Mostrando entradas con la etiqueta ejecución. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ejecución. Mostrar todas las entradas

viernes, 11 de noviembre de 2016

SGM: Tres mujeres espías en Francia

Estas 3 mujeres británicas del SOE ayudaron a ganar la SGM - 2 sobrevivieron, 1 fue cremada viva

Durante la Segunda Guerra Mundial, cuando los hombres estaban peleando en primera línea, las mujeres estaban realizando algunos actos bastante heroicos por su cuenta. Estas mujeres eran parte del Ejecutivo de Operaciones Especiales, o SOE, y eran conocidas como Mujeres SOE. La SOE era una red secreta de inteligencia y espionaje que operaba desde la famosa calle Baker en Londres, Inglaterra.

War History Online


Las mujeres de SOE constituyeron 3.200 de los 13.000 o más agentes del Ejecutivo de Operaciones Especiales. Echemos un vistazo a tres de sus historias.

Lise de Baissac



Nacido el 11 de mayo de 1905, Lise de Baissac era un maestro del disfraz. Durante la Segunda Guerra Mundial fue reclutada en la organización de espionaje de guerra de Inglaterra, el Ejecutivo de Operaciones Especiales (SOE). En 1942, Lise fue una de las primeras mujeres en paracaídas en Francia, donde se disfrazó de arqueóloga y viuda.


Ella estuvo allí durante 11 meses, y su misión era explorar zonas de caída convenientes y pistas de aterrizaje. Los contenedores de armas le fueron lanzados en paracaídas y los pasó a los agricultores locales en preparación para el sabotaje. La SOE tuvo que recordar su regreso a Inglaterra cuando se dieron cuenta de que la Gestapo había volado su cubierta. En 1944 Baissac regresó a Francia en una nueva misión, esta vez disfrazada de refugiado parisino.

Baissac y su hermano establecieron varios grupos de resistencia en Normandía, enviando mensajes en bicicleta. Juntos organizaron sabotajes y ataques para retrasar los refuerzos alemanes dirigidos hacia el frente de Normandía.

Baissac vivió una vida plena y murió a los 98 años en 2004.

Cecile Pearl Witherington




Nació en Francia en 1914. Cuando Alemania comenzó a invadir Europa occidental en la primavera de 1940, Pearl logró ayudar a su familia a escapar a Inglaterra (sus padres eran ingleses). En Inglaterra, comenzó a trabajar para el Ministerio del Aire y debido a su fluidez en francés fue aceptada en la SOE. En 1943, se lanzó en paracaídas a Francia, donde se disfrazó de representante de la compañía de cosméticos.

Durante un período de ocho meses, entregó mensajes codificados a los operadores de radio. El líder de la SOE fue capturado, así que Pearl asumió y comandó una unidad de 1.500 combatientes de la resistencia nombrados código "luchador." Esta unidad era responsable de soplar para arriba 800 estiramientos de líneas de ferrocarril y de rutas de suministro, que dio lugar a 18.000 alemanes que rendían a Los aliados, que estaban en el proceso de avanzar fuera de Normandía.

Perla tenía 91 años cuando le concedieron sus alas del paracaídas en 2006. Ella murió dos años más adelante el 24 de febrero de 2008.

La heroína francesa Andree Borrel




Borrel nació el 18 de noviembre de 1919. Entre julio y diciembre de 1941 logró organizar y operar el primer ferrocarril subterráneo de Francia a España. Su amigo Maurice Sufour estaba a su lado durante este tiempo y la pareja usó la línea de escape para evacuar a los aviadores aliados de la Francia ocupada. La red subterránea fue descubierta, por lo que Andrea no tuvo más remedio que huir a Portugal. Una vez allí, se unió a la SOE.

Andrée fue una de las primeras mujeres en paracaídas en París, y se unió a la resistencia y logró convertirse en segundo al mando. Fue arrestada junto con otros tres miembros de la resistencia por su ataque contra una central eléctrica y otros edificios. Ella se negó a cooperar durante el interrogatorio y así fue llevada a un campo de concentración.

Tristemente, Andrée murió una muerte cruel. Increíblemente, logró sobrevivir a la inyección letal que estaba destinada a matarla y en su lugar despertó justo cuando estaban a punto de comenzar con su cremación. Trató de escapar, pero no pudo dominar a los médicos y fue cruesomely cremado vivo.

Tanto el médico que administró la inyección como el ejecutor del campo fueron ejecutados posteriormente por los Aliados por crímenes de guerra.

lunes, 30 de noviembre de 2015

Japón medieval: Goemon, el samurai frito

ISHIKAWA GOEMON, EL ROBIN HOOD JAPONÉS QUE ACABÓ HERVIDO

JAVIER SANZ — Historias de la Historia


Los amigos de lo ajeno han existido en todas las épocas y lugares y, si echamos un vistazo a los periódicos, vemos que no están precisamente en peligro de extinción. Pero siempre ha habido clases y, entre tanto mangante y estafador de poca monta, también hay bandidos que se han acabado convirtiendo en auténticos héroes de leyenda. Nuestro protagonista de hoy es uno más en esa lista de nombres míticos que va desde Robin Hood hasta Bonnie & Clyde y demás forajidos de legendarios. Hablamos de Ishikawa Goemon, un ladrón de guante blanco que sembró el terror entre los ricachones de Kyoto y alrededores a finales del siglo XVI. Tan sonados fueron sus golpes que llegó a ser poco menos que el enemigo público número de su época. Pero, como dice el refrán, al final el crímen siempre se acaba pagando. Por desgracia para Goemon, iba a acabar saliendo literalmente escaldado de tanto atraco.


Goemon

Goemon tuvo una vida (y sobre todo una muerte) digna de la mejor novela. De él se ha dicho de todo: unos lo pintan como un paladín de los desfavorecidos que robaba a los ricos para repartir el botín entre los pobres; otros dicen que era un antiguo ninja (criado por el no menos legendario Momochi Sandayu), al que la reciente unificación del país había dejado en paro y que, sin guerras en las que luchar, se veía obligado a robar para ganarse el arroz. La historia más plausible nos lo pinta como el hijo segundón de una familia samurái de poca monta al que, tras caer en desgracia por un turbio asunto de robo con homicidio de por medio, no se le ocurrió mejor manera de salir adelante que echarse al monte y hacerse bandolero. Hay versiones para todos los gustos, y seguramente todas tengan algo de verdad.

Lo poco que sabemos de él a ciencia cierta nos lo cuenta un vallisoletano, el padre Pedro Morejón, misionero jesuita que, por aquellos días, estaba en Japón pescando almas para mayor gloria del Señor. Aunque, en realidad, Morejón solo llega a tiempo de relatarnos sus últimos momentos:

El incidente aconteció en 1594. Un tal Ixicava Goyemon y nueve o diez de sus parientes fueron hervidos en aceite.
No sabemos si el aceite sería de oliva o de soja pero, en cualquier caso, debió de ser una muerte bastante desgradable. La ejecución tuvo lugar en Kyoto, la capital del país por aquel entonces, y al parecer fue un éxito de público. Gentes de las más lejanas provincias acudieron a ver cómo cocían a fuego lento en un enorme caldero a aquel bandido indomable. Como condimento al macabro estofado, aderezaron el puchero con su propio hijo, a quien Goemon trató de mantener a salvo de las llamas hasta su último aliento. Para acompañar el guiso, también pasaron por el fuego a varios familiares y compinches. Un final sonado para la banda de ladrones más famosa del momento.


Goemon y su hijo

Semejante calvario se nos antoja un poco excesivo para ejecutar a un simple ladronzuelo, pero es que Goemon no era un chorizo cualquiera. Su clientela predilecta eran los potentados de la época: ricos comerciantes, grandes señores feudales, gerifaltes del clero… No había en todo Japón muro lo bastante alto ni puerta lo suficientemente recia para detenerle. Mientras, el pueblo llano veía con simpatía cómo él y su banda de amigos de lo ajeno limpiaban impunemente las cajas fuertes de los peces gordos de Kyoto. La fama de Goemon crecía a ojos vista, pero a la vez se estaba ganando enemigos muy poderosos.

Entre ellos se encontraba nada menos que Toyotomi Hideyoshi, el amo y señor del recién unificado Japón. La leyenda dice que, indignado por el giro despótico que había tomado el gobierno de Hideyoshi, Goemon empleó sus habilidades ninja para colarse en el mismísimo castillo de Fushimi, su residencia oficial en Kyoto, y rebanarle el pescuezo mientras dormía. Pero se ve que, para haber sido ninja, era un poco torpe, porque lo de moverse en sigilo no se le daba muy bien. En medio de la oscuridad acabó derribando un incensario de un puntapié y el ruido alertó al instante a toda la guarnición que se le echó encima antes de que pudiera acercarse siquiera a los aposentos del tirano. Seguramente todo esto no es más que una bonita historia, ya que ni a Goemon ni a nadie en su sano juicio se le habría ocurrido atacar al hombre más poderoso del país en su propio castillo. Pero el ladrón ninja se había convertido en una figura tan fabulosa que ninguna hazaña, por descabellada que fuera, se le quedaba pequeña. Su truculento final, cocinado en su propio jugo, no haría sino agrandar su leyenda.

La imagen que ha quedado de Goemon para la posteridad es una mezcla entre Robin Hood y Arsène Lupin, un caballero ladrón, un dandy del Japón feudal amante de los lujos caros pero, a la vez, con un corazón de oro. Un rebelde que se ríe del peligro y gusta de desafiar a los ricos y poderosos, con un punto descarado y bravucón. El teatro kabuki lo terminó de consagrar, convirtiéndolo en personaje recurrente y dándole su característico tupé, seña de identidad inconfundible de ahí en adelante. Desde entonces hasta nuestros días, Ishikawa Goemon ha sido una de los héroes más reconocibles de la cultura popular nipona. Su nombre les sonará a algunos lectores, ya que aún hoy es fácil encontrárselo como protagonista de videojuegos, películas y dibujos animados.



400 años después de su truculento final, Goemon sigue estando muy vivo. Como muestra, un botón: hoy en día, no sin cierta mala leche, los japoneses llaman a las bañeras hechas de metal “Goemon Buro”, o sea, baños a lo Goemon, recordando la olla en la que lo cocieron a fuego lento. Apenas se usan ya en las casas particulares, pero aún es posible verlas en balnearios y termas públicas. Con la afición que tienen los japoneses a bañarse con el agua a temperaturas imposibles, no sería raro que el día menos pensado alguien acabara marcándose un Goemon en toda regla. Pero, por escaldado que salga, es difícil que se llegue a hacer tan famoso como el último baño de este intrépido Robin Hood japonés.


Baño Goemon


Colaboración de R. Ibarzabal
Fuente: Relación del Reino de Nippon a que llaman Corruptante Japón – Bernardino de Ávila; Ninja Attack – Matt Alt y Hiroko Yoda

martes, 7 de julio de 2015

Argentina: El colgamiento de Álzaga por Rivadavia

El fusilamiento de Álzaga

El 6 de julio de 1812 a la una y media de la mañana, cayó prisionero don Martín de Álzaga. Media hora más tarde se firmó un auto disponiendo ejecutar la sentencia dictada en su contra. Bernardino Rivadavia llevó dicha sentencia a Juan Martín de Pueyrredon para que la firmase; éste se negó, invocando sus sentimientos humanitarios. El triunviro Rivadavia, al recibir esta negativa, procedió por sí solo en esta emergencia. Unas horas más tarde, el cuerpo fusilado del héroe de la Defensa de Buenos Aires pendía de la horca.
Martín de Álzaga había sido acusado de conspirar contra el Triunvirato y de liderar un complot de los españoles contra las autoridades revolucionarias.


sábado, 7 de marzo de 2015

Los linchamientos a mexicanos en USA en el siglo 19

La memoria rescatada de los mexicanos linchados
EE UU, en pleno cambio demográfico y social, redescubre la historia de las víctimas latinas de la violencia ‘anglo’
Marc Bassets - Washington
El País


Los cadáveres de los mexicanos Arias y Chamales cuelgan de una horca de Santa Cruz (California), en mayo de 1877.

“Un deporte al aire libre”. Así definió la práctica de linchar mexicanos en California el periodista Carey McWilliams. McWilliams, autor de North from Mexico (Al norte de México, 1948), un libro de referencia sobre los mexicanos de Estados Unidos, fue uno de los pocos en preservar la memoria de un episodio vergonzoso en un país que nunca deja de revisar su joven historia.

El recuerdo de la muerte, a manos de las turbas anglosajonas, de centenares, seguramente miles, de ciudadanos de origen mexicano entre mediados del siglo XIX y las primeras décadas del XX, quedó esparcida en canciones populares, en leyendas que contaban de padres a hijos, en un puñado de westerns y novelas de género. Era un recuerdo vago, una historia remota, medio olvidada.

Pero jamás, hasta que los historiadores William Carrigan y Clive Webb se pusieron a investigar, se desvelaron las dimensiones de los linchamientos a mexicanos, superados solo por los linchamientos de negros en el Sur hasta mediados del siglo XX.

EE UU se transforma y también se transforma la manera de contar la historia, más allá de la mitificación del patriotismo más superficial. Cambia la demografía: los latinos —la mayoría, de origen mexicano— son la minoría más pujante. Y cambia el pasado, que nunca es estático: Estados Unidos incorpora otros traumas al acervo común.

Visiones divergentes del pasado
“Los blancos y los mexicanos recuerdan el pasado de manera distinta”, dicen los historiadores William Carrigan y Clive Webb en un correo electrónico. “Mientras que es posible que los blancos vean la violencia en la frontera contemporánea como algo conectado solo al presente, a las tensiones tras el 11-S por la inmigración, los mexicanos sitúan la violencia en un contexto histórico más amplio y lo conectan a episodios pasados de nativismo violento y prejuicios”, explican los autores del libro Muertos olvidados.
Las diferentes visiones del pasado, las memorias múltiples, pueden complicar el diálogo. Carrigan y Webb ven más diferencias que similitudes entre los episodios que estudian en su libro y casos actuales de xenofobia o abusos: no hay un vínculo directo. Pero para muchos, la asociación es inevitable. “La cuestión”, dicen, “es que las autoridades no entienden por qué tantos mexicanos sí ven conexiones”.
Muertos olvidados: violencia en grupo contra mexicanos en Estados Unidos 1848-1928 es el título del libro de Carrigan y Webb, publicado hace dos años. Los hechos quedan lejos y son incomparables con cualquier discriminación del presente. La publicación reciente de un informe que amplía en 700 el número de muertes conocidas por linchamiento de afroamericanos, sumada al goteo de noticias sobre arbitrariedades policiales, y a los debates sobre la inmigración, coloca la tragedia bajo otra luz: los negros no fueron las únicas víctimas del racismo.

Farmington (Nuevo México), 16 de noviembre de 1928. Cuatro hombres enmascarados irrumpen en el Hospital del Condado de San Juan y se llevan al paciente Rafael Benavides. Benavides es un pastor ingresado tras agredir a una niña mexicana, asaltar a una mujer anglosajona y quedar malherido por los disparos de los agentes del sheriff. Los enmascarados se lo llevan en un camión a una granja abandonada. Le atan una soga al cuello y lo cuelgan de un árbol. Los asaltantes nunca serán juzgados.

Benavides, cuya muerte reconstruyen Carrigan y Webb, disfruta del raro privilegio de ser la última víctima mexicana de la violencia en grupo y extrajudicial documentada. Los historiadores han documentado 547 víctimas mexicanas (inmigrantes y estadounidenses de origen mexicano), pero el número total de personas “ahorcadas, quemadas y tiroteadas” es superior. Fueron miles, según la estimación de Carrigan y Webb.

Con el ahorcamiento de Rafael Benavides terminó una era que había empezado en 1849, tras la derrota de México en la guerra contra Estados Unidos, la anexión de Texas por EE UU y la transferencia a este país, por el Tratado de Guadalupe Hidalgo, del actual suroeste del país. La frontera política se desplazó centenares de kilómetros, pero los mexicanos siguieron allí; los anglosajones eran los recién llegados, los inmigrantes, pero unos inmigrantes que intentaban imponer su ley en un medio hostil. Las tensiones eran inevitables.

Existía una justificación racional para el llamado vigilantismo —el mantenimiento del orden público por parte de individuos o grupos civiles— y los linchamientos. En el Oeste, un territorio donde el Estado era débil y la justicia lenta, ineficiente o directamente ausente, muchos veían en los procesos y ejecuciones informales la única opción para combatir el crimen en ese territorio.

Carrigan y Webb cuestionan que la persecución de mexicanos fuera una mera reacción de las carencias del sistema judicial en las tierras de frontera. La violencia no se explica sin los prejuicios raciales y la competición económica. “El trasfondo de tanta violencia entre anglos y mexicanos puede ligarse a la pugna por el oro, a conflictos aparentemente constantes por la tierra y el ganado o a la batalla por los términos y las condiciones laborales”, escriben.

El 3 de mayo de 1877 de madrugada, Francisco Arias y José Chamales se hallaban en la prisión de Santa Cruz (California) cuando una muchedumbre se los llevó. Les acusaban de robar a un carpintero, recuerdan Carrigan y Webb. Les ahorcaron sin juicio y nadie respondió por el crimen: un deporte al aire libre, como dijo McWilliams.

En 1990, el poeta de Brooklyn Martín Espada describiría en un poema los rostros, “descoloridos como peniques de 1877”, de la muchedumbre que se acercó para ver a los muertos. Arias y Chamales presentaban “la mueca dormida de los cuellos rotos”. En la fotografía de aquel linchamiento, que ilustra esta página, la mirada del público y la mueca de ajusticiados cruzan los siglos.

Negros y latinos

1. Los historiadores Carrigan y Webb documentan 547 casos de muertes de mexicanos por linchamiento entre mediados del siglo XIX y 1928, aunque el número total puede elevarse a miles. El número documentado de negros linchados en el sur de EE UU es de 3.959, según un recuento reciente.
2. Una diferencia entre negros y mexicanos ante la violencia blanca fue la resistencia. Los negros, tras el fin de la esclavitud, volvieron a ser una clase subyugada. Los mexicanos, en cambio, eran dominantes en partes del Oeste y disponían de ayuda en la diplomacia de México.
3. Los mexicanos linchados, a diferencia de los negros, raramente eran acusados de violencia sexual contra sus mujeres: los anglos no veían a los mexicanos como una amenaza en este sentido, como sí les ocurría con los negros. En el caso de los mexicanos, los motivos de los linchamientos eran sobre todo económicos.
Recomendar en Facebook855Twittear584