Mostrando entradas con la etiqueta canibalismo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta canibalismo. Mostrar todas las entradas

martes, 2 de agosto de 2016

Prehistoria: La lucha por la carne... humana

Neandertales europeos eran caníbales
Por Lizzie Wade



Los Neandertales se comían entre sí, al menos de vez en cuando, de acuerdo con un nuevo análisis de los huesos hallados en una cueva belga. Los restos fueron excavados cerca de Goyet a partir del siglo 19 y ahora se asientan en los museos de Bruselas. Las técnicas de excavación anticuadas hacen imposible reconstruir cómo vivían estos neandertales, pero cuando los investigadores examinaron los huesos, era inequívocamente claro qué pasó con ellos después de su muerte. Muchos de los huesos estaban cubiertos de marcas de corte y abolladuras provocadas por golpes, lo que indica que la carne y la médula se habían eliminado. Los investigadores también detectaron lo que parecen ser marcas de mordeduras y corrían por huesos de los dedos. Las marcas eran idénticos a los encontrados en los huesos de renos y caballos también descubiertos en el sitio, lo que sugiere que las tres especies se prepararon y se comen, los investigadores informan esta semana en Scientific Reports. Algunos de los huesos de Neandertal también mostraron desgaste adicional, lo que sugiere que más tarde fueron utilizados para dar forma a las herramientas de piedra. Los huesos son entre 40.500 y 45.500 años de edad, que está enfrente de Homo sapiens llegaron a la región, por lo que los únicos culpables son posibles los neandertales sí mismos. Aunque los científicos sabían que los neandertales se había practicado el canibalismo en Croacia, esta es la primera evidencia de que en el norte de Europa. No se sabe aún si el canibalismo Neandertal era una práctica ritual, reservado para ocasiones especiales e impregnada con un significado especial, o si eran muy, muy hambriento.

Science Magazine

sábado, 9 de abril de 2016

SGM: Canibalismo en un campo de concentración

Canibalismo en un campo nazi: el espeluznante testimonio de un sobreviviente



Un barracón femenino del campo de concentración de Bergen-BelsenUn barracón femenino del campo de concentración de Bergen-Belsen

Infobae

Británicos encerrados en campos de concentración nazis soportaron torturas por parte de la policía secreta del régimen de Hitler (Gestapo) e hicieron frente a un "extendido canibalismo" entre los prisioneros, según unos documentos escondidos cinco décadas.

Los Archivos Nacionales del Reino Unido publicaron este jueves 900 solicitudes para recibir ayuda económica que las víctimas británicas de la persecución nazi hicieron llegar al gobierno del país durante la década de los 60.

Uno de los documentos más llamativos es el de Harold Le Druillenec, único superviviente británico del campo de concentración de Bergen-Belsen, en Baja Sajonia (Alemania), que narró en su petición los horrores que vivió durante los diez meses que pasó bajo el régimen nazi.

"La ley de la jungla reinaba entre los prisioneros: por la noche o matabas o te mataban y durante el día el canibalismo se extendía", explicó.

Según sus notas, en Belsen "no había comida, ni agua y dormir era imposible", mientras que en el campo de Banter Weg (Hamburgo), donde también pasó un tiempo, "la tortura y el castigo" por medio de "golpes, ahogamientos y crucifixiones" era lo normal a toda hora.

En su solicitud, remarcó que sus experiencias lo dejaron "débil" y afectaron sus pulmones y su corazón, a lo que el gobierno británico reaccionó con una compensación de 1.853 libras, cerca de 30.000 hoy en día (38.000 euros).

En 1964, la República Federal de Alemania se comprometió a destinar al Reino Unido un millón de libras, lo que actualmente serían 17 millones (21 millones de euros), que el país debía compensar a todos los británicos que sufrieron la persecución del nazismo.

De las 4.000 personas que pidieron la ayuda, tan solo 1.015 fueron beneficiadas por el Ministerio de Relaciones Exteriores, que la repartía según el tiempo pasado en un campo de concentración (un mínimo de tres meses) y el grado de discapacidad.

Una de las afectadas que no consiguieron una compensación económica fue la austríaca de origen Johanna Hill, quien perdió toda posibilidad de ser madre debido a las palizas de la Gestapo, por haber estado en prisión solo un mes y medio.

Uno de los supervivientes que escaparon del campo de Stalag Lutf III en 1944, Bertram "Jimmy" James, vio como su petición por haber estado encerrado en el campo de Sachsenhausen (Brandeburgo) era denegada por no haber llegado a padecer "los tratamientos inhumanos y degradantes" propios de un campo de concentración.

Para el gobierno británico que estudió el caso, las condiciones de Sachsenhausen "no eran de ninguna manera comparables" a las de otras campos.

Finalmente, después de que en 1968 se decidiera que las víctimas británicas de este campo de concentración también debían ser compensadas económicamente, James percibió 1.192 libras, unas 18.500 libras de hoy (23.000 euros).

Está previsto que para la primavera de 2017 vean la luz alrededor de otras 3.000 peticiones.