Mostrando entradas con la etiqueta Alemania. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Alemania. Mostrar todas las entradas

lunes, 16 de enero de 2017

SGM: Los intentos de captura de Murmansk

Frente Ártico: La Operación Zorro Plateado 

La operación Zorro Plateado (en alemán: Silberfuchs) fue un plan de operaciones militares conjuntas de Alemania y Finlandia durante la Segunda Guerra Mundial, a pesar de que fue operado y comprometidos principalmente por los alemanes. Su principal objetivo era la captura del puerto soviético clave en Murmansk a través de ataques desde territorio finlandés y noruego. 
La operación tuvo que ser en tres etapas. La operación Reno (Renntier) fue el primer ataque por las fuerzas alemanas de Noruega para asegurar el área alrededor de Petsamo. Las operaciones que siguieron, la operación Zorro de Platino (Platinfuchs) desde el norte por el Ejército de Noruega (AOK Norwegen) y la Operación Zorro Ártico (Polarfuchs) por XXXVI Cuerpo de Montaña, junto con las unidades del III Cuerpo de Finlandia, con el objetivo de capturar el vital puerto de Murmansk después. La operación no tuvo éxito y Murmansk siguió funcionando durante toda la guerra. 

 
Una columna del I./Panzer-Abt. z.b.V. 40 durante el avance sobre Murmansk, 1941. 

Planificación y preparación 
Tras la ocupación de Noruega en julio de 1940, Alemania había planeado para ocupar las minas de níquel Petsamo en una operación cuyo nombre en código Operación Reno (rentista) en caso de una nueva guerra soviético-finlandesa. [1] Alemania había tenido la oferta y los derechos de las tropas a través de la transferencia el norte de Finlandia desde septiembre de 1940. 
En enero de 1941, el alemán Erich Buschenhagen oficial le ordenó a Finlandia para discutir la posibilidad de un esfuerzo de cooperación entre Finlandia y Alemania contra la Unión Soviética con el liderazgo de Finlandia. 
A finales de febrero, Buschenhagen estaba autorizado a negociar un esfuerzo ofensivo combinado. Aprovechando el pacto de co-beligerante, se hicieron planes para las fuerzas alemanas del ejército alemán "de Noruega para comenzar a moverse en territorio finlandés. Estas operaciones, denominada Blue Fox 1 y Blue Fox 2 (I y II Blaufuchs Blaufuchs) se inició en junio de 1941. [2] Cinco divisiones alemanas y diversos elementos anexos (incluidas las unidades de dos "efectos especiales" Panzer) fueron trasladados a su posición en el norte de Finlandia , unirse a las fuerzas de Finlandia, que actualmente se movilizan bajo la forma de ejercicios de la frontera. 
Los finlandeses y alemanes estuvieron de acuerdo en una doble vertiente, de tres fases ofensivas. La primera acción, la Operación reno, iba a ser la ocupación de la región Petsamo por las dos divisiones de infantería de los Alpes alemanes Eduard Dietl Generaloberst de Noruega Alpine Cuerpo (Gebirgskorps Norwegen). Esto haría que el cuerpo de los Alpes desde el territorio de Noruega en torno a Kirkenes en posición de ataque hacia Murmansk. [1] 
La segunda y tercera etapas se pusiera en marcha al unísono. El asalto del norte, cuyo nombre en código Operación Platino Fox (Platinfuchs) pidió Norwegen, asistida por el Batallón de la Guardia de Fronteras de Finlandia Ivalo a la huelga a partir de este Petsamo, atacando hacia el puerto de Murmansk, el mar de Barents en la costa. Se trataría de la oposición de las dos divisiones del ejército soviético, 14 de las Divisiones de Rifle 14 y 52. El objetivo de Platino Fox era capturar a Murmansk, y para atar las tropas rusas, evitando que las operaciones del sur cerca de Leningrado. [5] 
El asalto del sur, con nombre en código Operación Ártico Fox (Polarfuchs), por el Cuerpo alemán XXXVI del general de Caballería Hans Feige, fue la de atacar hacia el este de la región de Kuusamo a lo largo de la línea Salla-Urinsalmo. Esta fuerza se compone de dos divisiones alemanas, 169 ª y Nord SS, y la 6 ª División finlandesa, con dos unidades de propósito especial Panzer adjunto. Estos se opusieron a la división del rifle 122a Soviética. Esta operación tenía como objetivo la captura de la ciudad de Kandalaksha, por el Mar Blanco en la región de Karelia, atar a las tropas del frente soviético del Norte, que de lo contrario sería enviado a defenderse contra Fox Platinum, y para cortar de Murmansk y la península de Kola del resto de la Unión Soviética en el proceso. [7] 
Estas acciones serían seguidas por las operaciones de Finlandia, incluyendo las ofensivas del ejército finlandés alrededor del Lago Ladoga y por el istmo de Carelia, y más tarde en Carelia del este, como parte de la continuación de su guerra. 

 
El plan original para la operación "Zorro Plateado". 

Despliegues 
La llegada de las tropas alemanas inició el ataque a la Unión Soviética el 7 de junio de 1941 cuando la sexta SS División de Montaña Nord alemana en Noruega, cruzó la frontera el 7 de junio. Dos divisiones alemanas fueron enviadas desde el sur de Noruega y Stettin. Las tropas fueron transportadas a los trenes a Rovaniemi. Los 40.600 soldados alemanes comenzaron a avanzar hacia el este de Salla, el 18 de junio. La Luftwaffe aterrizó sus divisiones aéreas en Rovaniemi, Luonetjärvi y Utti. 

Operación Reno 
La primera fase, Renntier, fue lanzado el 22 de junio de 1941, coincidiendo con el lanzamiento de la Operación Barbarroja. Las dos divisiones del Cuerpo de Montaña Norwegen, las Divisiones de Montaña 2 y 3, se trasladó desde Kirkenes y comenzó a desplegar en la zona de Finlandia a cabo alrededor Petsamo. La operación fue un éxito, la aparición de un cuerpo de alemán en la frontera vino como una sorpresa para los rusos. [1] las tropas de Dietl fueron reformadas y preparadas para el lanzamiento de Platinfuchs. En el sur, las unidades de la XXXVI Cuerpo de Feige preparado para el ataque. El 25 de junio de 1941, Finlandia entró en la guerra, dejando el camino libre a Zorro Plateado para que comenzara. 

Zorro de Platino 
El 29 de junio en el norte, el ataque de Dietl, la Platinfuchs, se puso en marcha, con las dos divisiones soviéticas del 14º Ejército oponiéndose a su fuerza. Como los alemanes avanzaron lentamente, los rusos reforzaron su delantera, agregando otra división y varias unidades de infantería de marina de Murmansk a sí mismo. Los rusos estaban muy arraigadas y superaron a sus atacantes. Los constantes ataques de las fuerzas navales británicas y soviéticas en la línea de suministros alemana también hicieron la situación logística para los alemanes muy difícil. El 22 de septiembre, después de repetidos intentos de avanzar más allá del río Litsa, la ofensiva fue interrumpida. [5] Una primera línea pronto se estableció a medida que los alemanes detuvieron las operaciones ofensivas y se atrincheraron. Para el resto de la guerra, el frente norte se se mantuvo relativamente estable hasta que la ofensiva soviética de 1944, con sólo escaramuzas a pequeña escala entre patrullas de esquí. 

 
Esta tumba en el "Memorial de los Defensores de la Unión Soviética del Ártico" en el río Litsa simboliza el salvajismo de un punto muerto cuatro años largos del Ártico. 


Zorro Ártico 
Paralelo a Zorro de Platino, Polarfuchs comenzó el 1 de julio. El Cuerpo de Montaña XXXVI alemán, que consistía en una división alemana regular, una división de Finlandia, un grupo de combate de las SS llamado Nord, así como una unidad de tanques pequeños, comenzó junto con la terceroa División de Finlandia del III Cuerpo finlandés una ofensiva hacia Salla. El objetivo de la ofensiva para capturar Salla y luego continuar en dirección a Kandalaksha para cortar el ferrocarril a Murmansk. [8] El XXXVI Cuerpo era poco adecuado para la guerra del Ártico y tuvo un mal desempeño, sólo progresando lentamente. Las unidades de Finlandia lo hacían mucho mejor e hicieron algún avance bueno, antes de que se tuviera que parar debido a un frente se extendió demasiado. Tras la captura de Salla el avance en Kandalaksha fue lento y se detuvo, con las tropas del Cuerpo de Feige atrincherándose. Pronto el frente se estancó, al igual que lo había hecho en el norte, el combate se redujeron a acciones de escaramuzas y patrullaje. Finalmente, la operación se detuvo a mediados de noviembre. [9] 

Conclusión 
El fracaso de Silberfuchs iba a tener un efecto duradero en el curso de la guerra. Mientras que el resto de las líneas soviéticas se había derrumbado en 1941, las fuerzas de Roman Panin del Frente Norte se habían mantenido, causando bajas de hasta un 15% a los atacantes alemanes. El fracaso en Alemania puede atribuirse a varios factores: el terreno, lo que dificultó el avance, y llevado a una dependencia excesiva en las carreteras de la movilidad: [1] En segundo lugar, la falta de preparación adecuada de inteligencia que condujo a hipótesis erróneas, [1 ] En tercer lugar, problemas de una larga y tenue comunicación, en cuarto lugar, el suministro causadas por los malos caminos y los ataques británico-soviéticos sobre el transporte marítimo alemán, [10] y, finalmente, decidida resistencia de los soviéticos, lo que hizo imposible el avance necesario, y el estancamiento de la parte delantera inevitable. 
El puerto de Murmansk quedó en manos de los rusos durante la guerra, y alrededor de una cuarta parte de todos los materiales de Préstamo de arrendamiento fue recibida a través de este puerto y el puerto de Arkhangelsk. [11] Las fuentes próximas a través de este puerto ayudaron a los soviéticos a recuperarse rápidamente de los desastres de 1941. 
La guerra en el norte se prolongó hasta mayo de 1945. En septiembre de 1944, los finlandeses pidieron la paz y comenzó la Guerra de Laponia. En octubre de 1944, el Ejército Rojo llevó a cabo la Operación Petsamo-Kirkenes, y logró una victoria decisiva sobre las fuerzas alemanas en el Ártico. 

Notas 
1. Mann y Jorgensen (2002), p. 81 
2. Mann y Jorgensen (2002), p. 87 
3. Jowett, Snodgrass, Ruggeri (2006), p.30 
4. Una unidad mixta que constaba de los marineros y unidades de marines reclutadas y voluntarias 
5. Mann y Jorgensen (2002), p. 81-87 
6. Capítulo 3, Parte X, Shirokorad 
7. Mann y Jorgensen (2002), p. 87-95 
8. Mann y Jorgensen (2002), p. 88 
9. Mann y Jorgensen (2002), p. 93-95 
10. Mann y Jorgensen (2002), p. 85 
Http://www.feldgrau.com/econo.html 
11. de todas las ayudas de préstamo y arriendo, aproximadamente el 50% se distribuía a través del Pacífico, el 25% a través de Persia y el 25% a través de la ruta del norte de Arcángel y Murmansk. 

Referencias 

-"A Alemania y la Unión Soviética económico-militar de comparación" Chris Bellamy: Absolute Guerra (2007) ISBN 978 0 333.78022.0 
-Jowett, Philip S., Snodgrass, Brent, Ruggeri, Raffaele, Finlandia en la guerra 1939-45, Osprey Publishing, 2006 
-Mann, Chris M. y Jörgensen, Christer (2002), Hitler Guerra del Ártico, Hersham, el Reino Unido: Ian Allan Publishing Ltd, ISBN 0711028990 
-Shirokorad, AB, las guerras del Norte de Rusia (Северные войны России) Moscú, ACT editor, 2001 (en ruso) [1] 

Wikipedia

sábado, 14 de enero de 2017

SGM: 10 aspectos del patán Reinhard Heydrich

10 cosas que no sabía sobre el patán nazi Reinhard Heydrich

David Herold - War History Online




A menos que seas un aficionado de la Segunda Guerra Mundial, es probable que no tengas todos los datos sobre cada funcionario nazi memorizado. Sin embargo, cada individuo que desempeñó un papel importante en el régimen nazi tiene una historia que contar. Aquí están algunos hechos que usted no puede saber sobre el alto funcionario nazi Reinhard Heydrich, una figura oscura en un período aún más oscuro de la historia de la guerra.

1. Tuvo varios trabajos a lo largo de su vida.


Heydrich era conocido por ser uno de los principales arquitectos del Holocausto. Nombrado por Hitler mismo, que lo llamó "el hombre con el corazón de hierro", Heydrich era un líder de grupo de alto nivel en las SS, así como el jefe de policía. Él también se desempeñó como el diputado o protector del Reich en funciones de Moravia y Bohemia (ahora la República Checa).

En un momento dado, fue el presidente actual de la Comisión Internacional de Policía Criminal, también conocida como Interpol. Durante la Conferencia de Wannsee en enero de 1942, supervisó los planes finales para deportar y promover el genocidio de la población judía en Europa.


2. Él ayudó a coordinar Kristallnacht.



- Bundesarchiv CC BY-SA 3.0

Los días 9 y 10 de noviembre de 1938, una unidad militar de la SA y civiles alemanes se unieron para llevar a cabo lo que se llama la "Noche de Cristal Roto", un ataque contra judíos en Alemania dirigida por los nazis, así como por partes de Austria. Las tiendas, los escaparates y las sinagogas tenían sus ventanas destrozadas, haciendo que las calles estuvieran llenas de cristales rotos que le dan a este día su nombre.

Este fue el comienzo de la deportación masiva de los judíos y llevó al inicio del Holocausto. Cientos de judíos perecieron en los ataques, mientras que más de 30.000 fueron detenidos y enviados a campos de concentración. Heydrich fue el principal ejecutor de esta operación y los acontecimientos precedentes a partir de entonces.

3. Creció en una casa de grandes medios financieros y de apreciación musical.


El padre de Heydrich era Richard Bruno Heydrich, un talentoso compositor y cantante de ópera. Su madre, una pianista misma, enseñaría a los estudiantes en el Conservatorio de Música, Teatro y Enseñanza de Halle, que fue fundado por el padre de Heydrich. Debido a esta educación artística, se introdujo a la música a una edad temprana y se interesó en tocar el violín. Su talento y amor por la música impresionó a muchos de la élite de la sociedad en la que su familia creció, lo que parece sorprendente para un hombre con tal odio y oscuras ideas sobre el mundo que le rodea en su carrera militar posterior.

4. Tuvo una infancia preocupada.


Mientras que un amor por la música y el arte, aparentemente, crear un ambiente feliz en una casa de la familia, Heydrich creció bajo estrictas reglas de su padre. Su hermano Heinz y él practicarían la esgrima inventando duelos simulados para aprender estrategia y deportividad.

Su padre, un nacionalista alemán, tenía la intención de inculcar valores patrióticos en sus hijos también. Mientras que Heydrich era un estudiante inteligente y dedicado, fue intimidado por otros niños, haciéndolo tímido e inseguro. Estaba especialmente descontento con su voz aguda, y otros estudiantes lo burlaban de su supuesta ascendencia judía, un factor que pudo haber engendrado su odio hacia los de ascendencia judía.


5. Fue despedido de la Armada alemana por sus asuntos románticos.



Heydrich como cadete del Reichsmarine en 1922 - Bundesarchiv CC BY-SA 3.0

Heydrich sirvió casi diez años en la Marina, moviéndose rápidamente en las filas y ganando admiración de sus compañeros oficiales. Sin embargo, eventualmente terminó siendo despedido por mala conducta debido a su inclinación por los dalliances femeninos. En 1930, conoció a una mujer llamada Lina von Osten, un miembro del Partido Nazi con el que rápidamente se enamoró, y pronto se involucraron abruptamente.

Sin embargo, aparentemente Heydrich ya estaba involucrado en un compromiso anterior con otra mujer, y había roto su unión por su nuevo novio en su lugar. Este acto fue considerado como algo más que un simple mal comportamiento, y fue acusado en 1931 de "conducta impropia de un oficial y caballero" por parte de la administración de la Marina. Fue liberado en abril del mismo año, lo que fue un golpe devastador para su carrera de otra manera vertical.

6. Heinrich Himmler quedó impresionado por él inmediatamente.



Heydrich y Lina von Osten - Archivos Federales CC BY-SA 3.0

Mientras Himmler lo que la planificación de una división de contrainteligencia para la unidad de las SS, que lo persuadido por un amigo de von Osten de entrevistar a Heydrich para el trabajo de la gestión de este proyecto. Inicialmente, Himmler canceló la cita, pero a partir de este ignorado esta noticia y envió Heydrich embalaje para reunirse con funcionarios nazis de todos modos.

Himmler Convino en la entrevista y lo Independientemente de inmediato llevado por sus planes para la nueva operación. Heydrich lo contrató en un abrir y cerrar de ojos, y una vez hecho su camino a través de la clasificación de manera rápida y eficiente. Himmler incluso lo ascendió a Mayor de las SS como regalo de bodas.

7. Oye lo asignado para ayudar a organizar los Juegos Olímpicos de Berlín en verano 1936a


El partido nazi decide utilizando los juegos como una herramienta para la propaganda nazi sería una gran manera de promover su plan, Y le enviaron embajadores de buena voluntad para tratar de promover su causa a aquellos países que se opusieron a las políticas nazis ,: tales como el antisemitismo. SIN EMBARGO, el sentimiento anti-judío permaneció prohibido a partir de los juegos. A pesar de esto, Heydrich, que recompensado por su trabajo en la organización, y recibió un alemán Juegos Olímpicos de la decoración como un regalo para sus esfuerzos.


8. Engañó a los checos en el pensamiento de que estaba de su lado.



Reinhard Heydrich en un castillo en Praga (Federal Archivo / CC-BY-SA 3.0)

Una vez Heydrich wurde el interino Protector del Reich en Praga, trabajó lentamente su camino en las mentes de la población. Él organizó eventos para la fuerza de trabajo, que aparece como si lo que les ayuda a encontrar trabajo. Que produzca el alimento y por lo tanto libres de los zapatos, que se distribuyeron a los que estaban empobrecidos.

Aumentó de pensiones e incluso promulgó "sábados libres" de la mano de obra que tomar tiempo para descansar y relajarse con sus familias. A pesar de tesis muchos signos de buena voluntad hacia los checos, Heydrich lo bajo mano buscando a ellos erradicar Durante todo el tiempo. Oye lo que la esperanza de tener toda la zona a ser "Germanized" lo más rápidamente posible.


9. Fue asesinado en un Mercedes Benz.



Mercedes 320 B convertible; después del intento de asesinato de 1942 en Praga. - Bundesarchiv CC BY-SA 3.0

El gobierno de Checoslovaquia, exiliado en Londres lo que la intención de tomar abajo Heydrich. Por lo que el Ejecutivo de Operaciones Especiales británica (SOE) capacitó a un grupo de asesinos para llevar a cabo este plan de ejecución. El equipo que llevó por Jan Kubis y Jozef Gabčík. El 27 de mayo de 1942, Heydrich lo que en su camino para reunirse con Hitler.

Como él lo doblar una curva del enrollamiento en el camino, y Kubis Gabcik llevado a cabo su operación. el arma de Gabcik no disparó a Heydrich, pero habían sido manchado, y Heydrich ordenó a su conductor que se detuviera para poder enfrentarlos. Mientras que el vehículo que se detuvo, Kubis arrojó una bomba golpeó la parte trasera del vehículo, la explosión en el impacto. Heydrich lo hirió gravemente en su lado izquierdo y llevado a un hospital, donde más tarde cayó en coma y murió.

10. Heinrich Himmler lo elogió en su funeral, y asistió Hitler.



Funeral Heydrich Estado Praga Castillo 07/06/1942. Bundesarchiv CC BY-SA 3.0

Dos funerales se llevaron a cabo por la muerte de Reinhard Heydrich, una en Praga y un después en Berlín. Heydrich tenía un decorado fue disco ya, pero bueno lo que el sombrero bei der Buchmesse grado más alto de la Orden Alemana, la medalla de la Orden de la sangre, por Hitler, que lo dejó con sus otros sobre su almohada funeral.

jueves, 12 de enero de 2017

SGM: La vida del hijo de puta de Brunner al descubierto

Una nueva investigación revela cuándo, cómo y dónde murió Alois Brunner, criminal nazi y "mano derecha" de Adolf Eichmann
La revista francesa XXI citó el miércoles a tres agentes de seguridad que lo custodiaron durante su exilio en Siria. “La investigación es perfectamente verosímil”, dijo Serge Klarsfeld, el historiador que fue una de sus víctimas y que lo persiguió durante gran parte de su vida

Infobae



Brunner deportó a decenas de miles de judíos a una muerte segura en los campos de exterminio y dirigió el campo de Drancy, cerca de París

El criminal nazi Alois Brunner, mano derecha de Adolf Eichmann, murió en un calabozo en Damasco en 2001 a los 89 años, según una nueva investigación publicada el miércoles.

Nacido en 1912, Brunner era juzgado responsable del asesinato de 130.000 judíos de Europa, fue juzgado in absentia en 1954 y en la posguerra se había refugiado en la Siria del presidente Hafez al Assad, padre del actual mandatario Bashar al Assad.

En un principio fue dado por muerto en 1992 por el historiador y cazador de nazis de origen rumano Serge Klarsfeld, que había pedido en vano al régimen sirio que lo expulsara en 1982.


Una foto de Brunner en edad avanzada durante su exilio en Siria

Pero en 2014 el Centro Simon-Wiesenthal afirmó que el criminal de guerra austríaco que tuvo a su cargo el campo de concentración de Drancy, cerca de París, había muerto en Damasco en 2010.

La investigación publicada el miércoles por la revista francesa XXI se basa en tres testimonios de agentes de seguridad sirios que tenían a cargo la seguridad de Brunner. Uno de ellos, Abu Yaman, aceptó dar su nombre desde su refugio en Jordania.

De acuerdo a las tres fuentes, el "mejor hombre" de Eichmann pasó sus últimos años encerrado en un calabozo debajo de una residencia habitada por civiles.


El capitán austríaco de las SS nació en 1912 en Nádkút, Hungría, que por entonces era parte del imperio Austro-húngaro

Tras su muerte, en diciembre de 2001, Brunner recibió un funeral musulmán y fue enterrado discretamente en el cementerio de Al Affif, en Damasco.

El nazi, temido por sus masivas deportaciones de judíos austríacos, eslovacos y franceses a los campos de exterminio, se hacía llamar Abu Hosein y hasta el final no renegó de sus brutales crímenes. Según XXI, recibió arresto domiciliario en 1989 y un año después fue escondido en un calabozo por "razones de seguridad".


Brunner, juzgado in absentia por la muerte de 130.000 judíos, fue la “mano derecha” y “el mejor hombre” del criminal de guerra Adolf Eichmann, en la foto

Vivió, sin embargo, de forma miserable: "Estaba muy cansado, muy enfermo. Sufría y gritaba mucho, todo el mundo le oía", explicó uno de sus guardias bajo el pseudónimo de Omar. "Tenía derecho a una ración minúscula, algo infame, un huevo o una patata, tenía que elegir. No podía ni lavarse", agregó.

"La investigación de XXI es perfectamente verosímil. Han interrogado a alguien que lo conoció muy de cerca", dijo Klarsfeld, que fue arrestado por Brunner en 1943 y cuyo padre fue asesinado en Auschwitz. "Nos satisface saber que vivió mal", agregó.

lunes, 9 de enero de 2017

Hereros y Namas demandan a Alemania por genocidio colonial

Alemania está siendo demandada por su genocidio olvidado
Quartz



Consecuencias históricas. (Foto AP / Markus Schreiber)

Los descendientes de las personas masacradas en el olvidado genocidio de Alemania hace 110 años están demandando al actual gobierno de Berlín. Las personas de Herero y Nama de Namibia presentaron una demanda colectiva en una corte de Nueva York el 5 de enero, exigiendo daños y perjuicios por el primer genocidio del siglo XX.
Después de más de un siglo, Alemania finalmente se disculpó por el genocidio de 1904-1907 el año pasado y entabló conversaciones con el gobierno de Namibia sobre un entendimiento y una política comunes para abordar el asesinato en masa a menudo ignorado. Los jefes de los dos grupos dicen que han sido excluidos de las negociaciones.
"Ellos han decidido poner sus cabezas en la arena la manera del avestruz, la falta de respeto a nuestra gente y nuestro gobierno. Tenemos fe en que prevalecerá la justicia restaurativa ", declaró Vekuii Rukoro, jefe supremo de ovaHerero, al periódico namibiano.
El jefe, que también es un defensor legal, dijo que había intentado la ruta diplomática y no tenía resultados, diciendo que él creía que el derecho internacional y de derechos humanos estaba de su parte.
Hace un siglo, las tropas coloniales alemanas cometieron lo que los historiadores creen que fue un precursor del Holocausto. En tres años, las tropas alemanas supervisaron el exterminio del 85% de la población de Herero y miles de Nama, expropiaron sus tierras y se apoderaron de su ganado, su principal fuente de riqueza. Muchas mujeres y niñas indígenas también fueron violadas por colonos y utilizadas como trabajo forzoso.
Hoy en día, los Herero, una vez poderosos, representan alrededor del 10% de la población de Namibia y viven en algunas de las regiones más subdesarrolladas del país, luchando con el alto desempleo juvenil. Los demandantes también están pidiendo reparaciones por los miles de kilómetros cuadrados de tierra que fueron incautados por las autoridades coloniales alemanas, de acuerdo con la demanda.
Berlín se ha negado a pagar reparaciones, diciendo que en su lugar financiaría proyectos de desarrollo específicos. La demanda no afectará las negociaciones en curso, dijo Ruprecht Polenz, enviado especial de Alemania para el diálogo con Namibia. Para Alemania, tratar el genocidio no es una cuestión legal, sino una cuestión política y moral, dijo.
"Estamos negociando con el gobierno de Namibia las consecuencias políticas y morales", dijo a la cadena alemana Deutsche Welle.
"No hay garantía de que ninguna de las propuestas de ayuda externa de Alemania llegue o ayude a las comunidades indígenas de minorías que fueron directamente perjudicadas", dijo el abogado de los demandantes, Ken McCallion, a Reuters. "No puede haber negociaciones o acuerdos sobre ellos que se haga sin ellos".

jueves, 5 de enero de 2017

Frente Nórdico: La Royal Navy fracasa en el Ártico

El Raid sobre Kirkenes y Petsamo 

La incursión en Kirkenes y Petsamo tuvo lugar el 30 de julio de 1941 durante la Segunda Guerra Mundial. El Arma Aérea de la Marina Real lanzó este ataque fallido de los portaaviones HMS Victorious y HMS Furious para causar daños a los buques mercantes de Alemania y Finlandia, y para mostrar el apoyo a su nuevo aliado, la Unión Soviética. 

Orígenes 
Durante la Guerra Civil Rusa, Finlandia declaró su independencia de la Unión Soviética con el puerto al norte de Petsamo en virtud del Tratado de Tartu (1920). En la Guerra de Invierno, la Unión Soviética ocupó Petsamo. En el acuerdo de paz que siguió, sólo la parte finlandesa de la Península Rybachy (para los finlandeses se denomina Kalastajan saarento) fue cedida a la Unión Soviética (321 km² / 124 km²), aunque la Unión Soviética había ocupado todo Petsamo durante la Guerra de Invierno. En 1941, durante la Guerra de Continuación, Petsamo fue utilizado por la Alemania nazi como un área de estacionamiento para el ataque hacia Murmansk. 
Kirkenes en Noruega, era neutral en el comienzo de la guerra, pero fue invadida y ocupada por Alemania


Ubicación de Kirkenes y Petsamo 

La guerra oficialmente estalló entre Gran Bretaña y la Alemania nazi, el 3 de septiembre de 1939. En diciembre, Joseph Stalin decidió invadir Finlandia y, a pesar de que poner una defensa a ultranza, Finlandia tuvo que ceder parte del territorio después de que accedió a firmar un armisticio en febrero de 1940. Posteriormente, Dinamarca y Noruega fueron invadidas en abril de 1940, y Francia fue derrotada en mayo. 
En junio de 1940, Gran Bretaña fue el único país europeo en pie contra Adolf Hitler. Sin embargo, después de la derrota en la Batalla de Gran Bretaña, Alemania enfocado hacia el este e invadió la Unión Soviética el 22 de junio de 1941 y Finlandia luchó como un co-beligerante, en lo que se conoce la Guerra de Continuación. 


HMS Victorious 

La Operación Barbarroja puso en peligro la supervivencia de la Unión Soviética. Los británicos decidieron que la mejor manera de mostrar su apoyo a su nuevo aliado sería atacar los puertos ocupados por el Eje: la utilización de aviones procedentes de los buques que anteriormente se ha demostrado eficaz en Taranto y en contra del acorazado Bismarck. 

El ataque 
La fuerza de ataque consistía de las dos portaaviones, dos cruceros [2], el HMS Devonshire y Suffolk, y seis destructores dejó Scapa Flow de Fjord Seidis en Islandia el 23 de julio de 1941. [3] Ellos llegaron dos días después, repostaron y navegaron al día siguiente de Noruega. [3] El ataque iba a ser un ataque sorpresa pero, ya que había luz durante 24 horas al día en esa época del año, la sorpresa fue casi imposible y se perdió cuando la fuerza de ataque fue descubierto por los aviones poco antes del lanzamiento del ataque. [3] 


Fairey Swordfish 

El buque Furious atacó Petsamo con el lanzamiento de nueve Fairey Albacore del 817 Escuadrón, nueve Fairey Swordfish del 812 Escuadrón y seis Fairey Fulmars armados con bombas [4] a partir de 800 Escuadrón. [3] Al final, el puerto estaba casi completamente vacía y los asaltantes afirmaron hundimiento sólo un pequeño vapor y la destrucción de varios embarcaderos. [3] Un Albacore y un Fulmar se perdieron debido a la acción enemiga y un Fulmarmás se perdió debido a un fallo de motor antes del ataque. [5] 
La incursión en Kirkenes fue un desastre. [6] La Luftwaffe habían sido alertada y tenían sus cazas Bf 109 y Bf 110 en el aire y esperaron. [6] El Victorious puso en marcha dos sub-vuelos constando de un total de 12 Albacore de 827 Escuadrón, ocho Albacore de 828 Escuadrón, y nueve Fulmars del 809 Escuadrón. [3] [6] El Fulmars no pudieron reunirse con los escuadrones de Albacore, que se quedaron sin protección de cazas. [7] El Albacore tenía que volar para atacar sobre el montañas y los fiordos en vez de atacar desde el mar. [8] Sólo había cuatro buques de carga en el puerto. [9] El avión lanzó sus torpedos rápidamente para alejarse de fuego antiaéreo, y hundió un gran buque de 2.000 toneladas (2.000 t ) y dejaron a otro barco en llamas y causando daños menores en tierra. [3] Un Bf 109, dos Bf 110s y un Ju 87 [10] fueron reclamados como derribados [1] por la pérdida de 11 Albacore y dos Fulmares con otros ocho Albacores dañados. [3] Los registros incompletos de pérdidas alemanas confirman la pérdida de al menos un Bf 110 frente a un Fulmar y un Ju 87 frente a un Albacora [11]. 


Fairey Albacore 

Secuelas 
El ataque fue un fracaso. A diferencia del ataque a Tarento, no tuvo ningún impacto en el curso de la guerra. Un número de aeronaves que se perdieron y aún más difícil de sustituir las tripulaciones fueron muertas. 

Notas al pie 

1. [I] Las referencias difieren en el número de aeronaves afirmó. Estados Sturtivant un Bf 109 y dos Bf 110, la flota de Air Arm Archivo estados página web dos Bf 109 y un Bf 110. Tovey proporciona las cifras oficiales en la página 3172, y la cantidad que a un Bf 109, dos Bf 110s y un Ju 87. 

Enlaces externos 
Tovey, THE CARRIER BORNE AIRCRAFT ATTACK ON KIRKENES AND PETSAMO. 

Referencias 
1. Tovey, Sir John C., Despatch on carrier-borne aircraft attack on Kirkenes (Norway) and Petsamo (Finland) 1941 July 22-Aug.7, p.3175 - 3176 
2. Tovey, p.3170, paragraph 1. 
3. Sturtivant, Ray (1990). British Naval Aviation: The Fleet Air Arm 1917-1990. London: Arms & Armour Press Ltd. p. 86. ISBN 0853689385. 
4. Tovey, Appendix 1, paragraph 14. 
5. Sturtivant, Ray. The Swordfish Story. London: Cassell & Co., 1993 (2nd Revised edition 2000). ISBN 0-304-35711-1., p.40 
6. Fleet Air Arm Archive 1939-45 FAA attack on Petsamo to assist its ally the Soviet Union, July 1941 
7. Tovey, Appendix 2, paragraphs 2 and 3. 
8. Tovey, Appendix 2, paragraph 6. 
9. Tovey, paragraph 30. 
10. Tovey, p.3172 
11. Nordic Aviation During WW2 

Wikipedia.en

lunes, 2 de enero de 2017

Biografía: ¿Diésel fue asesinado o se suicidó?

¿Suicidio o asesinato? El enigma de la muerte del inventor del motor diésel
Rudolf Diésel fue el ingeniero alemán que inventó el motor de alto rendimiento que lleva su apellido. Su muerte, en la vísperas de la Primera Guerra Mundial, está cubierta por un manto de misterio. Conjeturas y conspiraciones sobre el final de un hombre avanzado a su época. ¿Quién lo mató y por qué?
Por Milton Del Moral - Infobae



Se crió en Alemania, pero había nacido en París el 18 de marzo de 1858. Murió a los 55 años el 29 de septiembre de 1913 en el Canal de la Mancha

Rudolf Christian Karl Diesel se suicidó. O lo mataron. La historia tiene enigmas sin resolver. La acumulación de presentes inoportunos multiplican la superstición y debilitan lo verosímil. El inventor de los motores bautizados con su apellido murió por su gesta, por su épica, por su propia cronología. La incógnita opera sobre las sombras de una muerte teñida de misterios y conspiraciones; y difumina el origen de la motorización moderna.

La noche del 29 de septiembre de 1913 era fría y tormentosa. El mar estaba inquieto. Diésel viajaba a bordo del SS Dresden, un ferry que cruzaba el Canal de la Mancha, que había partido de Bélgica, con destino a Inglaterra. Había terminado de cenar. Su ropa de dormir estaba en la cama de su cabina. Eligió no ponérsela. Caminó sobre la cubierta del barco. Se quitó el abrigo. Lo dejó cuidadosamente sobre una baranda. Y se tiró sobre las arremolinadas aguas negras.

O lo tiraron.


Antes de embarcar le había entregado un bolso a su esposa con todo su dinero junto a una serie de documentos que delataban la crisis financiera que lo ahorcaba. Una instrucción sugería abrirlo en una semana. Su esposa nada sospechaba. Rudolf Diésel fue el ingeniero alemán que había inventado el motor de combustión de alto rendimiento. Una idea rupturista, paradigmática y próspera que, sin embargo, lo había catapultado a la bancarrota. Los recursos aplicados a la optimización del producto -aún ineficiente y falible-, los primeros clientes insatisfechos que lo demandaron, la inversión obstinada estaban ahogándolo. La metáfora de su final. Había muerto en el mar un alemán endeudado mientras viajaba a Londres por negocios en vísperas de la Primera Guerra Mundial.


Las teorías de su suicidio son tan fuertes como las conspiraciones de asesinato

Relativizando las teorías de un suicidio, sobre tal razonamiento se consolida la primera hipótesis del asesinato. Un diario de época publicó su muerte con un titular especulativo: "Inventor arrojado al mar para evitar venta de patentes al gobierno británico". Su producto había interrumpido una coyuntura oportuna para la popularización de una nueva variable de motorización.

Las economías industrializadas utilizaban, por entonces, vapor para mover sus trenes y activar sus fábricas. El transporte urbano dependía de los caballos. Una gripe equina paralizó en esos años las actividades comerciales en los Estados Unidos. Antes una dotación de cien mil caballos había cubierto las calles con quince kilos de excremento y cuatro litros de orina por día. El diésel o un motor eficiente, asequible, dósil y fiable podía ser la solución.

Bajo ese contexto cultural, el motor diésel fue adquiriendo interés. Era más noble en comparación con los motores de combustibles, porque además de ser más económicos de refinar, liberaban menos gases disminuyendo los riesgos de explosiones. Un componente sugerente para el transporte militar, que preferiría que sus bombas no explotaran accidentalmente. Los submarinos franceses, por ejemplo, se propulsaban con motores diésel en 1904. Es el sustento de la primera conspiración sobre la muerte de Rudolf Diésel. La divulgación -la presentación del producto a capitales ingleses- de un invento revolucionario de cuna alemana en los albores de la Gran Guerra podría suponer la desaparición del responsable.


Rudolf Diésel murió muchos años antes de que su motor se volviera popular (iStock)

La segunda conjetura del asesinato confabula contra la industria del petróleo. Para comprender el marco, es menester recopilar la obra póstuma de los motores diésel. En los años veinte, los primeros camiones adoptaron esta nueva motorización. Los trenes, en los años treinta. Para antes de la década del cuarenta, un cuarto del comercio marítimo global era propulsado por motores del ingeniero fallecido. El científico checo Vaclav Smil lo considera uno de los principales promotores del mundo moderno: "Si la globalización hubiera sido impulsada por vapor en vez de diésel, el comercio habría crecido mucho más despacio". El economista irlandés Brian Arthur asocia el éxito del motor de combustión interna al concepto de "la dependencia de la ruta tomada": un fenómeno cíclico que se dedica a reforzar en retrospectiva el plan inicial. Por más que el vapor era tan viable como el petróleo en 1913, la influencia expansiva de la industria petrolera dirigió la inversión y el esfuerzo a evolucionar el motor de combustión interna.

La teoría de "la dependencia de la ruta tomada" explica por qué hoy los vehículos utilizan combustible. Quizá, si los negocios no movieran el rumbo de la humanidad, si el vapor hubiese tenido los mismos beneficios que el petróleo, la historia sería distinta. O sería como Rudolf Diésel lo hubiera deseado: que la rueda de la economía global se moviera por vegetales. Y aquí yace la segunda hipótesis de su asesinato. Aunque el diésel sea emparentado con el combustible -acreedor de una imagen negativa por su responsabilidad en la emisión de gases contaminantes-, el inventor que le dio su apellido al motor lo diseñó para que pueda alimentarse de infinidad de componentes de combustión.


Ingeniero e inventor del motor de combustión diésel: aún su muerte está cubierta de misterio

Diésel fue un acérrimo defensor de su tecnología alternativa. Sus motores podían ser alimentados por polvo de carbón o aceites vegetales, entre otros elementos compatibles. En la Feria Mundial de París de 1900, exhibió un modelo que operaba con aceite de maní. Un año antes de su muerte había presagiado que los aceites vegetales se iban a convertir en una fuente de combustible tan poderosa como el petróleo. Aquella sentencia pudo haber sido también una predicción de su carta de defunción. Otro diario sensacionalista tituló en aquella época la segunda teoría de conspiración: "Inventor asesinado por agentes de grandes compañías petroleras".

El biodiésel resucitó varias décadas después. Ya en otro contexto sociopolítico. Rudolf Diésel vivió en un tiempo y espacio donde adivinar la eficiencia de motores alternativos que contribuyeran al desarrollo de economías agrícolas pobres era desatinado o -al menos- peligroso.

Se suicidó por asfixia económica o lo mataron acusado de traición a su patria o a manos de la temerosa industria petrolera. Su cuerpo apareció una semana después, flotando al lado del barco. No le hicieron la autopsia por su grado de descomposición. Ni siquiera fue llevado a bordo. Sólo se quedaron con su billetera, su navaja y el estuche de sus gafas, pertenencias que luego su hijo identificó. El mar se había apoderado del cuerpo y la verdad.

lunes, 26 de diciembre de 2016

SGM: ExPOW alemán dona ahorros a villa escocesa

El ex prisionero de guerra alemán deja ahorros de vida en la aldea escocesa
Por New York Post



El ex prisionero de guerra alemán deja ahorros de vida en la aldea escocesa

El campo de prisioneros de Cultybraggan en Perthshire, Escocia donde Heinrich Steinmeyer fue llevado a cabo durante la Segunda Guerra Mundial. De archivo: Shutterstock
LONDRES - Un ex soldado alemán ha dejado los ahorros de su vida en una pequeña aldea escocesa donde fue detenido como prisionero de guerra durante la Segunda Guerra Mundial.

Heinrich Steinmeyer, un soldado Waffen SS, tenía 19 años cuando fue capturado y fue llevado al campo de prisioneros de guerra en Cultybraggan cerca de la aldea de Comrie en Perthshire. Después de la guerra, él visitaba regularmente.

Él murió en 2014, dejando $ 485.000 a la aldea en su voluntad. Su deseo era ayudar a los ancianos en la comunidad.

No estaba claro por qué pasaron casi dos años entre su muerte y el anuncio del legado, pero el Comrie Development Trust dijo que había habido un largo proceso para liquidar el patrimonio, que se ganó con la venta de su casa y todas sus posesiones.

"Éste es su agradecimiento por la amabilidad que se le mostró en el momento de su vida, donde estaba en su punto más bajo y sólo quiere dar las gracias a todos", dijo George Carson, cuyos padres eran amigos de Steinmeyer desde hace mucho tiempo. La BBC.

Carson dijo que su madre y sus amigos habían hecho amistad con Steinmeyer a través de la cerca en el campamento. Descubrieron que él nunca había visto una película.

"Así que subieron con sus bicicletas de empuje una mañana y una de las chicas había tomado su hermano .... Con ellos y sacaron a Heinrich del campamento por la valla de la cadena y ... introdujeron a Heinrich en el cine donde vio su primera película ", dijo Carson. "Estaba absolutamente impresionado por toda la experiencia. Después de la película, regresaron a Comrie, (y) contrabandearon a Heinrich nuevamente al campamento ".

Steinmeyer tuvo reuniones con el Fideicomiso de Desarrollo de Comrie en 2008 y les pidió que administraran su patrimonio en su muerte.

La confianza ahora está pidiendo a la gente local para tomar parte en la determinación de cómo utilizar mejor el legado.

domingo, 25 de diciembre de 2016

SGM: El piloto bombardero nazi de New York

El piloto que debía atacar Nueva York para Hitler
Se publican las memorias de Peter Brill, aviador alemán de la II Guerra Mundial que residió en Barcelona
Jacinto Antón - El País



Un aviador alemán sobre un bombardero Heinkel He-177 como el que tenía que pilotar Peter Brill

No conozco personalmente a mucha gente que haya tratado de bombardear Nueva York para los nazis. De hecho solo a una: el aviador alemán Peter Brill, que sirvió de joven en la Luftwaffe y al que visité una vez en su casa de Barcelona, hace diez años. Vivía entonces al lado de los Pujol, en General Mitre; hoy alguno pensará que puestos a bombardear podía haberlo hecho más cerca.

He tenido la fortuna de tratar a un buen puñado de pilotos de caza, e incluso de entablar amistad con varios de ellos. No precisamente con Brill, que era —falleció el 22 de febrero de 2013 en Palma de Mallorca— un hombre sobrio y circunspecto, poco amigo de la broma, como puede esperarse de alguien que ha tenido en la cola un Mustang P-51 y ha sobrevivido a tres años de cautiverio en Rusia regresando con 45 kilos de peso y una hepatitis crónica.

El piloto de caza del que guardo mejor recuerdo y del que conservo incluso un par de cartas es el escritor James Salter, con el que pasé una tarde inolvidable hablando de la guerra de Corea en la que había luchado a los mandos de un F-86 Sabre (derribó un Mig-15). Otro tipo estupendo al que conozco (aún vive) es Chuck Yeager, el primer hombre que rompió la barrera del sonido e inspiró Lo que hay que tener de Tom Wolfe, que ya es título. Yeager, que me dedicó amablemente su foto junto al Bell X-1 Glamorous Glennis, el avión con el que batió el récord, había volado en un Mustang P-51, precisamente, y logró 11 victorias y media (?), una de ellas al abatir un difícil de pillar reactor Me-262. Luis Lavin, Antonio Nieto Sandoval, el conde Orssich, José Luis Milá, Pedro Benito, y el año pasado, a bordo del portaviones USS Truman en el Golfo Pérsico, el capitán topgun Winston Scott, en el aire Adversary, son otros de los pilotos de caza que he tenido la suerte de conocer.

Brill sospechaba que dada la falta de autonomía del He-177 (los alemanes nunca tuvieron un bombardero de largo alcance verdaderamente operativo) la misión era llegar, lanzar las bombas y luego sacrificar el avión y esperar a ser recogidos por un submarino en medio del Atlántico.

Pensándolo bien, podría añadir al teniente Eduardo Laucirica, estrellado en 1940 a los mandos de un Me-109, por la intimidad que da, al hallarlo en 2002, haber tenido en mis manos uno de sus calcetines dentro del que se conservaban aún los huesos de su pie.

Peter Brill también voló el Messerschmitt Bf-109, que fue la columna dorsal de la Luftwaffe en la II Guerra Mundial. Que conocía bien el aparato me lo dejó muy claro aquella tarde en la terraza de su casa, de la que salí sabiéndolo prácticamente todo del caza y su manejo. Cosas como que era muy difícil despegarlo y aterrizarlo por que tenía un tren de aterrizaje muy estrecho y te la pegabas con frecuencia. Para despegar, me detalló, había que dar gas muy despacio, bloquear la rueda de cola y levantar el avión del suelo con suavidad. Me interesó cómo volar el Me-109, aunque no creo que haga mucho uso y, sinceramente, hubiera preferido un té con pastas. En cambio le costó un montón al viejo aviador explicarme que derribó (y mató) a cuatro pilotos soviéticos con su querido Messerschmitt.

Brill es noticia póstuma porque se han publicado sus memorias. Lo han hecho el investigador Pere Cardona y el cineasta Laureano Clavero en un libro, El diario de Peter Brill (Dstoria Edicions), que incluye un DVD con un documental de 31 minutos sobre el aviador v que se presentó el otro día en la L'Aeroteca, la librería de aviación barcelonesa. Fue allí precisamente donde vi por primera vez a Brill, en 2006, cuando participaba en la presentación de una novela, Operación Hagen, que contaba una peripecia similar a la suya.


Peter Brill, en la librería L'Aeroteca, durante una conferencia.

Las memorias de Brill, que dejó un extenso material documental incluidas cartas y filmaciones, son muy interesantes (más en el aspecto técnico que en el humano), aunque demuestran que el autor era mejor volando con la Luftwaffe que escribiendo. Explica sus orígenes familiares y su juventud en la Alemania nazi. Su hermano mayor era miembro de las SA y Brill apunta de pasada que le parece que fue jefe de un distrito de la Polonia ocupada, lo que suena bastante siniestro. Por si acaso, nunca hablaban del tema. El propio Brill marca mucho las distancias con los nazis, aunque admite que todos los alemanes "perdimos el norte". Él era de los que ni vieron ni supieron nada. Esa mayoría para la que Hitler no era lo bastante explícito (y mira que se esforzaba el tío). Su pasión siempre fue volar y empezó en las Juventudes Hitlerianas (cuyo himno nunca olvidó y cuyo carnet conservaba). En 1941, con 17 años, entró voluntario en la Luftwaffe. Vio una vez a Goering y la impresión que le causó "no fue favorable", lo que desde luego le honra.

Con 19 años lo enviaron, y esto es lo más excepcional de las experiencias bélicas que contaba, a un grupo especial para pilotar un bombardero Heinkel He-177 Greif. La misión a la que estaba destinado era ¡bombardear Nueva York! Pero el trasto no llegó a funcionar bien y la operación se canceló. Nunca les explicaron detalladamente en qué consistía el plan, pero Brill sospechaba que dada la falta de autonomía suficiente del He-177 (los alemanes nunca tuvieron un bombardero de largo alcance verdaderamente operativo capaz de ir a EE UU y volver) la misión era llegar, lanzar las bombas y luego sacrificar el avión y esperar a ser recogidos por un submarino en medio del Atlántico. Cuánto había de fantasía y de realidad en el relato de Brill es difícil de decir. En el interesantísimo Luftwaffe over America (2016), el especialista Manfred Griehl deja claro que los nazis en realidad jamás pudieron bombardear EE UU, más allá de algún ataque testimonial (como hicieron los japoneses), que podía haberse organizado con hidroaviones o repostando en vuelo. Ganas no les faltaban: Hitler se ponía como una moto imaginando Nueva York en un mar de fuego, los rascacielos como torres en llamas —¡lo que hubiera disfrutado con el 11-S!—. Ni ideas (incluida la cohetería y aviones tan extravagantes como las alas voladoras de los hermanos Horten).

Guardo un recuerdo ambivalente de Brill. Fue apasionante pasar la tarde con él, admirar sus bonitas maquetas de aviones y oírle hablar del He-177, de Johannes Steinhoff, uno de mis aviadores favoritos y que fue comandante en el Jagdgeschwader 77 (JG 77), la escuadrilla de caza en la que voló él; o de su participación en la casi suicida Operación Bodenplatte, el 1 de enero de 1945. Pero para mí que el viejo piloto guardaba demasiados buenos recuerdos de todo aquello. Además, ¿cómo sentir mucha afinidad por alguien que de haber podido llegar a Manhattan nos hubiera dejado sin el Metropolitan, los dinosaurios del Museo de Historia Natural, la librería Strand y las incomparables hamburgesas de The Spotted Pig?

lunes, 5 de diciembre de 2016

SGM: Los verdaderos Monument Men aliados

Los hombres verdaderos de los monumentos - rescatando las obras de arte inestimables durante y después de la SGM
George Winston - War History Online




La recuperación reciente de tres pinturas invaluables, robadas de la villa del príncipe Félix de Bourbon-Parma en Camaiore por los nazis en 1944, hizo un considerable revuelo en más círculos que de costumbre. Esto se debió probablemente a la proyección de una película llamada Los hombres de los monumentos, en el cual muchas tales obras maestras fueron encontradas mientras que algunas fueron buscadas sin éxito.

La película se basa libremente en el trabajo no ficticio de Robert M. Edsel, también titulado The Monuments Men. El libro relata las actividades de los hombres de los monumentos durante y justo después de la Segunda Guerra Mundial y destaca la tremenda labor realizada por hombres (y mujeres) con el fin de salvar las preciosas obras de arte de Europa. Con el tiempo, los hombres de los monumentos fueron para salvar millones de esculturas, artefactos, libros, edificios, monumentos, cerámica, tesoros religiosos y pinturas.

Varios directores de museos e historiadores del arte, extremadamente preocupados por la filtración de noticias desde el continente (incluso antes de la guerra) en relación con el robo y la destrucción de tesoros culturales, habían presionado para crear una organización que identificara y protegiera esos monumentos europeos. Tesoros artísticos. El resultado fue el establecimiento, en 1943, de la Sección de Monumentos, Bellas Artes y Archivos (MFAA) adscrita a los militares aliados y mejor conocida como los hombres de los monumentos.

Mientras que el MFAA original comprendía 11 funcionarios, pronto hubo un gran número de voluntarios (curadores de museos, arquitectos, archiveros, artistas, académicos e historiadores) de muchos países, quienes ofrecieron sus servicios y apoyo en este trabajo. Los hombres de los monumentos tenían la tarea de ayudar a las tropas de combate a identificar y proteger los museos, las iglesias y los artefactos culturales de los daños de los ataques aliados. Sin embargo, a medida que la guerra se acercaba a su fin, su enfoque se convirtió en el rescate y la recuperación del arte y artefactos que habían sido tan despiadadamente saqueados por los nazis.

El interés de Hitler por el arte le había llevado a llevar a los nazis al saqueo de famosas obras de arte de todo tipo, desde museos, bibliotecas, iglesias, universidades e incluso de colecciones privadas, en particular las de familias judías. Los nazis usaron inventarios de museos como "listas de compras" y robaron obras de maestros como Miguel Ángel y Rembrandt entre muchos otros. Goering, también un entusiasta del arte, se apoderó de cientos de artículos para su propia colección privada.

Hitler seleccionó aquellas obras que consideraba adecuadas para el "Fuhrermuseum" que planeaba construir en Linz, Austria, que debía albergar la mayor colección de arte del mundo. Puesto que odiaba lo que llamaba arte "degenerado" (cubismo, impresionismo, surrealismo o cualquier arte que no se ajustaba a lo que él veía como apoyo a la idea de Supremacía Aria), simplemente los vendía por fondos nazis o los hacía quemar.

Hitler había ordenado que, en caso de su muerte, o de que Alemania perdiera la guerra, todas las tiendas y edificios valiosos que de alguna manera beneficiarían a los Aliados serían totalmente destruidos. Este decreto, conocido como el Decreto Nero, fue muy afortunadamente para la posteridad, ignorado por varios oficiales y por lo tanto la mayoría de los tesoros ocultos y robados no fueron destruidos.

En mayo de 1945, con Europa liberada, se estaba realizando el saqueo nazi de los tesoros culturales de Europa. Los monumentos Los hombres descubrieron artefactos de todo tipo ocultos en salinas, envasados ​​en cajas, en casas particulares, en edificios abandonados e incluso en castillos. Más de 1.500 depósitos de bienes saqueados se encontraban sólo en Alemania. R. Posey y L. Kirstein fueron los primeros hombres de los monumentos a través de los escombros que bloqueaban la entrada a la mina de sal austríaca en Altaussee.

En una de las primeras cámaras, se encontraron con La Adoración del Cordero por Jan van Eyck, una obra maestra del siglo XV. Los hombres de los monumentos descubrieron más de 6.500 pinturas, incluyendo algunas de las obras maestras de Miguel Ángel allí. En Alemania, en el castillo de Neuschwanstein, se encontró otro gran acervo de más de 6.000 pinturas. Este castillo de cuento de hadas (el modelo para el castillo de la Bella Durmiente de Disneylandia) había guardado los tesoros que habían sido tomados de Francia.

Kirstein, Posey, Rorimer y Stout fueron algunos de los MFAA que fueron fundamentales para salvar y localizar innumerables obras de arte saqueadas por los nazis. No hay que olvidar también la obra de Rose Valland, una francesa que, trabajando en el museo Jeu de Paume, guardaba secretamente el lugar donde se enviaron obras de arte saqueadas, lo que ayudó a trazar miles de objetos. En 1951, los hombres de los monumentos habían logrado ubicar, preservar, remover y devolver aproximadamente cinco millones de artefactos culturales de varios tipos a sus legítimos dueños.

Hoy en día - más de 70 años después, a pesar de esfuerzos cuidadosos y continuos, hay muchos miles de documentos y obras de arte que aún faltan. Sin embargo, los descubrimientos todavía se están haciendo. Más de 1000 obras de arte fueron ubicadas en un apartamento perteneciente a Cornelius Gurliff en 2012. Más de 200 de ellos son sospechosos de haber sido originalmente saqueado por los nazis. En diciembre de 2014, hubo gran emoción en el descubrimiento de las tres pinturas del siglo XV mencionadas anteriormente,

Estas pinturas; Madonna y el Niño de Giovanni Battista Cima, la Santísima Trinidad de Alessio Baldovinetti y Jesús en el templo de Girolamo dai Libri, se encontraban en la colección de una familia de Monza y fueron confiados a la Pinacoteca de Brera, la principal galería pública de pinturas en Milan.

"Sin los [hombres de los monumentos], muchos de los tesoros más importantes de la cultura europea se perderían", Lynn.H. Dice Nicholas. "Ellos hicieron una cantidad extraordinaria de trabajo protegiendo y asegurando estas cosas".

¿Quién sabe qué tesoros de arte todavía están escondidos en algún lugar oscuro - esperando ser encontrados - y quién sabe cuáles serán un día descubiertos y admirados para las generaciones venideras.

sábado, 12 de noviembre de 2016

Nazismo: La formación de las juventudes hitlerianas

La factoría de los cachorros nazis
Jacinto Antón - EP



Hitler reclutó a los niños y adolescentes alemanes para adoctrinarlos. Un libro analiza cómo funcionaban las Juventudes Hitlerianas, los crímenes de guerra que cometieron y cómo fueron precursores de los niños soldado.


UNA JUVENTUD bajo Hitler no podía ser buena. De 1933 a 1945, los jóvenes alemanes fueron incorporados en masa a la trituradora ideológica y militar del nazismo y muchos se convirtieron en perpetradores de los crímenes del régimen. La complicidad genérica de la juventud de Alemania con su Führer es indiscutible, pero también es verdad que esos chicos y chicas que ofrecieron su alma al perverso dictador, seducidos u obligados, fueron en cierta manera, y en mayor o menor grado según el caso, víctimas. Adoctrinados hasta lo indecible, coaccionados, intimidados, despojados de sus infancias y adolescencias, arrebatados de sus hogares y escuelas, entregados a menudo por sus mismos progenitores al ogro de la esvástica, los jóvenes alemanes fueron utilizados por los nazis, que los convirtieron en sujetos de un atroz experimento social, reservorio de sus ideas abominables y, en última instancia, en carne de cañón para su guerra con el mundo.



LAS JH SE CONVIRTIERON EN LA ÚNICA ORGANIZACIÓN JUVENIL EN ALEMANIA A PARTIR DE 1936, CUANDO FUERON PROHIBIDAS TODAS LAS DEMÁS
La principal herramienta empleada por los nazis para apropiarse de los jóvenes alemanes y unificarlos en su credo fueron las Juventudes Hitlerianas (JH), que recibieron el nombre en 1926 a partir de formaciones anteriores, vinculadas inicialmente a las SA (unidades de choque del partido nazi). En las JH sirvieron 9 de cada 10 jóvenes alemanes. De corte paramilitar (con bonitos uniformes –de color negro y mostaza– e insignias propios), estaban destinadas a los chicos de 14 a 18 años. Para los más pequeños, de 10 a 14 años, existía la rama infantil, el Deutsches Jungvolk (DJ), que desembocaba naturalmente en las JH y a cuyos miembros se denominaba pimpfe. En cuanto a las chicas, existía la sección femenina de las JH, la Liga de las Muchachas Alemanas, con su propia rama para las niñas. Todas vestían falda azul marino y camisa blanca, muy à la mode, según el gusto nazi, y peinaban trenzas o moños.



Una de las chicas más famosas salidas de las JH fue Irma Grese, la Bella Bestia, la terrible guardiana de campos como Ravensbrück, Auschwitz y Bergen-Belsen. Las JH se convirtieron en la única organización juvenil en Alemania a partir de 1936, cuando fueron prohibidas todas las demás. La afiliación pasó a ser obligatoria por ley en 1939 para todos los adolescentes de edades comprendidas entre los 10 y los 18 años. De las JH, que pasaron de los 100.000 miembros cuando Hitler asumió el poder (1933) a los dos millones a finales de 1933 y 5,4 millones en diciembre de 1936, se salía ya para ingresar en el partido (nazi), al Frente Alemán del Trabajo, a las tropas de asalto o a las SS (principal organización militar, policial y de seguridad del Reich), o al servicio en las Waffen-SS (cuerpo de combate de élite de las SS) y la Wehrmacht (Ejército). A comienzos de 1939, el 98,1% de los jóvenes alemanes pertenecían a las JH. Entre los que escaparon de sus garras, con grave riesgo, pues había fuertes sanciones (se recurrió a Heinrich Himmler y su policía y SS para hacer cumplir el servicio), figuraba el que luego sería escritor y premio Nobel de Literatura Heinrich Böll, con 16 años en 1933. En cambio, otro autor y también premio Nobel, Günter Grass, hizo un recorrido clásico completo: pimpfe a los 10, auxiliar de antiaéreo a los 15 y artillero de carro de combate de las Waffen-SS a los 17



Nuestra mirada se posa sobre esos jóvenes a menudo con una desasosegante ambivalencia. Nos espantan y repelen las imágenes de multitudes juveniles vociferantes entusiasmadas ante el líder, alineadas en orden militar, desfilando con marcial arrobamiento, cantando con endemoniada pureza (como en la icónica e impresionante escena del Tomorrow Belongs To Me del filme Cabaret); los más fanatizados, incorporados al combate en las divisiones mecanizadas de élite o a la lucha política y racial: la juventud que quema libros, acosa y maltrata –y hasta asesina– a los oponentes y a los judíos en las calles (o en los campos de concentración), denuncia a sus propios vecinos e incluso a sus padres a la Gestapo, que ese sí es un conflicto intergeneracional. La otra cara es la de la foto (que fue portada de Life) del soldado de 15 años, embutido en un capote demasiado grande, llorando como lo que es, un niño, tras su captura en 1945 por los estadounidenses. O la de los 20 soldaditos condecorados con la Cruz de Hierro, uno de ellos un “pequeño héroe” (así lo bautizó la propaganda) de 12 años, recibidos en el búnker de la cancillería del Reich, el 19 de marzo de 1945, por un Hitler ya espectral, pero aún capaz de enviarlos a la muerte más absurda e inútil ante los tanques rusos tras darles un pellizquito en la mejilla. “No volverán a ser libres el resto de su vida”, había profetizado en 1938 el gran flautista de Hamelín de Alemania.



El historiador nacido en Alemania pero nacionalizado canadiense Michael H. Kater (Zittau, 1937), un experto en la cultura del III Reich, doctor en Historia y Sociología por la Universidad de Heidelberg y profesor en la Universidad de York (Toronto, Canadá), acaba de publicar un libro imprescindible sobre las JH, esa organización sobre la que pivotó especialmente el esfuerzo de los nazis por apoderarse de esa generación alemana. Las Juventudes Hitlerianas (Kailas, 2016) es una obra tan exhaustiva como apasionante y estremecedora que combina la investigación científica con el relato humano –explica que los campamentos de las JH, donde proliferaba el sadismo, eran un mal lugar para mojar la cama–. Y alberga en su centro una profunda disquisición moral.



Jóvenes nazis, en el referéndum de 1934 con el que Hitler trató de legitimar los poderes que ya había usurpado de facto como jefe de Estado.

“Las organizaciones juveniles, como los Wandervögel, existían en Alemania desde la época guillermina y el inicio del siglo”, dice Kater, “se volvieron más hacia la derecha en línea con el espectro político general; en la última mitad de la República de Weimar (1925-1932), cuando Hitler estaba en alza, miembros de grupos de juventud nacionalistas simpatizaban secreta o abiertamente con el NSDAP, el partido nazi, aunque menos con las JH, que tuvieron un inicio débil y tardío. A medida que los patrones democráticos se derrumbaban, una estructura con un Führer pasó a ser aceptable entre la juventud alemana, y eso facilitó que todos los grupos juveniles se incorporaran a las JH. Eso ocurrió en etapas. Los que se resistieron fueron forzados hacia 1935”. Una de las claves del éxito de las Juventudes Hitlerianas es que se presentaban como excitantes, modernas y progresistas.



¿Qué concepto tenía Hitler de la juventud? “Al principio, realmente ninguno”, contesta el historiador. “No le interesaban los jóvenes porque no podían votar. Eventualmente Hitler se persuadió de que la crianza de jóvenes seguidores no era una mala idea: un movimiento milenario debía tener una retaguardia”.



Ante la imagen del soldado jovencito de Life y la de los niños del búnker de Hitler, Michael H. Kater tiene claros sus sentimientos: “Personalmente siento una inmensa compasión por ellos. Para mí, en ese tiempo, eran obviamente chicos inocentes que habían sido explotados por políticos fascistas criminales”.

LOS RECLUTAS DE LAS JUVENTUDES HACÍAN “TURISMO DE EJECUCIÓN”: PRESENCIAR ASESINATOS DE JUDÍOS
Con la guerra, se echó mano de los miembros de las JH para ayudar tras los bombardeos de las ciudades alemanas, lo que obligó a niños de 12, 13 y 14 años a tener experiencias espantosas, desenterrando a familias enteras chamuscadas. Peor aún fue el reclutamiento para las defensas antiaéreas, en las que 200.000 jovencitos y jovencitas de las JH prestaron servicio como personal auxiliar de artillería (Flakhelfer). Iban de la escuela a los cañones y muchos sufrían crisis nerviosas por el miedo.



Junto a eso, señala Kater, está el hecho de que el adoctrinamiento de las Juventudes Hitlerianas desempeñó un importante papel en los crímenes de guerra de la Wehrmacht y las SS, cuando esos jóvenes ingresaron en sus filas convertidos en soldados políticos. “Se pueden identificar dos importantes ingredientes de la formación ideológica de las JH que los jóvenes trasladaron a la Wehrmacht y las SS: uno es la creencia de que Alemania debía dominar otras partes del mundo, y el otro, la jerarquía racial, que ponía a los alemanes arios en la cúspide y a los judíos en lo más bajo”. Un hábito siniestro de los jóvenes reclutas provenientes de las JH fue el “turismo de ejecución”: la asistencia a los asesinatos colectivos de judíos sobre el terreno.


Un sello de 1943 conmemora los servicios prestados por las Juventudes.

¿Fueron las JH realmente útiles militarmente? Kater contesta que fueron fundamentales para que los nazis pudieran poner tantas fuerzas en el campo de batalla. “Habían recibido entrenamiento paramilitar incluso antes de marzo de 1935, cuando se introdujo el reclutamiento general, y de septiembre de 1939 (inicio de la II Guerra Mundial). Hay que recordar que el sello distintivo de la socialización de las JH fue la militarización, con las acampadas, marchas y juegos de guerra”. Las JH incluso tuvieron secciones especializadas como la naval, la ecuestre o la de pilotos de planeadores, a cuyos integrantes codiciaba Hermann Göering. “Al pasar a formar parte de las fuerzas regulares de la Wehrmacht o las SS, los jóvenes de las JH se mezclaron fácilmente en sus filas y reforzaron su agresividad”. Hubo incluso una división de élite vinculada a las JH, la 12ª SS División Panzer Hitlerjugend, formada en 1943 con 16.000 miembros de las JH nacidos en 1926. “Eran combatientes nazis particularmente fanáticos, habiendo sido socializados sin problemas desde los campos de las JH hasta los barracones de las SS”. Las JH cometieron crímenes de guerra. También hubo miembros de la organización en el sobrevalorado Werwolf, la guerrilla nazi que se enfrentó a la ocupación aliada.



El historiador está de acuerdo con que los chiquillos de las JH con bazucas Panzerfaust tan habituales al final de la guerra como miembros del Volkssturm, la milicia popular de último recurso, eran claros precedentes de los modernos niños soldado. “Desde luego. En el gran conflicto previo, la I Guerra Mundial, el Ejército alemán fue muy cuidadoso en no admitir reclutas de menos de 18 años –por ejemplo, al mismísimo Heinrich Himmler–, incluso aunque alguna vez chicos menores se colaran en el ejército imperial (como Ernst Jünger). Pero el fenómeno de los niños soldado es una marca de las últimas fases desesperadas de la II Guerra Mundial”. Kater apunta que a los reclutas de las JH asignados para los Panzer en 1943 y 1944 no se les repartían cigarrillos como a los soldados adultos, sino… caramelos.

ESTOS JÓVENES COMETIERON CRÍMENES DE GUERRA Y FUERON EL PRECEDENTE DE LOS NIÑOS SOLDADO
 Responsabilidad y culpa están en el núcleo del libro de Kater, que, además de sobre historia, es un libro sobre moral, e incluso un juicio moral. “Cualquiera que escriba sobre las JH ha de ocuparse de esos temas. Es un asunto muy delicado, y contestar de manera satisfactoria para todos a las preguntas que plantea, imposible”. Ser de origen alemán debe complicar las cosas. “El hecho de haber nacido en Alemania y haber estado, en 1945, a solo dos años de ser incorporado a las JH probablemente me hace ser especialmente ­sensible al tema. Me considero un demócrata liberal de izquierdas y hoy me estremezco ante lo que me habría aguardado como miembro de las JH si la guerra hubiera durado lo suficiente. Nacido en 1937, me trasladé a Canadá en 1953 y me convertí en ciudadano canadiense, dejando atrás a propósito mi nacionalidad alemana. Gracias a Dios, Canadá es una tierra de tolerancia e integración. No hay Marine Le Pen aquí, ni Trump, ni NSDAP”.



Se percibe en el libro una tensión entre la visión del historiador –y su impecable examen de los pecados de la Juventudes Hitlerianas– y la compasión ante determinados casos de esa juventud tronchada. ¿Cuál es el juicio final de Kater?, ¿víctimas y perpetradores? “Sí, ambas cosas. Hay que diferenciar entre adolescentes suficientemente mayores para aceptar responsabilidad (o incluso culpa) por ciertas actitudes y acciones, y niños que en un tribunal de justicia, incluso en uno nazi, deberían haber sido considerados inocentes. Obviamente, esas dos categorías siempre se super­ponen, y ¿quién puede decir dónde están los límites claros?”.


Mitin inaugural de la organización en Rheinsberg, en junio de 1936.

Las JH no tuvieron mucha suerte –si puede decirse así– con sus dos líderes: Von Schirach (juzgado en Núremberg) y Artur Axmann. “Ambos fueron cifras impersonales en la máquina nazi e intercambiables en lo que respecta a las JH. Ninguno tenía carisma, eran meros funcionarios. Schirach, no muy brillante y fofo, era particularmente vacuo pero con enormes pretensiones, más culturales que políticas. Axmann al menos había luchado en la guerra, en el frente del Este, donde fue gravemente herido y le amputaron el brazo derecho”. El líder de las Juventudes Hitlerianas pidió a sus chicos y chicas que defendieran Berlín hasta el fin: mantuvieron abiertos los puentes sobre el río Havel para que escaparan los faisanes dorados nazis, los jerarcas, entre ellos el propio Axmann.



No toda la juventud alemana siguió a Hitler. Hubo disidentes. Individuales y en grupo. Como los Jóvenes del Swing, atraídos por el jazz estadounidense, las pandillas (era difícil ser rebelde sin causa en la Alemania nazi) o los integrantes del grupo de resistencia de la Rosa Blanca.


El historiador aborda en profundidad un tema característico de las JH: el del género. “Siempre hubo en el partido nazi dos tendencias, una que quería que las chicas y mujeres fueran puestas masivamente a trabajar, especialmente en tiempo de guerra, y la otra que esperaba que se ciñeran a ser amas de casa y paridoras de nazis. Hitler pertenecía al segundo grupo. Albert Speer y Joseph Goebbels, al primero. En última instancia, Hitler ganó. Incluso las mujeres nazis que se revolvieron contra eso fueron rápidamente silenciadas. Igual que las feministas en las JH. La sección femenina, la BDM –cuya salida militar podía ser la de ayudantes en las distintas ramas de las fuerzas armadas–, tenía que obedecer siempre a los miembros masculinos, incluso las líderes”.

“LOS NAZIS SE APROVECHABAN DE SUS POSICIONES JERÁRQUICAS PARA EXPLOTAR SEXUALMENTE A CHICAS”

 El asunto del sexo es bastante siniestro. “A pesar de la ideología oficial que sostenía que las mujeres debían ser honradas y que el sexo era solo un catalizador necesario para la cría eugenésica, los nazis (hombres) se aprovechaban de sus posiciones jerárquicas para explotar sexualmente a las chicas y a las mujeres. En las JH tenías jóvenes (con energía y libido alta) a menudo hermosos (un buen cebo para la lujuria) mezclados con una estructura autoritaria, donde siempre había alguien que podía mandar y otro que no estaba autorizado a decir que no, la promiscuidad era muy alta”. De hecho, el acrónimo de la Liga de Muchachas Alemanas, BDM, pasó a leerse como Bund Deutscher Matrazen (liga de colchones alemanes) o Bubi Drück Mich (vamos chico, apriétame fuerte).



¿Cuál es el legado de las JH? “Después de la guerra, prácticamente todo el mundo había formado parte de ellas y podían sentirse avergonzados o culpables, así que no se hablaba del tema. Los de ultraderecha son una excepción, claro”.