

Los líderes de Japón mostraron consistentemente desinterés en el bombardeo de la ciudad que estaba destruyendo sus ciudades. Y mientras que esto pudo haber sido incorrecto cuando los bombardeos comenzaron en marzo de 1945, antes de Hiroshima fue golpeado, eran ciertamente derecho ver el bombardeo de la ciudad como un side-show insignificante, en términos del impacto estratégico. Cuando Truman amenazó con visitar una "lluvia de ruinas" en las ciudades japonesas si Japón no se rendía, pocas personas en los Estados Unidos se dieron cuenta de que quedaba muy poco para destruir. Para el 7 de agosto, cuando se hizo la amenaza de Truman, sólo quedaron 10 ciudades de más de 100.000 habitantes que aún no habían sido bombardeadas. Una vez que Nagasaki fue atacado el 9 de agosto, sólo quedaron nueve ciudades. Cuatro de ellos se encontraban en la isla más septentrional de Hokkaido, que era difícil de bombardear debido a la distancia desde la isla de Tinian donde se encontraban los aviones estadounidenses. Kyoto, la antigua capital de Japón, había sido eliminado de la lista de objetivos por el Secretario de Guerra Henry Stimson debido a su importancia religiosa y simbólica. Así, a pesar del temible sonido de la amenaza de Truman, después de Nagasaki fue bombardeada sólo quedaron cuatro ciudades importantes que fácilmente podrían haber sido golpeadas con armas atómicas.

La minuciosidad y el alcance de la campaña de bombardeos de la Fuerza Aérea del Ejército de los Estados Unidos se puede medir por el hecho de que habían atravesado tantas ciudades de Japón que se redujeron a bombardear "ciudades" de 30.000 personas o menos. En el mundo moderno, 30.000 no es más que una gran ciudad.

Por supuesto, siempre habría sido posible bombardear de nuevo ciudades que ya habían sido bombardeadas con bombas incendiarias. Pero estas ciudades fueron, en promedio, ya destruidas en un 50 por ciento. O los Estados Unidos podrían haber bombardeado ciudades más pequeñas con armas atómicas. Sin embargo, sólo había seis ciudades más pequeñas (con poblaciones entre 30.000 y 100.000) que aún no habían sido bombardeadas. Dado que Japón ya había causado grandes daños a bombardeos a 68 ciudades y, en su mayor parte, se había encogido de hombros, quizás no es sorprendente que los líderes de Japón no estuvieran impresionados con la amenaza de nuevos bombardeos. No era estratégicamente convincente.

Una historia conveniente

A pesar de la existencia de estas tres poderosas objeciones, la interpretación tradicional aún conserva una fuerte influencia en el pensamiento de muchas personas, particularmente en los Estados Unidos. Hay una resistencia real a mirar los hechos. Pero tal vez esto no debería ser sorprendente. Vale la pena recordarnos cómo es emocionalmente conveniente la explicación tradicional de Hiroshima, tanto para Japón como para los Estados Unidos. Las ideas pueden tener persistencia porque son verdaderas, pero desafortunadamente, también pueden persistir porque son emocionalmente satisfactorias: llenan una importante necesidad psíquica. Por ejemplo, al final de la guerra, la interpretación tradicional de Hiroshima ayudó a los líderes japoneses a lograr una serie de objetivos políticos importantes, tanto nacionales como internacionales.

Póngase en los zapatos del emperador. Usted acaba de conducir a su país a través de una guerra desastrosa. La economía está destrozada. El ochenta por ciento de sus ciudades han sido bombardeadas y quemadas. El ejército ha sido golpeado en una cadena de derrotas. La Marina ha sido diezmada y confinada a puerto. La inanición está amenazando. La guerra, en definitiva, ha sido una catástrofe y, lo peor de todo, has estado mintiendo a tu pueblo sobre lo mal que la situación realmente es. Se sorprenderán por las noticias de rendición. Entonces, ¿qué preferirías hacer? Admitir que usted falló mal? ¿Emitir una declaración que dice que usted calculó mal espectacularmente, hizo errores repetidos, e hizo daño enorme a la nación? ¿O preferiría culpar a la pérdida de un sorprendente avance científico que nadie hubiera podido predecir? De un solo golpe, culpar a la pérdida de la guerra de la bomba atómica barrió todos los errores y errores de juicio de la guerra bajo la alfombra. La bomba era la excusa perfecta para haber perdido la guerra. No hay necesidad de repartir la culpa; No se debe realizar ningún tribunal de investigación. Los líderes de Japón pudieron afirmar que habían hecho todo lo posible. Así, en el nivel más general la bomba sirvió para desviar la culpa de los líderes de Japón.


Esta foto proporcionada por la Fuerza Aérea de los EE.UU. tomada de la ciudad de Yoshiura en el otro lado de la montaña al norte de Hiroshima, Japón, muestra el humo que se levanta de la explosión de la bomba atómica en Hiroshima, el 6 de agosto de 1945. Fuerza Aerea

Pero atribuir la derrota de Japón a la bomba también sirvió para otros tres propósitos políticos específicos. Primero, ayudó a preservar la legitimidad del emperador. Si la guerra se perdió no por errores, sino por la inesperada arma milagrosa del enemigo, la institución del emperador podría seguir encontrando apoyo en Japón.

En segundo lugar, apeló a la simpatía internacional. Japón había emprendido una guerra agresiva y con particular brutalidad hacia los pueblos conquistados. Su comportamiento probablemente sería condenado por otras naciones. Ser capaz de refundar a Japón como una nación victimizada -una que había sido bombardeada injustamente con un cruel y horroroso instrumento de guerra- ayudaría a contrarrestar algunas de las cosas moralmente repugnantes que los militares de Japón habían hecho. Al llamar la atención sobre los bombardeos atómicos ayudó a pintar el Japón con una luz más comprensiva y desviar el apoyo a duros castigos.

Finalmente, diciendo que la bomba ganó la guerra agradaría a los vencedores americanos de Japón. La ocupación estadounidense no terminó oficialmente en Japón hasta 1952, y durante ese tiempo los Estados Unidos tenían el poder de cambiar o rehacer la sociedad japonesa como mejor les pareciera. Durante los primeros días de la ocupación, muchos funcionarios japoneses temían que los estadounidenses intentaran abolir la institución del emperador. Y tenían otra preocupación. Muchos de los principales funcionarios del gobierno de Japón sabían que podrían enfrentar juicios por crímenes de guerra (los juicios por crímenes de guerra contra los líderes alemanes ya estaban en marcha en Europa cuando Japón se rindió). El historiador japonés Asada Sadao ha dicho que en muchas de las entrevistas de posguerra "los funcionarios japoneses ... estaban obviamente ansiosos por complacer a sus entrevistadores estadounidenses". Si los estadounidenses querían creer que la Bomba ganó la guerra, ¿por qué decepcionarlos?

Atribuir el final de la guerra a la bomba atómica sirvió a los intereses de Japón de múltiples maneras. Pero también sirvió a los intereses estadounidenses. Si la bomba ganara la guerra, entonces se incrementaría la percepción del poder militar estadounidense, aumentaría la influencia diplomática estadounidense en Asia y en todo el mundo y se reforzaría la seguridad de los Estados Unidos. Los $ 2 mil millones gastados para construirlo no habrían sido desperdiciados. Si, por el contrario, la entrada soviética en la guerra fue lo que hizo que Japón se rindiera, los soviéticos podrían afirmar que fueron capaces de hacer en cuatro días lo que los Estados Unidos no pudieron hacer en cuatro años y la percepción de El poder militar soviético y la influencia diplomática soviética se verían mejorados. Y una vez que la guerra fría estaba en marcha, afirmando que la entrada soviética había sido el factor decisivo habría sido equivalente a dar ayuda y consuelo al enemigo.

Resulta inquietante, teniendo en cuenta las cuestiones planteadas aquí, que las pruebas de Hiroshima y Nagasaki están en el centro de todo lo que pensamos acerca de las armas nucleares. Este evento es la piedra angular del caso de la importancia de las armas nucleares. Es crucial para su estatus único, la noción de que las reglas normales no se aplican a las armas nucleares. Es una medida importante de las amenazas nucleares: la amenaza de Truman de visitar una "lluvia de ruinas" en Japón fue la primera amenaza nuclear explícita. Es clave para el aura de enorme poder que rodea las armas y las hace tan importantes en las relaciones internacionales.

Pero ¿qué vamos a hacer de todas esas conclusiones si la historia tradicional de Hiroshima se pone en duda? Hiroshima es el centro, el punto desde el cual se irradian todas las demás afirmaciones y afirmaciones. Sin embargo, la historia que nos hemos estado diciendo parece bastante alejada de los hechos. ¿Qué debemos pensar sobre las armas nucleares si este enorme primer logro -el milagro de la rendición repentina de Japón- resulta ser un mito?

miércoles, 6 de septiembre de 2017

Argentina: La masacre de judíos en la Semana Trágica

La feroz masacre contra los judíos en la Semana Trágica

Nacionalistas y antisemitas del Partido Radical, el Ejército, la marina y las organizaciones ultra aprovecharon los disturbios en los Talleres Vasena y cayeron a odio, sangre y fuego sobre los barrios hebreos

Por Alfredo Serra | Especial para Infobae



Según la historia oficial, la Semana Trágica (Buenos Aires, enero de 1919, primer gobierno de Hipólito Yrigoyen) fue una represión contra los obreros de la fábrica metalúrgica Talleres Vasena con el objetivo de talar de cuajo un presunto movimiento extremista de comunistas y anarquistas llegado desde Europa "y atentar contra el estilo de vida argentina": lugar común que en el futuro serviría para justificar otros crímenes y vandalismos.

El mismo terror y la misma torpeza que, en la década 1919-1929, y también en los años 50, agitó a las buenas –e ingenuas–almas norteamericanas, que creyeron ver destruida su democracia por "el gran espantajo rojo", como bautizó al comunismo, irónicamente, el periodista Lewis Frederick Allen en su libro "Only Yesterday".

Sin embargo, ese episodio, investigado y publicado hasta la saciedad, ocultó deliberadamente la barbarie desatada contra la comunidad judía, camuflada durante las batallas campales de la policía y el ejército contra los huelguistas. Ni siquiera el periodismo y sus constantes prédicas a favor de la libertad, la democracia y el pluralismo se levantó contra el salvaje pogrom.

Fueron necesarios casi treinta años de silencio hipócrita antes de que un judío, Pablo Fishman, entregara una tarde de agosto en la fundación socialista Juan B. Justo su trabajo "El grito olvidado": la documentación clave de la barbarie lanzada en los barrios Once y Villa Crespo.

En ese largo y revelador informe figura, entre muchos testimonios, un memorándum del embajador francés a su cancillería, que dice: "La policía masacró de una manera salvaje a todo lo que era o pasaba por ruso". Salvedad importante: entonces y hasta hoy, en la Argentina, ruso y judío son la misma cosa. Ridículo error que ignora la bestial persecución sufrida por los judíos en la Madre Rusia.

Pero no es todo. El embajador francés escribió también que "… un delegado del Comité Capital del Partido Radical se ufanaba de haber matado, en un solo día, cuarenta rusos judíos", mientras que su par de la embajada norteamericana informó a su gobierno que entre los 1.365 muertos en la Semana Trágica había encontrado en el Arsenal de Guerra "179 cadáveres de rusos judíos".

Tristemente, la mayoría de los testimonios acusaba del pogrom a esbirros del mismo comité radical: un partido de esencia democrática que, contra el viento de la historia, habría coincidido con las peores lacras antisemitas de la ultraderecha nacionalista porteña.

Fishman no era investigador, historiador ni periodista. Era apenas un ciudadano argentino de religión judía que durante años oyó hablar en su casa de aquellos hechos; más que hablar, murmurar, por miedo…

Leyó cuanto había sobre el tema, pero los autores eludían, por sistema, referirse a la cuestión central: el judío como enemigo universal y chivo expiatorio; prejuicio criminal que llegaría a su diabólico desiderátum bajo Hitler y el Tercer Reich.

Recién hacia los años 50, en un texto del médico y político entrerriano Juan Carulla (1888-1968), nacionalista de pasado anarquista, Fishman halló una pista.

El autor, al saber que estaban incendiando el barrio judío, caminó hasta Viamonte, a la altura de la Facultad de Medicina, y vio que "en medio de la calle ardían pilas de libros y trastos viejos entre los cuales podían reconocerse sillas, mesas y otros enseres domésticos, y las llamas iluminaban, tétricas, la noche, destacando con rojizo resplandor los rostros de una multitud gesticulante y estremecida. Se luchaba dentro y fuera de los edificios. El cruel castigo se extendía a otros hogares hebreos. El ruido de los muebles y cajones violentamente arrojados a la calle se mezclaba con gritos horrendos: ¡Mueran los judíos! Cada tanto pasaban a mi lado viejos barbudos y mujeres desgreñadas. Nunca olvidaré el rostro cárdeno y la mirada suplicante de uno de ellos, al que arrastraban un par de mozalbetes, así como el de un niño sollozante que se aferraba a la vieja levita negra, ya desgarrada… El disturbio provocado por el ataque a los negocios y hogares hebreos se había propagado a varias manzanas a la redonda. El comité radical se había reunido el dos de enero. Siete días después, sus miembros tomaban como profesión la de vejar judíos…"

Otro testimonio inapelable, el de José Mendelson –inmigrante que llegó a ser gran figura de su comunidad–, citado en la revista "Hechos de la historia judía", arriesga que "las matanzas antijudías en Europa Oriental fueron un juego de niños. Pamplinas son todos los pogroms al lado de lo que hicieron con ancianos judíos en las comisarías séptima y novena, y en el Departamento Central de Policía… Jinetes arrastraban por las calles a viejos judíos desnudos, les tiraban de las barbas, y cuando ya no podían correr, su piel se desgarraba contra los adoquines, mientras los golpeaban con sables y latigazos…"

Años después, Arturo Cancela, en su libro "Tres relatos porteños", escribió: "… jóvenes con brazaletes, armados de palos y carabinas, detienen a todos los individuos que llevan barba. Los de la carabina les pinchan el vientre o se cuelgan de las barbas, y otros apedrean los vidrios de las casas de comercio, cuyos propietarios abundan en consonantes".

El periodista Juan José de Soiza Reilly (estrella de su oficio en aquellos días) denunció en la revista "Popular", número 45, tres de febrero de 1919, que vio "ancianos judíos cuyas barbas fueron arrancadas. Uno de ellos levantó su camiseta para mostrarnos dos sangrantes costillas que salían de la piel como dos agujas. Dos niñas de catorce o quince años contaron llorando que habían perdido entre las fieras el tesoro santo –clara metáfora de violación–. A una que se había resistido le partieron la mano derecha de un hachazo. He visto obreros judíos con ambas piernas en astillas: rotas a patadas contra el cordón de la vereda… Todo esto hecho por pistoleros llevando la bandera argentina".

No fueron ajenos a la barbarie los asesinos de la siniestra Liga Patriótica Argentina liderada por el ultranacionalista Manuel Carlés, en cuyas filas militaban oficiales del ejército, la marina, y los matones de las bandas Orden Social y Guardia Blanca.

Y apenas unos días después de aquella orgía de sangre y odio, el pesado manto de la complicidad no ahorró munición: "La Época", órgano oficial del partido radical, acusó de los disturbios de la Semana Trágica… ¡a los judíos!, y el diario católico "El Pueblo", en sólo tres meses… ¡publicó doce editoriales antisemitas!

¿Queda algo más por decir?

Sí: en la Morgue, más de 700 cadáveres de judíos esperaban ser identificados para alcanzar su último lugar: un hoyo en la tierra, y la lápida con su nombre un año después, como lo exige su rito religioso.

Mientras, en el invierno europeo, algunas familias patricias en vacaciones temblaban ante el rugido de los cañones de la Primera Gran Guerra, y otras ya habían huido del fragor de la Semana Trágica y del asfixiante enero porteño: eran felices en su feudo privado. En Mar del Plata, caminando por la rambla de madera…

lunes, 29 de mayo de 2017

URSS: Un homenaje a los héroes de Stalingrado

Una historia de la Segunda Guerra Mundial que todavía da temblores en espina 

George Winston - War History Online



Octubre 1942: Un Oberleutnant alemán (teniente primero) con una ametralladora soviética PPSh-41 en los escombros de la fábrica de Barrikady. 

A lo largo de Rusia, muchas personas están tomando el tiempo para rendir homenaje a las víctimas de la Segunda Guerra Mundial. Un 22 de junio, marcó el 75 aniversario de la Alemania nazi invadiendo la Unión Soviética. Encendió algunas de las batallas más sangrientas en la historia humana conocida en Rusia como la Gran Guerra Patriótica.

Una mujer vino a encender una vela en el terraplén del río Moskva. Ella habló a RT y dijo: "Vine aquí hoy para honrar la memoria de mis dos grandes tíos y mis abuelos - que sobrevivieron a la batalla de Stalingrado, los horrores de los campos de concentración y el resto de la guerra. Mi abuela me habló de las atrocidades de la Segunda Guerra Mundial, que siguen vivas en mi mente. Envían escalofríos por mi espina dorsal y me hacen estallar en lágrimas. "

La guerra en el frente oriental duró del 22 de junio de 1941, hasta el 9 de mayo de 1945, cuando la Alemania nazi se rindió. En honor de cada día de la guerra, 1.418 velas se encendieron en Moscú. Otra mujer en la asistencia describió esto como: "Un recordatorio de lo difícil que fue para nuestros antepasados ​​para luchar y restaurar nuestro país sacudido, la forma en que renunció a todo para su patria".


Los soviéticos defienden una posición, Stalingrado. 

Según las estadísticas oficiales, la guerra costó 26,6 millones de vidas en la Unión Soviética. En total, más de 8 millones de personas murieron en la línea de frente de la guerra para repeler la invasión de la máquina de guerra nazi. Era la única manera de derrotar al nazismo. Sin duda, la Unión Soviética sufrió más durante la Segunda Guerra Mundial con más del 75% de las fuerzas de los nazis y aliados en Europa en el Frente Oriental. El Frente Oriental fue también donde Alemania nazi sufrió el 74% de sus pérdidas de guerra.

En el frente oriental, tuvo lugar la batalla de Stalingrado. Esta fue la batalla más grande y más sangrienta de la Segunda Guerra Mundial. Más de un millón de soldados participaron a través de ambos lados.

En última instancia, fue el punto de inflexión en el teatro europeo de la Segunda Guerra Mundial. Los nazis nunca fueron capaces de recuperar el impulso que tenían antes. El ejército soviético tomó este éxito militar en la gran batalla siguiente de Kursk que comenzó durante julio / agosto de 1943. Aquí, una de las batallas blindadas más grandes en historia ocurrió; Resultando en otro éxito estratégico soviético. Después de esto, no habría más empujones nazis importantes en el frente del este.

Los civiles soviéticos también sufrieron en esta guerra. Casi 7,5 millones de civiles fueron asesinados deliberadamente por los nazis que ocuparon varios territorios durante la guerra. Otros 4,1 millones de personas murieron debido a las terribles condiciones perpetradas por el régimen.


Leningradinos en la avenida de Nevsky durante el cerco. 

Durante el Sitio de Leningrado, más de 630.000 civiles murieron de hambre y exposición al frío. Durante 872 días, los nazis y sus aliados bloquearon la ciudad. Durante la peor parte del bloqueo, la ración de alimentos en la ciudad disminuyó a sólo 125-250 gramos de pan por día. Sería difícil encontrar una familia soviética que no sufriera una pérdida durante la guerra. Una vez terminada la guerra, el país quedó devastado. La producción agrícola para el país fue de 40% en comparación con los tiempos anteriores a la guerra.

Durante la ceremonia, la élite política de Rusia colocó coronas en la Tumba del Monumento al Soldado Desconocido, ubicada junto al muro del Kremlin. Cientos de miles de rusos conmemoraron a los héroes y víctimas de la Segunda Guerra Mundial en el día nacional de la conmemoración y el dolor. Aproximadamente, 3.000 personas participaron en "Una vela de la memoria" en la ciudad Urals rusa de Yekaterinburg. La gente allí también formó una palabra gigante "recordar" en una de las plazas. La primera vela fue encendida a las 3:15 para conmemorar las primeras bombas nazis que cayeron sobre la ciudad en 1941.

10.000 musulmanes de varias regiones de Rusia se reunieron en la ciudad de Kazan para celebrar una ceremonia religiosa especial. Fue en recuerdo de las víctimas de la Gran Guerra Patriótica. Belarús también celebró ceremonias conmemorativas el mismo día.

martes, 23 de mayo de 2017

G6D: 50 años de la victoria israelí

Seis días de guerra, 50 años de ocupación
Israel sigue ocupando tierras palestinas 50 años después de su guerra de seis días
Israel se ha vuelto poderoso y rico, pero no ha encontrado la paz con los palestinos-ni con sí mismo, dice Anton La Guardia

The Economist



EN EL PRINCIPIO destruyeron la fuerza aérea de Egipto en el suelo y derribaron los aviones de Jordania, Irak y Siria. Eso fue el lunes. Luego rompieron las masivas defensas de Egipto en el Sinaí. Eso fue el martes. Luego, tomaron la antigua ciudad de Jerusalén y oraron. Eso fue miércoles. Luego llegaron al Canal de Suez. Eso fue jueves. Ascendieron los Altos del Golán. Eso fue viernes. Luego tomaron los picos que daban a la llanura de Damasco. Por la noche, el mundo declaró un alto el fuego. Eso fue sábado. Y el séptimo día descansaron los soldados de Israel.

En sólo seis días de lucha en junio de 1967, Israel creó un nuevo Oriente Medio. Tan rápida y repentina fue su victoria sobre los ejércitos árabes circundantes que algunos vieron la mano de Dios. Muchos habían temido otro Holocausto. En cambio, Israel se convirtió en el mayor poder de la región. El himno de Naomi Shemer, "Jerusalén de Oro", adquirió nuevas líneas después de la guerra: "Hemos regresado a las cisternas / Al mercado y al mercado / Un shofar llama al Monte del Templo en el Viejo Ciudad."
Este es un año de grandes aniversarios en Israel: 120 años desde el Primer Congreso Sionista en Basilea; 100 años desde que la Declaración Balfour prometió a los judíos un hogar nacional; Y 70 años desde que la ONU propuso dividir Palestina en un estado judío y un estado árabe. Pero la conmemoración del medio siglo desde la guerra de seis días será la más intensa.

Este informe especial examinará el legado de ese conflicto. Los territorios que Israel capturó son el tema definitorio de su política y sus relaciones con el mundo; También están en el corazón de los sueños palestinos de la independencia. La guerra de seis días fue la última victoria militar absoluta para Israel y el inicio de una transición de las guerras existenciales contra los Estados árabes, que siempre ganó, para enervar las campañas contra las milicias no estatales que nunca podría borrar. La amenaza de invasión a través de sus fronteras ha desaparecido, pero la violencia dentro de ellos es incesante.

En 1967 las armas occidentales golpearon decisivamente a los soviéticos. Mientras Estados Unidos se alía firmemente con Israel, las divisiones de la guerra fría superaron el conflicto árabe-israelí. Y cuando Charles de Gaulle cambió de lado para alinear a Francia con los árabes en 1968, prohibiendo las ventas de armas a Israel (especialmente de los jets Mirage), sin querer sentó las bases para la floreciente industria de alta tecnología de Israel. Hoy en día es Francia quien compra aviones no tripulados desde Israel.

El asediado refugio de los judíos se convirtió en un mini-imperio, gobernando a millones de palestinos. Fue, en muchos aspectos, una conquista improvisada, "El Imperio Accidental" (el título de un libro de Gershom Gorenberg), pero que ha sufrido. La guerra despertó el irredentismo palestino y el fanatismo israelí, y añadió el intratable poder de la religión a las fuerzas del nacionalismo. El muro que dividió Jerusalén se ha ido, pero Israel ha erigido muchas más barreras que atomizan a la sociedad palestina. Los israelíes se han enriquecido, lo que hace que la miseria de los palestinos sea aún más inquietante. Al unir la antigua tierra de Israel, la victoria ha dividido al pueblo de Israel y ha dilapidado su democracia.




Casamiento a la fuerza

Ese embriagador día de junio de 1967, cuando Levi Eshkol, entonces primer ministro de Israel, escuchó noticias de la captura de Jerusalén, dijo a los colegas del partido: "Nos han dado una buena dote, pero viene con una novia que no nos gusta. Sus palabras resultaron más prescientes de lo que él imaginaba.

Los viejos soldados israelíes todavía cuentan sus historias de la guerra día a día, colina por cuesta. Reuven Gal era comandante de pelotón en la Brigada de Jerusalén, una unidad de reservistas de la ciudad que lucharon al alcance de sus hogares. Después de una batalla para controlar la sede de la ONU el día anterior, el Sr. Gal recuerda avanzar al amanecer del 7 de junio hacia las trincheras jordanas en la colina de Jebel Abu Ghneim. Para su alivio la posición había sido abandonada. Mientras sus hombres descansaban, oyó la señal de radio de Motta Gur, comandante de los paracaidistas que habían entrado en la ciudad amurallada: "Har habayit beyadeinu" (el Monte del Templo está en nuestras manos). A su alrededor, soldados endurecidos lloraban ante la noticia.
Después de la guerra, los israelíes amaban caminar en las antiguas colinas, redescubriendo Hebrón, Elí, Shiloh y más; Para el Sr. Gal, los judíos "se emborracharon" con euforia al tomar las tierras de su ascendencia bíblica. Y él pensó que después de tal derrota los árabes tendrían que demandar para la paz. Se rompe en una canción de la época: "Mañana, cuando el ejército quitarse sus uniformes / Todo esto vendrá mañana, si no hoy / Y si no mañana, entonces al día siguiente."

Pero la paz no llegó. Cada generación de israelíes debe todavía ponerse el uniforme y prepararse para luchar. El Sr. Gal se convirtió en el principal psicólogo del ejército y más tarde en un alto funcionario de seguridad nacional. "Poco sabemos lo que esta victoria militar traería", reflexiona. "Las celebraciones fueron el comienzo de la tragedia de la ocupación. Ha tenido un tremendo impacto en nuestra moralidad, democracia, las almas de nuestros hijos y la pureza de las armas [la moralidad del uso de la fuerza] ".

Los palestinos, por su parte, hablan de su consternación de cómo las tropas jordanas abandonaron la Ciudad Vieja de Jerusalén con apenas una pelea y de su sorpresa al descubrir que los vehículos blindados que rumbo a la ciudad no eran refuerzos iraquíes sino israelíes. En el borde del barrio judío de la ciudad amurallada, Abu Munir al-Mughrabi vive en un pequeño apartamento de un dormitorio que es un museo provisional a la pérdida de la Jerusalén árabe. En su pared de fotos de la ciudad, uno lo muestra como un joven de 25 años con un traje, de pie en medio de los escombros de su barrio, el Barrio de Mughrabi. Fue demolido por Israel inmediatamente después de la captura de la Ciudad Vieja, convirtiendo el callejón frente al Muro Occidental, el lugar más importante de la oración judía, en la amplia plaza que es hoy. Él levanta su mapa dibujado a mano de los edificios desaparecidos y una lista de las 138 familias que fueron despejadas.




Abu Munir había estado en Ammán cuando estalló la guerra. Se deslizó de nuevo a través de la frontera para llegar a Jerusalén justo cuando su casa estaba siendo derribada. Durante un tiempo contrabandeó gente de y hacia Jordania. También contrabandeó armas para Fatah, luego un movimiento militante ascendente, y pasó tiempo en la cárcel.

Su historia ilustra un cambio de mentalidad por parte de los palestinos. En la guerra de 1947-48, cuando Israel fue establecido, los palestinos huyeron o fueron expulsados ​​en masa. Cientos de pueblos fueron destruidos. Por el contrario, en 1967 la mayoría se quedó. "Tuvimos suerte de que fuimos derrotados tan rápido y tan masivamente", dice Ali Jarbawi, ahora profesor de ciencias políticas en Birzeit, una universidad palestina en Cisjordania. "Israel no tuvo tiempo de echarnos."

También hubo algunos beneficios inesperados: los palestinos de la Ribera Occidental, que habían sido anexados por Jordania, renovaron los lazos con los palestinos de Haifa y Jaffa, que habían formado parte de Israel después de 1948; Y de Gaza, que había sido ocupada por Egipto. "El sentimiento nacional palestino resurgió debido a la ocupación", dice Jarbawi.

Ese sentimiento estalló con la primera intifada palestina en 1987. Hasta entonces los palestinos bajo el dominio israelí habían permanecido en su mayoría plácidos, mientras que la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), dedicada a la expulsión de Israel por la fuerza, llevó a cabo Ataques transfronterizos desde el extranjero. La lucha armada fue, en su mayor parte, un fracaso. La OLP perdió una guerra civil contra el rey Hussein de Jordania en 1970; Emprendió una campaña de terrorismo internacional, incluida la masacre de atletas israelíes en los Juegos Olímpicos de Munich de 1972; Ayudó a precipitar la guerra civil en el Líbano en 1975; Y fue desalojado a Túnez después de la invasión de Israel de 1982.

Por el contrario, la intifada estuvo marcada principalmente por enfrentamientos de lanzamiento de piedras. Desechó la ilusión de que Israel podría mantener los territorios ocupados a un costo pequeño. Los acuerdos de Oslo de 1993 establecieron una Autoridad Palestina autónoma bajo la dirección de Yasser Arafat, el líder de la OLP, que regresó triunfalmente en julio de 1994. Los extremistas de ambos bandos se propusieron destruir el trato con una violencia sin precedentes. Un colono judío mató a 29 palestinos en oración en Hebrón en 1994. Hamas y la Yihad Islámica, ambas facciones islamistas, se embarcaron en una campaña de atentados suicidas. En 1995 un judío de la derecha asesinó al primer ministro, Yitzhak Rabin.

La segunda intifada, precipitada por el fracaso de las conversaciones de paz en Camp David en 2000, involucró armas y bombas. Arafat a menudo parecía tolerar, o incluso alentar, a los militantes. Los israelíes retiraron unilateralmente del Líbano en 2000 y de Gaza en 2005 (después de la muerte de Arafat), y tampoco trajeron paz: Israel luchó contra Hamas y Hizbullah (una milicia libanesa chiíta), que dispararon numerosos cohetes contra Israel.
Las décadas del "proceso de paz" trajeron mucho proceso y poca paz. Para los israelíes, tierra para la paz se convirtió en tierra para los suicidas-bombas y cohetes
Las décadas del "proceso de paz" trajeron mucho proceso y poca paz. Para los israelíes, la tierra para la paz se convirtió en tierra para los suicidas-bombas y cohetes. "La mayoría de la gente siente que la ocupación ya no es nuestra culpa", dice Yossi Klein Halevi del Shalom Hartman Institute, un grupo de expertos. "Salí de la primera intifada como votante laborista. Pero la segunda intifada me movió hacia la derecha ".
Para la mayoría de los palestinos, el acuerdo de Oslo trajo una ocupación peor: más derramamiento de sangre, división interna, pérdida de tierras para los colonos y fragmentación territorial. Los palestinos en estos días viven como refugiados en el mundo árabe; En una prisión abierta en la Franja de Gaza dirigida por Hamas; En un mosaico de enclaves autónomos aislados en Cisjordania dirigidos por la facción nacionalista Fatah; Como "residentes" descuidados de Israel en Jerusalén; Y como ciudadanos de segunda clase que luchan por la igualdad en las fronteras de Israel antes de 1967.

El caos en Oriente Medio desde los levantamientos árabes de 2011 ha endurecido la convicción de Israel de que es demasiado arriesgado abandonar más tierras: ¿qué pasa si Hamas o el Estado Islámico (IS) se apoderan de las colinas de Cisjordania con vistas a las zonas más pobladas de Israel? Israel estuvo cerca de regresar los Altos del Golán en conversaciones de paz con Siria. Ahora que las milicias como Hizbullah, al-Qaeda e IS se han implantado en la frontera, muchos israelíes están agradecidos porque las negociaciones fracasaron. Por su parte, los palestinos sienten que su causa ha sido abandonada por los árabes que en otro tiempo lo tuvieron.

Los encuestadores dicen que la oposición a la idea de paz basada en la creación de un estado palestino junto a Israel es más fuerte entre los jóvenes de ambos lados, los de 18 a 24 años. Sus padres pudieron haber conocido una época sin barreras internas y relaciones cordiales, aunque desiguales, entre árabes y judíos. Hoy en día la mayoría de los jóvenes israelíes y palestinos tienen poco contacto.

La vida en Israel, segura detrás de la pared de seguridad y la mental que dice que "no hay socio para la paz", es más cómoda de lo que ha sido durante la mayor parte de la corta vida del país. La seguridad ha mejorado, por ahora. La economía está en auge. Y a medida que su política se vuelve más chauvinista, su sociedad se abre de otras maneras. Los ciudadanos árabes de Israel, que vivieron bajo la ley marcial hasta 1966, se están integrando cada vez más económicamente. En Jerusalén, algunos judíos y árabes se desafían en el backgammon y bailan el dabke palestino. La música israelí está redescubriendo los ritmos y tonos del Oriente. El ejército da la bienvenida a mujeres y gays, a pesar de las objeciones de algunos rabinos. Los viejos conflictos sobre la observancia del sábado son, en su mayor parte, cosa del pasado. Incluso en Jerusalén, han surgido islas de secularismo.
Visita las playas o los pulsantes bares de Tel Aviv, comiendo gambas tailandesas no kosher, discutiendo el último algoritmo y viendo la hermosa juventud a la deriva, y te imaginas en California. Cincuenta años después de 1967, se ha vuelto demasiado fácil para Israel olvidar que, a un corto trayecto en coche, la ocupación de los palestinos se ha vuelto casi permanente.

domingo, 14 de mayo de 2017

SGM: Campo de concentración de aleutianos en USA

La otra atrocidad estadounidense de internacionalización de la Segunda Guerra Mundial

JOHN SMELCER - NPR



Los residentes de la isla de Pribilof evacuaron en el transporte Delarof del ejército de los E., en junio de 1942.

La mayoría de los niños estadounidenses aprenden que Japón atacó Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941, llevándonos a unirse a la Segunda Guerra Mundial. Esta semana marca el 75 aniversario de los japoneses-estadounidenses que son posteriormente redondeados e internados como presuntos enemigos del estado. Pero hay otra historia trágica e inédita de ciudadanos estadounidenses que también fueron internados durante la guerra. Soy un miembro de la tribu Ahtna de Alaska y he pasado la mayor parte de los 30 años descubriendo y reuniendo fragmentos de una historia que merece ser contada.

En junio de 1942, Japón invadió y ocupó Kiska y Attu, las islas más occidentales de la Cadena Aleutiana de Alaska, un archipiélago de 69 islas que se extienden unos 1.200 kilómetros a través del Océano Pacífico Norte hacia la península de Kamchatka de Rusia. Desde una perspectiva estratégica, Japón quería cerrar lo que percibían como la puerta trasera de Estados Unidos al Lejano Oriente. Durante miles de años, las islas han sido habitadas por un pueblo indígena lleno de recursos llamado Aleuti. Durante el Período Ruso-Americano (1733 a 1867), cuando Alaska era una posesión colonial de Rusia, los buscadores de pieles rusos diezmaron poblaciones aleutas a través de la guerra, la enfermedad y la esclavitud.

Poco después de la invasión de Japón, el personal naval estadounidense llegó con órdenes de rodear y evacuar a los Aleuts de la Cadena Aleutiana y las Islas Pribilof a campos de internamiento a casi 2.000 millas de distancia cerca de Juneau. La administración de los campos de internamiento estaría bajo la jurisdicción de los Servicios de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos (USF & WS). Además, las órdenes incluían la quema de las aldeas hasta el suelo, incluyendo sus amadas iglesias, como parte de una política de "tierra arrasada". El propósito declarado del Ejército era proteger a los aleuts, que eran ciudadanos estadounidenses, de los peligros de la guerra. Pero un oficial dijo a los asombrados aleutianos que, como decía, "porque ustedes se parecen a los japoneses y no queremos dispararles". Ese intercambio forma parte de un video documental llamado Aleut Evacuation.

Con solamente la ropa en la espalda, 881 aleutianos de nueve aldeas diferentes de la isla fueron forzados a bordo del USS Delarof y transportados a las conserveras abandonadas abandonadas del salmón donde los techos y las paredes tenían agujeros, las ventanas y las puertas se rompieron y los pisos eran tan putrefactos que La gente cayó a través de ellos. No había electricidad, saneamiento, ni agua corriente.

Los aleuts fueron internados en contra de su voluntad durante la guerra, mucho después de que los japoneses fueran expulsados ​​de Alaska, y fueron muy descuidados por el mismo gobierno que dijo que los estaba protegiendo. Irónicamente, a menos de 30 millas de distancia, más de 700 nazis que habían sido capturados en el norte de África fueron encarcelados en un campo de prisioneros en la Bahía de Excursión. Los nazis, enemigos jurados de América y de nuestros aliados, fueron tratados mucho mejor que los aleuíes, tanto que el historiador militar Stan Cohen escribió más tarde en The Forgotten War: "En general, el encarcelamiento alemán en Alaska fue bastante agradable".

En mayo de 1943, el gobierno de Estados Unidos incluso esclavizó a muchos de los hombres de las islas Pribilof. El gobierno amenazó con que a ninguno de los aleutianos se les permitiera volver a casa (ni siquiera después de la guerra) si los hombres no "se ofrecieran" a cosechar focas para el esfuerzo de guerra. Por tratado internacional, sólo los nativos pribilovianos podían cosechar lobos marinos. Se les dijo que las pieles se convertirían en revestimientos para chaquetas y cascos de aviación para pilotos estadounidenses y tripulaciones de bombarderos, lo cual era una mentira. Los hombres pasaron la temporada de sello de verano en las diminutas Islas Pribilof que dieron más de 125.000 sellos. El gobierno vendió las pieles a la empresa Fouke Fur de St. Louis, Missouri, por 1.5 millones de dólares en beneficios, todos los cuales fueron directamente a las arcas del gobierno.

La invasión japonesa de Alaska nunca lo hizo mucho más allá de las islas Aleutianas más occidentales de Kiska y Attu. Durante un período de 15 meses, los soldados estadounidenses eventualmente recapturaron las islas montañosas en una serie de batallas que pasaron a conocerse como la Guerra Esquecida. En total, medio millón de soldados estadounidenses, canadienses, rusos y japoneses participaron en el conflicto, una de las batallas menos conocidas y más duras de la Segunda Guerra Mundial, como explicó Brian Garfield en La guerra de las mil millas. Al final, cuando más de 500 soldados japoneses, poco dispuestos a rendirse o ser llevados vivos después de un desesperado ataque banzai (suicidio), se explotaron en masa Con granadas de mano en el pie de la colina del ingeniero.

La guerra en las Aleutianas dio a América su primera victoria en todo el teatro sobre Japón y la primera experiencia en asaltos anfibios en la guerra. Alrededor de 118 Aleúes perecieron por falta de calor, comida y atención médica. Las pequeñas aldeas aleutas perdieron hasta una cuarta parte de su población anterior al internamiento. Las muertes de aleutas eran evitables. Los suministros médicos que se habían asignado a los campos de internamiento fueron tomados por los militares. Los 700 prisioneros alemanes regresaron a sus hogares después de la guerra sin que nadie muriera durante su encarcelamiento.

Aunque la invasión japonesa fue derrotada por el otoño de 1943, los aleuts permanecieron internados hasta el final de la guerra a mediados de 1945. En 1980, el Presidente Reagan firmó la Comisión sobre la Reubicación del Tiempo de Guerra y la Internación de Civiles, que autorizó el establecimiento de una comisión para revisar los hechos y circunstancias que rodearon la reubicación e internamiento de decenas de miles de civiles estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial.

Cuarenta y dos años después de que los aleutianos regresaran a sus aldeas quemadas y saqueadas, el gobierno de Estados Unidos finalmente reconoció que sus derechos constitucionales habían sido violados.

En 1988, el Congreso aprobó la Ley de Restitución de las Islas Aleutianas y Pribilof, que pagó $ 12,000 a Aleutas sobrevivientes de los campos de internamiento. Para entonces, alrededor de la mitad de los supervivientes habían fallecido hace mucho tiempo.