Mostrando entradas con la etiqueta geoestrategia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta geoestrategia. Mostrar todas las entradas

sábado, 31 de diciembre de 2016

Geopolítica: La Patagonia, su poblamiento y las hipótesis de conflicto

Áreas de frontera e hipótesis de conflicto


 


Áreas de frontera e hipótesis de conflicto hacia fines de la década del ´70 
Brígida Baeza (U.N.P.S.J.B./Becaria posdoctoral CONICET) 

En el presente artículo veremos de qué modo el Estado argentino fue consolidando su presencia militar en la frontera con Chile. Sobre todo, a partir de la inminencia de una guerra con Chile en 1978. Para poder explicar de qué modo el proceso de militarización de la zona de Río Mayo culmina con la instalación del Ejército argentino, debemos rememorar los asentamientos de otras fuerzas de seguridad y de las políticas estatales especiales para zonas de frontera. 

Los habitantes de la frontera, nacionalización y seguridad. 
Además de las incursiones de la denominada “Policía fronteriza”, la instalación de Gendarmería Nacional en 1948 dieron muestras del interés que despertaba la frontera con Chile en el área de Río Mayo. El Estado nacional en la década del ´40 comenzó a delinear una serie de políticas legislativas orientadas al control de los habitantes fronterizos. En este sentido la Ley 15.385/1944 que delimitó la “Zona de Seguridad de Fronteras”, creó una serie de medidas de control y regulación fronterizos, tal como la inhibición al acceso a la propiedad inmobiliaria a las personas provenientes de países limítrofes. Hecho que durante la última dictadura argentina fue recuperado y ampliado a privación de adquirir propiedades por parte de personas originarias de países limítrofes, con la Ley 21.900/78. 
Paralelamente desde la década del ´60 la Patagonia fue catapultada como la región que mayor cantidad de proyectos de desarrollo regional destinó el gobierno argentino, arraigándose una representación de Patagonia como espacio de gran potencia La imagen de supuesta maleabilidad (HEALEY, 2003: 193) de la región patagónica fue fortaleciendo su representación como área desguarnecida de protección estatal, por lo tanto los espacios fronterizos fueron protegidos con políticas especiales, tal como fue la creación de las Áreas de frontera. En el año 1972 Río Mayo fue localidad designada como cabecera de la nueva organización institucional. 
En el caso de Río Mayo, por el hecho de pertenecer a la Gobernación Militar de Comodoro Rivadavia (1944-1955), quedó incluida dentro de una “Zona de Seguridad”. Esto se tradujo en una serie de medidas orientadas a generar en los habitantes de la frontera un sentimiento de “espíritu” patriótico. Pero básicamente, la militarización fue el camino elegido para infundir patriotismo en la frontera con Chile. 
Ya la Gendarmería Nacional había asumido hacia mediados de siglo XX una tarea nacionalizadora, mediante la regularización de la documentación de quienes vivían en Río Mayo y las zonas aledañas. El testimonio de Elida nos permite ver la situación de muchos de los habitantes de la frontera, que podían indistintamente “ser argentinos o chilenos” de acuerdo a las circunstancias: 


“Si... se hacía porque donde mas cerca iban a registrar a los chicos, ...no había problemas porque... mis padres vivían ahí en las poblaciones, lo que es Ricardo Rojas, no sé, Chalías que le llamaban... ahí nacimos nosotros, tres hermanos nacimos ahí, uno lo registraron en Ensanche Sarmiento, porque falleció una hermana enferma que vino del norte, así que ese lo registraron en Ensanche Sarmiento, y bueno, ese porque fue a dar cuenta el papá de la muerte de la hija y aprovecho... registro el chico cuando tenía tres meses ya, y ese es argentino, después nosotros, los más chicos, registrados en Chile, y a nosotros por mellizos, yo y un hermano, ni mellizos éramos, él era mayor... cuando yo saqué la, la libreta de radicación... y como yo aparecía con el documento chileno nada más, la... la partida de nacimiento, así que era chilena y tenía que, que hacer los documentos, él no quería (el esposo), porque decía que para qué las mujeres querían documentos pa´estar en la olla y vino un día un Sargento de Gendarmería y le dijo “no don Pedro, usted está equivocado, la señora tiene que sacar documentos, no es por... que pa´estar en las ollas, ella tiene que viajar o pasa cualquier cosa, ella tiene que tener...”. Así que, fui a Perito Moreno a sacar... fui a gendarmería ahí mismo... después fui a ficharme acá a gendarmería y en quince días ya estaba mi... mi partida, no tardó nada en venir, y a otros les tardó un año, a lo mejor más.” (Entrevista realizada por Carolina Seguel, 2005). 

De manera indistinta –tal como indica la cita arriba señalada- los integrantes de una misma familia podían ser inscriptos tardíamente y en uno u otro lado de la frontera, de acuerdo a los desplazamientos del grupo familiar. La Gendarmería argentina asumió la tarea de registro de los habitantes de la frontera supuestamente argentinos, aunque podemos imaginar que Élida –quien brinda su testimonio- debió optar entre una y otra adscripción estatal, pero provenía de una familia indígena del área de El Chalía (hoy considerada oficialmente como la última comunidad tehuelche). Para Elida siempre ha tenido mayor estatus ser registrado como argentino y no como chileno –sobre todo a partir del conflicto con Chile de 1978- , situación que atribuye al hecho de ser tildado como chilote, como muchas veces le sucede y a lo cual responde con indiferencia por no considerarse como tal. 
La Gendarmería Nacional ponía “orden” en el caos fronterizo, sumado a que el despoblamiento de Patagonia siempre fue uno de los problemas acuciantes para el nacionalismo argentino, debían “ganarse” pobladores para la nación argentina. Sin embargo, luego de “sumarlos” había que realmente integrarlos a la nación argentina, por lo tanto había que educarlos/as. Los gendarmes actuaban como productores identitarios, que por su “mix” de militar-policía tenía cierta ascendencia sobre los pobladores de la frontera, ellos mismos se autodefinen como: “...un genuino producto castrense, obra de una bien pensada simbiosis del perfil militar y del policial, capacitado para ejercitar su doctrina modelada en el imperio de la ley y del orden, en un marco de acción civilizadora y colonizadora sobre apartadas y desoladas superficies del territorio argentino fronterizo” (GARAY, 1995:79). 
El hecho de ser multifacéticos otorgaba a los gendarmes, el derecho a educar y civilizar a los habitantes fronterizos. Así podían actuar como maestros rurales o profesores de enseñanza media indistintamente. 

 
Fotografía: Gendarmes trabajando en la reconstrucción del Puente Bestil, Río Mayo, 1966 Fuente: Publicación Río Mayo 70 aniversario. 1935-2005. Municipalidad de Río Mayo. Gobierno de la Provincia de Chubut. Santa Fe. 2005. Pág. 61. 


Áreas de frontera e hipótesis de conflicto hacia fines de la década del ´70 - principios de los ´80 



En el presente artículo nos abocaremos a explicar algunos de los factores que intervinieron en la consolidación del proceso de militarización de la zona de Río Mayo a fines de la década de 1970. Transformación que culmina con la instalación del Ejército argentino. 

Los argentinos riomayenses en la última dictadura militar 
En el caso de Río Mayo, se dio un proceso caracterizado por su complejidad. En la Primera Parte de la entrega de este tema, vimos de qué modo los agentes estatales vinculados a las fuerzas militares fueron ocupando lugares claves en la sociedad riomayense. En el caso de los gendarmes, podían actuar como maestros rurales o profesores de enseñanza media indistintamente. En este caso la asociación entre educación y militarismo es estrecha. La escuela “Gregorio Mayo”, surgió como instituto de enseñanza privada a cargo de Gendarmería Nacional. Institución a la cual apadrinó, tal como figura en el “Libro Histórico” de la escuela. 
En el discurso fundacional se rescataba el rol de las instituciones familiares, militares y policiales como educadoras de los habitantes fronterizos: 


“...orientador de este magno proceso, las Fuerzas Armadas se ocuparon de expandir la educación y la cultura, a los pueblos de la Nueva Entidad Nacional, conscientes de que solamente eliminando la ignorancia y la incultura, se pueden lograr pueblos libres y soberanos. Continuando con esta sagrada misión, Gendarmería Nacional en su ámbito geográfico y jurisdiccional... aportando constantemente su apoyo a los establecimientos de enseñanza, contribuyendo con medios materiales y con la acción abnegada y desinteresada de sus hombres, actuando como maestros y profesores, en los más apartados rincones de la frontera patria. Ellos están ahí, donde otros no están... Con la fe puesta en Dios, el corazón en la Patria y el sentimiento en la familia, de hoy en más el Escuadrón 38 de Gendarmería Nacional y la Escuela Provincial Secundaria Nº 6, constituirán un solo cuerpo social y cultural orientados a la formación integral de la juventud de Río Mayo, reserva moral de la Patria” (Libro Histórico de la Escuela Secundaria “Gregorio Mayo”: 70-71). 

En consonancia con las imágenes propias de la última dictadura argentina (O´DONNEL, 1986: 199-235), en la inauguración se utilizaron la invocación religiosa y patriótica. Sumadas a la utilización de metáforas organicistas y del papel de la familia como “célula” primaria, otorgaron al acto fundacional de la escuela un hálito autoritario propio de la época. Fundar una escuela secundaria en ese contexto tenía como objetivo otorgarle a la juventud riomayense un rol distinto al que se encontraba asumiendo de lucha y militancia en los centros urbanos del país. La Rectora del establecimiento habló a los alumnos en los siguientes términos: 


“El país también quiere confiar en la juventud. La patria es una maravillosa realidad que algunos, olvidados de la rica tradición argentina y confundidos por cantos de sirena, pretenden destruir de mil modos, con acciones deleznables y con propagandas funestas. Afrontar con energía al enemigo de la grandeza nacional. Ustedes sigan fieles al mensaje recibido en las aulas. Acérquense a la historia. Indaguen la biografía de los hijos beneméritos de la República. Amen las líneas directrices del pasado, para levantar en el presente la gloria del futuro, entrevista por los padres ilustres. Tenemos confianza en ustedes. Los conocemos a través de los años estudiantiles. Hemos recibido confidencias de ustedes y los sabemos limpios de corazón. Pedimos a Dios que se no se aparten del recto camino, que no los venza el egoísmo ni la mezquindad se apoderen de sus espíritus...” (Idem: 83). 

Los jóvenes riomayenses debían propagar el amor a la patria y tradiciones argentinas, así como asumir la tarea renovadora de credibilidad en la juventud, sin dejarse tentar por “cantos de sirenas” que proyectasen otro tipo de futuro. En los años de la última dictadura argentina, la escuela se abocó a la formación y difusión en la comunidad de las tradiciones folklóricas, estrategia y geopolítica (Idem: 99). 
El “cerco de salubridad” para los riomayenses se completaba con la instalación de medios de comunicación como la televisión y radio nacionales que permitieron la difusión de las representaciones nacionales en la frontera. Mediante la propagación de “Imágenes y sonido argentino se escucharán a partir de ahora y para siempre” (Diario Crónica, 1979). Estas políticas comunicacionales tenían como objeto terminar con décadas de escasa competencia con las radios chilenas, que monopolizaban la audiencia de los habitantes fronterizos. Era una forma de acercar el centro a la periferia de la nación, de integrarlos al resto del territorio. 
En este mismo sentido, los programas de “Argentinos marchemos hacia la frontera” que consistían en que grupos de jóvenes residían temporalmente en distintos espacios fronterizos del país, desarrollando actividades y trabajos comunitarios, tenían como objeto experimentar la frontera al mismo nivel que los riomayenses (Diario Crónica, 1981). Nuevamente la Gendarmería Nacional era la encargada de articular y solventar económicamente estos programas. 
El comandante Ayerra decía: “Custodiar la frontera no es cosa de niños...ni mucho menos”, de este modo el cuidado de la frontera adquiría un cariz especial. Pero también para los militares que se encontraban gobernando Chubut en la época dictatorial, la frontera estaba puesta en la agenda gubernamental de manera tal que se destinaban atenciones especiales como la mejora de los edificios de control fronterizo o las políticas de viviendas y mejoras de las obras públicas en las localidades fronterizas. 
La pretorización (ROUQUIÉ, 1982) del Estado argentino a partir del golpe de 1955 significó la agudización de la idea de Hipótesis de conflicto con Chile. Paralelamente se incrementaba la imagen de los militares como “reserva moral” de la nación (BADARO, 2006: 23). Lo cual justificaba la expansión de la militarización en Patagonia dado que no sólo protegerían a sus habitantes de la “amenaza externa”, sino también difundirían los valores cristianos y de argentinidad. 
Particularmente la región patagónica pasó a significar un espacio a ser protegido del expansionismo chileno, el cual poseía para los militares argentinos de un largo historial. Tal como es conocido, los sucesivos incidentes desarrollados en la frontera del sur tuvieron su punto culminante en el conflicto por el Canal de Beagle (1977-1978). 
El mayor impacto de la avanzada estatal sobre la frontera riomayense se produjo bajo la inminencia de la guerra con Chile por el conflicto del Beagle en 1978. El despliegue de tropas militares que se produjo a fines de 1978 modificaron la cotidianeidad riomayense, las estancias ganaderas fueron tomadas por los jefes militares para concentrar a soldados y artillerías. A quienes les tocó “hospedar” las tropas militares recuerdan negativamente aquellos momentos, dado que los militares produjeron pérdidas que nunca fueron reparadas. Pero los establecidos/pioneros indicaron sentirse dolidos porque debían ser condescendientes ante prácticas autoritarias. Una de las entrevistadas relató que la Estancia de sus padres fue ocupada por tropas del Ejército y que cada vez que debían ingresar o salir del lugar debían identificarse. 
El administrador de una Estancia, ubicada a 10 kilómetros del límite fronterizo con Chile, recuerda la época del conflicto por el Beagle como un período de tensión permanente. Ni bien ingresaron las tropas del Regimiento VIII de Comodoro Rivadavia comenzó la persecución a los trabajadores chilenos. 
Aunque Río Mayo era elegido como lugar de práctica militar desde décadas anteriores, 1978 significó un profundo cambio en la vida de los riomayenses. La instalación definitiva del Ejército se produjo a partir del año 1982 cuando se realizó el traslado del Regimiento 37 de Comodoro Rivadavia. Por reestructuraciones internas del Ejército se fusionaron la Compañía de Ingenieros IX y la Compañía de Ingenieros Mecanizada 11 y dieron origen al actual Batallón de Ingenieros IX en 1993. 

 
FotografíaInauguración Repetidora de Televisión, Río Mayo, Circa 1979. Fuente: Publicación Río Mayo 70 aniversario. 1935-2005. Municipalidad de Río Mayo. Gobierno de la Provincia de Chubut. Santa Fe. 2005. Pág. 80. 

 
Los riomayenses y las identificaciones locales 

En este artículo buscamos explicar las características del proceso de revalorización de los bienes culturales que simbolizan la pertenencia y vinculación de los riomayenses con su localidad. 

En la nota titulada “Áreas de frontera e hipótesis de conflicto hacia fines de la década del ´70 - principios de los ´80. Segunda parte” (Diario El Corredor Nº 9), vimos de qué modo se produjo la llegada del Ejército argentino a Río Mayo. Este proceso representaba la concreción de un viejo anhelo para diversos sectores de la sociedad civil y política argentina. Para los militares: “...las fronteras se defienden mejor con chimeneas que con bayonetas...” (Diario Crónica, 27 de enero de 1979). Los diversos incentivos al poblamiento -como las bonificaciones salariales por habitar zonas desfavorables para los empleados públicos- de Patagonia formaban parte de las políticas elaboradas desde el centro de la nación, que en ocasiones entraban en contradicción con las experiencias vividas por los habitantes de la frontera. 
La iniciativa estatal de instalar el Ejército en Río Mayo, tuvo múltiples efectos en la localidad, entre los que podemos mencionar: 

  • El impacto poblacional que tuvo la llegada del Ejército. Según el Intendente de la localidad de aquella época: “...en 1980 esta localidad tenía 1.700 habitantes. En este momento, supera los 3.800 habitantes contando las unidades militares destinadas en este lugar”, (Diario El Patagónico, 15 de agosto de 1982). 
  • Una de las formas de delimitar internamente la frontera entre establecidos (riomayenses de antigua data) y outsiders (recién llegados), quedó plasmado en la forma del trazado del pueblo en momentos en que debió asignarse el lugar para que el Ejército instalase cuarteles y viviendas. Río Mayo está enclavado en una zona pantanosa y regularmente es anegada por las aguas del río que divide en dos partes a la comunidad. En la zona alta, cercana a la montaña residen los establecidos, y en la parte baja los outsiders, ambas divididas por el río Mayo y unidas por medio de un puente. Esta división no trata sólo de delimitar espacios, sino que la potencial posibilidad de una inundación equivale a que los establecidos podrán refugiarse en la montaña –como ya ocurrió- en cambio los outsiders deberán correr y abandonar sus instalaciones (Chiste popular escuchado en diversas oportunidades, registrado en el trabajo de campo de 2 de agosto de 2005).
  • La búsqueda de elementos diferenciadores con respecto a los outsiders (militares y otros-as profesionales), generó procesos como la búsqueda de elementos distintivos de los “afuerinos” y de vecinos de otras localidades. 

La fiesta de la esquila 
El más importante de todos los procesos vinculado al hecho de buscar una identificación en algún símbolo representativo de la localidad está dado la institucionalización de la Fiesta de la esquila. La llegada de los outsiders coincidió con la revalorización de prácticas nacionales que habían sido fomentadas desde las instituciones estatales, como la escuela y el gobierno local. La recuperación del folklore y otras prácticas locales que fueron sometidas a un proceso de simbolización como la esquila, fue la forma en que los establecidos eligieron para presentarse ante los “afuerinos” y vecinos connacionales y extranjeros. 
Desde 1978 se comenzó a desarrollar un festival con desfile de gauchos y chinas, elección de la reina, presentación de números artísticos y por supuesto la competencia y demostración del “arte” de la esquila. En 1985 la fiesta fue reconocida a nivel nacional (Diario Crónica 18 de noviembre de 1986). Los fundadores de la fiesta sostienen que este evento reivindica la identidad chubutense además de representar una forma de sentirse riomayense. 
El Sr. Miguel Uribe quien fuera el primer Presidente de la Fiesta de la esquila, señalaba hacia 1986 que la fiesta lograba concretarse por el esfuerzo de “...la comunidad que en su identidad chubutense ha mostrado siempre esta honorable forma de sentirse riomayense” (Diario Crónica, 18 de noviembre de 1986). Entonces la fiesta de la esquila también representa la encarnación de las identificaciones chubutense-riomayense, que reproduce a escala provincial y local la manera de ser argentino en la frontera. 
En las primeras realizaciones de la Fiesta siempre se hacía coincidir el inicio de los festejos con el día de la Tradición: el 10 de noviembre. Sin embargo, por el atractivo turístico que genera la fiesta se mudó al mes de enero la fecha de realización. En este sentido, se puede decir que la Fiesta de la esquila le permitió a los riomayenses realizar una celebración en honor a la actividad económica central de la localidad. Río Mayo ocupó/a un lugar destacado a nivel provincial como primer productor ovino (MARQUES, 2003: 35). Pasado el “auge lanar” de mediados de siglo XX, los productores comenzaron la valorización del recurso ovino, pero orientando la actividad a nuevos bienes económicos. 

 
La instalación del monumento en honor a la lana esquilada es un ejemplo de esta manera de generar identificación con la actividad ganadera. En el centro de la plaza del pueblo se erigió un monumento de color blanco representado por dos manos que sostienen un vellón de lana de oveja (Foto publicada en Revista “Río Mayo XXI Festival Nacional de la Esquila”). 
Fuente 1   
Fuente 2
Fuente 3



viernes, 30 de enero de 2015

Historia argentina: Brasil, la SGM y su efecto en Argentina

El rol Estados Unidos para frenar a la Argentina y potenciar a Brasil 
 
Documentos desclasificados en Estados Unidos revelan el deliberado plan de esa potencia para frenar el desarrollo industrial argentino y hacer de Brasil la potencia determinante del Cono Sur. 



Por Carlos Escudé 
10.07.2009

La cercanía del Bicentenario exige un examen crítico de nuestros éxitos y fracasos. En ese tren, las comparaciones entre nuestro país y su vecino lusohablante pueden parecer odiosas, pero son necesarias. En verdad, quizás uno de los mejores indicios de cómo le fue a la Argentina a lo largo de las diferentes etapas de su historia resida en cómo se comparaba con Brasil en cada una de ellas. 

Nuestro vecino nació con ventaja. El Imperio que, como resultado de un pacto de familia, se desgajó pacíficamente de su mãe pátria , no atravesó una crisis de independencia y era mucho más fuerte que las nacientes Provincias Unidas. 

No obstante, los éxitos cosechados por nuestra Generación del 80, ya visibles en los tiempos del Centenario, revirtieron esa ventaja. Durante varias décadas tuvimos la primacía. Una comparación realizada por el industrial Torcuato Di Tella, en 1941, publicada en la emblemática Revista de Economía Argentina , indicaba que por esos tiempos un trabajador argentino podía comprar un overol con diez horas de trabajo, mientras un belga o un alemán requerían el doble de tiempo y un italiano tanto como treinta y dos horas. 

Brasil ni figuraba en la lista. Y las cifras de aquel patriarca de nuestra industria coinciden con las del conocido economista británico Alfred Maizels, quien en una obra de 1963 mostró que, hacia 1937, el producto per cápita argentino era superior a los de Austria y Finlandia, y llegaba al doble del italiano y casi al triple del japonés. Otra vez, Brasil ni figuraba. Económicamente, la Argentina y Brasil estaban más allá de toda comparación. 

Increíblemente, la misma ventaja se registraba en el plano militar. Según las cuidadosas investigaciones de archivo de Stanley Hilton, un estudio del estado mayor brasileño de la década de 1920, estimaba que la Argentina podía movilizar 379.000 hombres casi inmediatamente, mientras que Brasil demoraría mucho más para movilizar 136.000. También se explayaba con lujo de detalle sobre cuánto más abundante y avanzado era el armamento argentino. 

Las evaluaciones de la Misión Militar Francesa al Brasil coincidían. En un informe confidencial, el general Maurice Gamelin observaba que, en Rio Grande do Sul, el Brasil se encontraba " en infériorité flagrante ". Los británicos comentaban que convertir los soldados brasileños en algo parecido a un ejército era " a lost cause ". Y las conclusiones del agregado militar norteamericano, en 1925, eran similares. Hilton, Frank McCann y Gary Frank, los principales estudiosos de la dimensión militar de esta materia, coinciden en que esta situación se mantuvo durante toda la década de 1930. 

El punto de inflexión fue la Segunda Guerra Mundial. A partir de esa instancia crucial, Estados Unidos, la gran potencia en ascenso, se desempeñó como un árbitro que proporcionaba al país que le resultaba más confiable todo lo que le quitaba al que le parecía sospechoso. 

Este arbitraje tendencioso, favorable a Brasil, comenzó antes del ingreso de Washington en la contienda, pero después de la caída de Francia, cuando ya estaba claro que habría que defenderse de Alemania. El favoritismo fue el fruto de una vieja relación especial entre Estados Unidos y Brasil, cultivada con inteligencia por Itamaraty desde los tiempos del barón de Rio Branco. 

La hora de la verdad llegó en septiembre de 1940, cuando ambos países firmaron un acuerdo por el establecimiento de un polo siderúrgico en Volta Redonda, con financiación norteamericana. A su vez, el oportuno pacto terminó con el juego pendular de Brasil frente a Washington y a Berlín. Según documentos desenterrados por McCann, Estados Unidos adjudicó a la naciente industria del acero brasileña la misma prioridad que a proyectos similares en Estados Unidos. Como consecuencia, un agradecido presidente Getulio Vargas escribió al subsecretario Sumner Welles: "No olvidaré cuánto les debemos a usted y al Departamento de Estado por este feliz resultado". 

En cuanto Estados Unidos ingresó en la guerra, el apoyo a Brasil fue acompañado por una comprensible animadversión militante contra la Argentina, que el historiador Joseph Tulchin llamó "persecución". En las medidas palabras de mi respetado colega Mario Rapoport, nuestra neutralidad descerrajó una política de sanciones por parte de esa potencia. 

Este auténtico boicot, que se documentó por vez primera en mi libro de 1983, Gran Bretaña, Estados Unidos y la declinación argentina, 1942-49 , significó privar a la Argentina de todos los insumos necesarios para su desarrollo industrial. Se nos cercó para que no pudiéramos importar combustibles, a la vez que, según documentó Hilton, se otorgó a Brasil la misma prioridad que a Gran Bretaña en materia de importaciones de petróleo. 

A partir de ese momento la actitud favorable a nuestro vecino, que se había jugado con las democracias en la guerra, se acentuó de manera radical. Los documentos norteamericanos exhumados por Hilton permiten aseverar que, en abril de 1945, se decidió en Washington que Brasil debía potenciarse para que "tuviera la misma relación con el continente sudamericano que Estados Unidos tiene con el norteamericano, y reducir a la Argentina al poder relativo de México o Canadá". 

La contracara de esta decisión, que puede consultarse en los documentos publicados por el Departamento de Estado (FRUS 1945, vol. 9), fue la Export Policy I de Estados Unidos hacia nuestro país, del 3 de febrero de 1945, que disponía: "La exportación de bienes de capital debe mantenerse en los mínimos actuales. Es esencial no permitir la expansión de la industria pesada en la Argentina". 

En el ámbito militar, el árbitro obró con la misma decisión. La liberalidad de la legislación norteamericana en materia de apertura de secretos nos permite saber que, hacia principios de 1944, el objetivo de alterar el equilibrio militar entre la Argentina y Brasil se convirtió en una política oficial de Estados Unidos, por razones que no estaban relacionadas con el esfuerzo bélico. 

Por cierto, un memorial del presidente Franklin D. Roosevelt del 12 de enero de ese año es elocuente. Dice: "Estoy totalmente de acuerdo [?] en que deberíamos proceder duramente con la Argentina. Al mismo tiempo, creo que es esencial que nos movamos inmediatamente para fortalecer al Brasil. Esto debe incluir armas y municiones norteamericanas [?] como para darle una fuerza de combate efectiva cerca de la frontera argentina, del orden de dos o tres regimientos motorizados". 

A esas alturas, la suerte estaba echada. Brasil emergería de la Segunda Guerra Mundial como la potencia regional en ciernes de la América del Sur. Y la Argentina surgiría con un conjunto de problemas políticos crónicos que aún no ha conseguido resolver. 

Eventualmente, Brasil se convertiría en una potencia por completo fuera de nuestro alcance. Hechos y procesos posteriores, tanto o más importantes que los que transcurrieron durante el período descripto, acentuarían nuestra declinación. Pero de todos los factores que influyeron en nuestro deterioro relativo, el que he presentado aquí es el que mejor puede documentarse. No es el producto de teorías ni el resultado de conjeturas opinables. 

No obstante, no hemos perdido en todos los planos. Por el contrario, y a diferencia de aquellos tiempos que no deben añorarse, desde hace un cuarto de siglo nuestras relaciones con Brasil se caracterizan más por la cooperación que por la competencia. Hemos superado las hipótesis de conflicto de antaño. Nuestras desavenencias ya no son geopolíticas, sino comerciales, como las que caracterizan a Estados Unidos y Canadá. 

Por cierto, Brasil es una potencia emergente benigna y una de las menos agresivas del orbe. Su presencia en el corazón geográfico de nuestra región ha contribuido a su paz y estabilidad, que es un ejemplo para el mundo. 

Por eso, hoy podemos compararnos con ánimo erudito, sin temor a herir sensibilidades que ya están añejadas. Estas sólo agregan sabor al placer de conocer mejor el valor estratégico de las alianzas. 

Columna publicada en la edición del 10 de julio de La Nación.

domingo, 30 de noviembre de 2014

Araucanos buscan dividir la Patagonia con apoyo británico

Araucanos chilenos financiados por británicos buscan reclamos falsos

El programa de cable Proyecto Segunda República explica cómo el Reino Unido coordina sus acciones militares en Malvinas y el Atlántico Sur con su Guerra Psicológica y Política, apoyando a la "Nación Mapuche" en la Patagonia, para fracturar el territorio argentino. Esto forma parte del Informe Especial "Doce ejes de ataque contra el territorio de la Patagonia"

miércoles, 15 de octubre de 2014

G6D: Un análisis de Jauretche

ENSEÑANZAS DEL CONFLICTO ISRAELÍ 
Por Arturo Jauretche

En una nota publicada en "Azul y Blanco", que coincidió con la aparición de la desgraciada Ley de Hidrocarburos, sostuve que la coyuntura del conflicto árabe-israelí ofrecía una oportunidad para juzgar una estrategia propia en el problema del petróleo. Pero esto supone una concepción soberanista de la política y no una concepción ideológica, que es la habitual, hija de la falta de estrategia o, mejor dicho, de la aceptación de que la Argentina sólo puede realizar una política apendicular ya que sus motivaciones no son las de su propia concepción política, sino la de las grandes metrópolis que marcan alineamientos en función de sus intereses, encubiertos bajo la máscara ideológica.

Creo oportuno ahora, continuando ese pensamiento, mostrar cómo los acontecimientos del Cercano Oriente han variado la situación en esa neurálgica zona del abastecimiento petrolífero. Aparentemente la Unión Soviética en su respaldo a los países árabes ha perdido una partida. Vamos a analizar la nueva situación para ver quién efectivamente ha perdido. Para esto se hace necesario desentrañar un conjunto de situaciones.

Resulta evidente que la actitud de Egipto amenazando con la destrucción del Estado de Israel y con la guerra inmediata era un "bluff" de Nasser cuyo destinatario no era el aparente. De otra manera, resulta inexplicable la sorpresa y la inoperancia de los árabes ante la brusca y eficacísima operación de su adversario potencial. Nasser no creyó ni remotamente en la rápida reacción israelí, que le permitió colocarse como agredido, recogiendo en cambio todos los frutos de una efectiva agresión que aparece ampliamente justificada como acto defensivo. Israel recogió el "bluff", que simplemente tendía, con el pretexto de la guerra, a afirmar el predominio de Nasser y posiblemente terminar con la estructura feudal de Transjordania y la Arabia Saudita.

La derrota de los árabes importa aparentemente la derrota de la Unión Soviética en su política de apoyo a los mismos. Pero otra cosa ocurre si se considera en una perspectiva más amplia la situación del Cercano Oriente. Recordemos la actitud de los Estados Unidos en el anterior ataque al Canal de Suez conducido por Inglaterra, Francia e Israel. En ese momento Estados Unidos interviene decididamente para restablecer el statu quo. ¿Por qué Estados Unidos buscó el mantenimiento de ese equilibrio siendo que sus aparentes intereses y sus simpatías estaban mucho más cerca de Israel, de Francia y de Inglaterra? ¿Por qué, habiendo apoyado y promocionado el desarrollo de Israel, Estados Unidos se opuso a la expansión de su ahijado?



Es que para Estados Unidos, Israel es sólo un enclave en el Cercano Oriente y una cabecera de puente para el caso de una emergencia extrema que ponga en peligro el abastecimiento de petróleo. Su política tiende a la consolidación del Estado de Israel, pero no a la creación de una especie de Vietnam en el Cercano Oriente, pues un estado de conmoción permanente deterioraría la función abastecedora que sólo puede cumplirse de una manera práctica en la paz. Por consiguiente, Estados Unidos no podía desear, y mucho menos alentar, la alteración del statu quo, aunque fuera a favor de Israel, en cuanto implica la perspectiva que tenemos delante: un estado de guerra y convulsión que tenderá a hacerse endémico. Con este criterio actuó cuando el Canal de Suez.

En cambio, esto le puede convenir a Rusia por la misma razón que no le conviene a Estados Unidos. El primer fruto que recoge es la pérdida de posición de Nasser en el mundo árabe, y el alza paralela del predicamento de Siria y de Irak, que son los países árabes, cuya conducción sale valorizada del acontecimiento. Siria e Irak están más radicalizados que Egipto, y Rusia prefiere tratar con ellos, a negociar constantemente con un líder de inmenso prestigio que sólo es un aliado eventual que practica una política propia. Son mejores aliados por cuanto la influencia soviética puede hacerse valer en ellos con mucha más eficacia que en Egipto. Al mismo tiempo la declinación de Nasser y el fracaso de la "guerra santa" como instrumento de realización nacional para los árabes autoriza a suponer que, establecido un carácter de guerra permanente y convulsional —así sea fragmentaria— se producirá la rápida radicalización del movimiento pan-árabe. Una cosa es actuar sobre el mundo árabe a través de Nasser, que moverse sobre afinidades socialistas que abren la única perspectiva de lucha continuada, o de un estado de incertidumbre moteado de constantes episodios bélicos, que bastan para perturbar el suministro petrolífero.

Haciendo el balance resulta que Rusia obtiene como consecuencia de la victoria israelí la cesación del statu quo, que en el episodio de Suez había defendido Estados Unidos, y en el que no se hace necesaria su intervención directa para proteger su abastecimiento. Consigue al mismo tiempo el traspaso de la conducción del mundo árabe a manos mucho más afines con las suyas, Siria e Irak, y la deseada radicalización del mundo árabe como consecuencia necesaria. En cambio, Estados Unidos tiene que asistir a la ruptura del statu quo y a todos los efectos que se acaban de señalar que benefician a Rusia.

¿Qué gana, en cambio, con el triunfo israelí, que si bien amplía el enclave, subordina la política de Estados Unidos a la de este pequeño estado que lo arrastra a una situación que Estados Unidos no busca ni desea, como sería el tener que actuar directamente frente a las conmociones que se producen en el mundo árabe? El comando israelí apreció debidamente la situación. No sólo operó con rápida eficacia en la acción guerrera. También lo hizo en la acción política impidiendo con su rapidez la intervención apaciguadora de Estados Unidos, que resultó tan sorprendido como Nasser. Anotemos: entre los errores de Nasser que hay que sumar al "bluff" mal jugado sus declaraciones sobre la intervención de la aviación norteamericana e inglesa, que nada confirma, y que por el contrario ha servido aún más para debutar su prestigio.

Hay un episodio que la información telegráfica ha terminado por apagar y que sin embargo, tiene mucha importancia para la apreciación de los hechos. ¿Cómo se explica el vigoroso ataque a una unidad naval norteamericana donde se produjeron 30 muertos por la fuerza aérea israelí? La confusión es inadmisible, pues no pudo creer el comando israelí que se trataba de una nave egipcia de tal porte y que Egipto no tiene. Además el ataque fue continuado hasta el desmantelamiento de la nave. Pero todo se comprende a la luz de las versiones que identifican la nave norteamericana como un centro de comunicaciones emplazado precisamente para que los Estados Unidos pudieran actuar con rapidez en la emergencia, impidiendo que el juego israelí saliera de sus manos.

El C.I.A. ha noticiado que no se trata de un crucero sino del Liberty, nave supuestamente dedicada a estudios oceanógraficos que en su oportunidad anduvo en el Atlántico Sur. En realidad es un centro de comunicaciones dependiente del C.I.A. y al destruir sus medios el comando israelí se aseguró el tiempo necesario para evitar toda intervención mediadora de los Estados Unidos y de su flota marítima y aérea del Mediterráneo, pero especialmente evitó lo que en términos técnicos llaman el "jamming", que consiste en interferir comunicaciones mezclándolas, en una operación en que ha sido fundamental, según los datos suministrados, el sistema de comunicaciones entre las unidades motorizadas israelíes dirigidas por un gran especialista, Rabin. Así resulta inexacta la afirmación de Nasser de la intervención norteamericana en favor de los israelíes cuando el comando de éstos actuó precisamente con suma eficacia y con una desaprensión verdaderamente germánica, valga la humorada, para evitar la neutralización prosemita de los Estados Unidos. En este caso los semitas son los árabes, particularmente los árabes palestinos que en realidad no descienden de árabes sino de los campesinos judíos que permanecieron en Palestina después de la Diáspora, y que oportunamente se romanizaron, y luego se arabizaron.

Pero esta es otra historia que sería muy útil para poner en su lugar el disparateo racista.

Así la operación israelí cumple dos objetivos con toda eficacia: uno guerrero, que consiste en el aniquilamiento de su adversario. Otro político, que consiste en impedir la intervención del tercero que puede malograr aquél. Se ha visto que Rusia, tras la derrota de su ahijado árabe, gana posición en Medio Oriente, en cuanto la pierde Estados Unidos; también resulta claro que el ahijado de Estados Unidos juega su propia política al margen de su padrino, y contra la estrategia del mismo.

Arriesgadísima operación que revela en el comando israelí un conocimiento perfecto de la debilidad de Estados Unidos. ¿Cuál es la debilidad de Estados Unidos? Que por razones de política interna ni Johnson en particular, dentro del Partido Demócrata, ni los demócratas en conjunto, ni tampoco los republicanos pueden en este momento aplicar la política internacional de sus conveniencias, que es decir el restablecimiento del statu quo, pues hacerlo los llevaría a aparecer como amparando a los árabes, en cuyo caso quien condujera esa política sería electoralmente derrotado por la gravitación que la causa judía tiene dentro de los Estados Unidos a través de la prensa, el dinero y la colectividad israelita.

Es una situación parecida a la que Rusia tiene dentro de la estructura política de su partido internacional, el común que como consecuencia de este conflicto sufre la mayor de su historia. Con todo, Rusia ha jugado la carta, carta que sólo es posible con una unidad de conducción monolítica como la que emplea en su política internacional y que le permite perder contingentemente en unos aspectos para ganar en otros más permanentes. Estados Unidos no puede hacer lo mismo y esta es la dramática situación a que se ve abocado su gobierno. Tímidamente Johnson trata de ir paulatinamente restablecimiento de la anterior situación, pero no le será posible porque a su vez tiene que cuidar su situación electoral y las fuerzas internas que lo determinan y en las cuales gravita decisivamente la proyección norteamericana del Estado Israelí.

De tal manera, el coloso del Norte pierde el papel con director en el Cercano Oriente, que pasa a manos de la pequeña República de Israel, que no se resigna a funcionar como simple enclave de emergencia. Los acontecimientos tendrán que llevar a los Estados Unidos, no pudiendo retornar al statu quo, a tener que jugar detrás de la pequeña nación. Interesante experiencia que nos revela cómo una pequeña nación, jugando inteligentemente sobre las debilidades de un gran imperio, aprovechando las coyunturas, puede conducir a éste a servir su propia política. ¿Aprenderemos nosotros alguna vez a jugar nuestras cartas?

Estas reflexiones nos sirven para mostrar cómo una concepción nacional de la política permite a las pequeñas naciones utilizar las coyunturas de fricción para jugar su propio juego.

jueves, 21 de agosto de 2014

PGM: La trágica futilidad de todo el conflicto

La futilidad trágica de la Primera Guerra Mundial 
Un siglo después, todavía estamos pagando el precio. 
Burt Salomon - The Atlantic



Vladivostok, Rusia. Soldados y marineros de muchos países se alinearon frente a los aliados Edificio Sede de 1918. (Foto Archivo Nacional / Encontrado Press)

Si encuentras la conducta humana desalentar hoy, considerar lo que sucedió hace un siglo. Un marciano podría haber mirado hacia abajo a Europa en 1914 y he visto un mundo pacífico, próspero continente con una cultura compartida. Casi todo el mundo ha tenido suficiente para comer. El Inglés escuchado Wagner, alemanes degustan Shakespeare, aristócratas rusos imitaban a los franceses, Mozart y la ópera italiana eran amados por todos. Entonces, Europa implosionó.

Diez días antes de que Austria-Hungría declaró la guerra a Serbia el 28 de julio de 1914, que provocó el descenso a la Primera Guerra Mundial, "la gente de todo el mundo estaban trabajando, descansando, comiendo, durmiendo, soñando nada menos que de la guerra", escribió el politólogo británico en el Atlántico el año siguiente. "La guerra vino sobre ellos como un trueno".

Los filósofos, eruditos y poetas pasaron los más de cuatro años de la guerra agitándose explicaciones. Ellos se burlaron de la idea de que el asesinato del archiduque Francisco Fernando, heredero del trono austro-húngaro, fue mucho más que un pretexto. Una red de alianzas de enredo y las maniobras de los diplomáticos y generales arrastró naciones ambivalentes a una guerra innecesaria.


Un grupo de marines estadounidenses en 1918 (Cuerpo de Marines de EE.UU. de la Oficina de Publicidad Reclutamiento / Archivos Nacionales)

¿Pero cuales fueron las causas más profundas? Fue la codicia de los beligerantes ricos que tratan de hacerse más ricos. W.E.B. Du Bois, el escritor y activista negro, dijo que era la competencia por las colonias ricas en recursos en África. Fue una lucha entre la libertad y la autocracia (aunque alianza zarista de Rusia con Francia e Inglaterra socavó ese argumento). Fue debido a los instintos-este morales de la humanidad fue el filósofo y pacifista Bertrand Russell de vista quedaron a la zaga-detrás de su riqueza material. Fue la inseguridad psicológica de Alemania, provocada por la supremacía naval de Gran Bretaña y el miedo a la creciente poder de Rusia. Era, simplemente, la locura de la única especie carnívora que mata a su propia especie sin una buena razón.


Cuarto préstamo de la libertad, alrededor de 1917
(Archivos Nacionales)

O, todo lo anterior.

Y para esto, más de 16 millones de hombres fueron a su masacre, muchos de ellos de forma cruel y creativas. En las trincheras que se extendía un ininterrumpidas 475 millas desde el Mar del Norte hasta la frontera suiza, los alemanes construyeron paredes utilizando cadáveres, por lo que las tropas francesas que capturaron a una zanja colgaban los comedores de los tobillos que sobresalen. A lo largo del río Somme, en el norte de Francia, más de 1 millón de hombres murieron o resultaron heridos en el 1916 para un avance aliado de las siete millas. Gas venenoso llenó una cuarta parte de todos los proyectiles de artillería disparados en el frente occidental en 1918. Más de un tercio de los varones alemanes nacidos entre 1892 y 1895 murieron en el curso de la guerra. La propagación de matar a civiles en Inglaterra y Francia, atacada por los zeppelines alemanes. La guerra ya no era noble, así como algunos de los hombres que lucharon fuera noble incomparable.

El mundo era un lugar más desagradable después de la guerra que antes de ella.
Fue un triste, guerra sin sentido, por lo que todavía estamos pagando un precio. Un tratado de paz de corazón duro y una economía devastada producen una "generación perdida" de jóvenes alemanes y condujeron directamente a la subida de Hitler y una conflagración aún más feo del mundo. El acuerdo secreto Sykes-Picot alcanzado por Gran Bretaña y Francia en 1916 dibujó líneas fronterizas arbitrarias a través de los dividendos mortales posguerra Oriente Medio-en torno a Irak, por ejemplo-que están regresando a este día. El derrocamiento de la monarquía rusa y el colapso del Imperio Austro-Húngaro crearon una Europa balcanización que, en fecha tan reciente como el derribo de Malaysia Airlines Vuelo 17 sobre convulsionado Ucrania, nos duele todavía. El mundo era un lugar más desagradable después de la guerra que antes de ella.

Todas las guerras nos dicen algo acerca de las regiones más bajas de la naturaleza humana, la Primera Guerra Mundial (cáusticamente nombrado en 1918 por un periodista Inglés que pensó que no sería la última) más que la mayoría. Sobre la naturaleza de la codicia, los peligros de la inseguridad, la facilidad de perder el control humano sobre los acontecimientos humanos.


Puesta fuera de servicio después de que el Tratado de Versalles (AP)

Así, se ha desarrollado nuestra especie? La contraprueba es penosamente abundante. Hornos de los nazis en la Segunda Guerra Mundial. Gulags de Stalin. Los genocidios en Camboya y Ruanda. El retorno a las normas de pensamiento y comportamiento incitado por la revolución iraní de 1979 y practicada por los yihadistas de todo el Oriente Medio en el siglo séptimo.

De hecho, la evidencia es delgado que hemos crecido más sabio desde la guerra de la intención de poner fin a todas las guerras no hicieron nada por el estilo. Aún así, si te sirve de consuelo en medio de las tragedias y el trastorno del mundo actual, el Homo sapiens ha sido la forma más estúpido en el pasado de lo que son ahora.

lunes, 21 de julio de 2014

SGM: ¿Qué hizo entrar en el conflicto a Japón?

¿Qué provocó la agresión de Japón durante la Segunda Guerra Mundial? 

Por Quora


Una impresión japonesa que muestra a tres hombres, entre ellos el comodoro Matthew Perry en el centro, que abrió Japón al Occidente. Cortesía de la Biblioteca del Congreso / Wikimedia Commons

Esta pregunta apareció originalmente en Quora.

Respuesta por Harold Kingsberg:

La versión corta: las acciones de Japón desde 1852 hasta 1945 fueron motivados por un profundo deseo de evitar el destino de la China del siglo 19 y de convertirse en una gran potencia.

Para Japón, la Segunda Guerra Mundial pasó de un conflicto historiadores llaman la segunda guerra sino-japonesa. La Segunda Guerra Sino-japonesa comenzó en serio en 1937, con una batalla llamado Marco Polo Incidente del puente. Sin embargo, antes de esto, ha habido años de enfrentamientos fronterizos entre los japoneses y los chinos, que se inició con la invasión japonesa de 1931 Manchuria. Así, para explicar el comportamiento de Japón en los años de 1941 a 1945, tenemos que explicar por qué Japón invadió Manchuria en 1931, y con el fin de hacer esto, tenemos que volver a 1853.

Antes de 1852, Japón era aislacionista. El contacto con Occidente se limitaba al comercio con los holandeses en la ciudad de Nagasaki-occidentales de lo contrario no se les permitió en el país, y las influencias occidentales se recomienda en absoluto. En 1853, el comodoro Matthew C. Perry de la Marina de los Estados Unidos al vapor en lo que ahora llamamos la bahía de Tokio. Los japoneses le dijo que se fuera e ir a Nagasaki. Hizo caso omiso de la Directiva y fue rodeado por la flota japonesa. Presentó un counterdemand tener una carta del presidente de EE.UU. Millard Fillmore presentado al gobernante de facto de Japón en ese entonces, el shogun. Cuando no se cumple esta exigencia, que bombardeó algunos edificios en el puerto. Se presentó la carta. Perry regresó un año después de firmar el Tratado de Kanagawa, un tratado que abrió los puertos japoneses de Shimoda (una ciudad entre Kyoto y lo que ahora llamamos Tokio y que entonces se llamaba Edo) y Hakodate (situado en la isla norteña de Hokkaido) a comercial de EE.UU.. Los términos fueron dictados por los estadounidenses y los japoneses tenían más remedio que estar de acuerdo, al ver que eran vencidos en serio tecnológicamente.

Aquí es donde comienza la historia de Japón moderno. La importancia de las misiones de Perry a Japón en la década de 1850 en realidad no puede ser exagerada. Mientras que Japón se había pensado previamente en sí para ser un país fuerte, las acciones de Perry y la firma de tratados ampliamente vistos en Japón como desigual destruido esta imagen. Mientras que el aislamiento de Japón había permitido a los japoneses a pensar que podrían escapar a la suerte de los chinos sufrían, al final de este aislamiento dio desmentido esa idea.

Los japoneses estaban petrificados que irían de la misma manera que hizo China, y no pasó mucho tiempo antes se inició un movimiento de reforma. En 1868, este movimiento de reforma dio lugar a lo que hoy llamamos la Restauración Meiji. El shogun fue despojado de su poder, el cual fue luego nominalmente coloca de nuevo en manos del emperador, pero en realidad en manos de sus consejeros. En un breve espacio de tiempo, el sistema feudal que había gobernado la sociedad japonesa durante siglos fue abolida, los militares se reformó, y el país fue puesto en el camino de la industrialización.

Los japoneses sabían que tenían que ponerse al día con las potencias occidentales o bien arriesgarse a ser pisoteado plana por ellos, que es lo que le había pasado a China, por lo que hizo un montón de imitación. Vestido al estilo occidental fue adoptado ampliamente entre las élites de la nueva sociedad, los militares fue recreado a lo largo de las líneas de Clausewitz, el parlamento era una especie de timo de la prusiana, y así sucesivamente.

La cosa es que si usted está tratando de imitar a una potencia europea del siglo 19, tiene que participar en el imperialismo-no participar en el colonialismo hizo un país en el momento parecer débil. En el caso del siglo 19 de Japón, el objetivo obvio para el imperialismo era justo al otro lado del Mar de Japón: Corea. Por la década de 1890, Corea fue realmente visto como una responsabilidad enorme para Japón: No había reformado como Japón tenía, ya diferencia de China, que sería viable conquistado por una nación occidental interesados​​, lo que habría dado un excelente escenario para una invasión de Japón. Además, la península coreana es rica en hierro y carbón, lo que usted necesita si usted es un país en rápida industrialización en el siglo 19. Debido a que Japón no es particularmente rico en recursos naturales, era ventajoso para que tenga colonias. No fue tan ventajoso para los colonizados, pero de nuevo, el colonialismo no está diseñado para que de todos modos.

El problema era que Corea era un estado tributario de China: El rey coreano rindió homenaje al emperador chino. Mientras que los japoneses podían, y lo hizo, obligar a los coreanos a firmar algunos tratados desiguales, la península permaneció libre de los japoneses. Sin embargo, en 1894, China envió tropas a Corea para ayudar a sofocar una rebelión, no notificar a los japoneses antes de que lo hacía. Esto iba en contra de un tratado anterior, por lo que los japoneses también envió tropas. Como era de esperar, estalló el conflicto, lo que lleva a la Primera Guerra Sino-Japonesa 1894-1895.

Los chinos perdieron la guerra, y perdieron mal. Con el Tratado de Shimonoseki, Corea dejó de pagar tributo a China y efectivamente se convirtió en un estado tributario japonés. Los japoneses también ganaron la isla de Taiwán como una colonia, junto con las reparaciones y los derechos comerciales en varias ciudades chinas, los gustos de los cuales había realmente sólo ha extendido previamente a las naciones occidentales. Además, los japoneses ganaron la península de Liaodong, de la que varias potencias occidentales obligaron a retirarse. No es que los chinos se les permitió mantenerse en la península de Liaodong bien-los rusos lo alquiló. Este fue el comienzo del imperio colonial de Japón, junto con una rivalidad con los rusos por la influencia en Corea y Manchuria.

Esta rivalidad terminó llevando a la guerra ruso-japonesa 1904-1905 Guerra. Los japoneses salieron victoriosos de este conflicto y, en consecuencia fueron vistos como una gran potencia. Los japoneses se alejó con la Península de Liaodong lease-formalmente, el Kwantung Alquilada Territorio-junto con los derechos sustanciales en Manchuria, más notablemente el control sobre los ferrocarriles de Manchuria. Después de la guerra, Japón hizo oficialmente Corea del protectorado en 1905 y Rusia no estaba en condiciones de impugnar esa acción-y, posteriormente, anexó Corea en 1910.

En la Primera Guerra Mundial, Japón entró en el lado de las Potencias Aliadas y sorprendido fuera el imperio colonial de Alemania, en el Océano Pacífico. Este fue probablemente el punto culminante de la aceptación de Japón de las potencias occidentales con anterioridad a 1945. Y a este punto, el Japón había actuado realmente exactamente como las distintas potencias coloniales europeas tenían.

Sin embargo, durante el período de entreguerras, agresivamente expansionista se mueve, aunque lejos de ser algo inaudito, comenzó dejando sabores amargos en boca de muchas naciones. No era simplemente una cuestión de geopolítica, ya sea-la mayoría de la gente en Europa realmente no quieren otra guerra, y los países que parecían estar provocando dijo guerras se les dio el ojo del hedor. Debido a que Japón no había sufrido en la guerra de la manera en que, por ejemplo, Francia y Bélgica habían, la renuencia a participar en política arriesgada simplemente no fue inculcado la misma manera.

También en el período de entreguerras, la República de China comenzó a conseguir juntos. Mientras el país se había hundido en un mosaico de señores de la guerra feudales en la década de 1910, el Kuomintang logró obtener la mayoría del sur unificado bajo su gobierno antes de embarcarse en lo que ahora se llama la Expedición al Norte 1926-1928. Esto también trajo el norte de el país bajo el control del gobierno nacionalista, que se estableció en la ciudad de Nanjing. China nacionalista todavía tenía problemas, señores de la guerra entre ellos, pero en 1928 era un estado mucho más fuerte.

Japón considera medidas de China para revertir el daño del siglo pasado como una amenaza a su control de los ferrocarriles de Manchuria y del Territorio Kwantung arrendada. Perder algo a China fue visto como inaceptable, porque por supuesto los japoneses habían pasado los últimos 50 años tratando desesperadamente de evitar estar China. Con ese fin, en 1931, los japoneses invadieron Manchuria para proteger sus intereses en el ferrocarril y el Territorio Kwantung arrendada. Posteriormente, el Japón creó un estado títere, Manchukuo, lo que nadie más reconocido como un Estado legítimo. Este aislado Japón, y también significó una serie continua de enfrentamientos fronterizos con los chinos. Finalmente, en 1937, los japoneses provocaron los chinos en una guerra a gran escala con el Marco Polo Incidente del puente.

La Segunda Guerra Sino-japonesa había sido breve, los japoneses podrían haber ido con un resultado similar al de la primera guerra sino-japonesa: un tratado sumamente favorable y algunas cesiones de tierras. Sin embargo, el gobierno nacionalista no cedió tan rápido y no aceptaría una paz negociada con el tipo de términos que el gobierno japonés requiere para evitar una revolución.

En pocas palabras, la guerra llevó a la economía japonesa y militares hasta el límite. Suministros de caucho, hierro y petróleo de Japón fueron empujados hasta el límite, y no tenía ningún aliado en la región. Cada vez más, la vista de la comunidad internacional fue que se trataba de un Estado delincuente, lo que no ayudó que adquirir los materiales necesarios para mantener a proseguir la guerra en China. Un ataque a un buque de guerra EE.UU. en el río Yangtze enajenó los EE.UU., al igual que extensas atrocidades japonesas contra la población civil china. Eventualmente, esto condujo a los embargos sobre el comercio con Japón.

En ese momento, Japón estaba en un aprieto. Se había formado un imperio colonial, tanto para permitir la industrialización al estilo occidental y también para establecer credibilidad como una gran potencia. Sin embargo, debido a la Primera Guerra Mundial no había afectado a Japón en todo lo que se aproxima de la misma forma que tenía Europa, sus acciones continuas en lo que en los EE.UU. y en Europa debe considerarse la vena antes de la guerra en realidad comenzó hace que el país pierda el respeto que se había revisado a sí mismo ganar. Un diplomático japonés puso de la siguiente manera: "El West enseñó Japón poker, pero después de ganar todas las fichas, declaró el juego inmoral." Y si bien es cierto que las potencias occidentales no habían perpetrado nada a lo largo de las líneas de la Violación de Nanking, bueno, mira hacia arriba Estado Libre del Congo, y usted encontrará sus manos estaban lejos de limpio.

Japón necesita desesperadamente recursos, y sólo había dos lugares para conseguir ellos: Siberia y el Pacífico Sur. El Ejército Imperial Japonés favoreció ir tras Siberia, pero se vieron obligados a abandonar esa estrategia después de la desastrosa batalla de 1939 Khalkhin Gol. La Armada Imperial Japonesa salido con la suya, pero tuvo que hacer frente al hecho de que el Pacífico Sur ya había sido colonizado. De ahí que los ataques simultáneos contra Pearl Harbor, Singapur, Hong Kong, Filipinas y Malasia: Los japoneses no querían que los estadounidenses o los británicos para resistir la lucha japonesa para el caucho y el aceite. Esto resultó ser suicida y una mala interpretación completa de cómo los americanos reaccionan a Pearl Harbor, pero era cerca de 90 años en la fabricación.

Slate

jueves, 16 de enero de 2014

Una reflexión histórica sobre los conflictos actuales


¿Estamos en 1914 de nuevo? Estamos en peligro de repetir los errores que comenzaron la Primera Guerra Mundial, dice un destacado historiador

La historia nunca se repite, pero seguro que rima, se ha dicho. Ahora, un historiador de prestigio internacional advierte que el mundo de hoy lleva una serie de sorprendentes similitudes con la preparación para la Primera Guerra Mundial.



Ian Johnston - The Independent

Los ejércitos recién mecanizados de principios del siglo 20 produjeron masacres sin precedentes en los campos de batalla de la "guerra que iba a acabar con todas las guerras", después de una chispa encendida en los Balcanes con el asesinato del Archiduque del Imperio Austro-Húngaro Franz Ferdinand.

La Profesora Margaret MacMillan, de la Universidad de Cambridge, sostiene que el Medio Oriente podría ser visto como el equivalente moderno de esta turbulenta región. Una carrera armamentista nuclear que sería probable que empezar si Irán desarrolla una bomba " haría para un mundo muy peligroso, que podría conducir a una recreación de la especie de polvorín que estalló en los Balcanes hace 100 años - sólo que esta vez con hongos nubes ", escribe en un ensayo para la Institución Brookings, un líder en EE.UU. think-tank.

"Mientras que la historia no se repite exactamente, el Medio Oriente hoy en día tiene un parecido inquietante a los Balcanes después ", dice ella. "Una mezcla similar de los nacionalismos tóxicos amenaza para dibujar en las potencias extranjeras como los EE.UU., Turquía, Rusia, e Irán mira para proteger sus intereses y los clientes. "

Profesor MacMillan destaca una serie de otros paralelismos entre hoy y hace un siglo. Hoy en día los terroristas islamistas reflejan los comunistas y anarquistas que llevaron a cabo una serie de asesinatos en el nombre de una filosofía que sancionó el asesinato para lograr su visión de un mundo mejor revolucionarias. Y en 1914, Alemania fue una fuerza creciente que trató de cuestionar el poder preeminente del tiempo, el Reino Unido. Hoy en día, el creciente poder de China, es percibida como una amenaza por algunos en los EE.UU..

Las transiciones de un poder mundial a otro siempre son vistos como peligrosos tiempos. A finales de 1920, los EE.UU. elaboró ​​planes para una guerra con el Imperio Británico que habría visto la invasión de Canadá, en parte porque se suponía conflicto estallaría como Estados Unidos asumió el control como principal potencia del mundo.

Profesor MacMillan, cuyo libro La guerra que la paz Ended fue publicado el año pasado, dijo derechistas y nacionalistas sentimientos fueron aumentando en todo el mundo y también habían sido un factor antes de la Primera Guerra Mundial

En China y Japón, las pasiones patrióticas se han inflamado por la disputa por una cadena de islas en el Mar de China Oriental, conocido como los Senkakus en Japón y Diaoyus en China. " El aumento del gasto militar chino y la acumulación de su capacidad naval sugieren que muchos estrategas estadounidenses que China tiene la intención de desafiar a los EE.UU. como una potencia del Pacífico, y ahora estamos viendo una carrera armamentista entre los dos países en esa región ", escribe en su ensayo. "The Wall Street Journal tiene informes autorizados que el Pentágono está preparando planes de guerra contra China - por si acaso. "

Los EE.UU. tiene un tratado de defensa mutua con Japón y en 2012 se confirmó específicamente que esta cubierto las Islas Senkaku. En noviembre, China estableció una zona de " defensa aérea " sobre las islas y unos días más tarde, dos estadounidenses B -52 voló sobre las islas en desafío a Beijing.

"Es tentador - y preocupante - para comparar la relación entre China y los EE.UU., con la que existe entre Alemania e Inglaterra hace un siglo", escribe el profesor MacMillan. Ella apunta a la creciente inquietud en los EE.UU. sobre la inversión china en América, mientras que " los chinos se quejan de que los EE.UU. los trata como una potencia de segundo orden ".

Otra similitud de relieve por el historiador es la creencia de que una guerra a gran escala entre las grandes potencias es impensable después de un período tan prolongado de paz. "Ahora, como entonces, la marcha de la globalización nos ha calmado en una falsa sensación de seguridad", dice ella." El 100º aniversario de 1914 debería hacernos reflexionar de nuevo sobre nuestra vulnerabilidad a los errores humanos, las catástrofes repentinas, y la pura casualidad.

"En lugar de muddling largo de una crisis a otra, ahora es el momento de pensar de nuevo en esas lecciones terribles de hace un siglo, con la esperanza de que nuestros líderes, con nuestro aliento, va a pensar acerca de cómo pueden trabajar juntos para construir una internacional estable orden ".