Mostrando entradas con la etiqueta geoestrategia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta geoestrategia. Mostrar todas las entradas

jueves, 19 de abril de 2018

Libro: Sobre la estrategia a lo largo de la historia

Revisión de 'On Grand Strategy': la guerra contra el declive y la caída

La sabiduría, el temperamento y el coraje que crean grandes líderes y imperios duraderos, y los errores que pueden conducir a la ruina. John Nagl revisa "Sobre la gran estrategia" de John Lewis Gaddis.


La representación de Adolph Northen de la retirada de Napoleón de Rusia. FOTO: ALAMY STOCK PHOTO



Por John Nagl | The Wall Street Journal


El libro más importante que leí como estudiante en West Point fue un libro titulado "Creadores de la estrategia moderna". Cubrió la evolución del pensamiento estratégico de Maquiavelo a la era nuclear, explicando el aumento y la caída de los estados como resultado de las elecciones hecho por estadistas y generales sobre cómo, dónde, cuándo y por qué emplear la fuerza militar para lograr objetivos políticos. Era un texto editado -al parecer, nadie era tan erudito como para ser un experto en un rango tan amplio de la historia- y, por lo tanto, sufría diferencias en el estilo de escritura e incoherencias en el tema, pero era la mejor educación en gran estrategia disponible en un solo volumen.

Hasta ahora. El historiador de Yale John Lewis Gaddis, que ganó el Premio Pulitzer por su biografía de George Kennan en 2011, ha recopilado toda una vida de pensamiento sobre el éxito o el fracaso de la habilidad política en "Gran estrategia". Al igual que "Creadores de la estrategia moderna", explora las facetas de sabiduría, temperamento y coraje que crean grandes líderes e imperios perdurables. A diferencia de su predecesor, el libro del Sr. Gaddis tiene la ventaja de ser una caminata larga con una sola y encantadora mente, lo que hace que sea mucho más fácil para el lector comprender las lecciones que atraviesan continentes y milenios.

"On Grand Strategy" comienza con la invasión del rey persa Jerjes de Grecia en 480 a. C., una invasión que salió espectacularmente mal. Xerxes sufría la incapacidad de conectar los fines que deseaba, el control de Grecia y, en última instancia, de toda Europa, con los recursos disponibles, la verdadera esencia del pensamiento estratégico. Descubrió, al cruzar el Helesponto, que sus enormes ejércitos excedían la capacidad de carga del campo griego, que la topografía favorecía al defensor, que las tormentas del final del verano azotaban a su flota en el mar Egeo. Las trirremes griegas hundieron sus barcos en Salamina, y Jerjes huyó a través del Helesponto, abandonando a su ejército a la destrucción. La moraleja de la historia, como fue escrita por Esquilo ocho años después: "Nunca, siendo mortal, deberíamos arrojar nuestros pensamientos demasiado alto".

Jerjes no fue el último rey guerrero en sufrir esa aflicción en particular. Felipe II de España, frente a las costas de Francia, y Napoleón y Hitler en Rusia, también cayeron presas. Gaddis señala que Felipe, después de conquistar Portugal y sus colonias, creía que podía vencer al imperio más grande del mundo desde Roma, pero el Canal de la Mancha y la Armada Real enviaron a su armada a la ruina. Napoleón subestimó el invierno ruso y la dureza del campesino ruso incluso antes de enfrentar la derrota en Waterloo. Hitler, en su búsqueda obsesiva de Lebensraum, hizo que sus tropas invadieran Rusia en uniformes de verano esperando una victoria rápida, pero fueron devorados en la inmensidad de las estepas rusas y otro invierno cruel.

Para tomar prestado de Isaiah Berlin, estas figuras eran erizos, demasiado centrados en una doctrina u objetivo y no podían adaptar sus planes para satisfacer las necesidades del día. El Sr. Gaddis tiene más respeto por los zorros, que, aunque se aferran a sus objetivos, pueden ajustar sus tácticas frente a diversos desafíos y dificultades: geografía, clima, tiempo y apoyo público. Aunque los deseos pueden ser infinitos, los medios disponibles no lo son, y los buenos comandantes establecen prioridades, crean alianzas y controlan sus recursos.

El Sr. Gaddis presenta una serie de líderes que dominaron la estrategia de esa manera. Octavio (que pronto se convertiría en Augusto César), mientras aspiraba a tomar el control exclusivo del Imperio Romano de su rival Marco Antonio, cambió sus planes constantemente, redistribuyendo tierras en Roma para obtener apoyo popular, tomando el control de las legiones en la Galia cuando surgió la oportunidad, incluso casar a su hermana con su principal rival. La reina Isabel I comprendió las fortalezas de la geografía británica y el poder marítimo británico para mantener a salvo a su país tras las paredes de roble.

ON GRAND STRATEGY
By John Lewis Gaddis 
Penguin Press, 368 pages, $26

Abraham Lincoln, observa el Sr. Gaddis, ajustó su pensamiento sobre la esclavitud durante la Guerra Civil, pasando de simplemente querer bloquear su expansión a armar a los negros libres en 1862 para emancipar a los esclavos recluidos en territorio confederado en enero de 1863. En el período moderno, Franklin Roosevelt decidió centrarse en "Alemania primero" en lugar de Japón, atacando la mayor amenaza estratégica en lugar de la que había golpeado primero. Todos optaron por unir sus prácticas a los principios estratégicos que habían funcionado en el pasado y, según sugiere Gaddis, funcionarán en el futuro.

"On Grand Strategy" no es un libro perfecto. Da un breve vistazo a la tradición oriental, con solo un breve guiño a Sun Tzu, cuyos escritos enfatizan el conflicto indirecto más que el directo. "El arte supremo de la guerra es someter al enemigo sin luchar", proclamó. Y el libro no examina adecuadamente el impacto de la revolución nuclear en la estrategia militar. Podría decirse que la invención de las armas nucleares ha nivelado el campo de juego estratégico entre los estados que las poseen de forma muy similar a como la invención de armas de fuego hizo que el combate mano a mano sea menos importante tácticamente. El resultado es un mundo en el que las opciones estratégicas están limitadas en alcance y escala por la perspectiva de Armageddon.

Una lección de "Sobre la gran estrategia" es que la habilidad política es difícil. Tristemente, como lo muestra el Sr. Gaddis, la historia está repleta de ejemplos de líderes que eran poco hábiles en el arte de la estrategia y que, por lo tanto, condujeron a la ruina de sus países. En un momento en que la guerra convencional con China, Rusia, Corea del Norte e Irán son todas posibilidades reales -aún cuando las guerras irregulares contra insurgentes y terroristas continúan drenando nuestro tesoro nacional y tomando las vidas de nuestros hombres y mujeres jóvenes- "en Grand Strategy "Es un libro que debe leer cualquier líder estadounidense o posible líder.

La paz y la prosperidad no están garantizadas; nutrirlos y mantenerlos requiere sabiduría, un sentido de la historia y una sensibilidad que "respete el tiempo, el espacio y la escala", como lo expresa el Sr. Gaddis. En estos días peligrosos, lo último que necesitamos es una mano no instruida en el timón de nuestro barco de estado.

El Sr. Nagl es el director de The Haverford School. Oficial retirado del ejército, vio combate en ambas guerras de Irak y es autor de "Knife Fights: A Memoir of Modern War in Theory and Practice".

sábado, 31 de marzo de 2018

La estrategia de Rusia es lo que heredó de su historia

10 mapas que explican la estrategia de Rusia

George Friedman, Mauldin Economics
Business Insider


Mucha gente piensa en los mapas en términos de su propósito básico: mostrar la geografía y la topografía de un país. Pero los mapas pueden hablar a todas las dimensiones: política, militar y económica.
De hecho, son el primer lugar para comenzar a pensar en la estrategia de un país, que puede revelar factores que de otro modo no serían obvios.

Los 10 mapas a continuación muestran la difícil situación de Rusia desde la caída de la Unión Soviética y explican las intenciones de Putin a largo plazo en Europa.

Este artículo fue publicado originalmente en febrero de 2016.


Rusia está casi sin salida al mar




A veces, un solo mapa puede revelar lo más importante sobre un país. En el caso de Rusia, es este mapa.

Una de las claves para entender la estrategia de Rusia es observar su posición en relación con el resto de Europa.

La península europea está rodeada por tres lados por los mares Báltico y del Norte, el Océano Atlántico y el Mediterráneo y el Mar Negro. El límite más oriental de la península se extiende desde el extremo oriental del Mar Báltico hacia el sur hasta el Mar Negro.

En este mapa, esta división está indicada por la línea que va de San Petersburgo a Rostov-on-Don. Esta línea también define toscamente los límites orientales de los Estados bálticos, Bielorrusia y Ucrania. Estos países son el extremo oriental de la península europea.

Casi ninguna parte de Europa está a más de 400 millas del mar, y la mayor parte de Europa está a menos de 300 millas de distancia. Gran parte de Rusia, por otro lado, está efectivamente sin salida al mar. El Océano Ártico está muy lejos de los centros de población de Rusia, y los pocos puertos que existen son en su mayoría inutilizables en el invierno.

Europa controla el acceso de Rusia a los océanos




El acceso de Rusia a los océanos del mundo, además del Ártico, también es limitado. El acceso que tiene está bloqueado por otros países, lo que se puede ver a través de este mapa.

La Rusia europea tiene tres puntos potenciales desde los cuales acceder al comercio marítimo global. Una es a través del Mar Negro y el Bósforo, una vía fluvial estrecha controlada por Turquía que puede cerrarse fácilmente a Rusia. Otro es de San Petersburgo, donde los barcos pueden navegar a través de las aguas danesas, pero este paso también se puede bloquear fácilmente. El tercero es la larga ruta del Océano Ártico, que comienza en Murmansk y luego se extiende a través de las brechas entre Groenlandia, Islandia y el Reino Unido.

Durante la Guerra Fría, bases aéreas en Noruega, Escocia e Islandia, junto con grupos de batalla de portaaviones, trabajaron para negar a Rusia el acceso al mar. Esto demuestra la vulnerabilidad que enfrenta Rusia debido a su falta de acceso a los océanos y las vías fluviales.

También revela por qué Rusia es, a todos los efectos, un país sin salida al mar.
El acceso de un país al mar puede influir enormemente en su fortaleza económica y política.


La mayoría de la población de Rusia vive a lo largo de la frontera occidental




La población de Rusia se aglomera a lo largo de su frontera occidental con Europa y su frontera sur con el Cáucaso (el área entre el Mar Negro y el Mar Caspio al sur). Siberia está poco poblada. Los ríos y la infraestructura fluyen hacia el oeste.

La agricultura rusa está en el suroeste.




El corazón de la agricultura rusa está al suroeste. El clima del norte de Rusia no puede sostener la agricultura extensiva, lo que hace que la frontera rusa con Ucrania y la frontera rusa en el Cáucaso y Asia central sea vital. Al igual que con la población, el oeste y el sur de Rusia son sus áreas agrícolas más vitales y productivas.


La red ferroviaria de Rusia es crítica




La importancia de las regiones occidental y meridional también se puede ver en la estructura de transporte del país.

El transporte ferroviario sigue siendo crítico para Rusia. Observe cómo está orientado hacia el oeste y las antiguas repúblicas soviéticas. Una vez más, la atención se centra en el oeste y el sur: solo dos líneas ferroviarias unen la Rusia europea con la región marítima del Pacífico de Rusia, y la mayor parte de Siberia queda fuera del alcance del transporte.

Rusia ha perdido su amortiguador contra Occidente



Los siguientes tres mapas muestran un patrón interno básico para Rusia. El foco primario y la vulnerabilidad de Rusia están en el oeste ... con un interés secundario en el Cáucaso. Siberia ocupa un lugar importante en un mapa, pero la mayor parte está mínimamente poblada y tiene poco valor estratégico.

El primero de los tres mapas muestra que el límite occidental actual de Rusia coincide con la base de la península europea. Los otros mapas muestran que la población, la agricultura y el transporte se encuentran a lo largo de la frontera occidental (con un grupo secundario en el Cáucaso). Esta área es el núcleo ruso, y todas las demás áreas orientadas al este de Asia representan la periferia.

Como potencia de la tierra, Rusia es intrínsecamente vulnerable. Se encuentra en la llanura europea con pocas barreras naturales para detener a un enemigo que viene del oeste. Al este de las montañas de los Cárpatos, la llanura pivota hacia el sur, y se abre la puerta a Rusia.

Además, Rusia tiene pocos ríos, lo que dificulta el transporte interno y reduce aún más la eficiencia económica. La producción agrícola que existe debe transportarse a los mercados, lo que significa que el sistema de transporte debe funcionar bien.

Y con gran parte de su actividad económica ubicada cerca de la frontera, y con tan pocas barreras naturales, Rusia está en riesgo.

Rusia quiere mover su frontera lo más al oeste posible




No debería sorprender entonces que la estrategia nacional de Rusia sea mover su frontera lo más al oeste posible. El primer nivel de países en el extremo oriental de la península europea -los países bálticos, Bielorrusia y Ucrania- proporciona una profundidad desde la cual Rusia puede protegerse y también brinda oportunidades económicas adicionales.

Considere la posición de Rusia en 1914, justo antes de que comenzara la Primera Guerra Mundial.

Rusia había absorbido por completo el primer nivel y algunos de los países de segundo nivel, como la actual Polonia y Rumania. Su control sobre la mayor parte de Polonia fue particularmente significativo.

Cuando Alemania y el Imperio austro-húngaro atacaron a Rusia en 1914, la profundidad que este amortiguador dio a los rusos les permitió resistir sin que la lucha se extendiera a la propia Rusia hasta 1917.

Alemania tiene




En 1941, cuando Alemania atacó nuevamente a Rusia, su penetración fue más extrema. Este mapa muestra la extensión del avance. Alemania tenía todo este territorio en un punto pero no todos al mismo tiempo.

Los alemanes se apoderaron de casi toda la península europea y, en su empuje final, se movieron al este y al sur en el Cáucaso. Finalmente, Rusia derrotó a Alemania a través de la profundidad y la dureza de sus tropas.

Los primeros agotaron a los alemanes, y los segundos impusieron una guerra de desgaste que los rompió. Si los rusos no tuvieran esa profundidad estratégica, habrían perdido la guerra.

Por lo tanto, la estrategia rusa al final de la Segunda Guerra Mundial era empujar sus fronteras lo más al oeste posible.




Esta fue la extensión más lejana de Rusia, y finalmente rompió la Unión Soviética. Rusia se había apoderado del primer nivel de los países, los países bálticos, Bielorrusia y Ucrania, y empujó hacia el oeste para tomar el segundo nivel, así como la mitad oriental de Alemania.

La posición ideal de Rusia representaba una amenaza existencial para el resto de Europa. Los europeos y los Estados Unidos tenían dos ventajas. Tenían un amplio cerco de Rusia y podían cerrar su acceso al mar cuando lo desearan.

Pero, lo que es más importante, crearon un bloque de comercio marítimo que generó una riqueza masiva en comparación con la alianza soviética (arrastrada como estaba por la Rusia sin salida al mar). La carrera de armamentos que resultó fue una tensión menor en Occidente, pero creó un costo insuperable para Rusia.

Cuando los precios del petróleo cayeron en la década de 1980, los rusos no pudieron sostener la disminución de los ingresos. Esto paralizó a la Unión Soviética.

Ahora Rusia no tiene nada que perder




Volviendo al primer mapa, la retirada de las fuerzas rusas de regreso a la línea que separa al país de la península europea no tenía precedentes. Desde el siglo XVIII, Rusia controlaba el primer nivel de la península. Después de 1991, perdió el control de ambos niveles. La frontera de Rusia no había estado tan cerca de Moscú en mucho tiempo.

Occidente absorbió a los países bálticos en la OTAN, llevando a San Petersburgo a menos de 160 kilómetros de un país de la OTAN. No había nada que los rusos pudieran hacer al respecto. En cambio, se concentraron en estabilizar la situación: desde su punto de vista, esto involucraba la lucha contra los insurgentes chechenos de su lado de la frontera, interviniendo en Georgia, enviando tropas a Armenia, y así sucesivamente.

Pero como se puede ver en estos mapas, el país clave para Rusia después de 1991 fue Ucrania. Los países bálticos estaban fuera de su alcance por el momento, y Bielorrusia tenía un gobierno pro ruso. Pero de cualquier forma, Ucrania fue la clave, porque la frontera ucraniana atravesó el corazón agrícola de Rusia, así como también grandes centros de población y redes de transporte.

Esta fue una de las razones por las que los alemanes en la Segunda Guerra Mundial empujaron, y más allá, la frontera ucraniana para llegar a Rusia.

Con respecto a la actual batalla por Ucrania, los rusos deben suponer que el interés euroamericano en crear un régimen prooccidental tiene un propósito más allá de Ucrania. Desde el punto de vista ruso, no solo han perdido una zona de amortiguación crítica, sino que las fuerzas ucranianas hostiles a Rusia se han movido hacia la frontera rusa.

Cabe señalar que el área que los rusos más defienden es el área al oeste de la frontera rusa, que compra tanto espacio como pueden.

El hecho de que este escenario deje a Rusia en una posición precaria significa que es poco probable que los rusos dejen la pregunta ucraniana donde está. Rusia no tiene la opción de asumir que el interés de Occidente en la región proviene de buenas intenciones.

Al mismo tiempo, Occidente no puede asumir que Rusia, si recupera Ucrania, se detendrá allí. Por lo tanto, estamos en el caso clásico en que dos fuerzas asumen lo peor el uno del otro. Pero Rusia ocupa la posición más débil, ya que perdió el primer nivel de la Península europea. Está luchando por mantener la integridad física de la Madre Patria.

Rusia no tiene la capacidad de proyectar una fuerza significativa porque su fuerza naval está embotellada y porque no se puede apoyar a las fuerzas más importantes solo desde el aire. Aunque se involucró en el conflicto sirio para demostrar sus capacidades militares y obtener influencia con Occidente, esta operación es periférica a los principales intereses de Rusia. El problema principal es la frontera occidental y Ucrania. En el sur, el foco está en el Cáucaso.

Está claro que la economía de Rusia, basada en las exportaciones de energía, está en serios problemas dada la caída del precio del petróleo en el último año y medio. Pero Rusia siempre ha tenido serios problemas económicos. Su economía fue catastrófica antes de la Segunda Guerra Mundial, pero ganó la guerra de todos modos ... a un costo que pocos otros países podrían soportar.

Las dificultades unen a los rusos




Tucídides distinguió entre Atenas y Esparta señalando que Atenas estaba cerca del mar y tenía un puerto excelente, El Pireo. Esparta, por otro lado, no era una potencia marítima. Atenas era mucho más rica que Esparta. Una potencia marítima puede participar en el comercio internacional de una forma que una potencia sin litoral no puede.

Por lo tanto, el ateniense es rico, pero en esa riqueza hay dos defectos. Primero, la riqueza crea lujo y el lujo corrompe. En segundo lugar, una experiencia más amplia en el mundo crea una ambigüedad moral.

Sparta disfrutó de mucha menos riqueza que Atenas. No se construyó mediante el comercio, sino mediante trabajo forzado. Y, por lo tanto, no conocía el mundo, sino que tenía un sentido simple y robusto de lo correcto y lo incorrecto.

La lucha entre la fuerza de la riqueza y la fuerza a través del esfuerzo ha sido histórica. Se puede ver en la distinción entre la Península Europea y Rusia. Europa es mundana y obtiene gran poder de su riqueza, pero también es propensa a luchas intestinas internas.

Rusia, aunque provinciana, está más unida que dividida y deriva el poder de la fuerza que proviene de la superación de la dificultad. El país se encuentra en una posición geográficamente vulnerable; su núcleo está intrínsecamente sin salida al mar, y los puntos de estrangulamiento que sus naves deberían atravesar para obtener acceso a los océanos podrían cortarse fácilmente.

Por lo tanto, Rusia no puede ser Atenas. Debe ser Esparta, y eso significa que debe ser un poder de la tierra y asumir el carácter cultural de una nación espartana. Rusia debe tener tropas duras, si no sofisticadas, que combaten guerras terrestres. También debe ser capaz de producir suficiente riqueza para mantener sus fuerzas armadas y proporcionar un nivel de vida razonable para su gente, pero Rusia no podrá unir a Europa en este sentido.

Por lo tanto, no es la prosperidad la que une al país, sino una visión idealizada y compartida de la lealtad hacia la Madre Rusia. Y en este sentido, hay un profundo abismo entre Europa y los Estados Unidos (que utilizan la prosperidad como justificación de la lealtad) y Rusia (para quienes la lealtad se deriva del poder del estado y la definición inherente de ser ruso).

Este apoyo para la nación rusa sigue siendo poderoso, a pesar de la existencia de diversos grupos étnicos en todo el país.

Todo esto les da una oportunidad a los rusos. Por mala que sea su economía en este momento, la simplicidad de su posición geográfica en todos los aspectos les otorga capacidades que pueden sorprender a sus oponentes y quizás incluso hacer que los rusos sean más peligrosos.

George Friedman ofrece una evaluación imparcial de la perspectiva global, ya sea demográfica, tecnológica, cultural, geopolítica o militar, en su publicación gratuita This Week in Geopolitics. Suscríbase ahora y obtenga una visión en profundidad de las fuerzas que impulsarán los eventos y los inversores en el próximo año, década o incluso dentro de un siglo.

jueves, 9 de noviembre de 2017

SGM: 5 Cosas que a Japón podría haberlo favorecido en la contienda

Cinco cosas Japón podría haber hecho de manera diferente, para tener una mejor oportunidad de ganar en la Segunda Guerra Mundial


George Winston | War History Online




No había manera posible para que Japón compitiera contra los EE.UU. en la Segunda Guerra Mundial. Mientras los Estados Unidos no perdieran su voluntad de luchar y empujaron a sus líderes a empujar a la victoria, Washington reclamaría un mandato que los autorizara a utilizar la industria disponible en los EE.UU. para convertirse en un suministro casi ilimitado de barcos, aviones y armas. Japón simplemente no tenía manera de mantener su economía cerca de una décima parte de la economía de los Estados Unidos.

Pero eso no significa que Japón no podría haber ganado la guerra. A veces la parte más débil gana la pelea. El legendario estratega Carl von Clausewitz señala que puede tener sentido para la parte más débil para iniciar la lucha. Si creen que sus posibilidades de ganar sólo van a disminuir con el tiempo, entonces ¿por qué no tomar medidas?

Von Clausewitz habla de tres maneras de ganar una guerra. Primero, puedes destruir las fuerzas del enemigo y hacer cumplir tu voluntad sobre ellas. En segundo lugar, puede hacer que el costo de ganar más de lo que su enemigo está dispuesto a pagar. En otras palabras, averigüe cuántas vidas, armas y cuánto dinero la otra parte considera aceptable para derrotarlo y luego hacer que cueste más que eso mediante una acción que eleva el costo o arrastra el conflicto hasta que ya no puede permitirse el lujo de permanecer pulg En tercer lugar, usted puede convencerlo de que nunca va a lograr su objetivo y le hacen perder el corazón.

Si usted puede desalentarlo o hacer la guerra demasiado costosa para él, es probable que le de un trato justo para salir de ella.

Puesto que Tokio no tenía ninguna posibilidad en la primera opción, necesitaron apuntar para una de las dos posibilidades siguientes. Si hubieran mejorado sus recursos, podrían haber reducido la brecha entre las dos partes. A falta de eso, podrían haber infligido tanto daño que los estadounidenses perderían su apetito por la pelea. O bien, podrían haber optado por no enfrentarse directamente a los Estados Unidos y posiblemente evitar que se unieran a la lucha.

Es probablemente cierto decir que no hubo un solo curso de acción que iba a conducir a una victoria japonesa. Sus líderes militares tenían que actuar de manera más estratégica y menos táctica.

Lo que sigue son cinco maneras posibles que Japón podría haber ganado la Segunda Guerra Mundial. No son exclusivas. En realidad, las mejores oportunidades de Japón consistían en adoptar las cinco estrategias. Es cierto que algunos de ellos son mucho más obvios en retrospectiva de lo que hubieran sido para los líderes japoneses en ese momento, pero podemos discutir su plausibilidad más tarde.

Luchar una guerra a la vez

Es importante que los países pequeños eviten asumir todos los demás países a la vez. Pero el gobierno de Japón no se estableció de tal manera que permitiera la supervisión civil de los militares. Modelado después del gobierno imperial alemán, el poder estaba enteramente entre el ejército y la marina japoneses.

Sin un emperador fuerte, las ramas militares no se modificaron en su empujón por el poder, constantemente uno-elevándose el uno al otro. El ejército se centró en conquistar Manchuria en la China continental. La Marina estaba empujando a recoger recursos en el sudeste asiático. Al intentar ambos objetivos contradictorios, Japón logró rodearse de enemigos. El gobierno japonés debería haber establecido prioridades. Entonces, puede haber sido capaz de lograr al menos algunas de sus metas.

Escuchar a Yamamoto


Yamamoto Isoroku

Al parecer, el almirante Isoroku Yamamoto ha advertido a sus superiores que Japón tenía que ganar rápida y decididamente para evitar despertar al gigante dormido en Estados Unidos. Predijo que la Armada tenía seis meses a un año para imponer su voluntad antes de que los estadounidenses alcanzaran el poder en el Pacífico. En ese lapso, Japón necesitaba obligar a Estados Unidos a un acuerdo de paz de compromiso que dividía el Pacífico, dando tiempo a Japón para mejorar sus defensas alrededor de sus territorios en el Pacífico. Si fracasaban, la industria estadounidense sacaría armas en cantidades masivas mientras nuevos barcos empezarían a llegar al Pacífico. Yamamoto sabía la capacidad estadounidense de comportarse en contra de las expectativas y advirtió a sus superiores de no asumir que sabían cómo actuarían los Estados Unidos.

No escuchar a Yamamoto

Mientras que Yamamoto demostró ser correcto en su consejo estratégico, no era tan sabio en el nivel operacional. La forma en que vio abordar el problema de la superior industria estadounidense fue golpearlos en el núcleo de su poder: su flota naval. Los líderes militares japoneses se habían imaginado durante mucho tiempo usando "operaciones interceptivas" para retrasar la flota estadounidense mientras se dirigía hacia el Pacífico, probablemente con la ayuda de Filipinas.

Usando aviones y submarinos, la Armada japonesa reduciría el tamaño de la flota operativa estadounidense y la flota japonesa se involucraría en la última batalla. Yamamoto, sin embargo, los convenció para cambiar los planes y golpear repentinamente en Pearl Harbor. Su error de cálculo fue que el poder principal de la flota estadounidense no estaba en Pearl Harbor sino en los océanos Atlántico y Pacífico. Todo lo que las acciones de Yamamoto pudieron hacer, entonces, fue retrasar la entrada de Estados Unidos en la guerra hasta 1943. El plan original parece haber tenido una mejor oportunidad de éxito.

Concentrar recursos en lugar de dispersarlos

Similar a la manera en que los japoneses no parecían estar contentos con luchar una guerra a la vez, no parecían detenerse de multiplicar sus operaciones activas y los teatros de combate. En 1942 solamente, la marina de guerra atacó la flota del este británica de Ceilán en el Océano Índico. Asaltaron las islas Aleutianas. Abrieron un nuevo teatro en las Islas Salomón, que requería la defensa de una gran cantidad de océano. Japón aumentó el costo de la guerra por sí mismo cuando tenía menos recursos disponibles, informó el Interés Nacional.

Luchar una guerra submarina sin restricciones

Por alguna razón, la armada japonesa no instruyó a sus submarinos para que atacaran a cualquier buque enemigo en mar abierto entre los Estados Unidos y el Pacífico Sur. Deberían haber comprendido que la flota estadounidense tenía que proteger una enorme cantidad de agua sólo para llegar al Pacífico Sur. Los submarinos japoneses eran tan buenos como los americanos.

Podrían haberlos utilizado para hacer que las vías marítimas del Pacífico fueran intransitables para los transportes de los Estados Unidos. Era la forma más directa en que los japoneses podían haber exigido el pesado peaje necesario para que los Estados Unidos pensaran en retirarse de la guerra.

sábado, 8 de abril de 2017

Geopolítica: Heligoland en el eje de las relaciones germano-británicas

La larga historia de una pequeña isla alemana en el Mar del Norte
El archipiélago de Heligoland tiene un paralelo moderno
The Economist



Heligoland: Britain, Germany and the Struggle for the North Sea. By Jan Ruger. Oxford University Press; 370 pages; $34.95 and £25.

Como una rareza histórica, la historia de Heligoland -un pedazo de roca parcialmente poblado en el Mar del Norte- merece la atención de los lectores. Sus acantilados rojizos fueron gobernados principalmente por los daneses hasta 1807. Entonces Gran Bretaña tomó la isla, apenas 46 kilómetros (29 millas) de la costa continental, utilizándola como base adelantada para romper el bloqueo económico de Napoleón. Otto von Bismarck, un estadista prusiano, anheló el afloramiento marino, y en 1890 Gran Bretaña lo cedió a Alemania a cambio de una mano libre en el antiguo sultanato de esclavos de Zanzíbar.

En estos trastornos, los habitantes de Heligoland (hoy en día son casi 1.400) nunca fueron consultados. Parece que les importaba poco, siempre y cuando los impuestos preferenciales y los flujos constantes de visitantes del continente siguieran permitiéndoles prosperar. Incluso bajo el control británico, Heligoland era un destino querido por multitud de pintores románticos alemanes, músicos, panfleteros y poetas. Un poema escrito en la isla por Hoffmann von Fallersleben, en agosto de 1841, se convirtió en la letra del himno nacional de Alemania. Los turistas que hacían el día llenaban sus balnearios y celebraban el aire libre de polen, el juego y el baile.

Para Jan Ruger, el autor de un relato enérgico de los últimos dos siglos sobre Heligoland, la isla importa por razones más serias que su remota peculiaridad. Él llama a Heligoland "una localización conveniente de donde repensar el pasado anglo-alemán." Es realmente una buena posición ventajosa. Cuando los lazos eran amistosos, como en la última década del siglo XIX, la isla vio una notable mezcla de costumbres, lenguaje y leyes alemanas y británicas. En ese momento, aunque vivían bajo la bandera alemana, los Heligolanders podían incluso elegir ciudadanos británicos y servir en la Royal Navy.

Entonces, durante los períodos de antagonismo, especialmente en la primera mitad del siglo XX, la isla se convirtió en un símbolo de amarga confrontación entre dos de las potencias más fuertes de Europa. Antes de la primera guerra mundial, los periódicos y políticos británicos, incluyendo a Churchill, juraron que no debían haber "más heligolands", lamentando la decisión de ceder incluso el territorio más pequeño a un enemigo en ascenso. Alemania hizo de la isla un "monumento" al nacionalismo, escribe Ruger. Por los años 20 Hitler y Goebbels quisieron ser vistos visitando la isla, de la cual mirarían sobre el mar hacia Gran Bretaña. Los pintores pro-nazis representaban águilas musculosas sobre los acantilados de Heligoland. En ambas guerras, Alemania fortificó la roca y construyó puertos gigantescos para submarinos y barcos. Después de cada guerra, Gran Bretaña aplanó el lugar.

El Sr. Ruger hace su caso que las fortunas de Heligoland son un sostén útil de relaciones más amplias y él relata su historia en un estilo atractivo. Sabiamente, nunca sugiere que la isla -aún como puesto militar- fuera de mucho más que una importancia simbólica. Heligoland, fuertemente fortificada, no impidió que la marina británica, por ejemplo, la bloqueara a Alemania desde lejos en la primera guerra mundial.

Más gente debe conocer la historia de Heligoland por los ecos que tiene hoy. A finales del siglo XIX se vio una gran potencia emergente, militarista, con una marina de rápido crecimiento, deseosos de explotar una mancha de tierra en el océano, incluso si eso provocaba una potencia mundial establecida. Lo mismo sucede con China, ya que militariza atolones en el Mar de China Meridional. Los debates frenéticos en Gran Bretaña, hace poco más de un siglo, sobre las intenciones de Alemania en Heligoland, suenan sorprendentemente similares a las discusiones de hoy, en América, sobre el ascenso de China. La geopolítica, como la historia, tiene el hábito de repetirse.

sábado, 31 de diciembre de 2016

Geopolítica: La Patagonia, su poblamiento y las hipótesis de conflicto

Áreas de frontera e hipótesis de conflicto


 


Áreas de frontera e hipótesis de conflicto hacia fines de la década del ´70 
Brígida Baeza (U.N.P.S.J.B./Becaria posdoctoral CONICET) 

En el presente artículo veremos de qué modo el Estado argentino fue consolidando su presencia militar en la frontera con Chile. Sobre todo, a partir de la inminencia de una guerra con Chile en 1978. Para poder explicar de qué modo el proceso de militarización de la zona de Río Mayo culmina con la instalación del Ejército argentino, debemos rememorar los asentamientos de otras fuerzas de seguridad y de las políticas estatales especiales para zonas de frontera. 

Los habitantes de la frontera, nacionalización y seguridad. 
Además de las incursiones de la denominada “Policía fronteriza”, la instalación de Gendarmería Nacional en 1948 dieron muestras del interés que despertaba la frontera con Chile en el área de Río Mayo. El Estado nacional en la década del ´40 comenzó a delinear una serie de políticas legislativas orientadas al control de los habitantes fronterizos. En este sentido la Ley 15.385/1944 que delimitó la “Zona de Seguridad de Fronteras”, creó una serie de medidas de control y regulación fronterizos, tal como la inhibición al acceso a la propiedad inmobiliaria a las personas provenientes de países limítrofes. Hecho que durante la última dictadura argentina fue recuperado y ampliado a privación de adquirir propiedades por parte de personas originarias de países limítrofes, con la Ley 21.900/78. 
Paralelamente desde la década del ´60 la Patagonia fue catapultada como la región que mayor cantidad de proyectos de desarrollo regional destinó el gobierno argentino, arraigándose una representación de Patagonia como espacio de gran potencia La imagen de supuesta maleabilidad (HEALEY, 2003: 193) de la región patagónica fue fortaleciendo su representación como área desguarnecida de protección estatal, por lo tanto los espacios fronterizos fueron protegidos con políticas especiales, tal como fue la creación de las Áreas de frontera. En el año 1972 Río Mayo fue localidad designada como cabecera de la nueva organización institucional. 
En el caso de Río Mayo, por el hecho de pertenecer a la Gobernación Militar de Comodoro Rivadavia (1944-1955), quedó incluida dentro de una “Zona de Seguridad”. Esto se tradujo en una serie de medidas orientadas a generar en los habitantes de la frontera un sentimiento de “espíritu” patriótico. Pero básicamente, la militarización fue el camino elegido para infundir patriotismo en la frontera con Chile. 
Ya la Gendarmería Nacional había asumido hacia mediados de siglo XX una tarea nacionalizadora, mediante la regularización de la documentación de quienes vivían en Río Mayo y las zonas aledañas. El testimonio de Elida nos permite ver la situación de muchos de los habitantes de la frontera, que podían indistintamente “ser argentinos o chilenos” de acuerdo a las circunstancias: 


“Si... se hacía porque donde mas cerca iban a registrar a los chicos, ...no había problemas porque... mis padres vivían ahí en las poblaciones, lo que es Ricardo Rojas, no sé, Chalías que le llamaban... ahí nacimos nosotros, tres hermanos nacimos ahí, uno lo registraron en Ensanche Sarmiento, porque falleció una hermana enferma que vino del norte, así que ese lo registraron en Ensanche Sarmiento, y bueno, ese porque fue a dar cuenta el papá de la muerte de la hija y aprovecho... registro el chico cuando tenía tres meses ya, y ese es argentino, después nosotros, los más chicos, registrados en Chile, y a nosotros por mellizos, yo y un hermano, ni mellizos éramos, él era mayor... cuando yo saqué la, la libreta de radicación... y como yo aparecía con el documento chileno nada más, la... la partida de nacimiento, así que era chilena y tenía que, que hacer los documentos, él no quería (el esposo), porque decía que para qué las mujeres querían documentos pa´estar en la olla y vino un día un Sargento de Gendarmería y le dijo “no don Pedro, usted está equivocado, la señora tiene que sacar documentos, no es por... que pa´estar en las ollas, ella tiene que viajar o pasa cualquier cosa, ella tiene que tener...”. Así que, fui a Perito Moreno a sacar... fui a gendarmería ahí mismo... después fui a ficharme acá a gendarmería y en quince días ya estaba mi... mi partida, no tardó nada en venir, y a otros les tardó un año, a lo mejor más.” (Entrevista realizada por Carolina Seguel, 2005). 

De manera indistinta –tal como indica la cita arriba señalada- los integrantes de una misma familia podían ser inscriptos tardíamente y en uno u otro lado de la frontera, de acuerdo a los desplazamientos del grupo familiar. La Gendarmería argentina asumió la tarea de registro de los habitantes de la frontera supuestamente argentinos, aunque podemos imaginar que Élida –quien brinda su testimonio- debió optar entre una y otra adscripción estatal, pero provenía de una familia indígena del área de El Chalía (hoy considerada oficialmente como la última comunidad tehuelche). Para Elida siempre ha tenido mayor estatus ser registrado como argentino y no como chileno –sobre todo a partir del conflicto con Chile de 1978- , situación que atribuye al hecho de ser tildado como chilote, como muchas veces le sucede y a lo cual responde con indiferencia por no considerarse como tal. 
La Gendarmería Nacional ponía “orden” en el caos fronterizo, sumado a que el despoblamiento de Patagonia siempre fue uno de los problemas acuciantes para el nacionalismo argentino, debían “ganarse” pobladores para la nación argentina. Sin embargo, luego de “sumarlos” había que realmente integrarlos a la nación argentina, por lo tanto había que educarlos/as. Los gendarmes actuaban como productores identitarios, que por su “mix” de militar-policía tenía cierta ascendencia sobre los pobladores de la frontera, ellos mismos se autodefinen como: “...un genuino producto castrense, obra de una bien pensada simbiosis del perfil militar y del policial, capacitado para ejercitar su doctrina modelada en el imperio de la ley y del orden, en un marco de acción civilizadora y colonizadora sobre apartadas y desoladas superficies del territorio argentino fronterizo” (GARAY, 1995:79). 
El hecho de ser multifacéticos otorgaba a los gendarmes, el derecho a educar y civilizar a los habitantes fronterizos. Así podían actuar como maestros rurales o profesores de enseñanza media indistintamente. 

 
Fotografía: Gendarmes trabajando en la reconstrucción del Puente Bestil, Río Mayo, 1966 Fuente: Publicación Río Mayo 70 aniversario. 1935-2005. Municipalidad de Río Mayo. Gobierno de la Provincia de Chubut. Santa Fe. 2005. Pág. 61. 


Áreas de frontera e hipótesis de conflicto hacia fines de la década del ´70 - principios de los ´80 



En el presente artículo nos abocaremos a explicar algunos de los factores que intervinieron en la consolidación del proceso de militarización de la zona de Río Mayo a fines de la década de 1970. Transformación que culmina con la instalación del Ejército argentino. 

Los argentinos riomayenses en la última dictadura militar 
En el caso de Río Mayo, se dio un proceso caracterizado por su complejidad. En la Primera Parte de la entrega de este tema, vimos de qué modo los agentes estatales vinculados a las fuerzas militares fueron ocupando lugares claves en la sociedad riomayense. En el caso de los gendarmes, podían actuar como maestros rurales o profesores de enseñanza media indistintamente. En este caso la asociación entre educación y militarismo es estrecha. La escuela “Gregorio Mayo”, surgió como instituto de enseñanza privada a cargo de Gendarmería Nacional. Institución a la cual apadrinó, tal como figura en el “Libro Histórico” de la escuela. 
En el discurso fundacional se rescataba el rol de las instituciones familiares, militares y policiales como educadoras de los habitantes fronterizos: 


“...orientador de este magno proceso, las Fuerzas Armadas se ocuparon de expandir la educación y la cultura, a los pueblos de la Nueva Entidad Nacional, conscientes de que solamente eliminando la ignorancia y la incultura, se pueden lograr pueblos libres y soberanos. Continuando con esta sagrada misión, Gendarmería Nacional en su ámbito geográfico y jurisdiccional... aportando constantemente su apoyo a los establecimientos de enseñanza, contribuyendo con medios materiales y con la acción abnegada y desinteresada de sus hombres, actuando como maestros y profesores, en los más apartados rincones de la frontera patria. Ellos están ahí, donde otros no están... Con la fe puesta en Dios, el corazón en la Patria y el sentimiento en la familia, de hoy en más el Escuadrón 38 de Gendarmería Nacional y la Escuela Provincial Secundaria Nº 6, constituirán un solo cuerpo social y cultural orientados a la formación integral de la juventud de Río Mayo, reserva moral de la Patria” (Libro Histórico de la Escuela Secundaria “Gregorio Mayo”: 70-71). 

En consonancia con las imágenes propias de la última dictadura argentina (O´DONNEL, 1986: 199-235), en la inauguración se utilizaron la invocación religiosa y patriótica. Sumadas a la utilización de metáforas organicistas y del papel de la familia como “célula” primaria, otorgaron al acto fundacional de la escuela un hálito autoritario propio de la época. Fundar una escuela secundaria en ese contexto tenía como objetivo otorgarle a la juventud riomayense un rol distinto al que se encontraba asumiendo de lucha y militancia en los centros urbanos del país. La Rectora del establecimiento habló a los alumnos en los siguientes términos: 


“El país también quiere confiar en la juventud. La patria es una maravillosa realidad que algunos, olvidados de la rica tradición argentina y confundidos por cantos de sirena, pretenden destruir de mil modos, con acciones deleznables y con propagandas funestas. Afrontar con energía al enemigo de la grandeza nacional. Ustedes sigan fieles al mensaje recibido en las aulas. Acérquense a la historia. Indaguen la biografía de los hijos beneméritos de la República. Amen las líneas directrices del pasado, para levantar en el presente la gloria del futuro, entrevista por los padres ilustres. Tenemos confianza en ustedes. Los conocemos a través de los años estudiantiles. Hemos recibido confidencias de ustedes y los sabemos limpios de corazón. Pedimos a Dios que se no se aparten del recto camino, que no los venza el egoísmo ni la mezquindad se apoderen de sus espíritus...” (Idem: 83). 

Los jóvenes riomayenses debían propagar el amor a la patria y tradiciones argentinas, así como asumir la tarea renovadora de credibilidad en la juventud, sin dejarse tentar por “cantos de sirenas” que proyectasen otro tipo de futuro. En los años de la última dictadura argentina, la escuela se abocó a la formación y difusión en la comunidad de las tradiciones folklóricas, estrategia y geopolítica (Idem: 99). 
El “cerco de salubridad” para los riomayenses se completaba con la instalación de medios de comunicación como la televisión y radio nacionales que permitieron la difusión de las representaciones nacionales en la frontera. Mediante la propagación de “Imágenes y sonido argentino se escucharán a partir de ahora y para siempre” (Diario Crónica, 1979). Estas políticas comunicacionales tenían como objeto terminar con décadas de escasa competencia con las radios chilenas, que monopolizaban la audiencia de los habitantes fronterizos. Era una forma de acercar el centro a la periferia de la nación, de integrarlos al resto del territorio. 
En este mismo sentido, los programas de “Argentinos marchemos hacia la frontera” que consistían en que grupos de jóvenes residían temporalmente en distintos espacios fronterizos del país, desarrollando actividades y trabajos comunitarios, tenían como objeto experimentar la frontera al mismo nivel que los riomayenses (Diario Crónica, 1981). Nuevamente la Gendarmería Nacional era la encargada de articular y solventar económicamente estos programas. 
El comandante Ayerra decía: “Custodiar la frontera no es cosa de niños...ni mucho menos”, de este modo el cuidado de la frontera adquiría un cariz especial. Pero también para los militares que se encontraban gobernando Chubut en la época dictatorial, la frontera estaba puesta en la agenda gubernamental de manera tal que se destinaban atenciones especiales como la mejora de los edificios de control fronterizo o las políticas de viviendas y mejoras de las obras públicas en las localidades fronterizas. 
La pretorización (ROUQUIÉ, 1982) del Estado argentino a partir del golpe de 1955 significó la agudización de la idea de Hipótesis de conflicto con Chile. Paralelamente se incrementaba la imagen de los militares como “reserva moral” de la nación (BADARO, 2006: 23). Lo cual justificaba la expansión de la militarización en Patagonia dado que no sólo protegerían a sus habitantes de la “amenaza externa”, sino también difundirían los valores cristianos y de argentinidad. 
Particularmente la región patagónica pasó a significar un espacio a ser protegido del expansionismo chileno, el cual poseía para los militares argentinos de un largo historial. Tal como es conocido, los sucesivos incidentes desarrollados en la frontera del sur tuvieron su punto culminante en el conflicto por el Canal de Beagle (1977-1978). 
El mayor impacto de la avanzada estatal sobre la frontera riomayense se produjo bajo la inminencia de la guerra con Chile por el conflicto del Beagle en 1978. El despliegue de tropas militares que se produjo a fines de 1978 modificaron la cotidianeidad riomayense, las estancias ganaderas fueron tomadas por los jefes militares para concentrar a soldados y artillerías. A quienes les tocó “hospedar” las tropas militares recuerdan negativamente aquellos momentos, dado que los militares produjeron pérdidas que nunca fueron reparadas. Pero los establecidos/pioneros indicaron sentirse dolidos porque debían ser condescendientes ante prácticas autoritarias. Una de las entrevistadas relató que la Estancia de sus padres fue ocupada por tropas del Ejército y que cada vez que debían ingresar o salir del lugar debían identificarse. 
El administrador de una Estancia, ubicada a 10 kilómetros del límite fronterizo con Chile, recuerda la época del conflicto por el Beagle como un período de tensión permanente. Ni bien ingresaron las tropas del Regimiento VIII de Comodoro Rivadavia comenzó la persecución a los trabajadores chilenos. 
Aunque Río Mayo era elegido como lugar de práctica militar desde décadas anteriores, 1978 significó un profundo cambio en la vida de los riomayenses. La instalación definitiva del Ejército se produjo a partir del año 1982 cuando se realizó el traslado del Regimiento 37 de Comodoro Rivadavia. Por reestructuraciones internas del Ejército se fusionaron la Compañía de Ingenieros IX y la Compañía de Ingenieros Mecanizada 11 y dieron origen al actual Batallón de Ingenieros IX en 1993. 

 
FotografíaInauguración Repetidora de Televisión, Río Mayo, Circa 1979. Fuente: Publicación Río Mayo 70 aniversario. 1935-2005. Municipalidad de Río Mayo. Gobierno de la Provincia de Chubut. Santa Fe. 2005. Pág. 80. 

 
Los riomayenses y las identificaciones locales 

En este artículo buscamos explicar las características del proceso de revalorización de los bienes culturales que simbolizan la pertenencia y vinculación de los riomayenses con su localidad. 

En la nota titulada “Áreas de frontera e hipótesis de conflicto hacia fines de la década del ´70 - principios de los ´80. Segunda parte” (Diario El Corredor Nº 9), vimos de qué modo se produjo la llegada del Ejército argentino a Río Mayo. Este proceso representaba la concreción de un viejo anhelo para diversos sectores de la sociedad civil y política argentina. Para los militares: “...las fronteras se defienden mejor con chimeneas que con bayonetas...” (Diario Crónica, 27 de enero de 1979). Los diversos incentivos al poblamiento -como las bonificaciones salariales por habitar zonas desfavorables para los empleados públicos- de Patagonia formaban parte de las políticas elaboradas desde el centro de la nación, que en ocasiones entraban en contradicción con las experiencias vividas por los habitantes de la frontera. 
La iniciativa estatal de instalar el Ejército en Río Mayo, tuvo múltiples efectos en la localidad, entre los que podemos mencionar: 

  • El impacto poblacional que tuvo la llegada del Ejército. Según el Intendente de la localidad de aquella época: “...en 1980 esta localidad tenía 1.700 habitantes. En este momento, supera los 3.800 habitantes contando las unidades militares destinadas en este lugar”, (Diario El Patagónico, 15 de agosto de 1982). 
  • Una de las formas de delimitar internamente la frontera entre establecidos (riomayenses de antigua data) y outsiders (recién llegados), quedó plasmado en la forma del trazado del pueblo en momentos en que debió asignarse el lugar para que el Ejército instalase cuarteles y viviendas. Río Mayo está enclavado en una zona pantanosa y regularmente es anegada por las aguas del río que divide en dos partes a la comunidad. En la zona alta, cercana a la montaña residen los establecidos, y en la parte baja los outsiders, ambas divididas por el río Mayo y unidas por medio de un puente. Esta división no trata sólo de delimitar espacios, sino que la potencial posibilidad de una inundación equivale a que los establecidos podrán refugiarse en la montaña –como ya ocurrió- en cambio los outsiders deberán correr y abandonar sus instalaciones (Chiste popular escuchado en diversas oportunidades, registrado en el trabajo de campo de 2 de agosto de 2005).
  • La búsqueda de elementos diferenciadores con respecto a los outsiders (militares y otros-as profesionales), generó procesos como la búsqueda de elementos distintivos de los “afuerinos” y de vecinos de otras localidades. 

La fiesta de la esquila 
El más importante de todos los procesos vinculado al hecho de buscar una identificación en algún símbolo representativo de la localidad está dado la institucionalización de la Fiesta de la esquila. La llegada de los outsiders coincidió con la revalorización de prácticas nacionales que habían sido fomentadas desde las instituciones estatales, como la escuela y el gobierno local. La recuperación del folklore y otras prácticas locales que fueron sometidas a un proceso de simbolización como la esquila, fue la forma en que los establecidos eligieron para presentarse ante los “afuerinos” y vecinos connacionales y extranjeros. 
Desde 1978 se comenzó a desarrollar un festival con desfile de gauchos y chinas, elección de la reina, presentación de números artísticos y por supuesto la competencia y demostración del “arte” de la esquila. En 1985 la fiesta fue reconocida a nivel nacional (Diario Crónica 18 de noviembre de 1986). Los fundadores de la fiesta sostienen que este evento reivindica la identidad chubutense además de representar una forma de sentirse riomayense. 
El Sr. Miguel Uribe quien fuera el primer Presidente de la Fiesta de la esquila, señalaba hacia 1986 que la fiesta lograba concretarse por el esfuerzo de “...la comunidad que en su identidad chubutense ha mostrado siempre esta honorable forma de sentirse riomayense” (Diario Crónica, 18 de noviembre de 1986). Entonces la fiesta de la esquila también representa la encarnación de las identificaciones chubutense-riomayense, que reproduce a escala provincial y local la manera de ser argentino en la frontera. 
En las primeras realizaciones de la Fiesta siempre se hacía coincidir el inicio de los festejos con el día de la Tradición: el 10 de noviembre. Sin embargo, por el atractivo turístico que genera la fiesta se mudó al mes de enero la fecha de realización. En este sentido, se puede decir que la Fiesta de la esquila le permitió a los riomayenses realizar una celebración en honor a la actividad económica central de la localidad. Río Mayo ocupó/a un lugar destacado a nivel provincial como primer productor ovino (MARQUES, 2003: 35). Pasado el “auge lanar” de mediados de siglo XX, los productores comenzaron la valorización del recurso ovino, pero orientando la actividad a nuevos bienes económicos. 

 
La instalación del monumento en honor a la lana esquilada es un ejemplo de esta manera de generar identificación con la actividad ganadera. En el centro de la plaza del pueblo se erigió un monumento de color blanco representado por dos manos que sostienen un vellón de lana de oveja (Foto publicada en Revista “Río Mayo XXI Festival Nacional de la Esquila”). 
Fuente 1   
Fuente 2
Fuente 3



viernes, 30 de enero de 2015

Historia argentina: Brasil, la SGM y su efecto en Argentina

El rol Estados Unidos para frenar a la Argentina y potenciar a Brasil 
 
Documentos desclasificados en Estados Unidos revelan el deliberado plan de esa potencia para frenar el desarrollo industrial argentino y hacer de Brasil la potencia determinante del Cono Sur. 



Por Carlos Escudé 
10.07.2009

La cercanía del Bicentenario exige un examen crítico de nuestros éxitos y fracasos. En ese tren, las comparaciones entre nuestro país y su vecino lusohablante pueden parecer odiosas, pero son necesarias. En verdad, quizás uno de los mejores indicios de cómo le fue a la Argentina a lo largo de las diferentes etapas de su historia resida en cómo se comparaba con Brasil en cada una de ellas. 

Nuestro vecino nació con ventaja. El Imperio que, como resultado de un pacto de familia, se desgajó pacíficamente de su mãe pátria , no atravesó una crisis de independencia y era mucho más fuerte que las nacientes Provincias Unidas. 

No obstante, los éxitos cosechados por nuestra Generación del 80, ya visibles en los tiempos del Centenario, revirtieron esa ventaja. Durante varias décadas tuvimos la primacía. Una comparación realizada por el industrial Torcuato Di Tella, en 1941, publicada en la emblemática Revista de Economía Argentina , indicaba que por esos tiempos un trabajador argentino podía comprar un overol con diez horas de trabajo, mientras un belga o un alemán requerían el doble de tiempo y un italiano tanto como treinta y dos horas. 

Brasil ni figuraba en la lista. Y las cifras de aquel patriarca de nuestra industria coinciden con las del conocido economista británico Alfred Maizels, quien en una obra de 1963 mostró que, hacia 1937, el producto per cápita argentino era superior a los de Austria y Finlandia, y llegaba al doble del italiano y casi al triple del japonés. Otra vez, Brasil ni figuraba. Económicamente, la Argentina y Brasil estaban más allá de toda comparación. 

Increíblemente, la misma ventaja se registraba en el plano militar. Según las cuidadosas investigaciones de archivo de Stanley Hilton, un estudio del estado mayor brasileño de la década de 1920, estimaba que la Argentina podía movilizar 379.000 hombres casi inmediatamente, mientras que Brasil demoraría mucho más para movilizar 136.000. También se explayaba con lujo de detalle sobre cuánto más abundante y avanzado era el armamento argentino. 

Las evaluaciones de la Misión Militar Francesa al Brasil coincidían. En un informe confidencial, el general Maurice Gamelin observaba que, en Rio Grande do Sul, el Brasil se encontraba " en infériorité flagrante ". Los británicos comentaban que convertir los soldados brasileños en algo parecido a un ejército era " a lost cause ". Y las conclusiones del agregado militar norteamericano, en 1925, eran similares. Hilton, Frank McCann y Gary Frank, los principales estudiosos de la dimensión militar de esta materia, coinciden en que esta situación se mantuvo durante toda la década de 1930. 

El punto de inflexión fue la Segunda Guerra Mundial. A partir de esa instancia crucial, Estados Unidos, la gran potencia en ascenso, se desempeñó como un árbitro que proporcionaba al país que le resultaba más confiable todo lo que le quitaba al que le parecía sospechoso. 

Este arbitraje tendencioso, favorable a Brasil, comenzó antes del ingreso de Washington en la contienda, pero después de la caída de Francia, cuando ya estaba claro que habría que defenderse de Alemania. El favoritismo fue el fruto de una vieja relación especial entre Estados Unidos y Brasil, cultivada con inteligencia por Itamaraty desde los tiempos del barón de Rio Branco. 

La hora de la verdad llegó en septiembre de 1940, cuando ambos países firmaron un acuerdo por el establecimiento de un polo siderúrgico en Volta Redonda, con financiación norteamericana. A su vez, el oportuno pacto terminó con el juego pendular de Brasil frente a Washington y a Berlín. Según documentos desenterrados por McCann, Estados Unidos adjudicó a la naciente industria del acero brasileña la misma prioridad que a proyectos similares en Estados Unidos. Como consecuencia, un agradecido presidente Getulio Vargas escribió al subsecretario Sumner Welles: "No olvidaré cuánto les debemos a usted y al Departamento de Estado por este feliz resultado". 

En cuanto Estados Unidos ingresó en la guerra, el apoyo a Brasil fue acompañado por una comprensible animadversión militante contra la Argentina, que el historiador Joseph Tulchin llamó "persecución". En las medidas palabras de mi respetado colega Mario Rapoport, nuestra neutralidad descerrajó una política de sanciones por parte de esa potencia. 

Este auténtico boicot, que se documentó por vez primera en mi libro de 1983, Gran Bretaña, Estados Unidos y la declinación argentina, 1942-49 , significó privar a la Argentina de todos los insumos necesarios para su desarrollo industrial. Se nos cercó para que no pudiéramos importar combustibles, a la vez que, según documentó Hilton, se otorgó a Brasil la misma prioridad que a Gran Bretaña en materia de importaciones de petróleo. 

A partir de ese momento la actitud favorable a nuestro vecino, que se había jugado con las democracias en la guerra, se acentuó de manera radical. Los documentos norteamericanos exhumados por Hilton permiten aseverar que, en abril de 1945, se decidió en Washington que Brasil debía potenciarse para que "tuviera la misma relación con el continente sudamericano que Estados Unidos tiene con el norteamericano, y reducir a la Argentina al poder relativo de México o Canadá". 

La contracara de esta decisión, que puede consultarse en los documentos publicados por el Departamento de Estado (FRUS 1945, vol. 9), fue la Export Policy I de Estados Unidos hacia nuestro país, del 3 de febrero de 1945, que disponía: "La exportación de bienes de capital debe mantenerse en los mínimos actuales. Es esencial no permitir la expansión de la industria pesada en la Argentina". 

En el ámbito militar, el árbitro obró con la misma decisión. La liberalidad de la legislación norteamericana en materia de apertura de secretos nos permite saber que, hacia principios de 1944, el objetivo de alterar el equilibrio militar entre la Argentina y Brasil se convirtió en una política oficial de Estados Unidos, por razones que no estaban relacionadas con el esfuerzo bélico. 

Por cierto, un memorial del presidente Franklin D. Roosevelt del 12 de enero de ese año es elocuente. Dice: "Estoy totalmente de acuerdo [?] en que deberíamos proceder duramente con la Argentina. Al mismo tiempo, creo que es esencial que nos movamos inmediatamente para fortalecer al Brasil. Esto debe incluir armas y municiones norteamericanas [?] como para darle una fuerza de combate efectiva cerca de la frontera argentina, del orden de dos o tres regimientos motorizados". 

A esas alturas, la suerte estaba echada. Brasil emergería de la Segunda Guerra Mundial como la potencia regional en ciernes de la América del Sur. Y la Argentina surgiría con un conjunto de problemas políticos crónicos que aún no ha conseguido resolver. 

Eventualmente, Brasil se convertiría en una potencia por completo fuera de nuestro alcance. Hechos y procesos posteriores, tanto o más importantes que los que transcurrieron durante el período descripto, acentuarían nuestra declinación. Pero de todos los factores que influyeron en nuestro deterioro relativo, el que he presentado aquí es el que mejor puede documentarse. No es el producto de teorías ni el resultado de conjeturas opinables. 

No obstante, no hemos perdido en todos los planos. Por el contrario, y a diferencia de aquellos tiempos que no deben añorarse, desde hace un cuarto de siglo nuestras relaciones con Brasil se caracterizan más por la cooperación que por la competencia. Hemos superado las hipótesis de conflicto de antaño. Nuestras desavenencias ya no son geopolíticas, sino comerciales, como las que caracterizan a Estados Unidos y Canadá. 

Por cierto, Brasil es una potencia emergente benigna y una de las menos agresivas del orbe. Su presencia en el corazón geográfico de nuestra región ha contribuido a su paz y estabilidad, que es un ejemplo para el mundo. 

Por eso, hoy podemos compararnos con ánimo erudito, sin temor a herir sensibilidades que ya están añejadas. Estas sólo agregan sabor al placer de conocer mejor el valor estratégico de las alianzas. 

Columna publicada en la edición del 10 de julio de La Nación.