Mostrando entradas con la etiqueta IMARA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta IMARA. Mostrar todas las entradas

domingo, 21 de diciembre de 2014

Operación Soberanía: 36º aniversario

19 de diciembre de 1978

"Operación Soberanía"

Se conoce con el nombre en clave de Operación Soberanía u Operativo afianzamiento de la soberanía al plan de invasión a Chile que el gobierno militar de Argentina planificó ejecutar en los últimos días de diciembre de 1978, pero que fue suspendido a último momento por la intervención del papa Juan Pablo II.


BIM 4 al completo, formado sobre Avda. Maipú, Ushuaia 1978

Para solucionar el litigio por la soberanía de las islas y los derechos marítimos en el área del canal Beagle, Argentina y Chile acordaron en 1971 recurrir al arbitraje del gobierno del Reino Unido, árbitro formal establecido en el Tratado General de Arbitraje del 28 de mayo de 1902, pero que solo podía aceptar o rechazar el fallo de un tribunal nombrado de común acuerdo entre ambos países. Basándose en el derecho internacional, los jueces dictaron sentencia el 22 de mayo de 1977 asignando a Chile las islas Picton, Nueva y Lennox. En 1978, el gobierno de Argentina declaró nulo el laudo arbitral y movilizó su poderío militar para obligar a Chile a dejarlo de lado y negociar una solución al conflicto más favorable a la posición argentina.
Al no lograr ese objetivo por la vía negociada, Argentina planificó una guerra de agresión contra Chile.

La situación chilena parecía bastante desventajosa.
Frente a un país que casi lo triplicaba en el número de habitantes, con un ingreso per cápita mayor y una ventaja geográfica, Chile enfrentaba, además, a raíz de los atentados a los derechos humanos cometidos durante el régimen militar, una negación a la venta de armas de parte de sus proveedores tradicionales, Estados Unidos de América y Europa Occidental, lo que dificultaba aún más la ya compleja tarea de resguardar su territorio, debido a su propia geografía.

El plan de acción 

No existen ni declaraciones ni documentos oficiales argentinos sobre la existencia del Operativo Soberanía. Sin embargo, la cantidad de testimonios en todos los estamentos de la sociedad argentina es tal, que nunca se ha puesto en duda su existencia. Empero, es difícil establecer las condiciones, fines y medios que planearon sus gestores a partir de las experiencias personales de los partícipes.

El ataque sería precedido por una denuncia argentina "falsa" ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas de una ocupación militar de las islas al sur del Canal Beagle por parte de Chile.

Las Fuerzas armadas argentinas desembarcarían en las islas y en caso de que las tropas de élite chilenas que protegían las islas opusieran resistencia, se invadiría el territorio continental de Chile, buscando a lo largo de la frontera el frente que ofreciese menos resistencia, para cortar el país en por lo menos un lugar y así obligar a Chile a aceptar las condiciones argentinas.

«La estrategia nacional y militar que planificó Argentina, en el marco de una estrategia total, para enfrentar el conflicto con Chile el año 1978», que el Operativo Soberanía fue elaborado por el Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas Argentinas bajo el nombre de (Planeamiento Conjunto de Operaciones Previstas contra Chile).

El concepto estratégico del plan, con el fin de lograr el objetivo político de apoderarse de las islas inmediatamente al sur del Beagle que se había propuesto Argentina, estaba basado en dos premisas:

  1. Que Chile se rindiera en un tiempo breve como consecuencia de las acciones militares que se estaban preparando; y
  2. Que Chile aceptara los reclamos territoriales formulados por Argentina, a lo que seguiría el repliegue de las tropas argentinas desde los puntos del territorio chileno que hubiera sido ocupado luego de la ofensiva trasandina.

Posteriormente, se elaboró una Directiva Estratégica Militar, la cual fue aprobada por la Junta Militar, donde se establecía, el concepto general de la guerra, el objetivo político de guerra bélico y la organización de las fuerzas.

Como anexo a este plan, se formularon otros planes que incluían un Plan de Movilización, un Plan de Inteligencia y un Plan de Intrusión. Este último incluía la ocupación militar (Flota de mar [Flomar] e infantería de marina) de las islas, incluyendo las islas Wollaston y el Cabo de Hornos, antes de la hora H, vale decir, antes de que se iniciara el ataque terrestre a nivel continental.

Como se esperaba que las acciones bélicas provocaran la reacción inmediata de la ONU, Estados Unidos y otros países, los militares planificaron el realizar una guerra de la forma más rápida y violenta, con el objetivo de apoderarse de la mayor cantidad de espacio territorial chileno en pocos días, para luego aceptar un cese de hostilidades manteniendo un statu quo, que sería impuesto por la ONU, pero que dejaría a Argentina en una posición de fuerza para negociar territorios posteriormente. Con ese objetivo, Argentina estaba más que dispuesta a aceptar la presencia de fuerzas de paz de las Naciones Unidas para separar a ambos Ejércitos.

De este plan, al 14 de diciembre de 1978, se habían cumplido las etapas de movilización de las fuerzas regulares de las tres ramas y la fase de movilización parcial de los reservistas.

Armada Argentina (Contraalmirante Humberto Barbuzzi):

Misión: Oponerse a la acción de la escuadra chilena y apoyar la conquista de las islas al sur del Canal Beagle. Para ello la flota argentina se había dividido en tres grupos de tarea (GDT):

El primero, encabezado por el PAL (Portaaviones Liviano) ARA Veinticinco de Mayo (V-2), con su completo GAE (Grupo Aéreo Embarcado) formado por: 8 aviones Douglas A-4Q, 4 Grumman S-2 Tracker, 4 helicópteros Sikorsky S-61D4 Sea King y un Alouette) con el destructor misilístico ARA Hércules (D-28) (con al menos dos misiles MM-38 Exocet) y las novísimas, para ese entonces, corbetas misilísticas Clase A-69 ARA Drummond (P-1), actual P-31 y ARA Guerrico (P-2) actual P-32 (ambas con cuatro misiles MM-38 Exocet cada una) en funciones de escolta.

miércoles, 2 de abril de 2014

Schweizer cuenta como fue tomar Moody Brook


Aquel 2 de abril


Reportaje a Bernardo Schweizer, Comando Anfibio, que junto a Eduardo Cequeira dieron comienzo a la recuperación de las Islas Malvinas en los últimos minutos del 1 de abril de 1982


Capitán de Navío (IMARA) Bernardo Schweizer

Lo hicimos y lo hicimos bien y regresamos algunos, enviando a los usurpadores ingleses de regreso a su país, ellos todos sanos


DeySeg ¿Cómo se entera que iba a participar de la recuperación de la Islas Malvinas?
Bernardo Schweizer: En realidad me entero extraoficialmente por un camarada de la Base de Mar del Plata, todavía teníamos allí a nuestra Agrupación, que me vino a saludar y me dijo que tuviera cuidado porque se trataba de una misión de riesgo. Oficialmente fue a borde del destructor Santísima Trinidad cuando nuestro comandante el Capitán Sánchez Sabarots nos indicó la misión que íbamos a realizar.

Deyseg: Las operaciones de comandos requieren una minuciosa preparación, ¿Cuándo se preparó entonces esta delicada la misión?
BS: Si, las operaciones de comandos requieren de una minuciosa preparación. Se trata de conseguir terrenos similares a los que se va a transitar y se trabaja con maquetas a fin de solucionar todos los problemas que se puedan preveer. En este caso trabajamos a bordo del Santísima Trinidad en base a mapas, fotografías aéreas y a una maqueta que hicimos de apuro.

Deyseg:¿Cuál fue la playa seleccionada para el desembarco de los Comando Anfibios?
BS: La playa seleccionada inicialmente en la planificación, era un brazo denominado Mullet Creek dentro de Puerto Enriqueta (Port Harriet), pero finalmente el destructor nos dejó un poco más lejos, la navegación con los botes fue dificultosa por que las algas se enredaban en las hélices y debíamos levantar los motores fuera de borda para quitarlas. Por esos contratiempos, las horarios planificados se nos venían encima y decidí desembarcar en Playa Verde, que era una alternativa más cerca en cuanto a la navegación que debían hacer grueso de los Comandos Anfibios con los botes, pero que a su vez nos alejaba un kilómetro del objetivo en el tránsito terrestre. Además desembarcando en esta playa debíamos caminar entre dos lagunas y nos preocupaba que por la época hubiera terrenos anegados, pero no fue así. La elección precipitada de Playa Verde fue una gran suerte porque posteriormente encontramos en Mullet Creek posiciones de Royal Marines con ametralladoras. Nosotros hicimos la preparación de la misión con la indicación de que habría factor sorpresa, pero en realidad los ingleses nos esperaban.

Deyseg: En qué condiciones llegó el grupo "Cachiyuyo" a Playa Verde?
BS: En la navegación hacia las Islas uno de los kayaks que íbamos a emplear se rompió a consecuencia de una tormenta –lo partió un tambor de combustible -, entonces el grupo Cachiyuyo debió llegar a la playa con dos botes y un solo Kayak. Este grupo era la avanzada que reconocería la playa para dar seguridad al desembarco del resto de los Comandos Anfibios. Partimos desde el destructor en dos botes llevando a remolque el Kayak. Cuando estábamos a una media milla de la costa, los botes hicieron una estación y nos desprendimos con el entonces cabo principal Eduardo Sequeira en el kayak, ya que es una embarcación sumamente discreta para la aproximación. Alcanzamos la playa aproximadamente a las 22,45 del 1 de abril. La misma estaba libre, se aproximaron los dos botes –éramos 20 Comandos en total- y procedimos a dar seguridad para la llegada de los restantes 19 botes que alcanzaron Playa Verde entre 23,15 y 23,30 hs. Anecdóticamente puedo decir que mientras nos aproximábamos a la playa yo venía observando con el anteojo de visión nocturna y la luz luna que se iba a ocultar a las 23.00 me daba de frente y me ocasionaba no pocas molestias en la vista.




Deyseg: ¿ En qué condiciones encuentran el cuartel de los Royal Marines?
BS: Al llegar la totalidad de los Comandos a la playa, nos quitamos los trajes secos y cargamos nuestras armas y mochilas. Un grupo de 16 hombres al mando del capitán Giacchino se separó para dirigirse a la casa del Gobernador de las Islas. El grupo mayoritario entre los que me encontraba, marchamos hacia el cuartel de los Marines. Caminamos primero paralelo a Mullet Creek, bordeamos el monte William y con mi grupo cruzamos el arroyo Moody y lo bordeamos. En total éramos siete equipos y cada uno de ellos tenía un objetivo particular dentro del predio del cuartel. Se tiraron algunos gases lacrimógenos y se hicieron disparos de advertencia, teníamos órdenes de no ocasionar bajas a los ingleses, pero finalmente la unidad estaba vacía.



Deyseg: ¿Por qué pasa tanto tiempo entre que asaltan el cuartel de los RM hasta que avanzan hacia la casa del gobernador de las Islas?
BS: Primero tuvimos que esperar hasta que aclarara a fin de poder revisar el cuartel en su totalidad, además teníamos que dar seguridad por si los Marines retornaban. Escuchábamos el ruido de los disparos que provenían de la casa del gobernador donde luchaban los hombres de Giacchino. Asegurado definitivamente nuestro objetivo, comenzamos a avanzar hacia la localidad que estaba a unos 5 kilómetros. Enseguida comenzaron a entregarse los primeros Marines que encontramos a nuestro camino. Al llegar a la gobernación nos enteramos que teníamos tres bajas. El Capitán Giacchino estaba muy grave y lamentablemente falleció momentos más tarde en el hospital de Puerto Argentino.


DeySeg