Mostrando entradas con la etiqueta China. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta China. Mostrar todas las entradas

viernes, 13 de julio de 2018

Islam vs China: Batalla de Talas

Batalla de Talas en 751




War History Online presenta este artículo invitado de Hikma History



¿Pivotante o exagerado?

Algunas batallas se ven como momentos emblemáticos; su resultado podría ser el catalizador de un cambio monumental en los siglos venideros. La Batalla de Talas en 751 es considerada como uno de esos momentos. Vamos a explorar por qué.

¿Que pasó?

En los años previos al 751, tanto la dinastía Tang china como el califato árabe omeya se habían expandido agresivamente en Asia central, lo que hacía inevitable una colisión. La región ya había ocupado un lugar destacado en la historia islámica porque la Revolución abasida a fines de la década de los años cuarenta, que reemplazó a los omeyas con los abasíes, estaba centrada en la provincia de Khorasan (actual Afganistán occidental, noreste de Irán y Uzbekistán).



Además de cumplir los objetivos de un credo religioso o político expansionista, Asia Central era muy importante porque era un punto de conexión para la lucrativa Ruta de la Seda.


Batalla de Talas

La chispa del conflicto Abbasid-Tang fue proporcionada por las ciudades estado locales. En 750, el rey de Fergana tuvo una disputa fronteriza con el gobernante del vecino Chach. Fergana pidió ayuda a los chinos, que fue debidamente obligado por el general Kao del ejército occidental chino. El gobernante de Chach fue decapitado, pero su hijo escapó y buscó refugio en el famoso general abasí Abu Musullah Khorasani, que deseaba frenar la influencia china en la región.

Las fuerzas árabes se unieron a los Uighurs y al Imperio Tibetano (que era una gran potencia regional en ese momento). Las dos partes se encontraron en Talas, en la actual Kirguistán. Después de cinco días de combates intensos, el resultado de la batalla fue determinado por la deserción de los Karluks (tribu nómada turca) del lado chino al lado árabe, lo que condujo a la destrucción de las fuerzas chinas.


La mayor extensión de la dinastía Tang.


Secuelas

La realidad de las consecuencias de Talas se ha mezclado con la mitología en la imaginación popular. Por ejemplo, se afirma que la victoria musulmana provocó que los chinos abandonaran Asia Central. Esto simplemente no es verdad. Aunque el resultado de Talas fue decisivo y causó mucho daño al ejército chino, solo unos pocos años después, en 755, la dinastía Tang reclutó un gran ejército para disputar la influencia de los abasíes en la región. El plan fue interrumpido por la Rebelión de An Lushan (755-763), cuando el sedicioso general chino An Lushan se declaró emperador de una nueva dinastía y marchó sobre la capital imperial china. En el conflicto subsiguiente, la Rebelión de An Lushan finalmente fue sofocada, pero la autoridad imperial de los Tang nunca se recuperaría adecuadamente, tanto que ya no tenían el privilegio de mirar hacia la expansión, sino que centraron sus esfuerzos en el corazón de su reino. Así es como los chinos perdieron lo que llamaron las "Regiones Occidentales" (Asia Central).


El califato abasí (verde claro) en su altura.

Pero el lugar de Talas en la historia está asegurado por el hecho de que puede haber sido un ímpetu para llevar la tecnología de fabricación de papel a Medio Oriente y Europa. Supuestamente (hay un debate histórico sobre esto) los prisioneros chinos capturados en la Batalla de Talas compartieron sus conocimientos con sus captores: los chinos habían estado usando papel durante siglos, mientras que el resto de la civilización se rezagaba con métodos más primitivos como arcilla, papiro y pergamino. Esta teoría es ayudada por el hecho de que existe evidencia documentada de estos individuos expertos, como Tou Houan. Además, la fabricación de papel se puede observar en Oriente Medio por primera vez a fines del siglo VIII, lo que resultó en la proliferación de textos producidos en centros de aprendizaje como Bagdad.

Conclusión

Parece que la reputación de la Batalla de Talas deletreó el final de la influencia china en el área fue, en el mejor de los casos, circunstancial debido a la ocurrencia de la Rebelión de An Lushan, que sucedió solo unos pocos años después y fue la verdadera razón. Mientras que las ramificaciones geopolíticas de Talas pueden haber sido desproporcionadas, su importancia en la transmisión de la tecnología de fabricación de papel definitivamente merece consideración como un evento verdaderamente significativo en la historia.

domingo, 10 de junio de 2018

UK sabía dos semanas antes que se produciría la masacre de Tiananmen

El Reino Unido sabía que China planeaba una masacre en la Plaza Tiananmen dos semanas antes de que ocurriera

Quartz




Un hombre chino bloquea tanques militares en Changan Avenue, cerca de la Plaza Tiananmen en Beijing, el 5 de junio de 1989. (AP Photo / Jeff Widener)


Por Zheping Huang Ilaria Maria Sala
"Doscientos muertos podrían traer 20 años de paz a China", dijo el ex líder chino Deng Xiaoping en documentos recientemente desclasificados. Sus palabras fueron pronunciadas semanas antes de la sangrienta represión militar contra manifestantes estudiantiles en la Plaza Tiananmen de Beijing el 4 de junio de 1989.

Los Archivos Nacionales del Reino Unido publicaron el 30 de diciembre un gran número de archivos gubernamentales previamente secretos de 1989 y 1990. Más de dos docenas de documentos (pdf) fechados entre el 20 de mayo y el 21 de julio de 1989 revelaron la comprensión de la administración Margaret Thatcher del clima político en China en el período previo a la represión. Una gran revelación: la embajada del Reino Unido en Beijing sabía dos semanas antes del 4 de junio que el Ejército de Liberación Popular se estaba preparando para matar a cientos, si no miles, de manifestantes estudiantiles que se habían reunido en la plaza principal de Pekín durante semanas.

El 20 de mayo de 1989, un mes después de que los estudiantes comenzaran a ocupar la Plaza Tiananmen llamando a la reforma democrática en el Partido Comunista, Deng declaró la ley marcial y desplegó 300,000 tropas en Beijing. El mismo día, Sir Alan Ewen Donald, embajador de Gran Bretaña en China, envió a Downing Street un telegrama sobre su almuerzo con el sinólogo estadounidense Stuart Schram.



"El profesor Stuart Schram me confió que uno de sus contactos chinos le había dicho que en los últimos días Deng Xiaoping comentó que 'doscientos muertos podrían traer 20 años de paz a China'", escribió Donald. "La implicación era claramente que el sacrificio de una cantidad de manifestantes ahora vivirá estabilizaría la situación actual y compraría el tiempo necesario para completar la reforma de China".

Donald continuó diciendo que aprendió del Pentágono la misma noche en que las autoridades chinas decidieron "no hay forma de evitar el derramamiento de sangre", así que recordaron a los empleados del hospital estatal en sus lugares de trabajo e instruyeron a las tropas a "hacer lo que sea necesario". para sofocar la situación ".

Más tarde confirmó con la fuerza aérea de los EE. UU. Que la información es "muy confiable".

La masacre de la Plaza de Tiananmen, también conocida como el incidente del 4 de junio, es uno de los momentos más oscuros de la historia moderna de China. Desde entonces, no han ocurrido levantamientos a una escala similar en China. El Partido Comunista impide estrictamente a las personas mencionar el incidente y suprime cualquier conmemoración a las víctimas. Hoy en día, muchos jóvenes ciudadanos chinos ni siquiera saben, o simplemente no les importa, sobre el incidente.

Los documentos desclasificados también revelaron la postura del padre fundador de Singapur, Lee Kuan Yew, sobre la represión. Durante una reunión con el embajador Donald en julio de 1989, Lee dijo que estaba desconcertado por qué los manifestantes estudiantiles decidieron escalar sus demandas generales de reforma política para atacar directamente a Deng, lo que llamó "un acto de locura".

Lee también predijo que una ofensiva militar era la única opción de Deng para poner fin a la resistencia de los estudiantes, algo que "sintió en sus huesos como chino".

Lo que los cables también reflejan son las conversaciones que giraron en torno a Beijing en las semanas previas a que el ejército recibiera órdenes de abrir fuego contra los manifestantes. Muchos cercanos al gobierno chino, incluidos miembros de alto rango del partido que tenían hijos e hijas entre los manifestantes, sabían que una facción más dura estaba ganando.

Y el 19 de mayo, cuando el jefe del partido expulsado Zhao Ziyang fue a ver a los estudiantes con el futuro primer ministro Wen Jiabao a su lado, rompió a llorar cuando les dijo a los estudiantes: "Hemos llegado demasiado tarde". Muchos lo tomaron como un paso más signo de que una represión violenta era inminente, pero aún no era suficiente para convencer a los estudiantes y sus seguidores de que se fueran. Los residentes de Beijing realizaban rondas diarias para hablar con los soldados que ya estaban estacionados en la ciudad, diciéndoles que los manifestantes no eran "contrarrevolucionarios". Y al final de todo, era difícil para muchos chinos creer que "El Ejército Popular" podría abrir fuego contra la gente.


lunes, 26 de marzo de 2018

PGM: Tsingtao, una miniguerra en China

Tsingtao: un microcosmos de la Primera Guerra Mundial

Gabe Christy || War History Online




El Suwo, el buque insignia japonés durante el asedio de Tsingtao.


Cuando Gran Bretaña declaró la guerra a Alemania el 4 de agosto de 1914, estalló una guerra mundial. Ambas naciones tenían posesiones coloniales en todo el mundo. Esas pequeñas colonias, puestos comerciales y bases navales se convirtieron en la primera línea. Poco después del estallido de la guerra, una batalla de dos meses de duración se centró en una ciudad: Tsingtao.

Tsingtao, o Qingdao, es una ciudad en el noreste de China, cruzando el Mar Amarillo desde la península de Corea. En 1891, el Imperio Alemán tomó el control del pequeño pueblo pesquero y comenzó una campaña de construcción masiva. Lo transformaron en una ciudad portuaria moderna, con líneas de ferrocarril y un puerto bien fortificado. Alrededor de ella, construyeron fuertes fortificaciones con numerosos emplazamientos de armas y una estación naval.

El próspero puerto sirvió como base de operaciones para las armadas alemana y austro-húngara. Por esa razón, por encima de todo, fue atacado de inmediato por las fuerzas japonesas y británicas en la región. Japón y Gran Bretaña tenían una alianza que se remontaba a 1902, y en 1914 los británicos solicitaron el apoyo japonés en la guerra contra Alemania.

El 15 de agosto, Japón emitió un ultimátum a Alemania: retire sus barcos de las aguas chinas y dé Tsingtao a Japón. Alemania no respondió. El 23 se acabó la oferta, y Japón y Alemania estaban en guerra.

La batalla comenzó con un bloqueo naval el día 27. Los japoneses enviaron cinco acorazados, dos cruceros de batalla y dos destructores para rodear el puerto. Se quedaron fuera del alcance de las pesadas baterías navales que dominaban el puerto. Además de sus buques de guerra, los japoneses tenían una oferta de hidroavión; el Wakamiya. Los preparativos comenzaron para un largo asedio.


El barco japonés Suwo, el buque insignia de la flota de bloqueo.

El 2 de septiembre, los japoneses desembarcaron tropas en Lungkou, a 160 kilómetros al norte de Tsingtao. Técnicamente rompió la neutralidad china, pero las protestas chinas fueron ignoradas. Los británicos, que no querían que los japoneses reclamaran una victoria por sí mismos, agregaron 1000 tropas de los Borders del sur de Gales y 500 sikhs. El ejército alemán envió todas sus fuerzas al lejano oriente para defender a Tsingtao. El Kaiser lo declaró una prioridad principal. Los japoneses luego enviaron aviones para explorar las defensas de la ciudad.

El 5 de septiembre, un hidroavión Farman arrojó bombas sobre algunos de los barcos alemanes en la bahía, pero se vio obligado a retirarse debido al fuego de una ametralladora. Ese breve encuentro fue la primera batalla aire / mar en la historia.


Un hidroavión Farman. El pequeño avión de lona y madera fueron los primeros aviones en atacar un barco.

Los barcos alemanes enviaron algunas incursiones, hundiendo el Takashio, con la pérdida de 271 miembros de la tripulación. Cuando se determinó que no podían escapar del bloqueo, los alemanes retiraron la mayoría de las armas de sus naves y las agregaron a sus baterías de la costa. Estaban cavando para una sangrienta batalla.


Las tropas alemanas escalaron con los japoneses al norte de la península, pero fueron empujados lentamente hacia atrás. Alfred Meyer-Waldeck, comandante alemán de las fuerzas en Tsingtao, no quería desperdiciar su limitada infantería en una lucha innecesaria. Sus tropas lucharon en una retirada lenta, pero tuvieron que abandonar las estaciones de ferrocarril a medida que avanzaban; permitiendo a los japoneses traer más tropas. Después de aterrizar en Laoshan Bay, la infantería japonesa superó en número a los alemanes más de 6 a 1.


Las tropas alemanas se trasladan a las defensas.

Durante los siguientes dos meses, los japoneses probaron las defensas de la ciudad, trajeron equipo de asedio y hostigaron a las baterías navales. Finalmente, el 31 de octubre, las baterías japonesas se abrieron. 100 armas enviaron proyectiles a las defensas alemanas en un bombardeo interminable.

Esa misma noche, los japoneses dispararon proyectiles de metralla contra las baterías destruidas de las defensas exteriores alemanas. Al amparo del bombardeo y la oscuridad, los ingenieros japoneses cavaron una zanja de savia de 300 metros, hacia la línea alemana. Durante el día, los alemanes respondieron con su propio bombardeo, dirigido por observadores en una alta colina fuera de la ciudad.


Tropas japonesas que desembarcan al norte de Tsingtao.

Al día siguiente, los japoneses se abrieron con un bombardeo masivo. Fue acompañado por cruceros japoneses que ingresaban al puerto, bombardeando continuamente las baterías marinas alemanas. El crucero austro-húngaro SMS Kaiserin Elisabeth fue hundido en el puerto y su tripulación fue transferida a las defensas.

Los alemanes sabían que los japoneses tenían una habilidad especial para reutilizar el equipo enemigo. Algunos de los barcos japoneses habían sido capturados de los rusos una década antes.


Marines alemanes en una trinchera hacia adelante. Bundesarchiv

El bombardeo continuó durante siete días a medida que avanzaban los japoneses. Para el 5 de noviembre, las trincheras opuestas estaban separadas unos 100 metros en algunas áreas.

Para el 6 de noviembre, la artillería alemana ya no tenía municiones. Esa noche, los japoneses atacaron las defensas alemanas y capturaron un reducto.


Un arma alemana destruida.

Las tropas japonesas y 1500 británicas se abrieron paso a través de la brecha, abanicándose y ganando terreno. A medida que los japoneses avanzaban por Iltis Hill, se desarrolló una escena increíblemente extraña.

Un capitán japonés, avanzando cuesta arriba, se encontró cara a cara con un teniente alemán que intentaba reunir a sus tropas con la espada desenvainada. Los dos hombres, como para actuar en un espectáculo, fueron iluminados por un foco. Un duelo estalló, con la infantería de ambos lados mirando atónita asombro.


Un reducto alemán. 

El gunto japonés, una versión militar de la espada samurai tradicional, superó al sable ceremonial del oficial alemán. Al ver a su teniente derribado, los alemanes se retiraron mientras las tropas japonesas atacaban hacia adelante, con las bayonetas arregladas.

Los alemanes se vieron obligados a retirarse en masa. Con sus flancos expuestos y su artillería sin municiones, no había esperanza. El día 7, Alfred Meyer-Waldeck se rindió formalmente. En total, el recuento de cadáveres favoreció a los alemanes, con 199 muertos a 727. Todas las tropas restantes fueron llevadas cautivas, y seis barcos fueron hundidos en el puerto.


Alfred Meyer-Waldeck.

Tsingtao fue un importante punto de fricción para las relaciones entre Japón y China durante los siguientes 20 años. Los japoneses se negaron a abandonar la colonia hasta 1922. Les dio experiencia en la ocupación de la parte continental de China, lo que llevó a su invasión a China en la década de 1930 y 40.

La batalla fue un microcosmos de la guerra que siguió. Combinó ataques aéreos y reconocimiento, bombardeos de artillería pesada que cubrían los avances de la infantería y luchas desesperadas en los escombros resultantes.

La Primera Guerra Mundial fue una experiencia de lucha diferente, y Tsingtao brindó al mundo una idea de lo que estaba por venir.

lunes, 5 de marzo de 2018

China: Imágenes del desembarco en las Islas Yijiangshan

Fotos históricas raras del día: Batalla de las Islas Yijiangshan hace 63 años



Esta victoria del ELP sobre el KMT ocurrió el 20 de enero de 1955. La batalla fue considerada una exhibición de la moderna operación anfibia conjunta de la República Popular China con 182 aviones, 137 naves navales (incluyendo más de 70 embarcaciones de desembarco y más de 40 buques de escolta) .5000 tropas y 30,000 civiles de apoyo participaron.

Hay una entrada del wiki en esta batalla, así como la Operación Anfibia Conjunta del ELP Yijiangshan de Kevin McCauley: El Prólogo es Prólogo Publicado (aquí) Mejor aún, echa un vistazo a los Ataques de PL de Xioabing Li y las Operaciones Anfibias durante las Crisis del Estrecho de Taiwán de 1954-55 y 1958 en la guerra de China: la experiencia del ELP desde 1949 editada por Mark A. Ryan, David M. Finkelstein y Michael A. McDevitt. (aquí)

Huangpu Class FAG (Tipo 53A) que proporciona apoyo de fuego naval


Lancha de desembarco Dadui, 5ta Flota, Distrito militar de Huadong 




Lanchas de desembarco de 100 toneladas Tipo 066 y Tipo 363A





Tupolev Tu-2 proporcionando apoyo aéreo


Prisioneros de guera del KMT capturados



China Defense

viernes, 2 de febrero de 2018

Libro: La guerra del opio como una excusa al librecambio

Ten cuidado con lo que deseas

Un momento en que Occidente clamó por el libre comercio con China




The Opium War: Drugs, Dreams, and the Making of China. By Julia Lovell. Picador; 480 pages; £25. Buy from Amazon.co.uk

The Economist

La historia, resulta que no es solo escrita por los ganadores. Al documentar el crapshoot histórico de los últimos 200 años, ha habido pocos perdedores más asiduos que los chinos. Entonces, además de adaptar primero a Karl Marx y ahora a Adam Smith, ¿qué han estado escribiendo? Más bien, parece. Un tema de elección son las Guerras del Opio, las escaramuzas del siglo XIX en el extremo este del imperio británico. En gran parte son desconocidos por los escolares británicos, pero los sucesivos gobiernos chinos se han asegurado de que no se puede decir lo mismo de sus estudiantes que superan el logro en el Reino Medio.

El excelente nuevo libro de Julia Lovell explora por qué este período de la historia es tan emocionalmente importante para los chinos. Basándose en las fuentes originales en chino e inglés, ella relata los eventos del período con detalles fascinantes. Más importante aún, explica cómo China ha convertido a las Guerras del Opio en un mito fundador de su lucha por la modernidad.

Lovell teje esta historia en el brocado histórico de principios del siglo XIX, cuando la demanda europea de seda china, té y porcelana era insaciable. Para salvar su plata, los británicos comenzaron a pagar por estos lujos con opio de la India, y muchos chinos pronto se volvieron adictos. El emperador chino intentó detener el comercio y esperaba cerrar la puerta por completo al mundo exterior. Entre 1839 y 1842, los británicos fabricaron una desagradable guerra pequeña en la que aplastaron al ejército chino, y lo justificaron todo en nombre del libre comercio. Las potencias occidentales, ávidas de más mercados, entonces valoraron a China abierta.

Los occidentales tienen buenas razones para avergonzarse de su tratamiento de China en el siglo XIX. Sin embargo, la Sra. Lovell sostiene que administraron solo los golpes finales a un imperio que ya estaba al borde del abismo. Sin embargo, esa no es la forma en que se ha retratado en China, donde manipular la memoria es una herramienta importante de la propaganda gubernamental. En la década de 1920, los nacionalistas chinos comenzaron a hacer girar la llegada de las cañoneras occidentales como la causa de todos los problemas del país: el comienzo del "siglo de humillación" de China. El presidente Mao también culpó a la agresión occidental en el momento de la Guerra del Opio por el declive de China. Y así surgió la narración de China como víctima que todavía se puede escuchar hoy, incluso cuando el país deja de lado su estado de perdedor.

A pesar de la fuerza cada vez mayor de China, la Sra. Lovell ve similitudes preocupantes entre las debilidades actuales de China y las del imperio chino de 1838, describiendo ambas como "una impresionante pero improbable actuación de alto nivel unificada por la ambición, el farol, la pompa y el pragmatismo". Ella encuentra paralelos también en cómo Occidente ve a China. Los halcones de la política exterior en 1840 repitieron en voz alta que la violencia contra China "era honorable e inevitable hasta que, en la imaginación popular, llegó a ser así". La demonización de China hoy, especialmente en América, a veces puede parecer casi estridente.

Los occidentales interesados ​​en por qué China se comporta de la manera en que lo hace deberían leer "The Opium War". También deberían hacerlo los lectores chinos, que podrían obtener una visión más equilibrada de su propia historia de la que reciben en la escuela. En 2006, por ejemplo, el gobierno de China cerró un importante semanario liberal sobre un artículo que desafiaba la ortodoxia nacional sobre las Guerras del Opio. La oficina de propaganda del Partido Comunista acusó al autor de intentar "reivindicar actos criminales de las potencias imperialistas en la invasión de China". Una publicación en internet de un nacionalista sugirió que el autor debería "ahogarse en huevos podridos y escupir".

La Sra. Lovell les asegura a sus lectores que no todos los chinos aceptan la propaganda del gobierno. Pero las Guerras del Opio siempre están ahí, acechando en el subconsciente chino, perpetuando la tensión entre el orgullo y el victimismo. Es revelador que la Sra. Lovell cita a George Orwell: "Quien controla el pasado controla el futuro. Quien controla el presente controla el pasado."

lunes, 15 de enero de 2018

Roma: Legión de Carrhae rumbo a China


Romanos en China: las legiones perdidas de Carrhae


William Mclaughlin || War History Online



La formación de testudo, podría ser fácilmente conocida por los chinos como una formación de escamas de peces. (Neil Carey / Flickr / CC BY-SA 2.0)


Los romanos en el siglo I a. C. fueron quizás los imperios más crecientes alrededor. Aunque las guerras civiles de César y Pompeyo, y Octavio y Marco Antonio dominaron la escena, sucedieron muchas más cosas a su alrededor. En 53 a. C. un ejército romano bajo Marcus Licinius Crassus, vencedor de Espartaco y el hombre más rico de Roma, intentó extender el poder romano a Partia, el actual Irán. Llegó hasta el día de hoy Harran en el sudeste de Turquía antes de encontrarse con un ejército parto bajo las órdenes de Surena.

Craso era demasiado arrogante y empujado hacia adelante, pensando que la victoria sería fácil contra estos bárbaros inferiores. Estaba tristemente equivocado ya que los partos eran un eficiente ejército semiprofesional con la mayor cantidad de arqueros a caballo de élite que el mundo haya visto en su momento. En una masacre conocida como la batalla de Carrhae, los romanos perdieron casi todo su ejército y Craso fue asesinado. Los aproximadamente 10,000 legionarios romanos restantes fueron capturados.

Los partos tenían una práctica estándar de emplear soldados capturados como guardias fronterizos. Al transferir a los 10.000 legionarios a las fronteras orientales, impidieron cualquier oportunidad real de escape para los romanos, que probablemente simplemente habrían aceptado su nueva suerte en la vida. El registro de los soldados se desvanece durante aproximadamente 17 años cuando se libró la batalla de Zhizhi cuando un ejército chino bajo el mando de Chen Tang atacó una ciudad fronteriza conocida hoy como Taraz, ubicada en Kazajstán cerca de la frontera de Kirguistán. Los historiadores chinos señalan que los defensores mantuvieron sus escudos en un patrón de "escala de peces". La lucha por la ciudad fue intensa, pero los chinos prevalecieron. Los chinos, bajo la dinastía Han en este punto, estaban cerca de la altura de su poder; esta batalla representó su mayor expansión hacia el oeste y su victoria se logró en parte debido a que muchos de los locales desertaron a los chinos por miedo.

Los chinos quedaron tan impresionados con estos guerreros extranjeros que los colocaron en otra ciudad fronteriza, esta vez protegiendo la frontera entre China y el Tíbet ya que las incursiones tibetanas no eran infrecuentes en esta época. En cualquier lugar de 100 a 1,000 o más soldados se establecieron en esta ciudad que era conocida por los chinos como Liqian / Li-Jien, que se pronuncia como "legión". Se sabía que estos hombres usaban herramientas como los dispositivos de construcción de contrapeso de troncos de árboles y reforzaban el área en un fuerte cuadrado, un sitio común en el Mediterráneo, pero bastante raro en Asia.


El victorioso Surena

Parece que estos romanos vivieron pacíficamente en Liqian, y 2.000 años más tarde tenemos evidencia de ADN de que más del 50% de los lugareños en Liqian moderna tienen ascendencia caucásica incluyendo ojos verdes y azules, altura promedio aumentada y otras características distintivas como narices claramente romanas. La gente de la pequeña aldea está consciente y orgullosa de su ascendencia, celebrando a los romanos y mostrando un gran interés por los toros, un animal muy venerado de las legiones romanas.


El largo viaje de la (s) legión (es) romana (es) perdida (s) en Carrhae, a una distancia de más de 3,000 millas (5,000 kilómetros) y cerca de 5,000 millas de la propia Roma. Por Talessman CC BY 3.0

Un gran número de historiadores modernos descartan absolutamente la historia de los legionarios en China como más un cuento de hadas que verdad, aunque algunos historiadores prominentes todavía argumentan que esta secuencia de eventos es bastante posible e incluso la más probable de las teorías. El hecho de que sea una historia difícil de creer no lo hace en absoluto falso. En cada referencia de las fuentes asiáticas, los extranjeros parecen ser nada menos que los 10.000 legionarios capturados en Carrhae. La única brecha en el conocimiento es que los romanos se transfirieron del control de los partos al control mongol, ya que los mongoles mantuvieron la ciudad en la batalla de Zhizhi. Parece que o bien los romanos fueron capturados y transportados de nuevo, o más probablemente que fueron vendidos como mercenarios.


 
Jinete parta notar un arco extendido mientras el caballo está a medio salto; Los partos eran expertos en arquería a caballo. Jean Chardin Por Jean Chardin - CC BY-SA 3.0

Su formación de "escama de pez" en la batalla es casi seguro la conocida formación Testudo, y la práctica profesional apunta a los soldados experimentados. Estos romanos se habrían tenido compañía mutua durante estos años, por lo que es comprensible pensar que tuvieron una disciplina sobresaliente y continuaron su entrenamiento, lo que los llevaría a tener una exhibición tan impresionante en Zhizhi que los chinos los usaron para proteger su propio territorio.

Los descendientes modernos de los romanos son evidencia decente de la presencia de los romanos, pero otras dos teorías son posibles. La ciudad de Liqian estaba cerca de la ruta de la seda multicultural, por lo tanto, el ADN del Cáucaso podría ser de los viajeros a lo largo del camino. La otra posibilidad es que los soldados en la batalla y los colonos de la ciudad china eran en realidad descendientes del ejército de Alejandro Magno, aunque esto parece aún más improbable ya que los acontecimientos están alejados por múltiples generaciones de las campañas de Alejandro y el ejército en Zhizhi claramente estaba luchando en una forma profesional y occidental.

La única evidencia restante necesaria para autenticar la historia sería monedas romanas u otros artefactos en Liqian. Si la historia es cierta, es una historia sorprendente de pérdida trágica seguida de una estricta adhesión a la soldadesca profesional. Para cuando se establecieron en Liqian, estos soldados tendrían entre 40 y 50 años y esperaban retirarse. Basado en el ADN de sus descendientes, parece que no estuvieron sujetos a muchas incursiones tibetanas, o tal vez se volvieron a poner a prueba y finalmente mantuvieron su propio terreno.

jueves, 11 de enero de 2018

China: 10.000 muertos en la masacre de Tiananmen

Archivos británicos revelan que al menos 10.000 personas murieron en la masacre de Tiananmen

Veintiocho años después de la sangrienta represión a protestas opositoras durante siete semanas, se desclasificó el estremecedor relato del embajador del Reino Unido en Pekín. "Los tanques pasaron por encima de los cuerpos varias veces, haciendo como una 'papilla' antes de que los restos fuesen recogidos por una excavadora", denunció
Por Patrick Baert (AFP) || Infobae


La imagen más famosa de las protestas en Tiananmen (AP)

Diez mil muertos, cadáveres aplastados por los blindados y manifestantes rematados con bayonetas por el ejército chino, es el relato macabro revelado veintiocho años después por un archivo británico sobre la represión de Tiananmen en junio de 1989 en Pekín.

"La estimación mínima de los civiles muertos es de 10.000", concluye un telegrama secreto enviado el 5 de junio de 1989 por Alan Donald, embajador de Reino Unido en Pekín, a su gobierno al día siguiente de la sangrienta represión de siete semanas de manifestaciones por la democracia en China.

Este documento de los Archivos Nacionales británicos, publicado más de 28 años después de los hechos, pudo ser consultado por la AFP.

La estimación es casi diez veces más elevada que los balances que circulaban entonces y que situaban la cantidad de víctimas entre varios cientos y unos mil muertos.


El gobierno chino, que impone un férreo tabú sobre este periodo, afirmó por su parte en junio de 1989 que la represión de los "disturbios contrarrevolucionarios" había dejado 200 muertos entre los civiles y "varias decenas" entre las fuerzas de seguridad.

El testimonio de Alan Donald proyecta un escenario terrorífico de la violencia que se desencadenó en la noche del 3 al 4 de junio, cuando el ejército inició su avance hacia la gigantesca plaza de Tiananmen, corazón simbólico del poder comunista ocupada por los manifestantes.


(AFP)
"Los blindados que transportaban tropas del 27º Ejército abrieron fuego contra la multitud (…) antes de pasarles por encima", escribe el embajador. Alan Donald cita como fuente a una persona cuya identidad está oculta pero que obtuvo la información de un "amigo cercano, actualmente miembro del Consejo de Estado", gobierno chino.

Cuando los militares llegaron a la plaza de Tiananmen "los estudiantes comprendieron que tenían una hora para evacuar, pero después de solo cinco minutos, los blindados atacaron", informa Alan Donald. Los manifestantes "fueron hechos pedazos".

Los tanques "pasaron por encima de los cuerpos varias veces, haciendo como una 'papilla' antes de que los restos fuesen recogidos por una excavadora. Restos incinerados y arrojados con un chorro de agua por las alcantarillas", relata en un lenguaje telegráfico.

'Calificados de primitivos'

"Cuatro estudiantes heridas que suplicaban por sus vidas recibieron golpes de bayoneta", añade el embajador, antes de detallar que ambulancias militares "sufrieron disparos cuando intentaban intervenir".

Estos abusos son atribuidos principalmente al 27º Ejército, compuesto por soldados de la provincia de Shanxi "analfabetos en un 60% y calificados de primitivos" y que estaba dirigido por Yang Zhenhua, sobrino de Yang Shangkun, entonces presidente de la República Popular (un puesto honorífico).

Según el documento, la represión provocó tensiones en el ejército. El comandante militar de la región de Pekín negaba comida y cuarteles a los soldados provenientes de las provincias para restablecer el orden.


(AFP)
"Algunos miembros del gobierno consideran que la guerra civil es inminente", afirma el embajador.

En cuanto al balance de muertos, "creo que es fiable", declara a la AFP el ex líder estudiantil Xiong Yan, ahora nacionalizado estadounidense.

Igualmente es considerada creíble por el experto en China Jean-Pierre Cabestan, que recuerda que documentos desclasificados estos últimos años en Estados Unidos dieron las mismas estimaciones. "Esto hace que dos fuentes bastante independientes digan lo mismo".

Este balance "no es tan sorprendente teniendo en cuenta la cantidad de gente que había en Pekín, el número de gente movilizada" contra el gobierno chino, señala el sinólogo de la Universidad Bautista de Hong Kong, que se encontraba en la capital china en los días anteriores a la represión.

El régimen "había perdido el control de Pekín", recuerda, con numerosos puestos de control ocupados por protestantes en toda la ciudad. "Los pekineses lucharon, hubo seguramente muchas más batallas de lo que se piensa"

El ex líder estudiantil Feng Congde, establecido en Estados Unidos, menciona no obstante otro telegrama enviado tres semanas más tarde por el embajador Donald que reduce el número de muertos a entre 2.700 y 3.400.

Feng considera esta estimación "bastante fiable" y revela que coincide con la que dio en ese momento la Cruz Roja china (2.700 muertos) y los comités de estudiantes junto a los hospitales.


miércoles, 22 de noviembre de 2017

Guerra del Opio: Cuando la Reina era líder del cartel de drogas

Cuando la Reina controlaba el narcotráfico

La Guerra del Opio fue el conflicto que mantuvieron China y el Reino Unido entre los años 1839 y 1842. La tensión fue gatillada por el ingreso a China de opio cultivado en India, comercializado por la compañía británica de las Indias Orientales, que administraba India para la Corona. La venta de opio era clave para los británicos porque así compensaban el comercio con China, de donde importaban mucho te: compraban infuciones y exportaban droga. El comercio de opio fue rechazado por China, que exigió ejecutar la prohibición al comisionado imperial Lin Zexu. Los comerciantes británicos e indios cuestionaron por el quebranto que les provocaba el rechazo chino y la Corona británica a envió una flota de guerra para forzar a China a comprar droga. El emperador chino firmó el Tratado de Nanking, que a China a importar opio, en el marco del libre comercio, a través de 5 puertos (el más importante era el de Cantón) y la cesión de la isla de Hong Kong durante 150 años. USA, Francia y Rusia aprovecharon la derrota china para forzar a Beijing a firmar otros China convenios oprobiosos llamados “Tratados Desiguales”. En 1860 China fue forzada a abrir otros 11 puertos al comercio con esos países. La ausencia de soberanía de China se acentuó tras la derrota militar ante Japón (1894-1895). La 1ra. Guerra del Opio concluyó el 29/08/1842 con condiciones humillantes para el Imperio de la Casa Qing.
Por Urgente 24




Cuando la Reina controlaba el narcotráficoLa caricatura ilustra lo que fue la Guerra del Opio.
El narcotráfico regulado por el Estado fue una herramienta a la que apeló el Reino Unido para equilibrar su balanza comercial desfavorable con China. Ese período nefasto se lo conoce como Guerra del Opio.

En verdad, fueron 2 guerras del Opio:

  • entre 1839 y 1842, y
  • entre 1856 y 1860, de la que también participó Francia junto a los británicos.

Y dado que USA también utilizó aquella situación para aprovecharse de China, algunas conclusiones son:

  • Occidente coquetea con el narco desde hace mucho tiempo,
  • el narcotráfico que provoca tensión es aquel que no controlan los gobiernos,
  • el narcotráfico es una herramienta de presión política y de comercio exterior.

La hipocresía de Occidente y la ignorancia de muchos gobernantes y medios de comunicación es llamativa. Vale la pena recordar los hechos.

El recorte de Juan Rivas Moreno en El Mundo madrileño es muy interesante:

"Cuando Lord Macartney volvió de su embajada a China en 1794, trajo consigo un rechazo absoluto por parte del gobierno Qing a todas las concesiones que los representantes británicos habían solicitado, y una carta del emperador Qianlong, dirigida al rey Jorge III, explicando la inutilidad de los lazos comerciales entre el Imperio Celeste y las naciones "bárbaras".

En 1794, la China manchú era el estado más populoso, rico y extenso con diferencia. China había alcanzado su cénit y su máxima expansión bajo el reinado del emperador Qianlong, y nadie podía haber previsto en aquella época que, tan sólo cuarenta y cinco años más tarde, las fuerzas británicas doblegarían a los emperadores manchúes en la Primera Guerra del Opio.

Sin embargo, Gran Bretaña y Europa sufrieron una metamorfosis entre 1794 y 1839, un proceso de cambio continuo cuyo resultado final era irreconocible en comparación con el punto de inicio. En menos de medio siglo, Inglaterra le había ganado la mano al imperio manchú e iniciaría un proceso que pondría a Europa y al mundo occidental en el centro de todos los mapas. No obstante, detrás del proceso que supuso el nacimiento de la modernidad y de la predominancia europea se encontraba una mercancía de dudosa legalidad: el opio. (...)".

La Guerra del Opio


El comercio mundial es una gran oportunidad para activar la economía de los países entre sí, y el desequilibrio de la balanza comercial requiere de una identificación apropiada de los motivos por los que un país lo toleraría y qué obtiene a cambio. De lo contrario es un disparate, semejante al que la Argentina vivió en diferentes períodos históricos contemporáneos.

La Guerra del Opio fue el conflicto armado por el Reino Unido, bajo el reinado de la reina Victoria en el Reino Unido; para compensar el comercio con el emperador Daoguang, de China.


El monopolio


La Compañía Británica de las Indias Orientales fue una empresa iniciada en septiembre de 1599, para quitarle a compañías holandesas el monopolio del lucrativo comercio de especias, y por ese motivo, tiempo después, la reina Isabel I le concedió una Carta Real para la exclusividad del comercio con las Indias Orientales durante 15 años.

El gobierno inglés no tenía acciones en la empresa, pero ejercía el control indirecto.

Y así la empresa creció hasta representar el 50% del comercio mundial, en particular en algodón, seda, colorante índigo, sal, salitre, té y opio.

La compañía terminó comerciando en especial con la dinastía china Qing y dirigió el desembarco en India.

En 1698, sus enemigos en Londres, con el consentimiento del Parlamento, promovieron una rival: Compañía Inglesa de Comercio para las Indias Orientales. En 1702, ambas compañías llegaron a un acuerdo de fusión en la Compañía Unificada de Mercaderes Ingleses que Comercian con las Indias Orientales, que obtuvo la soberanía territorial sobre India hasta 1858, cuando este territorio pasó a control del Imperio británico.

En el interín, el 16/12/1773, un grupo de colonos de Boston vestidos de indios norteamericanos se colaron en barcos de la Compañía de las Indias Orientales y arrojaron todo un cargamento de té al agua en protesta por el Acta del Té de 1772.

El Motín del Té fue el comienzo de la Revolución estadounidense. Permite comprender la importancia que tenían el te y la Compañía de las Indias Orientales para la Corona británica.

El té representaba el poderío imperial, que se expresaba a través de la Compañía de las Indias Orientales. El té era un bien de consumo global y a finales del siglo 18 sólo podía comprarse en un país: China; y había un único importador y distribuidor que era británico.

Pero la Compañía Inglesa de Comercio para las Indias Orientales, que utilizaba a India como base de operaciones, tenía un fuerte déficit comercial con China. Para no tener que pagar con dinero debía equilibrar el comercio.

Los británicos estaban atrapados entre su interés por aumentar la rentabilidad de su negocio, el déficit en el intercambio que atentaba contra la rentabilidad y el desinterés de China por lo que producía India.

Entonces, la adormidera resultó una herramienta para el equilibrio del comercio.

La Guerra del Opio


El opio


En tablillas sumerias ya se mencionaba al opio con una palabra que también significa ‘disfrutar’.

En el palacio de Ashurnasirpal II en Nimrud (Asiria, actual Irak) existía un bajorrelieve de una diosa rodeada de adormideras (puede apreciarse en el Museo Metropolitano de Nueva York).

Los egipcios lo utilizaban como analgésico y calmante. Según el papiro Ebers, lograba "evitar que los bebés griten fuerte". Homero (en la Odisea) afirma que es una sustancia que "hace olvidar cualquier pena", y el historiador Herodoto recuerda sus propiedades medicinales, a la que apelaban en los templos de Esculapio: cuando ingresaba un paciente a aquellos hospitales de la antigüedad, le aplicaban un "ensueño sanador".

Hans Sachs, a mediados del siglo 16, explicó:

"(...) Al recorrer el campo de batalla, vieron con sorpresa que los sarracenos seguían teniendo el falo duro y erecto. El médico de campaña —sin dar muestras de extrañeza— les explicó que aquello no tenía nada de extraordinario, pues de todos era bien sabido que los turcos acostumbraban tomar opio, y que el opio produce excitación sexual aún después de la muerte. (...)".

La cultura árabe utilizaba el opio como euforizante general, y se consumía tanto en privado como en divanes públicos.

El Parlamento decide atacar China


China


La Compañía Inglesa de Comercio para las Indias Orientales encontró que había tierras y agricultores que podían asegurar, en India, una buena producción permanente de adormidera, que tiene unos frutos secos (cápsulas) de los cuales se extrae la morfina y otros alcaloides con los que se produce el opio.

La Compañía Inglesa de Comercio para las Indias Orientales promovió el comercio de opio, y la Corona británica autorizó la exportación ilegal de opio a China.

Hacia 1839, miles de adictos chinos trabajaban para destinar el 80% de su salario a la compra del narcótico.

Luego de solicitar, infructuosamente, a la reina Victoria que cesara el ingreso de opio a China, el emperador Daoguang prohibió la venta y el consumo de opio en China.

Después de la expulsión de algunos comerciantes británicos de tierras Qing, la Corona británica ordenó el ataque.

En las acciones bélicas, la superioridad militar de los británicos fue notable.

El 29/08/1842 el Emperador aceptó firmar el Tratado de Nankín que se escribió a bordo del navío de guerra británico HMS Cornwallis, en aguas de Nankín.

El representante británico fue Sir Henry Pottinger; los representantes de la Casa Qing fueron Qiying, Ilibu y Niujian. Fueron 13 artículos ratificados por la reina Victoria y el emperador Daoguang, 10 meses después.

El tratado abolía el monopolio de 13 fábricas que tenían el comercio extranjero en Cantón (Artículo V) y se abrieran 5 puertos (Cantón, Amoy, Foochow, Ningbo y Shanghái), donde los británicos podrían ingresar sus mercaderías con libertad.

El Imperio británico designaría cónsules en esos 5 puertos, donde se aplicarían aranceles fijos acordados entre los británicos y el Gobierno Qing.

China debía pagar a los británicos por el opio decomisado, en compensación de las deudas que los comerciantes de Hong Kong debían a los británicos, y como compensación por los costes de la guerra.

En total, 21 millones de dólares en plata (para la época, un dineral) en un plazo de 4 años con un interés anual del 5% en las cuotas que no fueran pagadas en tiempo y forma.

El gobierno de Qing debía, asimismo, liberar a todos los prisioneros de guerra británicos, amnistiar a todos los súbditos chinos que hubieran colaborado con los británicos durante la guerra ('dealers' y 'narcos').

Las tropas británicas permanecieron en Gulangyu y en Zhoushan hasta que el gobierno de Qing pagó en su totalidad el precio acordado.

Los chinos debieron ceder la isla de Hong Kong al territorio británico por 150 años.

La consecuencia de todo esto fue el derrumbe de la economía china.

lunes, 25 de septiembre de 2017

SGM: El legendario Agente 50

La increíble historia de la SGM del intrépido agente de espionaje Bill Chong: Agente 50

Por Catherine Clement - War History Online




No todos los agentes secretos son llamativos y bien vestidos como James Bond. De hecho, a veces los individuos más modestos demuestran ser los más hábiles y osados ​​de los espías.

Ese fue ciertamente el caso de William "Bill" Gun Chong, un cocinero canadiense chino corto, calvo, soltero, de 30 años, que se convirtió en uno de los agentes británicos más exitosos en Hong Kong y China durante la Segunda Guerra Mundial. .


¿Qué llevó a este abandono de la escuela secundaria - sin entrenamiento en armas o espionaje, que había sido rechazado por el Ejército canadiense - para terminar con una Medalla del Imperio Británico por valentía?

¿Qué le dio a Chong la capacidad de escapar por poco de una decapitación de un soldado japonés? ¿Para salir de la bodega de un barco de pesca a la deriva en el océano? ¿Para negociar su salida de ser secuestrados por bandidos?

¿Y qué hizo Chong indispensable para el Grupo de Ayuda del Ejército Británico (BAAG) operando en China? Un agente que no sólo sirvió como un espía intrépido, sino también como un mensajero experto, rescatista, guía, intérprete, enfermera quirúrgica, fontanero y carpintero?

Circunstancias desafortunadas

Chong nació en Vancouver, Canadá en 1911. Se crió cuando la discriminación contra los chinos era abundante en Canadá. Chong pudo anotar su voto. No podía nadar en piscinas públicas. Y, aunque Canadá estaba en guerra, hombres como Chong fueron inicialmente despreciados por las Fuerzas Armadas.

Chong vivía la vida al margen hasta que una serie de acontecimientos desafortunados lo cambiaron todo.

Era 1941, y mientras trabajaba como cocinero y sirviente en Vancouver, Chong aprendió que su padre había muerto. Se puso a zarpar para Hong Kong para terminar la finca.

Sin embargo, la finca era más complicada de lo esperado. Las semanas se convirtieron en meses. Y el 8 de diciembre de 1941, Chong se encontró varado en Hong Kong cuando los japoneses invadieron.

Las calles estallaron en disparos, sangre y muerte. Hong Kong se rindió el día de Navidad. Chong estaba atrapado.

Mientras planeaba regresar a Canadá, Chong pasó a mirar por encima de su balcón y notó a un soldado canadiense gravemente herido acostado en la calle, rogando a los transeúntes por el agua. Un grupo de soldados japoneses tropezó con él y uno de los oficiales sacó su pistola y ejecutó al indefenso canadiense con un disparo al cráneo.

"Estaba lleno de odio", recordó Chong años más tarde. "Había visto cómo los japoneses mataban a la gente ... sólo disparaban a cualquiera que quisieran".


Chong (circa 1938) cuando él trabajó como cocinero y houseboy en Vancouver, Canadá.

Decidió entonces y allí huir a China Libre y unirse a la guerrilla.

Una vez en China, BAAG lo reclutó primero. La inofensiva organización de sondeo, supuestamente creada para dispensar asistencia a los prisioneros de guerra escapados, también era una cobertura para las actividades de espionaje.

A Chong le asignaron una misión y le dieron el nombre de código Agente 50. Para asegurar la veracidad de sus mensajes, Chong tejería en referencia al número 50.

"Escribiría que volvería para el 50 cumpleaños de mi madre. Estoy esperando por
transporte. Cosas como esas ", explicó Chong.

El agente 50 se convirtió en un maestro del disfraz. Pasó casi cuatro años vestido de harapos, pasándose como un campesino. Trabajaba principalmente solo, y caminaba a menudo 30-50 millas al día que usa solamente zapatos de la paja.

"Mis únicos compañeros eran mosquitos, sanguijuelas y chinches", dijo una vez. "No había autobús, ni ferry, ni bicicleta, ni caballo, ni carreteras. Todo estaba a pie.

Como parte de su acto, Chong caminaba con cojera y se apoyaba en un bastón. El polo, que era hueco, estaba lleno de información de inteligencia o medicamentos.

Chong (circa 1938) cuando él trabajó como cocinero y el muchacho de casa en Vancouver, Canadá.


Uno de los documentos de identificación del BAAG de Chong

Escapes

Chong vivía en peligro constante, viajando a través de un territorio enemigo o infestado de bandidos. Tres veces fue capturado. Tres veces escapó.

En una de sus primeras misiones, Chong fue arrestado por los japoneses y encerrado en la bodega de un barco de pesca en ruinas. El barco estaba a la deriva en el océano. Chong sólo sobrevivió cuando el capitán del barco -que también estaba encerrado en la bodega- recordaba la ubicación de un tablón podrido. El capitán dio una patada al tablón, se arrastró y abrió la escotilla de carga.

En otra ocasión, Chong fue secuestrado por un grupo de bandidos. Se las arregló para negociar su liberación después de que se ofreció a suministrar algunos difíciles de encontrar la medicina a uno de los secuestradores enfermos.

En la última llamada cercana, Chong, y un guía local que había contratado, fueron descubiertos escondidos por los japoneses. Fueron sacados e interrogados entre palizas.

Cada vez que se aburría, uno de los soldados japoneses ladró: -¿Cómo quieres morir? ¿Por bala o por decapitación?

-Le dispara -contestó Bill-.

Ambos cautivos fueron ordenados a cavar sus propias tumbas. Pero el suelo era duro: la excavación lenta. Cada vez más impaciente, gritó el soldado, "las balas cuestan dinero", y levantó su espada para decapitar al canadiense.

Justo entonces, la guía de Chong comenzó a gritar algo en japonés. El soldado bajó la espada, metió la mano en el bolsillo del guía y encontró una vieja tarjeta de visita en la que se encontraba el nombre de un conocido maestro espía japonés convertido en comandante del ejército. Impresionados, y ahora preocupados de que estos cautivos pudieran estar conectados con alguien en autoridad, ambos hombres fueron liberados rápidamente.


Chong (tercera desde la izquierda) en un puesto médico de BAAG.

Un agente con muchos talentos

A pesar de esas terribles experiencias, hubo muchos momentos gratificantes para el agente 50. En su tiempo con BAAG, Chong logró reunir valiosa información sobre las actividades japonesas.

Rescató y guió a cientos de aviadores aliados a tierra segura.

Ahorró miles de vidas, arriesgando las suyas, para contrabandear medicamentos que salvan vidas entre hospitales de campaña remotos de BAAG.

Y, mientras descansaba entre las entregas, Chong ayudó a mejorar las condiciones en estos puestos de avanzada médica. Uno de los médicos describió las contribuciones de Chong: "Además de reparar varias puertas, muebles y el repintado de las obras de madera y las paredes, él ... revisó completamente el sistema de plomería del hospital - un trabajo muy difícil que incluso había desconcertado a los fontaneros locales. "

Probablemente la única tarea que hizo que Chong perdiera los nervios fue la primera vez que le pidieron que ayudara en la cirugía. Las operaciones se llevaron a cabo en condiciones primitivas: generalmente en iglesias y escuelas abandonadas. A menudo la habitación tenía ventanas pero no había cristal, así que las moscas eran un problema constante.

Chong recordó las instrucciones dadas por el cirujano jefe: "Bill, con la mano derecha, empapa la sangre. Y con tu izquierda, abres las moscas.

Sonó bastante simple hasta que la primera incisión fue hecha. Chong explicó su reacción: "La primera vez que vi a alguien cortar ... Me quedé atónito. Chico, estaba temblando todo ... después, cuando terminé esa noche, no pude sentarme. No pude levantarme. No podía irme a la cama. No sabía lo que estaba haciendo.


Premiado con la Medalla del Imperio Británico por la valentía en 1947.


Un héroe

Chong sobrevivió a la guerra y recordó vivamente la noche en que supo que el conflicto había terminado

"Estaba tan feliz ... Me senté en el suelo y lloré", recordó. -No sé por qué. Pero espero haber servido bien a mi país ".

En 1947, Chong se convirtió en el único canadiense canadiense en recibir la Medalla del Imperio Británico por su valentía: el más alto honor militar otorgado por el gobierno británico a ciudadanos no británicos.

lunes, 18 de septiembre de 2017

SGM: 136 comandos chino-canadienses

Un retumbe en la selva: La historia secreta de la fuerza 136 Comandos en la SGM

Por Catherine Clement | War History Online
Curador, Museo Militar Canadiense de China





No hay muchas historias de la Segunda Guerra Mundial que terminaron promoviendo los derechos civiles de toda una comunidad. Pero una nueva exposición llamada Rumble in the Jungle: The Story of Force 136 comparte una parte relativamente desconocida de la historia militar que también cambió la fortuna de todos los canadienses chinos.

En exhibición en el Museo Militar Canadiense Chino en Vancouver, Canadá, Rumble in the Jungle cuenta la historia de una pequeña banda de canadienses chinos que, durante la Segunda Guerra Mundial, fueron secuestrados en secreto por la Inteligencia Británica y entrenados en guerra de comandos y supervivencia en la selva. Su destino: detrás de las líneas japonesas en el sudeste asiático. Su misión: buscar y entrenar a los combatientes de la resistencia local, y ayudar con el sabotaje y el espionaje.


Irónicamente, mientras estos hombres eran agentes de los Aliados, regresaron a su país en Canadá y no fueron considerados ciudadanos. Aunque nacieron en Canadá, estos soldados no podían votar, ni podían convertirse en ingenieros, médicos o abogados. Muchos se vieron obligados a vivir en barrios segregados. En algunas ciudades, se les prohibió nadar en piscinas públicas y se vieron obligados a sentarse en la parte trasera de los teatros.

De hecho, en los primeros años de la Segunda Guerra Mundial, hubo debates acalorados sobre si los canadienses chinos deberían incluso inscribirse, dada la escasa atención de la comunidad. A pesar de los argumentos para no ser voluntario, muchos jóvenes canadienses chinos marcharon a las oficinas de reclutamiento y se ofrecieron a servir. A la mayoría se les dijo "podemos tomar su nombre, pero es poco probable que lo llamen porque son chinos", luego le mostraron la puerta.

Entonces, ¿por qué estos hombres fueron repentinamente demandados por una desafiante misión secreta? ¿Y cómo su servicio cambió las vidas de todos los chinos en Canadá?

Los agentes perfectos:



El reclutamiento y la formación fueron realizados por la inteligencia británica.

A finales de 1941, Japón entró en la guerra. Rápidamente invadió grandes extensiones del sudeste asiático. Muchas de estas áreas habían sido colonias británicas, francesas y holandesas.

Gran Bretaña estaba desesperada por infiltrarse en la región. Habían tenido cierto éxito en la Europa ocupada cuando el Ejecutivo de Operaciones Especiales (SOE.) Entrenó y dejó caer agentes secretos en Francia, Bélgica y Holanda. Estos agentes organizaron y apoyaron a los combatientes de la resistencia local, y ayudaron con el espionaje y el sabotaje de la infraestructura y de las líneas y del equipo alemanes de la fuente.


Sin embargo, el Sudeste Asiático presentó desafíos únicos a SOE. Era un área extensa con muchas islas, terreno físico desafiante y diversas poblaciones e idiomas. Además, la mayoría de los residentes de la región se resintió de sus antiguos colonizadores.

SOE se dio cuenta de que los agentes caucásicos se destacarían demasiado y lucharían para ganar confianza local. Los británicos necesitaban una alternativa.

Había un rayo de esperanza. En toda la región había una considerable población de chinos que se oponían vehementemente a la ocupación japonesa y estaban enojados por la agresión japonesa en China. La cuestión era cómo contactarlos y organizarlos.

Fue entonces cuando los británicos descubrieron a los canadienses chinos. Podrían fácilmente mezclarse con la población. Ellos podían hablar cantonés. Eran leales a los Aliados. Y había muchos de estos jóvenes esperando una asignación.


No eran soldados comunes



El entrenamiento chino de la fuerza canadiense 136 cerca de Poona la India. Otro campamento estaba ubicado en Australia.

Entre 1944 y 1945, los canadienses chinos fueron reclutados y en silencio secundarios a SOE en el sudeste de Asia (Fuerza 136). Se les dijo que tenían 50-50 posibilidades de sobrevivir. También juraron secreto.

Hacer este tipo de trabajo requeriría mucho más que el entrenamiento básico del ejército. Los hombres tendrían que aprender técnicas de guerra de comandos. En el transcurso de varios meses aprendieron habilidades tales como: acecho; asesinato silencioso; demolición; viajes en la selva y supervivencia; operaciones inalámbricas; espionaje; y el paracaidismo.

Además de su entrenamiento agotador, los hombres tendrían que luchar contra enfermedades (como la malaria, la disentería y los huesos rotos), y soportar el calor increíble, la humedad y los monzones. A cada hombre se le ofreció una cápsula de cianuro, en caso de captura. A algunos también se les dieron cápsulas de opio o monedas de oro que podían usar para sobornos.

Eventualmente, cada recluta se convirtió en un especialista y parte de un equipo pequeño y autosuficiente.

Las Operaciones:



Parte de la capacitación incluye aprender a nadar en silencio. En ese momento, la mayoría de los canadienses chinos no sabían nadar ya que estaban prohibidos en las piscinas públicas.

Originalmente inseguro de que los canadienses chinos pudieran aprobar el reclutamiento, SOE reclutó en ondas. El primer equipo consistió en sólo 13 hombres escogidos a mano. Con el tiempo, alrededor de 150 fueron secundados para el sudeste de Asia con la mayoría basada en la India.

Dado lo tarde que era ahora, la mayoría de los reclutas no estaban completamente desplegados antes de que Japón se rindiera en agosto de 1945.

Algunos hombres habían sido asignados a hacer viajes cortos a Birmania ocupada. Pero 14 canadienses chinos se encontraron operando detrás de las líneas japonesas durante varios meses en Borneo, Malay y Singapur. Sufrían condiciones primitivas, así como sofocantes calor y humedad. Se hicieron amigos de cazatalentos y otros grupos guerrilleros en las selvas. Para sobrevivir, algunos hombres se vieron obligados a comer carne de mono y cocodrilo, e incluso de insectos.

A veces, incluso llegar a su destino era una prueba de resistencia.

"Se suponía que iba a ser un viaje de tres días a través de la selva", recordó Ernie Louie de Vancouver años más tarde al describir su caída en Malay. "Pero duró siete días de pesadilla cuando caminamos 85 millas a través de pantanos y selva densa. Durante tres días, llenó la lluvia y nuestras botas se desintegraron.

Una guerra, dos victorias:



Algunos de los miembros de la Fuerza 136 basados ​​en Australia posan con una espada y una bandera japonesas.

Afortunadamente, todos los canadienses chinos de la Fuerza 136 sobrevivieron a la guerra, aunque algunos volvieron enfermos de enfermedades tropicales.

Con la guerra y los Aliados victoriosos, los canadienses chinos querían ahora una segunda victoria - el derecho al voto. Armados con sus heridas de guerra y registros de servicio, los veteranos se convirtieron en parte de un coro que exigía la plena ciudadanía para la comunidad.

Su lealtad ganó. Dos años después de que las armas cayeran en silencio, los canadienses chinos finalmente obtuvieron la ciudadanía. En 1957, el país eligió a su primer miembro canadiense canadiense del parlamento: Douglas Jung, que había servido con la fuerza 136.

Hoy, a través de la exposición especial del Museo, una nueva generación está aprendiendo cómo la sangre, el sudor y las lágrimas de un pequeño grupo de hombres, en una guerra secreta en la selva, ayudaron a cambiar el destino de toda una comunidad. Y cómo su servicio ayudó a asegurar un codiciado título: el derecho a ser llamado un "chino canadiense".

domingo, 11 de junio de 2017

China: Los guerreros de terracota

Una tumba y 8 mil guerreros de terracota: la razón por la que nadie se atreve a interrumpir el descanso del emperador
El imponente mausoleo de Qin Shi Huang, que unificó a China hace 2300 años, es uno de los mayores descubrimientos arqueológicos de la historia y está envuelto en misterios nunca resueltos
Infobae




Los guerreros de terracota que protegen al emperador Qin Shi Huang

Qin Shi Huang, el primer emperador de la China unificada, murió a los 39 años, en el siglo III a. C. La parca no lo tomó por sorpresa. Ya estaba casi terminado su mausoleo, uno de los más impresionantes en la historia de la humanidad.

Son 8.000 guerreros de terracota esculpidos en tamaño real, enterrados en trincheras forradas de ladrillo. Su función es custodiar la tumba del emperador, que está debajo de ellos.


Son 8.000 guerreros de terracota esculpidos en tamaño real (IStock)

Estaban pintados en rojo brillante, azul, rosa y oro, pero perdieron el color por el tiempo transcurrido, que también les quitó las armas que portaban. Pero el mausoleo es espectacular: tiene el tamaño de una gran ciudad antigua, y en el centro hay una pirámide que llegó a medir unos 100 metros.

Fue descubierto en marzo de 1974 por un grupo de agricultores. Yang Zhifa, sus cinco hermanos y su vecino Wang Puzhi, estaban cavando un pozo en en las afueras de Xi'an, capital de la provincia de Shaanxi, cuando se toparon con la cabeza de un guerrero. El impacto de la revelación fue mayúsculo para China y para el resto del mundo.


Fueron descubiertos en marzo de 1974 por un grupo de agricultores (IStock)

No obstante, a pesar de los 43 años que transcurrieron, jamás se abrió la tumba de Qin Shi Huang. Nadie se atrevió. La principal razón que argumentan los arqueólogos es que la exposición al aire la dañaría seriamente.

Hay una segunda razón. Toda la zona está atravesada por ríos de mercurio, lo que haría muy peligroso ingresar a la cámara. De hecho, se sospecha que el propio emperador murió envenenado con mercurio.

Estaban pintados en rojo brillante, azul, rosa y oro, pero perdieron el color por el tiempo transcurrido (IStock)

Y además hay un mito que algunas personas hacen circular por lo bajo. No son pocos los que piensan que los agricultores que descubrieron el mausoleo quedaron malditos. A juzgar por su trágica historia no suena descabellado.

Primero les quitaron las tierras para explotarlas turísticamente, sin darles nada a cambio. Wang Puzhi se suicidó pobre y enfermo en 1997, y Yang Wenhai y Yang Yanxin murieron tres años después, sin poder costear sus tratamientos médicos de tan desamparados que estaban.


Jamás se abrió la tumba de Qin Shi Huang (IStock)

viernes, 9 de junio de 2017

Guerra del Opio: 9 hechos esenciales

9 hechos esenciales - las dramáticas guerras del opio británico que cambió el curso de la historia
Holly Godbey | War History Online





Muchas personas han oído algo sobre las Guerras de Opio británicas (1839-1860) de pasada. Tal vez en una clase de historia de la universidad, pero los detalles son vagos. O tal vez a través de televisión y películas. Sin embargo, este fascinante período de la historia merece algún reconocimiento. Cure su curiosidad y echa un vistazo a nueve de los hechos más interesantes sobre este conflicto duradero entre Gran Bretaña y China.


Empresas comerciales británicas destruyendo juncos chinos durante la primera Guerra del Opio.

Los drogadictos fueron la raíz de la primera guerra del opio


Antes de la llegada del opio a China, no había nada que el mercado chino quisiera de los británicos. El país era altamente autosuficiente y no necesitaba productos europeos. Sin embargo, los británicos deseaban mucho los productos chinos como la porcelana, la seda y el té, para llevarlos de vuelta a Europa.

Por lo tanto, la Compañía Británica de las Indias Orientales vendió el opio cultivado en sus plantaciones en la India a comerciantes extranjeros para la plata. Esos comerciantes extranjeros entonces vendieron la droga a los chinos, directamente oa través de intermediarios. El número de adictos al opio en China comenzó a crecer sustancialmente, y los funcionarios del gobierno decidieron que había que hacer algo al respecto.

Los británicos pueden haber sido los primeros en usar la "diplomacia de las cañoneras"

La diplomacia del cañonazo ocurre cuando un país desea la acción diplomática de otro país, y la acosa en la acción con una demostración dramática del poder militar y naval. Los británicos usaron esta táctica porque los funcionarios del gobierno chino confiscaron más de mil toneladas de la droga (sin pago). Ellos quemaron abiertamente el opio en una playa, cerraron todo el comercio y exigieron que los comerciantes extranjeros permanecieran fuera de las calles.

Los británicos atacaron fuertes, causaron estragos en ciudades costeras y bloquearon ríos.

La Primera Guerra Del Opio Comenzó "El Siglo De La Humillación"


Algunos afirman ahora que esta primera serie de batallas impulsada por el opio fue el comienzo de lo que se conocería como el "siglo de humillación". Estos son los aproximadamente 100 años que China experimentó la invasión, el imperialismo y la intervención del gobierno a manos no sólo europeas Pero también los japoneses. El término es generalmente utilizado por los nacionalistas chinos.

La guerra sólo terminó con un tratado desigual



Representación de un artista de la Segunda Guerra del Opio.

Lo único que puso fin a la Primera Guerra del Opio fue un tratado desigual. Tratados desiguales son todos los firmados entre los chinos y los japoneses o europeos durante los años 1800 y 1900, después de los cuales los chinos fueron derrotados o en riesgo de una gran pérdida.

El tratado de Nanking fue el primero, y puso fin a la Primera Guerra del Opio. Los resultados del tratado incluyeron la abolición de los monopolios comerciales chinos, la apertura de nuevos puertos comerciales (donde los comerciantes europeos pudieron comerciar con cualquier persona en absoluto) y crearon impuestos comerciales.


Además, los chinos tuvieron que pagar al gobierno británico aproximadamente 21 millones de dólares de plata por el opio perdido en la guerra, las deudas de los comerciantes chinos debidas a comerciantes británicos y los costos de guerra. Las deudas acumulaban un interés del 5 por ciento.

La segunda guerra del opio no fue sólo sobre el opio



Trabajadores chinos "coolie".

La Segunda Guerra del Opio llegó en un momento en que el comercio se expandía a otros productos desafortunados, como la esclavitud. Los británicos querían ampliar el comercio de "coolies" o trabajadores no calificados del sur de China.

Hoy en día, el término es un insulto derogatorio. Estos trabajadores chinos fueron transportados a colonias británicas en el Caribe y Centroamérica para trabajar en plantaciones, así como a otras colonias británicas alrededor del mundo. Se creía ampliamente que estos trabajadores eran increíblemente maltratados y sufrieron altas tasas de mortalidad además de horribles condiciones de trabajo y abuso.